Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo.






descargar 52.87 Kb.
títuloResumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo.
fecha de publicación31.01.2016
tamaño52.87 Kb.
tipoResumen
p.se-todo.com > Documentos > Resumen
Sal Terrae 99 (2011) 385-397

El silencio en la Iglesia

Luis González-Carvajal Santabárbara*

Resumen

En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero –aun tratándose de cuestiones opinables– se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. Sin embargo, el propio magisterio dice que la Iglesia «es un cuerpo vivo, y le faltaría algo a su vida si la opinión pública le faltase; falta cuya censura recaería sobre los pastores y sobre los fieles». Dos modos de ejercer la libertad de palabra en la Iglesia son la corrección fraterna y el disentimiento, que practicaron en el pasado grandes santos.
Abstract

The current Church is experiencing certain unrest on some issues, but –even with regards to debatable subjects– these are kept quiet so as not to be seen in a suspicious light. However, the teachings themselves say that the Church is a «living organism and something would be missing from its life if public opinion were absent; the condemnation of such absence would fall upon the ministers and the faithful». Two ways of exercising freedom of speech in the Church include fraternal correction and dissent, which were practised by great saints in the past.


Silencio preñado de sabiduría y silencio preñado de miedo
Ortega nos transmitió un delicioso relato oriental: «Los discípulos preguntaron una vez al sabio maestro de la India cuál era el gran bramán; es decir, la mayor sabiduría. El maestro no respondió. Creyendo los discípulos que estaba distraído, reiteraron la pregunta. Pero el maestro calló también. Otra vez y otra insistieron los discípulos, sin obtener mejor respuesta. Cuando se hubieron cansado de preguntar, el maestro abrió la boca y dijo: “¿Por qué habéis repetido tantas veces vuestra pregunta, si a la primera os respondí? Sabed que la mayor sabiduría es el silencio”»1.

La Iglesia cultivó ese silencio preñado de sabiduría –aunque quizá no tanto como debiera– en la teología apofática. Pero hay también un silencio malo, nacido del miedo a hablar; aquel al que se referían los conocidos versos de Quevedo:

«No he de callar, por más que con el dedo,

Ya tocando la boca, ya la frente,

Me representes o silencio o miedo.

¿No ha de haber un espíritu valiente?

¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?

¿Nunca se ha de decir lo que se siente?»2.

Pues bien, mi artículo debe hablar de este segundo silencio. El Director de la Revista, al encargarme su redacción, me trasladó las siguientes ideas del Consejo de Redacción: «En la Iglesia nos encontramos hoy en día con muchas cuestiones sobre las que hay cierto mar de fondo, pero silencio en la superficie, porque hablar de ciertos temas es visto con recelo, y muy pronto al que habla se le acusa de heterodoxo. Se justifica muchas veces como la necesidad de no dar la sensación de división cuando hay tanto embate desde fuera... Sin embargo, existe toda una serie de cuestiones sobre las que va siendo urgente una palabra». Supongo que el Consejo de Redacción pensaría en temas como la descentralización de la Iglesia, el ejercicio de la autoridad, el papel de la mujer en la comunidad cristiana, la posible ordenación de varones casados, etc.; cuestiones sobre las que ya reflexioné en otro lugar3.

Indudablemente, hay en la Iglesia una pluralidad y un nivel de debate interno que para sí quisieran otras instancias; sin ir más lejos, los partidos políticos (y confío en que las reacciones a este artículo no desmientan mi apreciación). Como cantaba Paco Ibáñez hace cuarenta años, «en el mundo no hay mayor pecado que el de no seguir al abanderado»4. Pero que otros estén peor no basta para decir que nosotros estamos bien.

Es obvio también que, en lo referente a la libertad de palabra dentro de la Iglesia, la situación actual es muchísimo mejor que la existente durante el pontificado de Pío X, cuando los clérigos del Sodalitium Pianum –una especie de servicio secreto organizado por mons. Benigni con connivencia y financiación vaticana– espiaban a quienes consideraban sospechosos de modernismo teológico, enviando después dossiers al Santo Oficio para que procediera contra ellos.

