Prologo






descargar 155.46 Kb.
títuloPrologo
página1/4
fecha de publicación31.12.2015
tamaño155.46 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4

PROLOGO



El contexto político e histórico-social de esta novela, esta inseparablemente unido a la situación bélica del momento en el que se desarrolla: la II Guerra Mundial, la cual había comenzado un año antes aproximadamente. El conflicto bélico aludido era la consecuencia de una serie de causas que se habían venido fraguando en los años precedentes, tales como el reparto de poderes y zonas de influencia que establecieron los aliados al rubricar el Tratado de Versalles, y la incapacidad de Gran Bretaña como potencia dominante para regir un nuevo orden europeo tras la I Guerra Mundial, así se le exigió a Alemania el pago de indemnizaciones por las pérdidas económicas sufridas a causa del primer gran conflicto bélico, por otra parte también se le exigió la reducción de su ejercito a la cantidad de 100.000 hombres, pero sin poseer ningún arma moderna de combate, asimismo se le exigió la reducción de su flota a buques menores de 10.000 toneladas, todo esto unido a la gran recesión económica que existió en el mundo en los años veinte y treinta, que en Alemania ocasionó altos índices de desempleo y la caída del nivel de vida de la clase media, consiguieron abonar un terreno propicio para el surgimiento de reacciones alemanas y con ello el desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial, cuando hablamos de las reacciones alemanas, más bien nos referimos a las ideas que las sustentaban, es decir, a la ideología nacionalsocialista, basada principalmente en la exaltación del poder nacional, el elitismo de la raza, la reivindicación del espacio vital, la acción y la autoridad y por ende el liderazgo.
No es de extrañar que con este punto de partida los acontecimientos desembocaran en la Gran contienda Mundial.
Así para comprender mejor las ideas políticas que emanaban de la nación beligerante, analizaremos sucintamente su doctrina.
El nacimiento del nacionalsocialismo no surge de forma espontánea con la llegada al poder de Hitler.
Algunos historiadores tratan de ver los orígenes del Nacionalsocialismo en el pensamiento protestante de Lutero, sin embargo, de todos es sabido la gran influencia que sobre Hitler ejerció el catolicismo Austriaco, siendo por tanto esa incompatibilidad de índole religiosa muy extrema para ver en el líder protestante una raíz de la referenciada ideología.
Además el término nacionalsocialismo tiene muchos significados y connotaciones. En su forma más genérica es usado desde hace más de un siglo por varios movimientos e ideologías políticas que propugnan un tipo de socialismo diferente del socialismo internacionalista y marxista, o que son contrarios al mismo. Por una parte, nació en el siglo XIX como reacción a la sociedad industrial y la emancipación liberal. Por otra parte, en los movimientos nacionalistas en vías de desarrollo, especificamente en los estados árabes (socialismo árabe) han propugnado hasta este momento nuevas formas de nacionalsocialismo como alternativa al feudalismo y al colonialismo, si bien de todas estas definiciones quizá la más popular se refiere al fenómeno político de dimensiones internacionales más conocido como “nazismo”.
Una vez conocidos los principios del nazismo es necesario ubicarnos en el país en el que se desarrolla el relato y conocer cual era su situación en esos momentos históricos.
Así la situación de neutralidad esgrimida por Portugal, al igual que ocurrió con España, no era absoluta, este dato es importante para tratar de explicar porque el Gobierno Portugués dirigido por Antonio de Oliveira Salazar hizo guiños, y concesiones al Gobierno del Tercer Reich, de este modo, el supuesto colaboracionismo entre ambos regímenes, fue conocido años más tarde cuando salió a la luz pública el acuerdo secreto firmado en el año 1942 entre Portugal y Alemania por medio del cual, el primero de ellos, suministraba minerales y metales, como volframio, tungsteno y zinc, necesarios para alimentar la maquinaria bélica alemana.
Según algunos historiadores, Portugal supo sacar muy buen provecho de la gran guerra mundial, practicando un doble juego, así cuando Alemania se erigía como potencia dominante en la guerra, estaba de su lado, mientras que cuando los aliados comenzaron a enarbolar la bandera de la victoria, fue cuando sus concesiones, fueron cada vez mayores hacia la coalición anglo-americana, como ejemplo podemos citar algo que esta muy relacionado con la trama argumental de nuestra novela, el permiso por parte del Gobierno Portugués a Gran Bretaña para la instalación de una base militar aliada en las Islas Azores, con el fin de proteger con mayor facilidad las rutas de los mercantes que se dirigían desde Norteamérica y Sudamérica a Gran Bretaña. Sin embargo este doble juego pasaría factura a Portugal una vez finalizada la contienda, ya que, sufrió importantes sanciones económicas, lo que se traduciría en un lento desarrollo, que conllevaría un retraso considerable con respecto a otros países que se beneficiaron de los planes de inversión de la postguerra.

