El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado




descargar 47.08 Kb.
títuloEl Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado
fecha de publicación10.01.2016
tamaño47.08 Kb.
tipoEl plan de estudios
p.se-todo.com > Documentos > El plan de estudios
EDUCACION

Artes Escénicas (Arte Dramático y Danza)



Autores: César Casares, de la Asociación de Profesionales de la Danza/Red de Trabajadores de la Danza.

Daniel Sarasola, profesor titular de Literatura Dramática de la RESAD.

1.- A modo de introducción

Esta ponencia conjunta pretende reflejar los problemas comunes existentes en la enseñanza de la Danza y Arte Dramático, dejando de lado la casuística demasiado específica derivada de la enseñanza de estas dos disciplinas.

Asimismo, consideramos que es un documento abierto a cualquier tipo de sugerencia y adición que se consideren necesarias, teniendo en cuenta que se centra exclusivamente en la enseñanza de ambas disciplinas en el sector público y siendo conscientes de que los pormenores de la enseñanza en el sector privado, así como en escuelas municipales dependientes de ayuntamientos, merece un desarrollo pormenorizado.

Tampoco aparecen reflejados por carecer de suficiente información los problemas que se derivan de la enseñanza de danza y arte dramático que hasta la fecha se incluían en las actividades extraescolares en las enseñanzas primaria (en fase de alarmante desaparición, debido a los salvajes recortes derivados de la mal llamada “reforma educativa”) ni los derivados de la inclusión de dichas enseñanzas en los Bachilleratos de Arte de la enseñanza secundaria, aspectos que merecerían un tratamiento adecuado por la repercusión fundamental que tienen en la formación integral del ciudadano desde los estadios más básicos de aprendizaje y que contribuyen de forma fundamental a su desarrollo completo como individuo y a la valoración del papel clave que las artes escénicas deben desempeñar en la sociedad contemporánea.

Por lo que se refiere a la enseñanza de la Danza en el sector público, abordamos aspectos problemáticos de sus dos niveles: Estudios Profesionales y Estudios Superiores.

Por lo que se refiere a la enseñanza de Arte Dramático, abordamos aspectos problemáticos de los estudios superiores y universitarios, volviendo a hacer hincapié en el enfoque común y en que otros sectores no quedan suficientemente atendidos.

Advertimos también de que para analizar la problemática de la enseñanza superior en Danza y en Arte Dramático, hemos tomado como modelo el Centro Superior de Danza y la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid por conocerlos de primera mano y cuya organización interna -con algunas variaciones más o menos sustanciales- consideramos extrapolable a los diferentes centros superiores de danza y arte dramático del estado español. De esta forma advertimos que en todos ellos conviven en la actualidad dos planes de estudios: el Plan de Estudios del 2003 en el caso de arte dramático/el Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado.
2.- La sentencia del 13 de enero del Tribunal Supremo

Este panorama contradictorio vine a complicarse cuando la sentencia del 13 de enero de 2012 del Tribunal Supremo estima parcialmente la demanda presentada por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada (a la que se suman otras de Cataluña, País Vasco y región de Murcia) impugnando el Real Decreto 1614/2009, de Ordenación de las Enseñanzas Artísticas Superiores.

Esta paradójica sentencia que anula la titulación de grado (declarando nulos los artículos 7.1, 8, 11 y 12 y la Disposición Adicional Séptima de dicho Real Decreto) en todos los centros de enseñanzas artísticas superiores, tras dos años de implantación del Plan Bolonia permitiendo, no obstante, la organización de estudios de postgrado con su correspondiente titulación, ha creado un profundo malestar en la comunidad educativa, y ha venido a subrayar las contradicciones que acompañaron la implantación de las EEAASS en España, poniendo sobre la mesa tres importantes conflictos:
2.1.-De empleabilidad, pues esta situación cuestiona la posición académica de estas titulaciones, genera inseguridad jurídica, y por tanto rebaja las posibilidades de los profesionales de las artes escénicas para trabajar, dentro o fuera del ámbito artístico.

2.2.-De accesibilidad a los estudios y consideración social de los mismos, al cuestionar jurídicamente las titulaciones a las que acceden los profesionales de las artes escénicas, pues se les niega el máximo grado académico.

