Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario






descargar 266.34 Kb.
títuloTabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario
página1/9
fecha de publicación24.10.2015
tamaño266.34 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


Tabla de contenido Relatoría IV Encuentro Nacional de Periodismo Comunitario

Introducción y contexto……………………………..Pág 1

Visita a Full Producciones (Barrio Villa Laura Comuna 13)……………………Pág 3

Los medios comunitarios: refugio para protegerse y alejarse de la guerra……Pág 4 -10

Visita a 4Bits Radio (Comuna 4-Barrio Aranjuez)……..Pág 10 - 16

Visita a Ciudad Comuna (Comuna 8-Barrio Caicedo La Toma)……………….Pág 16 - 22

Noviembre 26 de 2014. Actividad: conferencias de expertos invitados…………….Pág 23

Intervención Decano de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia David Hernández García…….Pág 23

Intervención Secretario de Comunicaciones de la Alcaldía de Medellín Waldir Ochoa Guzmán…….Pág 24

Conferencia: El rol de los medios alternativos y comunitarios en la construcción de una Política Publica de Medios por Francisco Sierra (España)……..Pág 25 -30

Conferencia: Experiencias en la construcción de una Política Pública de Comunicación Comunitaria por Débora Pérez (Colombia - Bogotá)………Pág 31-37

Conferencia: Políticas públicas y participación social por Guillermo Mastrini (Argentina)…Pág 37- 43

Mesa de trabajo: Radio……..Pág 43 - 53

Mesa de trabajo: Medios digitales….. Pág 53 - 56

Mesa de trabajo: Prensa……Pág 57 - 58

Mesa de trabajo: Televisión……..Pág 58 - 60

Relatoría IV Encuentro de Periodismo Comunitarioc:\users\maribel acosta\appdata\local\microsoft\windows\temporary internet files\content.word\cabezote_sin_fecha-01.jpg

(Medellín, noviembre 25 y 26 de 2014)

Introducción - Contexto

Los días 25 y 26 de noviembre de 2014 se llevó a cabo en Medellín el IV Encuentro Nacional de Periodismo Comunitario. Durante estos dos días, reconocidos expertos invitados como Guillermo Mastrini (Argentina), impulsor de la Ley de Medios en su país, Francisco Sierra (España), Director General del CIESPAL (Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina), y Débora Pérez (Bogotá-Colombia), líder en la formulación de la Política de Comunicación Comunitaria de Bogotá, visitaron las instalaciones de diferentes medios comunitarios como 4 Bit Radio, Ciudad Comuna y Full Producciones de las comunas 4 , 8 y 13 de Medellín para intercambiar conocimientos con sus integrantes. Además, ofrecieron interesantes conferencias abiertas al público en el Auditorio Plaza de La libertad y lideraron, con el acompañamiento de otros expertos locales, mesas de trabajo en radio, prensa, televisión y medios digitales de las que participaron miembros de diferentes medios alternativos municipales y regionales. En el marco del certamen también se desarrolló el V Premio de Periodismo Comunitario que entregó reconocimientos por $55.566.000, exaltando la labor comunicativa y social de los ganadores y participantes, quienes evidencian la evolución y riqueza de iniciativas que alberga la ciudad.

Todas estas actividades de las que participaron 225 personas tuvieron un objetivo primordial: generar espacios de reflexión y discusión participativa para obtener insumos que permitan formular una Política Pública de Medios Comunitarios que a su vez ayude, promueva y mejore las condiciones para el ejercicio de este movimiento en la ciudad.

La presente relatoría describe los momentos más relevantes vividos durante el IV Encuentro Nacional de Periodismo Comunitario y recoge las principales conclusiones propositivas producto de ellos.