Pero igualmente debemos decir que hemos retrocedido con respecto a los años del posconcilio, cuando la opinión pública se manifestó en el interior de la Iglesia con una espontaneidad alabada incluso por los mismos pastores. Pablo VI terminaba así su primera Encíclica: «Nos sentimos alegres y confortados al observar que este diálogo en el interior de la Iglesia y hacia el exterior que la circunda es ya una realidad. ¡La Iglesia está viva hoy más que nunca!»5.

Existen, naturalmente, grandes diferencias según los lugares. Algunos dirigentes eclesiales mantienen con sus colaboradores y con el conjunto del pueblo de Dios un estilo de comunicación sencillo y fraternal, pero otros –ya sea por temperamento o por comprender el ministerio de la autoridad desde unas claves teológicas deficientes– no admiten discrepancias ni corrección fraterna.

Unidad y pluralidad en la Iglesia
En las sociedades occidentales, las minorías étnicas, sexuales, religiosas, culturales o estéticas han tomado la palabra, y nuestra cultura resulta muy compleja; casi caótica. Muchas personas, nostálgicas de la seguridad de tiempos pasados, querrían que la Iglesia fuera todo lo contrario: un espacio de pensamiento monolítico. Sin embargo, como decía Balthasar, «la tradición no se ha escandalizado jamás de la pluralidad de los puntos de vista, con tal de que estos se mantengan dentro de la unidad de la Iglesia»6.

Ciertamente, en la Iglesia antigua y medieval la clarificación doctrinal nunca implicó suprimir el rico fenómeno de las escuelas teológicas, que no disimulaban la competencia entre ellas; pero era una competencia leal que enriquecía al conjunto de la Iglesia y a cada una de las escuelas en particular. De modo semejante, en el ámbito de la teología moral los llamados «sistemas morales» –probabilismo, probabiliorismo y equiprobabilismo– se referían a las distintas formas de llegar a un juicio moral vinculante en los casos en que los moralistas mantenían posturas diferentes.

Esa diversidad no provocaba nerviosismo en las autoridades de la Iglesia, porque –como dijo el Concilio Vaticano II– la cultura (y también la teología) «tiene siempre necesidad de una justa libertad para desarrollarse»7. Por tanto, «debe reconocerse a los fieles, clérigos o laicos, la justa libertad de investigación, de pensamiento y de hacer conocer humilde y valerosamente su manera de ver en los campos que son de su competencia»8.

Naturalmente, en la Iglesia, como en cualquier grupo humano, es «necesaria una última autoridad capaz de decir la última palabra. Todo el problema, ya desde el principio, radica en saber en qué consiste decir la última palabra y en qué condiciones hay que darla»9. Por definición, la última palabra debe estar precedida por otras.

El espacio del pluralismo en el interior de la Iglesia queda perfectamente delimitado en una fórmula inspirada en San Agustín (aunque de origen protestante) que el Vaticano II hizo suya: «Haya unidad en lo necesario, libertad en lo dudoso, caridad en todo»10. Haya unidad en lo necesario pone de manifiesto los límites que nunca debe sobrepasar la libertad de palabra en el interior de la Iglesia: Haya libertad en lo dudoso –es decir, en todo lo demás– indica el amplio espacio del pluralismo, que nunca debería recortarse.