2.3.- Laboral, y propio de los profesores y catedráticos de estos centros.
Antecedentes para aclarar la situación:
Durante el mencionado proceso de creación de las enseñanzas artísticas superiores, la postura de la FAEE fue apoyar la inclusión en la universidad, por considerar que el sector debía buscar, tal y como ocurría en Europa, el máximo grado de titulación para los egresados de las entonces escuelas o conservatorios superiores de Arte Dramático y Danza. Sin embargo la legislación planteó un modelo en el que las enseñanzas artísticas superiores se desarrollan fuera de la universidad, y por tanto al amparo de la LOE y no de LOU.

Producto de este proceso, los estudios oficiales de Arte Dramático quedaron como enseñanzas artísticas superiores, y los de Danza se dividieron en estudios profesionales y superiores.

En los que se refiere a danza, Los alumnos que habían completado su formación en los hasta entonces Conservatorios Superiores de Danza, tuvieron que demostrar una experiencia escénica mínima de tres años antes de 2003 para poder conseguir una equivalencia “a efectos de docencia” al entonces nuevo Título Superior de Danza, que vuelve a dejar a los profesionales de este arte que obtuvieron esta equivalencia en un limbo de difícil ubicación profesional. A otros muchos, matriculados en centros oficiales, habiendo pagado sus tasas de examen y cumplidos todos los requisitos exigidos en estos centros, se les negó esta equivalencia parcial.
Solo a título de ejemplo: 6 meses después de que se publicase el Real Decreto que sentaba las bases de este complicado proceso para todos aquellos que completaron sus estudios oficiales de Danza antes de la LOGSE, la UE promulgó su Directiva para la validación del aprendizaje no formal. El Ministerio de Educación dedicó recursos a estudiar los expedientes de estos alumnos de danza que habían cumplido todos los requisitos exigidos por centros oficiales, nuestras asociaciones dedicamos recursos a su asesoramiento, para que consiguiesen esta equivalencia parcial. Mientras la Danza se enfrascaba en estas tareas, que podríamos calificar de cainitas, otros profesionales provenientes del mundo de la educación física desarrollaban cualificaciones con tan sugerentes nombres como Acondicionamiento físico con acompañamiento musical. Hoy día estos perfiles profesionales forman parte del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, mientras que los titulados profesionales de Danza, no tiene un perfil profesional definido, y por ello no pueden optar a formación continua reconocida, formación para el empleo, etc.

A modo de información, Cristina García, al frente de la Plataforma en Defensa de la Danza, es la representante de la FAEE en el CSEEAA (Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas) y la persona de referencia en lo que se refiere a la educación de danza en España, debido a su lúcido activismo y conocimiento exhaustivo de la legislación sobre educación.

En este contexto contradictorio, se llegó con premura difícilmente explicable, a la necesaria implantación urgente del Plan Bolonia: Para la inclusión de estos estudios superiores, se ha querido adaptar al Espacio Europeo de Educación Superior en unos centros con organización y situación profesional y laboral del profesorado análogas a las de secundaria.

De esta forma a la universidad le ha bastado reseñar estas contradicciones para conseguir una sentencia a favor de sus tesis.

La rivalidad entre los Centros Superiores de Arte Dramático y Danza con las universidades públicas y, más aún con las privadas, por captar al alumnado es una de las causas principales para la interposición del recursos contencioso-administrativos interpuestos por las cuatro universidades españolas mencionadas contra la ordenación de las enseñanzas artísticas superiores, que dio lugar a la sentencia del Tribunal Supremo de 13 de enero de 2012 antes mencionada. Las universidades ven disputada su clientela por los Centros superiores de enseñanzas artísticas.
Si bien consideramos necesario reseñar los antecedentes, creemos oportuno ser prácticos y buscar soluciones efectivas a los problemas arriba reseñados:
2.1.- Empleabilidad:


