Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión.






descargar 65.7 Kb.
títuloResumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión.
página1/3
fecha de publicación24.10.2015
tamaño65.7 Kb.
tipoResumen
p.se-todo.com > Documentos > Resumen
  1   2   3
Garcia Aviles, José Alberto. Convergencia y polivalencia periodística en televisiones europeas y norteamericanas. Global Media Journal. Volumen 3, Número 6 | Otoño 2006.

Resumen
Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. Analiza el proceso de convergencia, que introduce amplios cambios estructurales para permitir que los periodistas editen por sí mismos las noticias y produzcan contenidos para televisión e internet. La convergencia transforma la estructura organizativa, el nivel de polivalencia y las destrezas periodísticas. El artículo plantea, mediante el análisis de algunos casos en Europa y Estados Unidos, en qué medida estos nuevos sistemas tecnológicos y organizativos afectan a la propia esencia del periodismo audiovisual. Las conclusiones apuntan que la estructura de trabajo implantada en las redacciones multimedia permite estrechar la relación entre técnicos y periodistas, de modo que éstos controlen el proceso de producción de forma más completa. Esto, en principio, introduce ventajas a la hora de tomar decisiones rápidas sobre la cobertura. Sin embargo, la convergencia y el periodismo polivalente constituyen un arma de doble filo, ya que pueden reducirse a una estrategia para reducir costes, y no están exentos del riesgo de disminuir notablemente la calidad de los contenidos.

Palabras clave: redacciones multimedia, polivalencia, redacciones de televisión, práctica periodística, periodismo audiovisual.

Abstract
This article examines the implementation of multimedia newsrooms, which intend to unify the content production process for several platforms, (print, television, internet) and it deals with the consequences for journalistic work on television. The process of convergence is analysed, looking at the wide structural changes introduced in order to allow that journalists edit the news by themselves and produce content both for television and the internet. Convergence transforms the organizational structure, the level of multiskilling and the journalistic skills adopted by the professionals. The article enquires, through cases both in Europe and the United States, to what extent new organizational and technological systems are influencing the very essence of audiovisual journalism. Conclusions show that the work structure implemented in multimedia newsrooms allows narrowing the relationship between technicians and journalists, so that these might control the production process in a more complete way. This increases the advantages when taking up to the minute decisions. However, both convergence and multiskilling are a double edged sword. They can become a money saving strategy and they could diminish the quality of news content.

Key Words: multimedia newsrooms, multiskilling, television newsrooms, journalistic practice, audiovisual journalism.

Introducción
A lo largo de los últimos diez años, los informativos televisivos han incorporado un buen número de avances que afectan a todas sus áreas: producción, edición, realización y emisión. Resulta patente que los cambios tecnológicos repercuten en el modo en que se capta, elabora y presenta el producto informativo (Faus, 1995; MacGregor, 1997, pp. 19-42). Al analizar esta cuestión, conviene evitar la perspectiva de un determinismo tecnológico, que ponga el acento en la adopción de nuevos sistemas y tecnologías, y relegue a un segundo plano el trabajo profesional. Puesto que no debemos olvidar el carácter instrumental de las técnicas, conviene que nos remontemos a la propia esencia del trabajo periodístico, sea cual sea el medio en que se ejerza.

Aunque pueda parecer una afirmación demasiado tajante, el fundamento del trabajo periodístico apenas ha cambiado desde que se conoce este oficio: un periodista debe cultivar sus fuentes, contrastarlas y, después escribir lo novedoso de acuerdo con la importancia de la información, el tiempo disponible y otros parámetros (Rosen, 1999, pp. 280-293). No obstante, sí ha cambiado el modo de trabajo y las técnicas que facilitan dicho trabajo, de forma que la evolución tecnológica ha contribuido a facilitar notablemente el desempeño de las tareas periodísticas en cada medio.