Desgraciadamente, cristianos llenos de amor a la Iglesia son a menudo criticados en público, o al menos «descatalogados», no porque sus ideas y actitudes sean heterodoxas, sino porque no son de la misma «línea» o no hablan el mismo lenguaje. Recuerdo la magnífica respuesta que el cardenal Ercole Gonzaga, en carta a un cierto Fra Reginaldo durante el tercer período del Concilio de Trento, dio a quienes le criticaban por ser demasiado libre: «Soy católico y quisiera ser un buen católico. Si no soy miembro de la hermandad del rosario o de las “señoras de Ravenna”, paciencia: basta con que sea discípulo de Cristo»11. No tengo la menor idea de lo que serían en el siglo XVI la hermandad del rosario o las señoras de Ravenna, pero supongo que, para captar el sentido de la frase, basta sustituir dichos nombres por otros actuales a quienes se atribuye frecuentemente el monopolio de la fidelidad cristiana.

La opinión pública en la Iglesia
Pío XII, en un famoso discurso preparado para el Congreso Internacional de Periodistas Católicos, tras explicar que la opinión pública es el eco más o menos espontáneo que suscitan las noticias en quienes se sienten responsables de la suerte de su comunidad, concluyó que, «allí donde no apareciera manifestación alguna de la opinión pública, allí, sobre todo, donde hubiera que registrar su real inexistencia, sea la que sea la razón con que se explique su mutismo o su ausencia, se debería ver un vicio, una enfermedad, un mal de la vida social»12. El discurso terminaba diciendo que, si eso es válido para cualquier sociedad, lo será también para la Iglesia: «Finalmente, Nos querríamos todavía añadir una palabra referente a la opinión pública en el seno mismo de la Iglesia (naturalmente, en las materias dejadas a la libre discusión). Se extrañarán de esto solamente quienes no conocen la Iglesia o quienes la conocen mal. Porque la Iglesia, después de todo, es un cuerpo vivo, y le faltaría algo a su vida si la opinión pública le faltase; falta cuya censura recaería sobre los pastores y sobre los fieles»13.

Así, pues, según Pío XII, cualquier cristiano o colectivo eclesial tiene el derecho, y a veces el deber, de hacer públicas sus opiniones sobre las cuestiones de orden teórico o práctico que afectan a la vida de la comunidad cristiana y entran dentro de ese legítimo pluralismo que decíamos más arriba, porque de la discusión libre de esos temas saldrá la luz.

Por aquellos años, Karl Rahner dedicó al tema un breve estudio en el que explicaba: «La opinión pública constituye para la autoridad eclesiástica un medio por el que se le proporciona el necesario conocimiento de la realidad, dentro de la cual –y teniéndola en cuenta– debe desempeñar su función de gobierno espiritual». Para cumplir su misión, la autoridad de la Iglesia necesita saber «cómo piensan y sienten los hombres, qué cosas aman y desean, de qué se escandalizan, qué disposición les resulta difícil y penosa, en qué aspectos ha cambiado su modo de ser, cuáles son los problemas que los intranquilizan, cuáles son las respuestas o reglamentaciones tradicionales que no les satisfacen...»14. Si los obispos «no se aviniesen a “dejar hablar” alguna vez a la gente (dicho con más erudición: si no toleraran y hasta fomentaran, con valentía, paciencia y cierto optimismo libre de miedo, la opinión pública en la Iglesia), correrían el peligro de gobernar a la Iglesia burocráticamente, desde el gabinete, en vez de escuchar la voz de Dios también en la voz del pueblo»15. Y añadía: Los fieles, por su parte, «deben llegar a comprender [...] que en ciertas circunstancias puede uno tener hasta la obligación de pronunciar, dentro de los límites de lo permitido, una palabra de crítica, aunque en la “esfera superior” no se granjeen siempre en seguida elogios y reconocimientos. (¡Cuántos ejemplos hay de ello en la historia de los santos!)»16.