  • Tanto para los egresados de las Escuelas Profesionales de Danza, mediante su inclusión en el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales como Técnico Superior en Artes Escénicas (nivel 3 del mencionado catálogo) , la definición de su perfil profesional, que les sitúe en la mejor posición posible a la hora de afrontar su transición profesional, la obtención del Europass (complemento normalizado para los títulos profesionales e universitarios, que permite su clasificación, relación y comparación con la finalidad de facilitar la movilidad de las personas en el mercado laboral único europeo) el reconocimiento de la formación continua que todo Profesional de la Danza realiza durante toda su carrera, así como de las cualificaciones profesionales que permitan el reconocimiento del aprendizaje y experiencia por vías no formales, tan habitual en nuestra profesión,




  • como en el caso de los Estudios Superiores de Danza y Arte Dramático en el nivel 2 del MECES (Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior, instrumento especifico que permite la nivelación coherente de todas las cualificaciones de la educación superior para su clasificación, relación y comparación y que sirve para facilitar la movilidad de las personas en el espacio europeo de la educación superior) junto al resto de las enseñanzas artísticas superiores y las enseñanzas universitarias.


2.2- Accesibilidad a los estudios y reconocimiento social:


  • Respecto de la accesibilidad, con la implantación del Plan Bolonia el coste de la matrícula se ha incrementado más del doble en comparación al de las matrículas de los planes de estudio anteriores en las Escuelas Superiores de Danza (antigua Plan del 2004) y Arte Dramático (antiguo Plan del 2003): En el caso de la RESAD, en más de un 65 %, alcanzando el importe total de la matrícula los 9.421,80€, aunque por el momento se conceden bonificaciones de un 85, 90 y 95 por ciento, según la renta de la unidad familiar, observamos una tendencia a mercantilizar peligrosamente la enseñanza pública, casi equiparando los precios con aquellas universidades privadas que ofrecen estudios de grado en artes escénicas, paso previo habitual en otros ámbitos a la privatización de servicios públicos esenciales.

En un contexto general de recortes salvajes previstos para el próximo año académico en las enseñanzas superiores y universitarias, de descenso en los subsidios y ayudas, si las bonificaciones en las matrículas desapareciesen paulatinamente como se prevee, sólo las rentas altas tendrán acceso a la enseñanza, vulnerando se para siempre los derechos fundamentales a la educación y a la igualdad de oportunidades.


  • Ante tasas similares y mayor prestigio social de las titulaciones universitarias, las familias pueden optar por la universidad (sea privada o pública) para completar ciclos de grado, postgrado y doctorado. Paradójicamente, la mayor parte de los profesionales que imparten asignaturas prácticas en dichas universidades se han formado en centros profesionales y superiores de Danza o Arte Dramático. Resulta amenazante y previsible que cuando la universidad haya formado sus propios profesionales, prescinda como objetos de desecho del personal docente salido de los centros superiores de enseñanzas artísticas alegando que no poseen la formación adecuada exigida por la ANECA, o facilite el acceso a doctorados y grados mediante “programas especiales” o “transitorias”, como es el caso de los Profesores de Danza (de enseñanzas profesionales y superiores) del Institut del Teatre, con titulación normalmente anterior a LOGSE, para adquirir un nivel de formación de Grado Superior. Con estas prácticas se vuelve a vulnerar el derecho de igualdad de oportunidades, pues desde la Federación, y la Plataforma en Defensa de la Danza, siempre defendimos que la equivalencia de los Estudios de Danza anteriores a la LOGSE a los entonces nuevos Títulos Superiores de Danza, debía ser universal y a todos los efectos, tal y como ocurrió con Arte Dramático.


2.3.- Conflicto laboral de los profesores y catedráticos de estos centros.

Consecuencia directa de la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior en unos centros, tanto de Arte Dramático como de Danza, con organización y situación profesional y laboral del profesorado con un rango administrativo de nivel 24 correspondiente a profesores de secundaria, dichos docentes firman actas y titulaciones de enseñanzas superiores que corresponderían a un rango administrativo de nivel 26 con los correspondientes aumentos de sueldo y disminución de horas lectivas.