El profesor de la Escuela de Negocios de Harvard Clayton Christensen ha estudiado cómo se adaptan las empresas ante la irrupción de tecnologías “rompedoras”, es decir, aquellas que transforman el mercado tradicional de contenidos y servicios. Christensen (2000) afirma que el modo más apropiado para afrontar este tipo de cambio consiste en desarrollar una actividad de negocio que, aunque conlleve el riesgo de canibalizar el negocio tradicional, permita aprovechar las nuevas sinergias:

“Salvo contadas excepciones, los únicos casos de grandes empresas que han logrado establecerse con éxito ante una tecnología rompedora son aquellas cuyos directivos crearon una organización autónoma, encargada de gestionar un negocio nuevo e independiente, a partir de esa tecnología. El miedo a canibalizar las ventas de los productos existentes a menudo se cita como una razón para retrasar la introducción de nuevas tecnologías. Sin embargo, si las nuevas tecnologías permiten que surjan aplicaciones distintas, la adaptación tecnológica no tiene por qué canibalizar los contenidos o servicios ya existentes” (Christensen, 2000, pp. 129).

Asistimos a un cambio acelerado y complejo en las telecomunicaciones, causado, entre otros factores, por la convergencia. El diccionario de la Real Academia Española define convergencia como “dirigirse dos o más líneas a unirse en un punto; concurrir al mismo fin de dictámenes, opiniones o ideas de dos o más personas”. Este es el sentido literal del término. En el ámbito que nos ocupa, cabe distinguir al menos tres sentidos de la convergencia (García Avilés, 2002):

a) Tecnológica: las innovaciones tecnológicas permiten la convergencia de diferentes sistemas y aplicaciones digitales. La puesta en marcha de diarios digitales desde 1995 fue uno de los factores desencadenantes de la convergencia de medios (Harper, 1998). La convergencia digital de texto, imagen y sonido posibilita que las redacciones tradicionales se transformen en las redacciones multimedia del futuro. La producción multimedia hace cada vez más necesaria la integración entre los periodistas que trabajan en cibermedios y los de medios impresos y audiovisuales.

b) Empresarial: La cooperación entre empresas de distintos sectores y la progresiva diversificación de soportes y canales de distribución por parte de los grandes grupos de comunicación. En este proceso influye la desregulación jurídica. El levantamiento de las barreras legales que limitan la propiedad de los medios fomenta la concentración de grupos empresariales multimedia (Downie y Kaiser, 2002). El modelo de mercado pretende crear una estructura que incremente los ingresos por usuario, mediante la obtención, retención y soporte de servicios.

c) Comunicativa: Las nuevas actitudes de los usuarios y los hábitos de consumo de contenidos en los distintos soportes. Swann (2001, p. 24) identifica cuatro condiciones para estudiar si una tecnología puede llegar a ser aceptada de forma masiva y alterar significativamente las vidas de sus usuarios: responder a una necesidad urgente, simplificar la vida de los usuarios, aumentar la capacidad de elección y que resulte cómoda y fácil de usar. En este sentido, los usuarios ya han aprendido a usar los medios de modo convergente.

A este respecto, algunos autores (Salaverría, 2003) apuntan una cuarta dimensión de la convergencia, la dimensión profesional. Como veremos más adelante, las estrategias de convergencia implican en buena medida la redefinición del trabajo y de las destrezas periodísticas. Salaverría sistematiza dicha redefinición del siguiente modo:

“Ahora es preciso trabajar más deprisa (para ofrecer avances informativos desde la edición en Internet), conocer nuevas técnicas de investigación para el uso de las fuentes digitales, y dominar los códigos tanto textuales como audiovisuales para la elaboración de contenidos multimedia. Para ser un periodista completo en las nuevas circunstancias no basta con tener buena pluma o con poseer una buena cultura visual. Ahora es preciso disponer en dosis suficientes de todas las cualidades que hemos reseñado para poder desempeñar con eficacia el trabajo de eso que se ha dado en llamar periodista multimedia” (Salaverría, 2003).