Dos décadas después del discurso de Pío XII, la Instrucción Pastoral Communio et progressio (23-5-1971) argumentó de forma semejante. Tras desarrollar la importancia de la opinión pública y la libertad de expresión en la sociedad civil, aplicó las conclusiones alcanzadas al interior de la Iglesia: «Es necesario que los católicos sean plenamente conscientes de que poseen verdadera libertad de expresar su pensamiento» en el seno de la Iglesia. Por su parte, «las autoridades correspondientes han de cuidar de que el intercambio de las legítimas opiniones se realice en la Iglesia con libertad de pensamiento y de expresión». Naturalmente, «las verdades de fe pertenecen a la esencia misma y no pueden en modo alguno estar sujetas a la libre interpretación de cada uno», pero los católicos «pueden y deben investigar libremente para llegar a interpretar más profundamente las verdades reveladas, a fin de que estas se expongan mejor a una sociedad múltiple y cambiante»17.

En nuestros días, desgraciadamente, existen más reticencias frente a la libertad de expresión en la Iglesia. Un ejemplo es la Instrucción Pastoral Aetatis novae, hecha pública el 22 de febrero de 1992 por el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales con motivo del vigésimo aniversario de Communio et progressio. Citaba el canon 212 del Código de Derecho Canónico, recogiendo la afirmación de que los fieles tienen «el derecho, y a veces incluso el deber, de expresar a los pastores su opinión sobre las cuestiones que conciernen al bien de la Iglesia»18, pero cortaba ahí la cita, omitiendo lo que sigue sobre el derecho a manifestar también su opinión a los demás fieles19.

Probablemente esas reticencias se deben a que, al socaire de la libertad de expresión, se han dado innegables excesos. Ha dado la impresión –dice Félix García Olano– de que algunas comunidades «se han erigido en Iglesias paralelas, con un magisterio propio, sin un excesivo interés por mantener una línea de diálogo y sintonía con sus obispos y el resto de la comunidad eclesial»20. Pero, naturalmente, convendría no olvidar aquello de abusus non tollit usum.

Veamos a continuación dos modos de ejercer la libertad de palabra en la Iglesia: la corrección fraterna y el disentimiento.

La corrección fraterna
Decía Joseph Ratzinger, en uno de sus primeros trabajos teológicos, que «lo que necesita la Iglesia de hoy (y de todos los tiempos) no son panegiristas de lo existente, sino hombres en quienes la humildad y la obediencia no sean menores que la pasión por la verdad»21.

Según esto, debe ser posible ejercer la corrección fraterna en la Iglesia sin sufrir represalias (decía San Bernardo que, si intentara corregir a los malos obispos, «se enojarían contra mí, cuando sería lo razonable enojarse contra sí mismos»22). Aparte, naturalmente, de que donde no hay libertad de crítica cualquier elogio resulta sospechoso.

El ejemplo neotestamentario más conocido es la abierta protesta de Pablo a propósito de la postura ambigua de Pedro con relación a los judaizantes: «Cuando llegó Cefas a Antioquía, tuve que encararme con él, porque era reprensible» (Ga 2,11).

En la Edad Media, este derecho fue ejercido ante los obispos e incluso papas por cristianos de gran prestigio personal. Recordemos algunos ejemplos clásicos:

Santa Catalina de Siena critica a los malos pastores que «no solo no dan los bienes que están obligados a repartir entre los pobres, sino que se los quitan a otros por la simonía y ansias de dinero, y venden la gracia del Espíritu Santo. [...] Aman a sus súbditos tanto como pueden saquearlos, y no más. No gastan los bienes de la Iglesia sino en vestidos para el cuerpo, en andar con trajes delicados; no como clérigos y religiosos, sino como señores y galanes de corte. Procuran tener buenos caballos y mucha vajilla de oro y plata, ornatos para la casa»23.