Noviembre 25 de 2014

Actividad: visitas a medios comunitarios

Medios visitados:

  • Full Producciones (Comuna 13)

  • 4 Bits Radio (Comuna 4)

  • Ciudad Comuna (Comuna 8)


Visita a Full Producciones (Barrio Villa Laura Comuna 13)

Participantes:

  • Guillermo Mastrini (Ponente invitado - Argentina)

  • Francisco Sierra (Ponente invitado - España)

  • Débora Pérez (Ponente invitada – Bogotá-Colombia)

  • Carolina Giraldo (Secretaría de Comunicaciones -Alcaldía de Medellín)

  • Juan Carlos Gutiérrez (Full Producciones)

  • Óscar Arbeláez (Full Producciones)

  • Érika Meléndrez (Coordinadora del IV Encuentro)

  • Juan David Delgado V. - Relator


Antes de iniciar la conversación los asistentes se presentan. El relator expone la dinámica de la visita: (1) el equipo de Full Producciones presenta su iniciativa, (2) los invitados realizan preguntas a Full Producciones, (3) el equipo de Full Producciones realiza preguntas a los invitados.

Para darle contexto al encuentro resulta necesario ubicar geográfica e históricamente a los tres ponentes. El relator cuenta que la Comuna 13 situada en el centro occidente de la ciudad comprende 21 sectores dentro de los que se encuentra Villa Laura, el barrio donde quedan las instalaciones de Full Producciones. Juan Carlos Gutiérrez, miembro de este medio aclara que en realidad no son 21 sino 33 y deja en evidencia un primer asunto importante para considerar y revisar: ¿Están actualizadas las listas de barrios o sectores que componen cada una de las comunas de Medellín? ¿Se reconocen y se visibilizan todas las comunidades que las habitan desde la Administración Municipal y la sociedad en general?

El barrio Villa Laura, tal y como sucedió con muchos otros sectores de las periferias de la ciudad, fue producto de un proceso de urbanización y colonización masiva derivada del auge industrial que tuvo Medellín, principalmente, desde los años 60 en adelante, sumado a los desplazamientos masivos que desde los centros rurales se dieron hacia las urbes a causa del conflicto urbano que se agudizaba en ellos. Así, para los años 80 se llegó al punto de creer que la Comuna 13 era la mayor invasión que existía en América Latina.

Como un ejercicio de reconstrucción de la memoria de la Comuna 13, Óscar Arbeláez de Full Producciones hace referencia a episodios de violencia que se han desarrollado en la zona y que han sido parte del escenario en el que ellos como colectivo han tenido que llevar a cabo su labor comunicativa. Hace alusión a los antiguos enfrentamientos entre guerrillas y grupos de autodefensas en el territorio, sumadas a las intervenciones militares por parte del Estado donde destaca la Operación Orión en 2002 que dejó más de 350 personas detenidas arbitrariamente, 70 muertos, 40 heridos, ocho desaparecidos durante las operaciones, 60 desaparecidos en los meses siguientes y un incalculable número de desplazamientos forzados al interior de la ciudad.

Por muchísimos años esta comuna vivió un alto nivel de desamparo por parte del Estado; no obstante, tal y como sucede no sólo con otras localidades marginadas de la ciudad sino del país, estos lugares se convierten en importantes epicentros de la comunicación comunitaria en respuesta a las diferentes problemáticas que enfrentan, a la necesidad de visibilizarlas, de darles voz a los que no la tenían y de afianzar su identidad.

Los medios comunitarios: refugio para protegerse y alejarse de la guerra

Juan Carlos Gutiérrez de Full Producciones narra cómo la posibilidad de integrar un medio comunitario fue una oportunidad fundamental para orientar su vida hacia otras actividades en un momento en el que la comuna experimentaba serias problemáticas de orden público. Full Producciones nace de un proceso de comunicación para la comunidad que surge en sus principios como un canal barrial a través del cual diversas actividades del sector como misas, partidos de fútbol, procesiones, celebraciones de Semana Santa, entre otras, se trasmitían a los habitantes de la zona. Alrededor de 30 personas, principalmente, jóvenes comenzaron a integrar entonces el canal, una cuestión que los llevó por un lado a estar al margen del conflicto como actores y a ser de alguna manera respetados por los grupos armados que practicaban el reclutamiento de niños y jóvenes en el territorio. Dicho de otro modo, instrumentos como cámaras de video o de fotografía y micrófonos fueron y siguen siendo vistos como elementos de reconocimiento social y entran a remplazar a las armas en la vida de muchos adolescentes.