En el contexto de cambio continuo que afronta la profesión, el periodista multimedia (que trabaja en varios medios) y polivalente (que realiza múltiples tareas) no parece un fenómeno novedoso. Lo nuevo es que numerosas empresas de comunicación han adoptado la polivalencia como estrategia en la cobertura y producción de noticias. Varios factores han sido determinantes al respecto, tales como la prolongada recesión económica en numerosos mercados; el descenso de la inversión publicitaria en internet durante 2002-2004; las políticas de reducción de costes y la convergencia entre soportes que propicia la tecnología digital. Gran parte de los cambios de los que hablaremos a continuación, sobre el funcionamiento, la estructura y el trabajo en los medios audiovisuales, se deben, al menos en su origen, a motivaciones económicas, básicamente encaminadas a lograr una mayor rentabilidad.

El periodista en la televisión digital
En el entorno digital, el redactor parece acercarse -una vez más- a los orígenes del periodismo, cuando la misma persona que redactaba el texto de las noticias lo componía después en la imprenta, obtenía las copias y hasta distribuía luego la información. En las redacciones digitales de televisión, el periodista puede locutar y grabar el texto en off desde su ordenador, con un micrófono unidireccional. De este modo, no depende de otros profesionales (técnicos, montadores) para editar una pieza, con lo que el control que ejerce sobre su información es prácticamente total. Al controlar todo el proceso de producción, el periodista asume la capacidad de decisión sobre la imagen -algo que tradicionalmente no solía ocurrir en el entorno analógico. Por ello, el periodista polivalente precisa un mayor dominio del lenguaje audiovisual.

En Europa, la mayoría de las televisiones nacionales han implantado con éxito diversas modalidades de Redacción digital integrada (García, 2004). Dichos avances posibilitan una producción más ágil y con menos personal, lo que supone un abaratamiento de los costes. También facilitan la supervisión del trabajo y el control del material por parte de los responsables de la redacción. El sistema digital resulta especialmente útil, por ejemplo, cuando se realizan varias versiones o actualizaciones de una misma noticia, ya que es muy sencillo efectuar cambios en el montaje. Como contrapartida, se requiere una inversión inicial relativamente fuerte, y llevar a cabo un proceso de formación de los redactores. Estos, con el nuevo sistema, editan las imágenes por sí mismos, tal como sucede en las redacciones de Informativos Telecinco y Antena 3 Noticias (García y León, 2002).

Desde mediados de los noventa, numerosas emisoras de televisión incorporaron periodistas polivalentes a sus redacciones. En Europa, algunas televisiones locales, como Bergen TV (Noruega), TeleZüri (Suiza) y Barcelona TV (BTV), fueron pioneras en el uso de videoperiodistas (Bandrés, 2000). Un solo profesional se encarga de todo el proceso, que incluye planificar la noticia, grabar las imágenes y entrevistas, locutar y montar cada pieza. En 1998, la BBC experimentó con periodistas “bi-media” en Londres. Las redacciones de radio y televisión trabajaron conjuntamente, de modo que varios periodistas elaboraban piezas para los informativos de ambos medios. El videoperiodista se caracteriza por su capacidad para unificar el proceso:

“El reto de aprovechar los cambios tecnológicos para ganar en flexibilidad e inmediatez implica que el periodista debe ser capaz de trabajar con su cámara y con el lenguaje audiovisual, al igual que un redactor de prensa lo hace con su bloc, grabadora y ordenador. No se trata sólo de usar cámaras más pequeñas con mejor calidad de imagen, sino de llegar a replantear ciertos aspectos del periodismo televisivo” (Bandrés, 2000, p. 32).

Las innovaciones en la cobertura también facilitan la polivalencia. Las cámaras digitales de reducidas dimensiones son un medio ideal cuando el acceso a las fuentes resulta complicado. Los videoteléfonos, también resultan muy útiles en lugares donde es prácticamente imposible conseguir un enlace en directo. El vicepresidente de cobertura de CNN Internacional, Tim Lester, afirma que la polivalencia, no exenta de problemas, marca la evolución del periodismo audiovisual:

“Vamos a necesitar más periodistas cualificados para desarrollar estas funciones, que sepan contar historias con las imágenes que, muchas veces, ellos mismos habrán grabado. Sin embargo, espero que la polivalencia no se traduzca en saber hacer muchas cosas pero ninguna bien” (Lester, 2001).

