Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta




descargar 97.01 Kb.
títuloTitulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta
fecha de publicación03.01.2016
tamaño97.01 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Biología > Documentos
Titulo: Todas las cosas se piden por favor
Autor: Fernando Mesta 


NARRADOR.- La primera causa de conflictos en la escuela y en el patio es “que cogemos las cosas de nuestros compañeros sin pedírselas, y, claro, el otro niño se enfada y nos peleamos”
DIRECTOR.- Vamos a realizar una escena que consiste en que un niño está jugando tranquilamente y llega otro niño y quiere jugar con el juguete que tiene él. Que vengan los actores.
(Aparecen en el escenario los dos niños actores, uno de ellos trae un juguete)
DIRECTOR. - ¿Sois vosotros los actores?
ACTORES.- Sí.
DIRECTOR.- ¿Sabéis lo que tenéis que hacer?
ACTORES.- Sí.
DIRECTOR.- Pues entonces; acción. (Salen los dos niños del escenario).
(Ahora aparece en el escenario un niño que presenta la escena).
INICIADOR.- ¿Cómo se pide un juguete? Toma primera.
CÁMARA.- Estamos grabando.
PERIODISTA.- A continuación vamos a enseñaros como debéis comportaros cuando queráis algún juguete que tenga otro niño. No debéis quitárselo, debéis pedírselo. Todas las cosas se piden por favor. Vamos a mostraros un ejemplo.
(Aparece en el escenario un niño con un juguete. Se sienta en el centro y comienza a jugar con él. A continuación llega otro niño y sin decirle nada le quita el juguete).
NIÑO A.- Es mío.
NIÑO B.- No es mío.
(El niño A se siente ofendido y reacciona violentamente pegándole al otro y recuperando su juguete a la fuerza)
DIRECTOR.- Corten, corten.
JUEZ.- Fatal, lo habéis hecho los dos muy mal. Así no arregláis nada. El primero no puede quitarle nada al otro por la fuerza, tiene que pedírselo y el segundo no debe responder con la violencia. ¿Lo habéis entendido?
NIÑOS.- Sí.
DIRECTOR.- Muy bien. Ahora vamos a repetir otra vez lo mismo para ver si os sale mejor. (Se salen del escenario los dos niños) Repetimos. Acción.
INICIADOR.- ¿Cómo se pide un juguete? Toma segunda.
CÁMARA.- Estamos grabando.
PERIODISTA.- A continuación vamos a enseñaros como se pide un juguete que tenga otro niño. No debéis quitárselo. Debéis pedírselo. Las cosas se piden por favor. Vamos a mostraros un ejemplo.
(Se repite la escena I. Aparece el primer niño con un juguete, se sienta en el centro del escenario, viene el segundo niño, hace como que piensa lo que le va a decir, “Me, me…”, no dice nada más y le arrebata el juguete, pero ahora el niño B agredido reacciona llorando y pataleando aparatosamente.)
DIRECTOR.- Corten, corten. Esto es increíble. (Dirigiéndose a los actores) ¿Pero no sabíais lo que teníais que hacer?
ACTORES.- Si.
JUEZ.- ¡Mal, muy mal! Los dos lo habéis hecho mal. El primero no puede quitarle nada al otro y el segundo no debe frustrarse porque otro le quite algo, debe aprender a defender sus derechos. Debéis repetir la escena hasta que os salga bien.