San Bernardo, por su parte, dirigió al papa Eugenio III un largo escrito –que, según Benedicto XVI, «es una lectura obligada para todo papa»24– en el que decía cosas como estas: «¿Cómo me atreveré a decir lo que pienso? Veo bien lo que amenaza. Clamarán que es una cosa no acostumbrada, pues no podrán negar que sea justa»25. «No se sabe que [San Pedro] saliese jamás adornado de piedras o de sedas, ni cubierto de oro, ni llevado en blanco caballo, ni acompañado de tropa, ni cercado del ruidoso séquito de ministros. [...] En esto habéis sucedido, no a Pedro, sino a Constantino»26. En cuanto a la provisión de cargos eclesiásticos, decía: «Hay quien ruega por otro, hay tal vez quien ruega por sí mismo. Aquel por quien os ruegan se hace sospechoso; el que ruega por sí mismo ya está juzgado. [...] Al que adula y al que habla al gusto de cada uno, reputadle uno de los que ruegan, aunque nada ruegue»27. Debéis promover a los cargos, «no a los que lo desean, no a los que corren, sino a los que se detienen, a los que rehúsan [...]; a aquellos que, fuera de Dios, nada temen y, si no es de Dios, nada esperan»28. «Considerad que la santa Iglesia romana que, siendo Dios el autor, gobernáis es madre de las iglesias, no señora; que vos sois, no señor de los obispos, sino uno de ellos, hermano de los que aman a Dios y compañero de los que le temen»29.

San Antonio de Padua utilizaba un lenguaje mucho más duro para criticar a los malos pastores: «Los centinelas de la Iglesia están todos ciegos, privados de la luz de la vida y de la ciencia. [...] Predican por dinero. [...] Duermen en pecado. [...] Tienen cara de meretriz y rehúsan avergonzarse (Jr 3,3). Ignoran la saciedad y dicen siempre: Más, más. Nunca dicen: Basta»30. «El conjunto o asamblea de los fieles se aparta de la estabilidad de la fe, de la santidad de la vida, a causa del ejemplo de maldad de los prelados. [...] El prelado esclavizado por la malicia, ensoberbecido, [es como un] mono en el tejado [simia in tecto] presidente del pueblo de Dios»31. «Advierte que [a Pedro] le fue dicho por tres veces apacienta, y ni una sola vez trasquila u ordeña. [...] ¡Ay del que ni siquiera una vez apacienta, pero tres o cuatro veces trasquila y ordeña! [...] Estas dos cosas acontecen hoy a los pastores de la Iglesia: carecen del poder de las obras virtuosas y les falta la luz de la ciencia»32.

Tan duro es el lenguaje que no sé si esa corrección puede calificarse verdaderamente de «fraterna». Sin embargo, tales críticas no impidieron que fuera canonizado por Gregorio IX a menos de un año de su muerte, lo cual conviene resaltar en alabanza de dicho Papa (decía Marañón que «el mérito de la verdad no es casi nunca de quien la dice, sino casi siempre de quien sabe escucharla»33).

Desgraciadamente, lo habitual en nuestros días es no corregir jamás a las autoridades de la Iglesia cara a cara, como Pablo a Pedro, sino criticarlas por detrás. Juan Mª Laboa, en la última lección que dictó en la Facultad de Teología «San Dámaso», caracterizó al clero como un «colectivo que mantiene con constancia un pagano culto a la personalidad en relación con sus jerarcas, aunque, al mismo tiempo, en nuestras conversaciones particulares, seamos enormemente críticos con todos nuestros superiores»34. Recordemos que, según el famoso discurso de Pío XII citado más arriba, cuando eso ocurre, s necesario censurar tanto a los responsables eclesiales como a sus subordinados.

El disentimiento
Tras la corrección fraterna, debemos hablar del disentimiento. Decía D. Ramón Buxarrais, obispo dimisionario de Málaga, que «sería una equivocación “decapitar” la discrepancia. La actitud de Gamaliel nos recuerda que luchar contra quienes no piensan (excepto en lo esencial, claro está) de acuerdo con lo oficialmente establecido, podría ser una lucha contra Dios. Por eso opino que los grupos discrepantes en la Iglesia no deben morir, aunque a veces resulten incómodos y molestos. Dios a veces también lo es»35.