En definitiva, el trabajo periodístico exige una creciente dependencia de la tecnología. Al periodista se le exigen mayores conocimientos de programas informáticos, edición digital, grafismo e incluso de realización y grabación. Sin embargo, el redactor de televisión no es necesariamente un tecno-periodista que precise de conocimientos especiales de electrónica o de informática; simplemente es una persona de su tiempo que, como usuario, maneja una tecnología que también es de su tiempo. El perfil que demandan las redacciones de televisión sigue siendo el de un profesional que sabe elaborar la información y producir piezas para el medio, y no el de un técnico cualificado con algún barniz periodístico.

Periodismo multimedia en televisión
Como apuntaba uno de los primeros estudios sobre este ámbito en 1996, “el periodista va a tener que ser multimedia y muy flexible” (Armañanzas, 1996, p. 117). La redacción multimedia es el ámbito en el que se centraliza la producción y se canaliza el flujo de información, para editar las versiones audiovisuales y online de contenidos cada vez más personalizados, en función de los destinatarios y del soporte de difusión. Los periodistas recaban las informaciones una sola vez, las elaboran y luego las distribuyen tantas veces y a través de tantos canales como sea posible. La instantaneidad de Internet condiciona también la elaboración del periodismo, originando noticias escalables, que se incrementan en función de la información y a las que se les puede dotar, con mayor o menor rapidez en función de los recursos del medio, de un contexto de comprensión. El periodista multimedia ha de dominar las herramientas para satisfacer las necesidades de publicación en Internet, de edición de fotografía y vídeo (Sandoval, 2001; Meso, 2002).

En la actualidad, el proceso de convergencia multimedia suele originarse en las redacciones de prensa. El periodista de un periódico produce también una versión para la edición en línea del diario. Después viene el uso de ese material en una emisora de radio o televisión. Además, estas noticias pueden distribuirse a través de telefonía móvil, de agendas electrónicas (PDAs) y de otras plataformas.

Buena parte de las redacciones de televisión han iniciado la producción de contenidos para las webs informativas de las emisoras (García y León, 2002). En España, los redactores de Antena 3TV, Informativos Telecinco y CNN+, por citar varios casos representativos, elaboran piezas tanto para los informativos como para los sitios web. También se observa la progresiva transformación de las agencias de noticias, ya que Reuters, APTN, EFE y Atlas se han convertido en agencias multimedia, con servicios para prensa, televisión convencional, TDT, internet, WAP, etc.

El periodista multimedia se está convirtiendo un “proveedor de contenidos”, por la diversidad de soportes en los que puede distribuir sus informaciones. Esta visión tiene profundas implicaciones para la práctica del periodismo y la calidad del trabajo, ya que pretende, en palabras de Bierhoff (2002, 19), “reinventar la producción y gestión de la información”.
  1   2   3

similar:

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconResumen la apuesta de este trabajo se centra en mostrar la importancia...

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconSon aquellas que conjugan prensa, radio, televisión… Venden información...

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconTrabajó en la capital entre 2001 y 2003 para un radionoticiero como...

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconResumen el presente proyecto trata sobre la elaboración de un programa...

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconTotal/Campeche Prensa escrita Radio Televisión Internet Otros

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconPara seminario sobre “web tv, iptv y tv por internet: post-televisión...

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconTrabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconResumen El presente trabajo es un estudio sobre las necesidades detectadas...

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconResumen: En este trabajo se pretenden contextualizar los elementos...

Resumen Este artículo examina la implantación de redacciones multimedia, que pretenden unificar la elaboración de contenidos para varios soportes (prensa, televisión, internet) y se centra en las consecuencias para el trabajo periodístico en televisión. iconTeoría del artículo periodístico en la España del siglo XIX
«artículo», tendremos en cuenta algunos factores que consideramos primordiales a la hora de profundizar en el ámbito de las relaciones...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com