DIRECTOR.- Vamos a repetir la escena. Colocaros en posición.
(Los actores salen del escenario y aparece el presentador)
INICIADOR.- ¿Cómo se pide un juguete? Toma tercera.
DIRECTOR.- Acción.
CÁMARA.- Estamos grabando.
PERIODISTA.- A continuación vamos a enseñaros como se pide un juguete. Cuando queráis un juguete que tenga otro niño no se lo quitéis, debéis pedírselo. Todas las cosas se piden por favor. Os mostramos un ejemplo.
(Se repite la escena I pero ahora el niño A se acerca al niño B y le pide el juguete con relativa corrección).
NIÑO A.- ¿Me dejas el balón? (Se lo dice con tono enfadado)
NIÑO B.- (Lo mira, pone cara de enfado y contesta) No.
NIÑO A.- Tienes que decir que si.
NIÑO B.- Pues no.
NIÑO A.- Eres un tonto.
NIÑO B.- Y tú más. (Hacen como si se pelearan)
DIRECTOR.- Alto, corten, corten. Así no se puede trabajar. Yo voy a dimitir. (Tira los papeles por lo alto)
JUEZ.- Tiene razón el señor director. Fulanito, lo has hecho muy mal, cuando pidas una cosa lo tienes que pedir con amabilidad, porque sino el otro se enfada y no te lo da. ¿Te has enterado?
NIÑO A.- Si.
DIRECTOR.- Pues venga, a vuestros puestos que vamos a repetirlo otra vez.
(Salen del escenario los actores, entra el presentador)
INICIADOR.- (Con coraje y fuerte) ¿Cómo se pide un juguete? Toma cuarta.
DIRECTOR.- Acción.
CÁMARA.- Estamos grabando.
PERIODISTA.- A continuación vamos a enseñaros como se pide un juguete. Cuando queráis un juguete que tenga otro niño, no se lo quitéis, debéis pedírselo. Todas las cosas se piden por favor. Os mostramos un ejemplo.
(Vuelve a salir el primer niño con su juguete, se sienta en el centro, sale el segundo niño, se acerca, se lo piensa y dice)
NIÑO A.- ¿Me dejas tu juguete? (Ahora se lo dice correctamente).
(El juez desde su sitio le hace señas de que diga que si, el niño B mira al juez, pone cara de enfado y contesta)
NIÑO B.- ¿Y tú qué me dejas a mí?
NIÑO A.- Nada, yo no tengo juguetes.
NIÑO B.- Pues entonces no te lo dejo.
NIÑO A.- Pues me lo tienes que dejar.
NIÑO B.- Pues no quiero. (Comienzan a pelearse)
DIRECTOR.- Corten, corten, ¡ah, ah, ah! ¡Me voy a volver loco¡ (Se come los papeles) ¡Ah, ah, ah!
JUEZ.- Muy mal, muy mal. Si te lo ha pedido con amabilidad. ¿Por qué no se lo dejas?
NIÑO B.- Porque luego ya no puedo jugar yo.
DIRECTOR.- Traed un juguete para que se lo pueda cambiar por el otro. Venga volvemos a grabar. Todo el mundo a sus puestos. Acción.
INICIADOR.- ¿Cómo se pide un juguete? Toma quinta.
CÁMARA.- Estamos grabando.
PERIODISTA.- A continuación vamos a enseñaros como se pide un juguete. Cuando queráis un juguete que tenga otro niño no se lo quitéis, debéis pedírselo. Todas las cosas se piden por favor. Os mostramos un ejemplo.
(Vuelve a salir el primer niño con su juguete, se sienta en el centro, se dispone a jugar. Llega el segundo niño, se coloca a su lado y le dice)
NIÑO A.- ¿Me dejas tu juguete, por favor?
NIÑO B.- Sí. ¿Quieres que juguemos los dos?
(Se dan un abrazo los dos niños y termina la escena)