Ante la difícil resolución de esta paradoja, hay consejerías de educación como la de Madrid, que han eludido reconocer las actividades científicas, editoriales, investigadoras y artísticas del profesorado de la RESAD y el CSD para el cómputo de sexenios de investigación. Ni las tesis doctorales, ni los másteres, ni las ediciones y publicaciones, ni las numerosas actividades escénicas del profesorado de la RESAD o el Conservatorio Superior de Danza son valorados como méritos en la obtención de dichos sexenios. Sabemos que esto no ocurre en otras comunidades como Cataluña o Andalucía; sospechamos que la defensa de estos privilegios por parte de la universidad de Granada y Cataluña es otra de las motivaciones para presentar la demanda que ha desembocado en la sentencia del Tribunal Supremo antes mencionada.
3.- El Borrador del Decreto de Especialidades del Cuerpo de Profesores de Música y Artes escénicas y del Cuerpo de Catedráticos de Música y Artes Escénicas.

El borrador de Real Decreto por el que se establecen las especialidades del Cuerpo de Profesores de Música y Artes Escénicas y del Cuerpo de Catedráticos de Música y Artes Escénicas, que ha llegado a los centros superiores saltándose a los líderes sindicales del sector de enseñanzas artísticas, apunta a la integración en el cuerpo de profesores de secundaria, retrocediendo a la situación laboral de hace 20 años, con el agravante ineludible de no tener escapatoria ni herramientas legales para pelear por un nuevo cuerpo de enseñanzas artísticas superiores como es lo justo.
4.- El futuro inmediato de las enseñanzas artísticas: ¿Espacio Superior “No Universitario” o adscripción a la Universidad?

4a.- Ventajas de permanecer en el Espacio de Educación Superior “No Universitario”

Como ha señalado Víctor Pliego de Andrés en el informe citado[1], los partidarios de quedar fuera del ámbito universitario aducen normalmente los motivos siguientes (y cito casi textualmente):
1.- “Se preserva una ratio razonable que permite la atención personalizada, cosa que la integración en la universidad imposibilita. Pero sabemos de algunas carreras técnicas que tienen ratios inferiores a las enseñanzas artísticas....”.

2.- “Es cierto que la mayoría de las enseñanzas artísticas poseen un enfoque eminentemente práctico... Pero tampoco el teoricismo que se achaca a las universidades es tan absoluto y hay carreras técnicas que muestran conquistas muy superiores a las enseñanzas artísticas es su conexión con el medio profesional y en eso que llamamos las “prácticas externas” y la actividad laboral”. (Sería necesario regular estas prácticas para evitar un mayor abaratamiento del ya de por si precario mercado laboral en el sector).

3.- “Se dice que la “singularidad artística” de nuestras enseñanzas se perdería en las superestructuras universitarias. Dado que la unidad de funcionamiento de las universidades son los departamentos que garantizan el desarrollo de la actividad académica, este concepto de “singularidad artística” encubre a veces viejos vicios y una tendencia al aislacionismo autárquico”.

4b.- Ventajas de pertenecer a la Universidad

La incorporación de las enseñanzas artísticas a la universidad tiene enormes ventajas que serían, entre otras muchas:

1.- Adquisición de un estatuto de autonomía auténticamente superior desde el punto de vista organizativo, académico y social, terminando con años de marginación y ostracismo. Ello supondría una revalorización del importante papel social que desempeñan las artes.

2.- Normalización absoluta e inequívoca de los títulos de Grado, Máster y Doctor dentro del sistema universitario y del Espacio Europeo de la Educación Superior.

3.- Mayor flexibilidad y libertad para la adaptación de los planes de estudios dentro de la autonomía universitaria.

4.- Acceso al doctorado y a los circuitos de investigación, así como a las diversas ayudas, becas y sistemas complementarios del sistema universitario.

5.- Evaluación y acreditación externa de los planes de estudios, de los títulos, de los centros y del profesorado.

6.-Posibilidad de desarrollo de una carrera más amplia e interesante para el personal docente.

7.- Solución definitiva al problema de las incompatibilidades, que afecta a las actividades artísticas de muchos profesores.