La guerra en esta época no tenía las estrategias de hoy en día, las guerras en la actualidad son quirúrgicas, es decir, el bombardeo es muy selectivo, el margen de error es de apenas unos metros, sin embargo en la II Guerra Mundial la estrategia de los ejércitos era el infligir el mayor daño posible a la población civil, de este modo ciudades enteras fueron borradas literalmente del mapa – Coventry - es un claro ejemplo en Gran Bretaña, que fue destruida como represalia y castigo por otras acciones similares llevadas a cabo también por los aliados en algunas ciudades alemanas.
Quizá muchos lectores quieran ver en esta obra la dualidad Democracia - Fascismo, o el enfrentamiento entre la ideología del Nacionalsocialismo y el Liberalismo Europeo, o incluso del Imperialismo Colonialista frente a la normalidad Democrática. Pues bien, ciertamente la alusión directa a regímenes autoritarios, con su base en el poder absoluto, ya sea de un Furer, de un Caudillo, o de un Duce viene a poner de manifiesto, y más bien extrapolar que de alguna manera, estas formas tiránicas de Gobierno, todavía, aunque cada vez con menos fuerza perviven en la actualidad y que su embrión precisamente se formó, en muchos de los casos, durante la época en la que se desarrolla este relato. Por tanto, en la novela de Justel se evocan a través de una trama ubicada en una época muy concreta de la historia contemporánea europea, situaciones políticas, que de una o de otra forma siguen produciéndose en la actualidad, es el caso de Cuba con ese comunismo caribeño, o el de Venezuela que enmascara bajo instituciones pseudodemocráticas un verdadero régimen autocrático con tintes megalómanos.
Incluso la ambigua intervención de la coalición hispano-anglo-americana en Irak, podría entenderse como ese Imperialismo colonialista al que se hacía alusión en párrafos precedentes, ya que, hasta la opinión pública internacional ha mostrado un no rotundo a esa intervención militar, que el futuro inmediato desvelará si su verdadera finalidad era derrocar a un dictador como en su día pudo ser Franco, Mussolini, o Hitler o simplemente ha sido una operación geoestratégica para dotar de mayor estabilidad a la zona, o disponer de los inmensos recursos naturales de aquel país.


Lo cierto es que en este relato, se recogen por un lado imágenes con tintes radicales, y hasta xenófobos, que se limitan a ser un fiel reflejo de lo que ocurre en muchas ocasiones en nuestra sociedad actual y que el autor plasma a través de su subconsciente, debido a la retención de estos flashes, que se difunden en los medios de comunicación social, como las actuaciones de los grupos activistas nazis, que parecen conservan la misma estructura y jerarquía de valores que en la actualidad. Son únicamente pinceladas de una realidad, afortunadamente cada vez menos habitual en el entorno europeo. Por otro lado, en la novela también se ensalzan los sentimientos de represión de esas conductas ilícitas; se critica la nombrada impunidad, y el trasfondo del relato no es otro que la consecución por parte del protagonista de la historia, de su objetivo: localizar y destruir la base secreta de submarinos ubicada en las proximidades de Lisboa como medio para lograr un fin último la gran victoria.