(Para terminar, se cogen todos los niños de la mano formando un semicírculo abierto hacia el público, la maestra se coloca en el centro y cantan todos)

CANCIÓN

MAESTRA.- Veo, veo
TODOS.- ¿Qué ves?
MAESTRA.- Un juguete
TODOS.- ¡Qué bonito es!
MAESTRA.- Ahora, lo tengo yo.
TODOS.- ¡Míralo, míralo, míralo!
MAESTRA.- Yo pregunto.
TODOS.- ¿Qué pregunta es?
MAESTRA.- ¿Este juguete de quién es?
TODOS.- ¿De quién es, de quién es, de quién es?
MAESTRA.- ¿Es mío?
TODOS.- No señor.
MAESTRA.- ¿Es tuyo?
TODOS.- Tampoco
MAESTRA.- Entonces, ¿de quién es?
TODOS.- ¿De quién es, de quien es, de quién es?
MAESTRA.- Es de todos.
TODOS.- Sí señor.
MAESTRA.- Es de todos.
TODOS.- Sí señor, sí señor, sí señor.
MAESTRA. - ¿Y el cariño, y el amor? ¿Quién lo tiene? ¿Quién lo quiere? ¿De quién es el cariño y el amor?
TODOS. – Es de todos, todos lo queremos y también todos lo damos.
(Se abrazan todos y abrazan a la maestra que es rodeada por todos los niños)

Título: Tres perros y un gato.

Escenografía: Un callejón, con algunos botes de basura.
Personajes:

Perro Dóberman (Voz fuerte y babeando)

Perro Akita (Orgulloso y callado)

Perro Chihuahua (Tembloroso, habla cantadito)

Perro Vagabundo (Perro/gato)
Introducción: Un día como cualquier otro 3 perros amigos paseaban por el callejón buscando algo para comer, mientras se acercaban a los botes de basura vieron a lo lejos a otro de sus amigos, un perro algo raro (flaco y con poco cabello, el perro vagabundo) al que llevaban meses sin ver… Bueno, excepto por el Chihuahua quien tendría un chimes que contarles.
Chihuahua: Oigan, oigan, adivinen qué me contaron del vagabundo.

Dóberman: No sé, dinos. 

Chihuhua: ¡El pobre enloqueció y se cree un gato!

Akita: ¿Estás seguro? Yo creo que sólo son habladurías de la gente.

Chihuahua: Pues seguro, seguro, no pero…

Dóberman: (interrumpiendo) Pues vamos a ver, llamémosle.

Akita: Si es cierto no hay que burlarse de él, hay que ayudarle.

Chihuahua: Claro, claro.

Dóberman: ¡Hey vagabundo, ven!
(Vagabundo los mira y corre hacia ellos.)
Vagabundo: ¡Amigos, tiempo sin verlos!

Akita: Sí, mucho tiempo, para ser sinceros te hablamos para saber si es cierto algo que han estado diciendo de ti.

Vagabundo: ¿Qué cosa?

Akita: Pues… 

Dóberman: (interrumpiendo) Que te crees un gato… 

Vagabundo: Jajaja, claro que no me creo un gato… 

Akita: Eso creí… 

Vagabundo: ¡Soy un gato! Miren como hago Miau

Chihuahua: No lo puedo creer. 

Dóberman: Claro que no eres un gato. 

Vagabundo: Sí lo soy mira como digo Miau

Akita: Amigo no eres un gato y te lo podemos demostrar. 

Vagabundo: ¿Cómo? 

Akita: Bueno, para empezar si fueras un gato nosotros te perseguiríamos y no lo hacemos. 

Vagabundo: Eso es porque soy un gato rudo, mira como hago Miau(con voz ruda) 

Chihuahua: Eso no demuestra nada, si fueras un gato te gustaría el pescado y no te gusta. 

Vagabundo: Bueno, lo que pasa es que soy un gato vegetariano, mira como hago Miau (con voz elegante y chupándose los dedos) 

Dóberman: No, no, no, si fueras un gato podrías trepar a los árboles y estoy seguro que no puedes. 

Vagabundo: Claro que no puedo y eso es porque soy un gato pesado, sólo mira como hago Miau (voz pesada) 

Akita: Si fueras un gato serias flexible y podrías lavarte a ti mismo con la lengua. 

Vagabundo: Claro que puedo, miren. (Improvisa movimientos gatunos) 

Chihuahua: ¡Santos caninos!

Dóberman: Esto es muy perturbador. 

Akita: Ok, ok eres un gato pero deja de hacer eso. 