La primera percepción de Juan Carlos Gutiérrez al hacer parte del canal es que realmente los medios de comunicación comunitarios generan y fortalecen la identidad de los barrios y sus pobladores. Pronto evidenció que la propuesta era bien recibida por la comunidad quien se sentía representaba y recibía con agrado los contenidos del canal.

Sin embargo, el auge de la iniciativa llegó a su fin cuando en el año 2000, por nuevas regulaciones del sector de las telecomunicaciones en el país, las licencias para estos canales comunitarios expiran, derivando en su terminación. Este hecho generó un vacío y una ruptura en el proceso durante algún periodo; sin embargo, la necesidad, las ganas de hacer comunicación para la comunidad y la convicción de que debían continuar arrebatándole niños y jóvenes a la guerra, hicieron que en el año 2007, antiguos miembros del canal fundaran el proyecto Full Producciones como se le conoce hasta la actualidad.

Por los diferentes procesos formativos liderados por Full Producciones en materia audiovisual ya han pasado más de 80 personas que encontraron en esta iniciativa una nueva oportunidad de escapar a las inclemencias de la guerra. Como si fuera poco hoy por hoy, este medio ya convertido en productora audiovisual que cuenta con un amplio portafolio de servicios y productos, goza de un amplio recorrido y prestigio en la ciudad gracias a los múltiples premios y reconocimientos otorgados en el ámbito del periodismo comunitario.

Una clave fundamental según Juan Carlos y Óscar para que Full producciones haya sobrevivido a lo largo de estos años, tiene que ver con la autogestión permanente que todos los miembros del colectivo adelantan. Al respecto comentan que depender única y exclusivamente de programas como Presupuesto Participativo liderado por la Alcaldía de Medellín y el Inder, que si bien ofrece recursos importantes, no garantiza la supervivencia del medio en el tiempo, incentiva la competencia desleal entre los mismos medios de las comunas y va en detrimento de la calidad de los contenidos, dado que se tienen que ejecutar los incentivos de manera acelerada para cumplir con los cronogramas y metas exigidas por el programa.

Dentro de sus experiencias de autogestión más significativas se destaca la formación de dos miembros del equipo de Full Producciones a través de pasantías en el Centro Ático de la Universidad Javeriana, un espacio que para muchos expertos es el principal centro de recursos tecnológicos, de innovación en educación y entretenimiento de América Latina.

Este tipo de experiencias ha hecho que Full Producciones base su quehacer en un mejoramiento constante de sus productos para poder entrar a competir más equitativamente en el mercado, basándose en la premisa de que no por el hecho de hacer comunicación comunitaria, ésta tenga que ser “pobre o mediocre”. La cualificación de los miembros del colectivo también ha sido un paso importante, ya que la mayoría de ellos ostenta títulos profesionales, tecnológicos o técnicos.

Como objetivo primordial los miembros de este colectivo mantienen su apuesta por construir memoria y visibilizar sus problemáticas: “Somos un país olvidadizo, por eso no nos movilizamos ante la injusticia” dice Óscar Arbeláez: “Es fundamental reconocer lo que ha pasado, así sea triste, para saber hacia dónde vamos”, agrega.

Además de que hoy Full Producciones funciona como una productora de piezas audiovisuales con énfasis social que se muestra al mundo principalmente a través de su plataforma web y de las redes sociales, también mantiene una alianza con la Parabólica del Barrio El Salado para alimentar la programación y apoyar la operación del canal comunitario Visión 13 de la misma comuna. Este último medio logró sobrevivir a los cierres masivos de canales comunitarios que vivió el país en el año 2000, conservando su licencia para trasmitir a pesar de que se vio fuertemente afectado, casi al borde del cierre, por la competencia dispareja con la gran cantidad de cable operadores que comenzaron a entrar a la ciudad en la década de los 90.

Al escuchar esta historia Guillermo Mastrini pregunta al equipo de Full Producciones: -¿Qué pasaría si alguien decide instalar una antena para trasmitir? Óscar Arbeláez, responde: - La quitarían y probablemente te sancionen.