A menudo confundimos la unidad con la uniformidad, y nos aterran los conflictos. Conviene recordar que la oposición era para Heráclito algo en sí fecundo, lleno de vida y fuerza creadora, y en este sentido se ha de entender su aforismo: «La guerra es madre de todo»36.

La Iglesia perdería todo su dinamismo si desaparecieran las diferencias en su interior, porque, como dijo Tony de Mello, «una sociedad que domestica a sus rebeldes ha conquistado su paz, pero ha perdido su futuro»37. Lo que necesitamos, naturalmente, es un consenso acerca de la legitimidad de la discrepancia y los límites que no debe traspasar para ser aceptable.

Conviene recordar aquí que, en los años veinte del pasado siglo, Romano Guardini desarrolló la propia filosofía de la vida como «filosofía de la oposición»38. Desgraciadamente, ese libro pasó un tanto desapercibido y se olvidó pronto, porque encajaba mal en el ideal de una Iglesia monolítica.

A veces se trata como si fueran peligrosos enemigos a quienes, aun dentro del pluralismo legítimo, discrepan de la línea oficial. El beato Newman –que sufrió en carne propia esa experiencia–, en carta a Mr. Maskell, escribió indignado: «Nunca esperé ver tal escándalo en la Iglesia. Sé que se han dado escándalos semejantes en tiempos anteriores, incluso en concilios, pero creía que la Iglesia estaba expuesta a demasiadas miradas vigilantes y hostiles para permitir que aun los eclesiásticos más temerarios, tiránicos y crueles hiriesen y traspasasen de tal modo a las almas religiosas y cooperasen así con los que quieren la caída de la Iglesia»39.

Debemos decirlo: «Una autoridad que no tolera una “oposición leal” es –especialmente en la Iglesia y en las Iglesias– más una amenaza que un apoyo para la unidad y armonía de la comunidad»40.

Cuando el silencio es noble
El ejercicio de la libertad de expresión en la Iglesia requiere madurez tanto en la jerarquía como en el pueblo fiel. Las autoridades –escribe Jorge Piquer– «deben llegar a ver que también en la Iglesia puede haber una “muy leal oposición a Su Majestad”, la cual en el transcurso de la historia de la Iglesia, a menudo, ha producido asimismo santos en sus filas». Los fieles, a su vez, deben admitir que ellos no tienen la última palabra. «Después de haber manifestado el propio parecer, después de haber estudiado y expuesto las razones que vemos, [...] es posible que la jerarquía se manifieste en otro sentido. ¿Qué hacer en este caso? Obedecer». Es costoso. «Se necesita una gran preparación interna para saber aceptar decisiones últimas sin rencor ni estridencias»41. No todos lo consiguen. Pongamos dos ejemplos del siglo XIX:

Cuando, en 1849, dos obras de Rosmini –Las cinco llagas de la Santa Iglesia y Constitución según la justicia social– fueron incluidas en el índice de libros prohibidos, calló y acató. Hoy sus ideas han sido ampliamente aceptadas en la Iglesia, y en 2007 fue beatificado.

En cambio, Lamennais, viendo condenadas sus ideas por Gregorio XVI42 –ideas que, como las de Rosmini, hoy son moneda corriente–, rompió con la Iglesia (y, por cierto, perdió rápidamente influencia). Sin duda, el sentido de comunión eclesial de Lamennais era muy deficiente (bien que sufrió por ello su hermano Juan María, el fundador de los Hermanos Menesianos). Pero siempre que alguien rompe la comunión, todos los demás –y particularmente la jerarquía de la Iglesia– deberíamos preguntarnos si no le habremos hecho demasiado difícil la fidelidad43.

* Profesor en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Comillas. Madrid. .

1. J. Ortega y Gasset, El Espectador - VII, en Obras completas, t. 2, Revista de Occidente, Madrid 19574, 625.

2. F. de Quevedo y Villegas, Epístola Satírica y Censoria contra las costumbres presentes de los castellanos, en Obras completas, t. 2, Aguilar, Madrid 19786, 447. Ciertamente, los versos no se refieren a la Iglesia, sino a la situación política española en el siglo XVII.