Vagabundo: ¿Ven? Soy un gato y digo Miau

Dóberman: ¿Cómo aprendiste a hacer eso?

Vagabundo: Yoga. 
Fin.

Título: De campamento 

Autor: Alan Rejón
Personajes

Narrador 

Diego 

Hector 

Víctor
Narrador: Diego, Héctor y Víctor son tres niños que en sus vacaciones decidieron irse de campamento con los scouts a un rancho cerca de su ciudad, durante el día se divirtieron y bañaron en la playa pero en la noche el miedo los inundo cuando oyeron que algo rondaba su casa de campaña. 
(Los niños duermen, de repente se escucha que algo pasa corriendo, Héctor se levanta de golpe) 
Héctor: ¡Víctor! ¡Víctor! 

Víctor (Despertándose): ¿Qué quieres? No grites o vas a levantar a Diego y ya sabes cómo se enoja cuando lo despiertan. 

Héctor: ¿Escuchaste eso? Creo que hay algo afuera. 

Víctor: No es nada, seguramente sólo es el viento. 
(Víctor comienza a acomodarse de nuevo para dormir cuando se escucha de nuevo el mismo ruido, al escucharlo el niño se sienta de golpe) 
Héctor: ¿Lo escuchaste? ¿Lo escuchaste? 

Víctor: ¡Sí! ¿Qué fue eso? 

Héctor: ¡No lo sé, por eso te desperté! 
(El ruido se repite ambos gritan y despiertan a Diego) 
Diego (Molesto): ¡Aaah! ¿Por qué gritan? 

Víctor: Es que escuchamos algo afuera. 

Héctor: ¿Y si es un oso? 

Diego: ¡Estamos en un rancho! No hay osos, en los ranchos. 

Víctor: ¿Y si es un monstruo que ya se comió a los otros niños y ahora viene por nosotros? 

Diego: ¡Los monstruos sólo viven debajo de las camas! 

Héctor: ¿Y si es un tipo de monstruo diferente? 
(El ruido se escucha de nuevo y más cerca, los niños gritan) 
Víctor: ¡Te lo dije! Hay algo ahí afuera. 

Diego: Sí, pero no creo que sea un monstruo. 
(Diego se acerca hacia la puerta de la casa de campaña) 
Víctor y Héctor: ¡No! ¡No hablas! 

Diego: No es nada, estoy seguro. 
(El ruido se escucha de nuevo, Diego abre la puerta y sale de escena) 
Diego: ¡Aaaah! 

Víctor: ¿Qué paso? ¿Qué paso? 

Héctor: ¿Estás bien? 
(Diego grita de nuevo y enseguida se escucha como el niño ríe, entonces regresa a escena con un perro entre los brazos) 
Diego: Esto es lo que los estaba asustando, estaba buscando comida entre las mochilas. 

Narrador: Y así los niños pudieron dormir esa noche sabiendo que se encontraban a salvo de los monstruos, los osos y otras criaturas de la noche que sólo habitan en su imaginación. 

Fin

La siguiente obra de teatro corta ha sido escrita por el autor deArmas y Mujeres y Zombie Tweets, Alan Rejón (leer biografía). Si vas a usar este texto para alguna representación no olvides darle crédito al autor original. Esperamos que la obra sea de tu agrado.
Título: Los pequeños osos 

Autor: Alan Rejón
Personajes

Narrador 

Christian 

José 

Rebeca
Narrador: Esta pequeña obra habla sobre la amistad, la cual niños deben saber que es una de las cosas más fuertes del mundo, nuestra historia se centra en dos pequeños osos, Christian y José, quienes siempre habían sido amigos, por eso nunca se peleaban, su mejor amiga “No-Oso” era una pequeña mariposa llamada Rebeca quien siempre los ayudaba cuando tenían problemas. 
(Los tres animales entran a escena y se acercan al río, en el sólo hay un pez, los dos osos corren rápido para atraparlo, ambos lo hacen) 
Christian y José: ¡Es mío! 