Guillermo Mastrini anota que en Argentina, por ejemplo, “Si alguien instala una antena el Estado no lo veta. Controla e indaga por ciertos aspectos pero finalmente tú puedes negociar y aguantar tu antena. En Colombia es curioso que a algunos lugares el Estado no llegue para atender sus necesidades sociales pero sí para sancionar o reprimir sus formas de comunicación”.

En este momento del encuentro se abre una discusión importante para tener en cuenta con miras a una posible Política de Medios Comunitarios: el tema de las licencias y de la libertad para fundar medios alternativos de comunicación.

En Colombia todo canal comunitario de comunicación tanto de televisión o de radio debe contar con una licencia de funcionamiento expedida por la autoridad competente. Este es un proceso bastante complicado que presenta muchísimas exigencias y cupos muy limitados para la cantidad de iniciativas que se generan en las distintas comunidades. La competencia con los cable operadores y las cadenas radiales comerciales puso en vilo la supervivencia de muchísimos medios alternativos de la ciudad y hoy por hoy coarta y limita la libertad de expresión y la generación de nuevos medios de comunicación comunales. Revisar y establecer lineamientos más equitativos con respecto a este tema de la mano de las autoridades implicadas tanto a nivel local y regional como nacional es fundamental para mejorar las condiciones de competencia.

No podemos desconocer que existen iniciativas de comunicación comunitaria que llevan muchos años asentadas en los diferentes barrios, soportando conflictos y problemáticas de distintas naturalezas, sobreviviendo de cuenta propia y de alguna manera supliendo la necesidad comunicacional del territorio abandonada por el Estado durante largos periodos. Ahora, después de mucho tiempo, cuando el Estado retoma el control de comunas como la 13 y expande su presencia a esta zona de la ciudad con diversos programas y con la fuerza pública, se da también la llegada masiva de cable operadores y de emisoras comerciales. Este fenómeno ha hecho que muchas de estas iniciativas comunitarias desfallezcan y que las que sobreviven sigan luchando en medio de una competencia y de un mercado que propone condiciones desiguales.

Las exigencias de las autoridades para conservar un canal comunitario a nivel técnico eran y siguen siendo sencillamente casi inalcanzables para una comunidad independiente. Evaluar estas exigencias y/o brindar apoyos financieros para dotación, equipamiento y capacitación sería otro de los temas a revisar, ya que en este marco sólo las grandes empresas de telecomunicaciones pueden acceder a estos recursos con el agravante que sus propuestas comunicativas e informativas no generan ni fortalecen la identidad de las comunidades en particular, se aleja de las necesidades concretas de comunicación de cada territorio y están llenas de contenidos apartados de sus realidades.

Al respecto los miembros del colectivo Full producciones lanzan la siguiente pregunta: ¿Cuántos programas que visibilicen a la comunidad de la Comuna 13 ha grabado UNE, Telmex, Claro, Movistar o Directv?

En conclusión, una Política Pública no debe perder de vista la necesidad de los canales comunitarios, su rol social y comunicativo para suplir y visibilizar las necesidades y particularidades de un territorio, de allí que su labor deba ser garantizada y protegida bajo escenarios de mejores condiciones para su ejercicio. En comunas como la 13 de Medellín, tan golpeadas por el conflicto armado y a la vez tan estigmatizadas por el cubrimiento informativo parcializado de los medios masivos de comunicación que se limitaron a contar sus propias versiones sobre este fenómeno, a desvirtuar y a catalogar peyorativamente a los pobladores de la zona, evidencia la necesidad de fortalecer las iniciativas de comunicación comunitaria en aras de que las historias y las noticias salgan de sus propias voces, de su experiencia y conocimiento como habitantes del territorio.

Juan Carlos Gutiérrez continúa contando la historia de Full producciones, explicando que en la actualidad el sostenimiento de la productora depende de la autogestión grupal. Débora Pérez le pregunta al respecto ¿Se han vendido productos? Juan Carlos Gutiérrez responde: “Se han vendido algunas piezas. Por ejemplo, hemos trabajado mucho con la Alcaldía. Con la Oficina de Paz y Reconciliación estuvimos acompañando el proceso de desmovilización de grupos armados en la ciudad, documentando audiovisualmente el proyecto Comunidades Constructoras de Paz y Reconciliación.