3. Cf. L. González-Carvajal, Los cristianos del siglo XXI. Interrogantes y retos pastorales ante el tercer milenio, Sal Terrae, Santander 20053.

4. P. Ibáñez, La mala reputación, en Paco Ibáñez en el Olimpia, Fonogram, Madrid 1972.

5. Pablo VI, Ecclesiam suam (6-8-1964), n. 110, en Once grandes mensajes, BAC, Madrid 199214, 315.

6. H.U. von Balthasar, Ensayos teológicos, t. 1 (Verbum Caro), Guadarrama, Madrid 1964, 276-277.

7. Concilio Vaticano II, Gaudium et Spes, 59 b.

8. Concilio Vaticano II, Gaudium et Spes, 62 g.

9. J.M. Laboa, «Entre la ortodoxia y la libertad. La Iglesia ante el pluralismo», en Instituto Superior de Pastoral, Pluralismo y comunión en la Iglesia, Verbo Divino, Estella (Navarra) 1994, 50.

10. Concilio Vaticano II, Gaudium et Spes, 92 b. (Sobre la historia de la fórmula, véase Y.M. Congar, Santa Iglesia, Estela, Barcelona 19682, 108-109).

11. H. Jedin, Historia del Concilio de Trento, t. IV, vol. 1, Universidad de Navarra, Pamplona 1981, 152.

12. Pío XII, Discurso al Primer Congreso Internacional de la Prensa Católica, n. 4, en Doctrina Pontificia, t. 2, BAC, Madrid 1958, 970. Este discurso debía haberlo pronunciado Pío XII el 17 de febrero de 1950, pero no pudo hacerlo, debido a la enfermedad que le aquejaba en aquellos días. Sin embargo, apareció en «L’Osservatore Romano» al día siguiente y se recogió después en Acta Apostolicae Sedis 42 (1950), 251-257.

13. Pío XII, Discurso citado, n. 22 (ed. cit., 974).

14. K. Rahner, La libertad de palabra en la Iglesia, Criterio, Buenos Aires 1956, 21.

15. Ibid., 25-26.

16. Ibid., 37-38.

17. Pontificia Comisión para los Medios de Comunicación Social, Communio et progressio, nn. 116-117 [P. Cebollada García (ed.), Del Génesis a Internet. Documentos del Magisterio sobre las comunicaciones sociales, BAC, Madrid 2005, 601-602].

18. Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, Aetatis novae, n. 10 a [P. Cebollada García, (ed.), Del Génesis a Internet..., 900].

19. Código de Derecho Canónico, canon 212 § 3, BAC, Madrid 1983, 84-85.

20. F. García Olano, «Las otras palabras en la Iglesia»: Misión Abierta (1991), 47.

21. J. Ratzinger, El nuevo pueblo de Dios, Herder, Barcelona 1972, 292-293.

22. Bernardo de Claraval, Sermones sobre el Cantar de los Cantares, 77, 2, en Obras completas, t. 2, BAC, Madrid 1955, 517.

23. Catalina de Siena, El Diálogo, 121, en Obras, BAC, Madrid 1980, 286-287.

24. Benedicto XVI, Luz del mundo, Herder, Barcelona 2010, 83.

25. Bernardo de Claraval, Sobre la consideración, lib. 4, cap. 2, n. 3, en Obras completas, t. 2, BAC, Madrid 1955, 636.

26. Ibid., lib. 4, cap. 3, n. 6 (639).

27. Ibid., lib. 4, cap. 4, n. 9 (641).

28. Ibid., lib. 4, cap. 4, n. 12 (642).

29. Ibid., lib. 4, cap. 7, n. 23 (651).

30. Antonio de Padua, Sermón en el domingo 4º después de Pentecostés, en Sermones dominicales y festivos, t. 1, Espigas, Murcia 1995, 724-725.