Narrador: Así como pasa en todas las amistades, los osos encontraron algo por lo que pelear y así lo hicieron. 

Christian: Yo lo atrapé primero. 

José: ¡Mentira, yo lo atrapé! 

Christian: ¡Pero yo lo vi primero! 

José: Deja de mentir, y déjame comer mi pescado en paz. 

Christian: ¡Es mi pescado! 

Narrador: Si por algo son conocidos los osos en el mundo es porque son animales muy testarudos, así que la pelea duro mucho, mucho tiempo… Casi 15 minutos, hasta que Rebeca se desesperó y decidió solucionarlo todo. 

Rebeca: ¿Qué les pasa a ustedes dos? Con todo el tiempo que ya pasó, ese pescado ya puede ser sushi.

José: Rebeca, el sushi es pescado crudo, nosotros comemos pescado crudo. 

Christian: Cierto. 

Rebeca: ¡Eso no importa! ¿Por qué se están peleando? 

José: Por el pescado 

Rebeca: ¡Eso ya lo sé! Pero ¿Para que pelean si no es necesario? 

Christian: ¿No lo es? 

Rebeca: ¡Claro que no! Nunca es necesario pelearse. 

José: ¿Pero qué hacemos con el pescado? 

Rebeca: ¿En serio no saben qué hacer? 
(Los osos se miran incrédulos) 
Christian: No. 

José: Ni la más mínima idea. 

Rebeca: Ositos tontos, serán más grandes pero piensan menos.

Christian: ¿Y qué hacemos? 

Rebeca: ¡Compartan! Con sus garras corten el pescado a la mitad y así ambos podrán comer. 

José: ¡Cierto! 

Christian: ¿Por qué no lo había pensado antes? 

Rebeca: Ustedes son buenos amigos, no vale la pena pelearse por cualquier pequeñez… Como un pescado. 
(Los osos dividen el pescado y se lo comen, luego los tres animales salen de escena caminando felizmente)
Narrador: Y así es como Christian y José, gracias a su mejor amiga “No-Oso” descubrieron el valor de compartir. Pelear con los amigos es malo niños, si alguna vez lo hacen recuerden lo que nuestros amigos hicieron hoy y ¡Dividan el pescado a la mitad!

Fin

Título: Los vampiros de hoy 

Autor: Omar Rejón 
Personajes

Viktor 

William 

Elizabeth 

Demian 

Conductor de noticiero

Narrador 
Narrador: En una fábrica abandonada a las afueras de la ciudad viven Demian, Elizabeth y Viktor un grupo de jóvenes vampiros. Un día un amigo suyo mucho mayor que ellos los fue a visitar. Esto es lo que sucedió. 
(William entra en escena y encuentra a sus 3 amigos sentados viendo la televisión) 
William: ¡Por Dracula! Mirense, es plena noche y ustedes están acurrucados viendo televisión como mugrosos humanos. Somos vampiros, la noche es nuestra, deberían estar ahí afuera... 

Elizabeth: No es lo que parece William, estamos esperando... 

Viktor: Silencio, silencio que ya empieza. 
(Se escucha la cortinilla del noticiero y luego el conductor dice) 
Conductor: Últimas noticias, se ha encontrado el cuerpo sin vida de la actriz Carolina Villarosa en su apartamento esta noche a las 12:35 am. Nos informan que el cuerpo presentaba extrañas marcas en el cuello, los brazos y además mostraba claros signos de tortura... Un segundo por favor... Nos acaban de hacer llegar las fotos del lugar del crimen. En un momento vamos a enseñarselas, se les advierte que las siguientes imágenes son muy fuertes... Y aquí están (Demian, Viktor y Elizabeth instantáneamente se levantan de sus asientos, gritando de alegría, abrazándose y celebrando como si su equipo de fútbol favorito acabara de meter un gol, William los ve confundido) Como pueden ver, el asesinato es similar al de otros dos realizados en los últimos 2 meses, todas las víctimas han sido jóvenes actrices que... 
(William se acerca al televisor y lo apaga) 
Demian, Viktor y Elizabeth: (molestos) ¡Hey! 