Guillermo Mastrini pregunta ¿Han tocado alguna vez las puertas de Cooperación Internacional?

Responde Óscar Arbeláez de Full Producciones: “Hemos tenido pero con Cooperación Internacional existe un problema y es que a veces es difícil acceder, dado que después de las intervenciones militares del Gobierno Uribe, Colombia fue catalogado como un escenario de paz, supuestamente disminuyeron los índices de pobreza y figurábamos como un “paraíso” donde ya no ocurría nada. Entonces Cooperación Internacional elevó los estándares para acceder a sus incentivos y estímulos. Por otro lado, hay que reconocer que la mayoría de los medios comunitarios no ejercen ni están preparados para la autogestión.

Con Full Producciones hemos tratado de trabajar fuertemente en este ámbito, porque realmente todo ha dependido de la autogestión, aunque a veces sentimos que nos quedamos cortos”. Al respecto Juan Carlos Gutiérrez del colectivo anota:

Yo siempre he creído que no debemos apegarnos sólo del Presupuesto Participativo, por eso exploramos otras posibilidades. Con la Alcaldía también acompañamos los programas Relaciones No Violentas y la Casa de la Mujer. Igualmente, el año pasado Full Producciones coordinó una estrategia con la Administración Municipal denominada Jornadas Complementarias para que los niños, niñas y jóvenes de algunos colegios de las comunas 8, 9 y 10 de la ciudad ocuparan su tiempo libre en actividades productivas que los mantuvieran al margen del conflicto armado”.

Desde Full producciones se ha pretendido más que formar sujetos muy calificados en el manejo de quipos, fortalecer la educación de ciudadanos críticos que construyan otra sociedad posible, líderes formuladores de propuestas que empiecen a pensar cómo la Comuna 13 a través de la movilización social y la reivindicación de sus derechos logra salir adelante.

La apuesta por hacer un proyecto de comunicación con los recursos que la Alcaldía brinda a Full Producciones va muy enfocada a los derechos humanos, porque es considerado un tema fundamental dentro del colectivo. Otro tema que está siendo abordado es el del postconflicto, ¿Cómo prepararse para el postconflicto? ¿Realmente estamos o nos sentimos preparados para vivirlo, contarlo y documentarlo? Para responder a estas preguntas Óscar Arbeláez alude a la importancia del papel de Full Producciones de documentar y construir memoria audiovisual para poder revisar lo ocurrido, reflexionar y sacar conclusiones propositivas de cara al futuro. Igualmente destaca que esto no es suficiente: “Se hace necesario seguir acompañando a las comunidades y registrando cómo han sido los procesos después de que pasan algunos de sus conflictos armados, cómo avanza la reposición, reparación y el reconocimiento a las víctimas”.

Después de la presentación de Full Producciones, se abre el espacio para las preguntas de los miembros de este colectivo a los expertos invitados:

Óscar Arbeláez pregunta: ¿De acuerdo a su experiencia y trayectoria es muy diferente el movimiento de los medios comunitarios en otros países, qué paralelo podemos establecer con el nuestro?

Responde Guillermo Mastrini: “En Argentina, por ejemplo, actualmente hay mucho apoyo. Hay un fondo llamado el FOMECA que está brindado subsidios. A veces el problema como ustedes lo han mencionado sigue estando en cómo gestionar estos subsidios, ya que aún existe un desconocimiento, una carencia de información, pero en realidad se nota que el Estado le está apostando, incluso destinó el 33% del espectro electromagnético para los medios comunitarios.

Sé que en Colombia hay una gran tradición de medios comunitarios; sin embargo, después de escuchar su presentación puedo inferir que se los permite mientras no molesten o compitan directamente con los medios privados. Entonces como Política Pública tienen un reto muy grande: TENEMOS TANTOS DERECHOS LOS UNOS COMO LOS OTROS.

En Argentina eso cambió muchísimo después del fin de la dictadura, que como conflicto se diferencia del de aquí en que si bien las cifras de muertos en ambos casos son muy considerables el tiempo en el que se produjeron fue más corto, lo que habla de una guerra muy intensa (30.000 desaparecidos en seis años registra el conflicto gaucho .