4c.-Posibles vías para la incorporación a la universidad [2]:

Existen varias alternativas para proceder a la incorporación de las enseñanzas artísticas a la universidad, cada una de las cuales presenta distintas ventajas e inconvenientes.
1.- Convenio de colaboración: Los centros superiores de enseñanzas artísticas (en realidad las comunidades autónomas que son sus titulares) pueden firmar convenios con universidades para ofrecer estudios de máster o validar títulos. Esta fórmula no supone una incorporación, sino la suma de recursos para atender a una determinada demanda académica. Su coste es mínimo, no cambia nada en profundidad, pero aproxima las artes a la universidad, dejando en manos de ésta el control de todos los aspectos académicos y económicos.
2.- Instituto Universitario (adscripción): También sería consecuencia de un convenio, pero en este caso el resultado tendría entidad jurídica, requiere una inversión media y podría contar con recursos humanos propios.

3.- Facultad universitaria (integración): Consistiría en que algún centro se incorporara a una universidad en calidad de Facultad universitaria. Requiere una mayor inversión y un compromiso político por parte de la Administración Educativa y de la Universidad. Podría efectuarse con mayor libertad y tranquilidad en aquellas universidades sin actividad en la correspondiente área de conocimiento (o rama). En caso de haberla surgirían conflictos de competencia entre los equipos docentes procedentes de una u otra institución.

4.- Universidad de las Artes (creación): Requiere un acuerdo legislativo para su creación y un decidido impulso político. Podría constituirse uniendo diversos centros de enseñanzas artísticas, en calidad de facultades, y manteniendo sus sedes actuales. La posibilidad construir un campus específico con las instalaciones adecuadas (muchas de ellas comunes) es una posibilidad muy interesante. Este sería el modelo que mejor garantizaría la adecuada gestión de las enseñanzas artísticas y protegiendo sus cualidades. Pero, sin duda, es también la más utópica y alejada de nuestra realidad inmediata por la crisis económica y los brutales recortes.
La postura de la Federación continúa estando al lado de los Trabajadores de la Cultura, y en este contexto consideramos la inclusión en la universidad como la mas beneficiosa para el profesional, si bien la situación hoy es ya muy diferente a la de 2000-2003, no solo por la crisis económica, sino por la situación de debilidad en que nos deja la mencionada sentencia del Tribunal Supremo, que permite a las universidades crear libremente grados en artes escénicas, sin tener que buscar recovecos como el de Ciencias de la Danza y el Movimiento de la Universidad Europea de Madrid.
En esta situación solo desde la unidad de acción entre direcciones de centros, a los que como agentes sociales tendemos la mano, profesores, estudiantes, bailarines y actores profesionales, conseguiremos poner en valor la experiencia en la formación artística para conseguir que la entrada en la universidad sea en las mejores condiciones posibles, y siempre con un criterio inclusivo y solidario con todos los profesionales, de forma que de una vez por todas, nuestro objetivo sea la dinamización y empleabilidad del sector, directamente artístico y de todos los sectores en los que las artes escénicas pueden tener una aplicación directa, realizada por los profesionales de la Danza o el Teatro.
Este es el único medio para que los centros de educación en Artes Escénicas, tanto profesionales como superiores, sigan teniendo sentido, como entidades en las que se forman los profesionales de un sector dinámico, interdisciplinar, capaz de prestar sus servicios en diferentes ámbitos de manera eficaz, y contribuyendo al bienestar individual y colectivo desde ocupaciones artísticas y no artísticas.

En definitiva, un sector reconocido socialmente.
[1] Pliego de Andrés, Víctor; “La integración en la universidad de las enseñanzas artísticas superiores: Oportunidad y conveniencia para emprender una iniciativa”.

[2] Cito textualmente este apartado como aparece en el documento elaborado por Víctor Pliego de Andrés.
.

similar:

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconPlan de estudios plan de estudios del licenciado en periodismo

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconPlan de estudios. A. Plan para 8 horas de conferencia y 8 horas de clase

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconPlan de estudios del grado oficial en diseñO

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconPlan de estudios del grado oficial en diseñO

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconPlan de estudios docentes: marleny del socorro marin diez

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconAnálisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconEl tfm se matriculará como una asignatura del plan de estudios del...

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconEl plan de estudios (Res. Cs 119/08) que entró en vigencia en agosto...

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconD. el plan de estudios ¿Cuál es el significado del concepto que surge...

El Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado Plan de estudios del 2011 o “Plan Bolonia”, cuyo solapamiento provoca no pocos desajustes entre alumnado y profesorado iconPlan de estudios estudios propedéuticos




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com