William: ¿Alguien puede explicarme qué diablos fue eso? 

Elizabeth: ¿Qué fue? ¡Fue genial! 

Viktor: ¿Pero lo notaron? Aún no le han otorgado un nombre al “asesino serial” 

William: ¡Esperen! ¿Me están diciendo que ustedes mataron a esas actrices? 

Demian: ¡Por supuesto! ¿Qué no es obvio? las marcas (dice esto mientras se toca los dientes), la tortura... Jajaja, de seguro la policía piensa que los asesinatos tienen algo que ver con rituales satánicos. ¡Tontos! 

William: Pero.. Pero... ¿Por qué? 

Elizabeth: ¡Por diversión tontuelo! (echá una risita) ¿Qué otra razón habría de haber? 
(William se pone a caminar molesto de un lado a otro mientras que Viktor felizmente dice) 
Viktor: Todo surgió el otro día que estábamos platicando, Eliza preguntó cuántos asesinatos tenía uno que realizar para ser considerado un asesino en serie. Yo dije que un par, Demian dijo otra cosa y al final no podíamos ponernos de acuerdo... Así que investigamos en internet. Resulta que la Wikipedia dice una cosa pero un sitio de fanáticos de asesinos seriales dice otra cosa... Y por eso decidimos comprobarlo por nosotros mismos. Ya cada uno de nosotros mató a una persona, elegimos actrices porque eso nos pondría en las noticias rápidamente. Hasta el momento aún no han dicho que el causante de las muertes sea un asesino en serie pero creo que nos acercamos. En fin (empieza a hablar más emocionado que antes) ¿Verdad que suena divertido? (muestra una gran sonrisa) ¿No te apetece participar? Sería tu turno de matar a alguien y... 

William: (Muy molesto y casi gritando) ¡Basta! Son tonterías, me dan vergüenza... (una pausa corta) ¿Llaman a eso diversión? Salir en la televisión, comprobar quien está en lo correcto, emular a humanos... ¡Son patéticos! En mis días masacrábamos pueblos completos, las torturas de nuestros enemigos duraban días y no nos escondíamos en fábricas abandonadas. A cualquier asesino de hoy en día se le revolvería el estómago si supiera lo que hacíamos en ese entonces. 

Elizabeth: Pero William, las cosas han cambiado, el mundo ha cambiado y si ahora hiciéramos algo tan llamativo como eso, nos... 

William: (interrumpiendo a Elizabeth) ¡Bah! ¿para qué hablo con ustedes? Obviamente son una bola de cobardes, le rezo a Drácula para que ni uno de ustedes llegue a engendrar... Sino la próxima generación terminará sustituyendo la sangre humana por la de animales y... (dice asqueado) Oh, espero que no... Tratará de convivir con esas mugrosas bestias del día.... (dice de forma normal) Mejor me largo de aquí, este es el mes con mayor número de nacimientos en el año, es una buena época para darse un festín en el hospital. 
(William sale de escena sin mirar a ver a los demás) 
Viktor: ¿Acaso le escuché decir que va a comer bebés? ¡Qué asco! 

Demian: ¡Lo sé! Es horrible... Su sangre es tan mala, no tiene sabor. 

Elizabeth: Sí, es como tomar agua. (mira a ver al público) En fin, ¿qué se le va a hacer? Hay gente en este mundo que nomás no se puede adaptar a los nuevos tiempos. 

Fin.