EL LENGUAJE DE LA NOVELA
El lenguaje de la novela es cautivador, se utilizan diálogos frecuentemente para dotar de mayor realismo a la trama. Se prefiere el discurso directo al indirecto y se huye de los extranjerismos, a pesar de ser un relato en el que concurre una multiplicidad de elementos transnacionales. El carácter latino del pueblo portugués condiciona en gran medida la utilización de un lenguaje muy acorde con esa idiosincrasia, en detrimento de anglicismos y germanismos que pudiera verter el autor por tener la novela una relación muy estrecha con ambos países.
Se utiliza un lenguaje descriptivo y connotativo, para situar al lector en el lugar exacto de los hechos, la finalidad última es ubicarle junto a los protagonistas que sienta y experimente las mismas sensaciones que éstos; tensión, alegría, odio, felicidad, etc.
La meticulosidad por parte de Justel en la utilización de los adjetivos proporciona al lector una imagen muy precisa de los personajes y las situaciones, facilitando de este modo una mejor comprensión del texto al tener un mayor número de referencias.
A pesar de los constantes diálogos se huye en la obra del lenguaje coloquial, que únicamente se utiliza de forma parcial en las conversaciones en las que intervienen los jóvenes radicales, por disponer éstos de su propia jerga o registro.
Así algo que conviene destacar como una singularidad es la utilización por parte del autor de figuras literarias procedentes de la poesía tales como el asíndeton u omisión de determinadas palabras para dotar a la frase de un mayor dinamismo; el símbolo que permite crear un efecto surrealista al establecer una relación entre un objeto real, atribuyéndole cualidades abstractas; asimismo la utilización de apóstrofes consigue transmitir al lector realismo y exaltación.
Por su parte, el ritmo del relato es más bien vivo, en algunos casos frenético, debido a la sucesión de acontecimientos que se suceden, unos tras otros, y que consiguen que el lector se vaya adentrando casi sin saberlo en el escenario, que conozca a los protagonistas, que se sorprenda ante sus reacciones, y que en definitiva disfrute de una novela de género, pero con un componente marcadamente político.
LOS PROTAGONISTAS
Entre los protagonista destaca Mauro un tipo de fuerte personalidad, con mucha intuición, capaz de sobrevivir en las condiciones más extremas, en definitiva, reúne todas las características propias de un agente de los servicios de inteligencia, su aspecto impecable, su elegancia, y su facilidad para relacionarse le permiten tener una movilidad mayor dentro de un núcleo que primeramente desconoce y en el que debe penetrar, valiéndose únicamente de sus propios medios.
Sara representa a la mujer germana, quizá en este caso no tan fría como suele ser habitual en los eslavos, con un carácter benevolente, incapaz de cometer determinados actos que no se encuentren dentro de un código ético de principios y valores tradicionales. Su aspecto se podría definir como funcional, atractiva, enamoradiza, discreta, y muy trabajadora.
Miguel por su parte representa el prototipo del buscavidas, sin demasiados escrúpulos, incansable admirador de las mujeres, y dotado de un espíritu de fuerte solidaridad hacia las personas en dificultades por una u otra causa.

Su aspecto despreocupado, jovial y siempre vistiendo una americana en
tono beige le hacen inconfundible.


El Comisario jefe de policía es un hombre muy curtido en sus lides, con
muchos años de experiencia en su trabajo, pero muy atado por las presiones
políticas del Gobierno Portugués. Su aspecto es serio, cincuentón, de
cultura media, y con una calvicie galopante.


Jurgen el joven activista tiene un carácter violento, es consumidor de drogas, es inestable, y muy vulnerable por las decisiones del grupo. Su vida está condicionada por la doctrina del Nacionalsocialismo, es su religión, lo que le convierte en un ser fanático y destructor.


LA TRAMA ARGUMENTAL


La trama argumental se desarrolla principalmente en Lisboa una ciudad atlántica y monumental, cargada de reminiscencias coloniales que salpican su entramado urbano.
El trasfondo de la novela es la destrucción de una base secreta de submarinos alemanes ubicada en las afueras de Lisboa, sin embargo en el relato aparecen una serie de personajes que son los que consiguen dotar a la historia de verdadera intriga y emoción, desviando incluso la atención del lector sobre el eje o trasfondo, y sumergiéndolo en una multiplicidad de acontecimientos sin fin, que irán despertando cada vez más su interés.
El desenlace tras no pocos avatares como detenciones, accidentes, asesinatos, persecuciones y otras circunstancias similares se convierte en algo deseado por el lector, ya que, después de muchas tensiones e intrigas generadas durante la fase intermedia de la novela, ésta parte final con un ritmo y aceleración vertiginosos desemboca en un final que podríamos calificar de sorprendente, pues es el lector el que a través de su interpretación pone el punto y final al relato.

  1   2   3   4

similar:

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrologo

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrologo

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrologo

Prologo icon1. Prólogo

Prologo iconPRÓlogo

Prologo iconPrologo






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com