En Argentina en los años 85 - 87 los medios privados ejercían grandes presiones sobre los comunitarios, limitando su ejercicio. Hoy por hoy, gracias a la Ley de Medios ya no está tan bien vista esta persecución, de hecho, de 2001 en adelante, existe un reconocimiento de sus derechos legales e incluso de sus derechos económicos. Yo espero que Colombia, dentro de su contexto, pueda abrirse camino hacia un escenario similar en esta dirección y que Argentina pueda mantener en el tiempo la Política Pública al margen de los periodos gubernamentales”.

Otro punto sobre el que llama la atención Guillermo Mastrini es que una vez dado un marco más favorable para el ejercicio de los medios comunitarios se debe hacer control sobre aquellas iniciativas comerciales “camufladas de alternativas comunitarias” que podrían entrar a competir en este mercado, tal y como ocurre en Argentina.

Responde Francisco Sierra:

En España la experiencia de medios comunitarios no es relevante, si hay tradición de medios públicos pero no de comunitarios. Quiero más bien resaltar la experiencia de Ecuador que es a la inversa de la de Colombia; es decir, una Política Pública muy avanzada pero la inexistencia de una tradición fuerte de medios comunitarios. Yo siempre recalco que Medellín y Colombia en general, creo que tienen una de las experiencias más ricas en calidad y en cantidad de medios comunitarios a nivel del continente y vale la pena plantearse la posibilidad de trascenderla al ámbito internacional para que otros países aprendan de ella. Desde el CIESPAL (Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina) manifiesto mi entera disposición y extiendo la invitación para trabajar en esta vía.

No obstante, creo que vale la pena también plantearse una reflexividad al respecto y preguntarse en medio de esta experiencia exitosa qué tanto se hace evaluación de los procesos, de reconocimiento y memoria de las prácticas propias como medios comunitarios. Igualmente, de pensarse desde afuera, de nutrirse de otras experiencias y de llevar las propias a otras naciones como Ecuador, México o Brasil.

La institucionalización también es un aspecto importante, aunque muchos la consideren negativa, pues se trata de consolidar la gestión y la financiación de las iniciativas para poder proyectarlas hacia afuera.

Un tema clave en Colombia ha sido y sigue siendo los derechos humanos y en este sentido es necesario plantearse el derecho a la comunicación como un derecho a ser ciudadano”.

Guillermo Mastrini complementa su intervención: “Hay una oportunidad única pero tampoco fácil que es incluir el tema de la comunicación comunitaria como una herramienta fundamental para el proceso de paz. Digo no es fácil porque los grandes medios van a pisar todo lo que puedan y lo sabemos por la experiencia. Sin embargo, me parece que hay personas e instituciones que piensan diferente, tal vez sea productivo tocar puertas ante el Ministerio de Cultura. Hay que tratar de incorporar esta premisa como una cuña dentro del Política Pública: “En el proceso de paz la Comunicación Comunitaria tiene un rol fundamental”. Me parece que hay una tarea fuerte para hacer visible que el movimiento de los medios alternativos quiere participar del proceso siempre y cuando se le ofrezcan unas condiciones mejores a las que se tiene ahora.

Se trata de identifica qué entidades o personas del Estado son más sensibles y simpatizantes con la labor del movimiento de los medios comunitarios para tratar de insertarlos en el tema del proceso de paz”.

De esta manera concluye la visita a las instalaciones de Full Producciones.

Visita a 4Bits Radio

(Comuna 4-Barrio Aranjuez)

  1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconTabla de contenido

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconTabla de contenido

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconTabla de contenido

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconTabla de contenido

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconTabla de Contenido

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconEncuentro asamblea nacional estudiantes de Periodismo, Derecho, y Relaciones internacionales

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconTabla de Contenido Indice Alfabético Extractos de Jurisprudencia

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconDentro de las diferentes concepciones que se le ha dado al periodismo...

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconEl periodismo provincial, nacional e internacional lo diferencia...

Tabla de contenido Relatoría IV encuentro Nacional de Periodismo Comunitario iconPeriodismo comunitario






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com