Título
: El amor no basta

Autor: Fabián Choque
Personajes

Dalía 

Edwin
(Aparece Dalia en su sala con un sobre en la mano algo nerviosa caminando de un lado a otro. En eso, tocan a la puerta. Ella se asusta pero inmediatamente se calma tocando su pecho)
Dalia: ¡Ya llegó! (Levanta un poco las manos) Ya, tranquila Dalia, todo saldrá bien (Va caminando hacia la puerta haciendo una pausa en cada paso que da. Al llegar, toma la perilla quedándose un momento en silencio. Finalmente, abre la puerta) ¡Edwin! (Lo abraza muy fuerte) ¡Pasa por favor! (Los dos van caminando abrazados a la sala) 

Edwin: ¡Vine lo más pronto que pude! ¿¡Qué pasa!? (Se sientan en el sofá. Acaricia su rostro mirándola a los ojos) Todo el camino me la pasé pensando que te habría pasado algo malo. 

Dalia: Bueno, algo pasó pero… (Mira a un costado algo temerosa) 

Edwin: ¡Ey! (Coge su mentón con los dedos y le levanta la cabeza) ¿Qué pasa? 

Dalia: Hoy fui al médico a hacerme un chequeo y… (Le muestra el sobre) 

Edwin: (Mira el sobre muy sorprendido y extrañado. Luego mira a Dalia) ¿Qué es esto? (Lo comienza a abrir) 

Dalia: Será mejor que lo veas tú mismo (Lo sigue mirando muy nerviosa) Es algo que he querido decirte desde hace unos días pero no he tenido el valor de hacerlo. (Edwin comienza a leerlo y su expresión cambia radicalmente) 

Edwin: Dalia (Se ríe sarcásticamente) ¿Es una broma esto? 

Dalia: (Toma sus brazos) Claro que no, es totalmente serio ¡Vas a ser papá! (Edwin quita la mano de Dalia de su hombro, se pone de pie muy molesto y con las manos en la cintura, camina hacia el público) (Voltea y mira muy serio a Dalia. Ella se asusta un poco y se queda parada viéndolo fijamente. Camina lentamente hacia ella con la misma mirada seria y se para a pocos centímetros de su rostro) 

Dalia: (Asustada) ¿Qué pasa? (Sonríe ligeramente y nerviosa) ¿No te agrada la noticia? (Edwin arruga el papel mientras mira a Dalia muy molesto y luego de estrujarlo, lo tira al suelo) 

Edwin: ¿¡Pero qué diablos te pasa!? ¡Cómo no se te ocurrió protegerte! (Dalia lo mira muy sorprendida y mueve la cabeza de un lado a otro) (Edwin mira hacia arriba con las manos en la cintura y camina de un lado a otro) 

Dalia: Esperaba que te sintieras… (Se queda en silencio unos momentos) 

Edwin:(Muy molesto) Qué ¿¡Feliz!? ¿¡Saltando de alegría!? (Se acerca a ella muy rápido) ¡No tienes ni idea de lo que has hecho! ¿¡Verdad!? 

Dalia: (Con cara de indignación) ¿¡De lo que he hecho!? ¡Pero, si estuvimos juntos! ¡Es nuestra responsabilidad! 

Edwin: ¿¡Nuestra responsabilidad!? (Le mueve el dedo índice en señal de negación y le sonríe sarcásticamente) No “mamita”, (Le señala su barriga) ese ahora es tu problema y ahora tú, ve cómo te las arreglas (Va hacia la puerta caminando rápido) 

Dalia: ¡No! ¡Edwin! ¡¡¡Edwin!!! (Corre tras él antes que él llegue a tocar la perilla, lo detiene) ¡No puedes hacerme esto! (Comienza a llorar) ¡También es tu hijo! (Edwin la toma bruscamente de sus brazos y la mira fijamente a los ojos) 

Edwin: Solo diré esto una vez (Acerca su cara a la de ella) No me importa, ese bastardo que llevas en tus entrañas (La empuja tirándola al suelo mientras se va) (En el suelo, Dalia comienza a romper en llanto y a golpear el piso) 

(Se cierra el telón) (Se vuelve a abrir y aparece Dalia con su hijo en brazos) 

Dalia: Ya hijito ya (Le sonríe al bebe) ¿Quién es el más lindo? ¿Quién es el más lindo? (Va a sentarse al sofá) Vamos a sentarnos porque mami está algo cansadita ¿Ya? (Se sientan y comienza a moverlo para que no llore) (En eso, comienzan a tocar a puerta) ¡Uy, tocan a la puerta! Vamos a ver quién es (Se pone de pie y va hacia a puerta. Al abrirla, ve nuevo a Edwin y pone una expresión de asombro) 

Edwin: (Con voz nerviosa) Hola Dalia, ¿Cómo estás? 