31. Antonio de Padua, Sermón en el domingo 9º después de Pentecostés, en Sermones dominicales y festivos, t. 1, 904-905.

32. Antonio de Padua, Sermón en la fiesta de los apóstoles San Pedro y San Pablo, en Sermones dominicales y festivos, t. 2, Espigas, Murcia 1995, 2.288-2.289.

33. Cit. en J. I. González Faus, La libertad de palabra en la Iglesia y en la teología. Antología comentada, Sal Terrae, Santander 1985, 7.

34. J.M. Laboa, «Mi docencia en el Centro de Estudios S. Dámaso»: XX Siglos 16/55 (2005), 116.

35. R. Buxarrais, «Discrepancias en la Iglesia»: Vida Nueva 2.048 (6-7-1996), 33.

36. Heráclito, fragmento 53 [C. Eggers, y V.E. Juliá (eds.), Los filósofos presocráticos, t. 1, Gredos, Madrid 1978, 347].

37. A. de Mello, El canto del pájaro, en Obra completa, t. 1, Sal Terrae, Santander 2003, 240.

38. Cf. R. Guardini, Der Gegensatz. Versuche zu einer Philosophie des Lebendig-Konkreten, Matthias-Grünewald, Mainz 1925.

39. R. Sartino, Another look at John Henry Cardinal Newman, e-book, p. 26, en línea, http://www.traditioninaction.org/bkreviews/Internet_Files/A_028_Another_Look_at_Newman.pdf (Consultado el 19 de marzo de 2011).

40. P. Huizing, «¿Qué significa el “derecho a disentir” en la Iglesia? II. El pueblo de Dios»: Concilium 178 (1982), 160.

41. J. Piquer, La opinión pública en la Iglesia, Estela, Barcelona 1965, 79, 86 y 88.

42. Cf. Gregorio XVI, Mirari vos (15-8-1832) [P. Galindo (ed.), Colección de encíclicas y documentos pontificios, t. 1, Acción Católica Española, Madrid 19677, 3-11].

43. Cf. A. Hastings, «La culpabilidad en el comienzo y desarrollo de las crisis»: Concilium 114 (1976), 114-120.

similar:

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconEntrevista: Es la acción de desarrollar una charla con una o más...

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconBueno, hoy voy a ser breve, porque lo importante es que luego tengamos...

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconCierto filosofo que en una ocasión comparo al hombre con el pájaro...

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconManual sobre radiodifusióN
«El hombre viejo tiene que aprender a vivir con lo que ha sido, el maduro con lo que ya no podrá ser. Pero el joven, a menudo, no...

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconCómo crecer hacia su máximo potencial
«Nada te conmueve. Solo te dejas arrastrar por la vida». Él guarda silencio largo rato y entonces, más para sí mismo que para ella,...

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconCómo crecer hacia su máximo potencial
«Nada te conmueve. Solo te dejas arrastrar por la vida». Él guarda silencio largo rato y entonces, más para sí mismo que para ella,...

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconCómo crecer hacia su máximo potencial
«Nada te conmueve. Solo te dejas arrastrar por la vida». Él guarda silencio largo rato y entonces, más para sí mismo que para ella,...

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconCómo crecer hacia su máximo potencial
«Nada te conmueve. Solo te dejas arrastrar por la vida». Él guarda silencio largo rato y entonces, más para sí mismo que para ella,...

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconDeficiencia tanto de docencia como de Alumnado
«Yo creo que fue más que nada fue como un acuerdo, tenían muchos problemas por diversas cuestiones, pero aún así llevan una relación...

Resumen En la Iglesia actual hay cierto mar de fondo sobre ciertos temas, pero -aun tratándose de cuestiones opinables- se guarda silencio para evitar ser vistos con recelo. iconSe es libre, pero no para ser VIL: no para ser indiferente a los...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com