Dalia: (Con una mirada muy molesta) ¿Qué haces aquí? ¿Qué quieres? 

Edwin: Vine a hablar un momento contigo (Ve a bebe) ¿Ese es él? (Acerca su dedo a la cara del bebé pero antes que lo toque, ella lo aleja) 

Dalia: Te hice una pregunta. 

Edwin: Mira Dalia sé que estás molesta por lo… 

Dalia: ¿¡Molesta!? ¿¡Molesta!? Me abandonas cuando te di la maravillosa noticia que serías padre, no te veo después de muchos meses ¿¡Y me dices que sabes que estoy molesta!? (Sonríe sarcásticamente) Creo que para ser broma, es algo pesada. 

Edwin: Merezco todo lo que me dices y sé que más… 

Dalia: Definitivamente. 

Edwin: …Pero he cambiado (Se acerca a ella) Quiero que seamos una familia, ¿Qué dices? 

Dalia: (Se queda en silencio por un momento. Luego, va a dejar al bebe en su corral y regresa con Edwin) ¿Quieres que ahora seamos una familia? ¿De verdad? (Le tira una bofetada y comienza a llorar) “No me importa ese bastardo que llevas en las entrañas” ¿Te suenan esas palabras? (Le levanta el dedo índice) Tú no mereces tener este hijo, es más, no mereces llamarte padre. Creí que podría formar una familia contigo ¡Una feliz familia! Pero creo que me equivoqué, y doy gracias a Dios por eso. 

Edwin: Sé que he sido muy duro al hablarte así y te pido perdón. ¡Dame otra oportunidad! ¡Por favor! 

Dalia: Te rogué de la misma manera hace meses, pero tú me tiraste al suelo, como a un trapo viejo, ¿Crees que mereces una oportunidad? (Va hacia a puerta y la abre) Ahora quiero que por favor te retires de mi casa. 

Edwin: Dalia yo… 

Dalia: ¡¡¡Vete!!! (Edwin hace un suave suspiro mientras agacha la cabeza. Va caminando lentamente hacia a puerta; a llegar, voltea y ve a Dalia, se queda en silencio por un momento y se retira) (Dalia cierra la puerta cuando en eso, su hijo comienza a llorar e inmediatamente va con él) ¡Ya tranquilo, tranquilo! Fue solo una pesadilla que ya pasó (Lo ve fijamente) Jamás estarás solo, siempre me tendrás a mí, por siempre y para siempre. 

Fin

similar:

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta iconLo anterior es contrario a todas las expresiones y decisiones que...

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta iconLuis por favor!!!, si necesita la carpa del Circo del Sol para confeccionarse...

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta iconEn todas las reseñas bibliográficas que existen a cerca de la historia...

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta iconTesis (idea o pensamiento central que sostiene el texto) que defiende...
«Las relaciones entre los intereses económicos y políticos de las grandes potencias y las guerras existentes en el mundo actual»...

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta icon"no hay localidades" figuraba en todas las taquillas que rodeaban...

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta iconDeclaración jurada de martin garbus a favor de la moción de anular...

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta iconEl Domund, contado por sus protagonistas, todas las personas que ayudan a las misiones

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta iconResumen: En estos momentos en casi todas las escuelas alguien está...

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta iconEn todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones...

Titulo: Todas las cosas se piden por favor Autor: Fernando Mesta iconLa periodista Claudia Cisneros dejó las pantallas de tv, por evidentes...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com