Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago






descargar 212.55 Kb.
títuloCursos: ¡vaya caos! El camino de santiago
página1/5
fecha de publicación19.02.2016
tamaño212.55 Kb.
tipoCursos
p.se-todo.com > Documentos > Cursos
  1   2   3   4   5
NUMERO 1.

MAYO 1999-05-12

PUBLICADO POR AVENTURA, UN MINISTERIO DE AGAPE
INDICE
BIENVENIDOS

ESPECIAL

EL TRABAJO CON LOS ADOLESCENTES

EL TRABAJO CON LOS PREADOLESCENTES

PERFIL DEL MINISTERIO CON ADOLESCENTES EN LOS 90

LOS ADOLESCENTES DEL AÑO 2000

LA EVANGELIZACIÓN DE LOS ADOLESCENTES

RECURSOS: ¡VAYA CAOS!

EL CAMINO DE SANTIAGO

AVENTURA

TABLON

DE_RADIKAL_A_RADIKAL

SUBSCRIPCION

COPYRIGHT

BIENVENIDOS AL MUNDO DE RADIKAL
Es una alegría y a la vez un gran honor el presentarte el primer número de RADIKAL. Deseamos que con el paso del tiempo RADIKAL gane en contenido, calidad y utilidad.
RADIKAL nació para cubrir una necesidad. A menudo se habla de la soledad del líder, y es cierto, los líderes están muy a menudo solos, muy solos. Esto es aún más real en los líderes de jóvenes.
Muchas de nuestras iglesias no tienen la capacidad para poder tener una persona dedicada de forma total o parcial al ministerio a los jóvenes. Por tanto, la responsabilidad del ministerio juvenil recae en muchas ocasiones sobre otros jóvenes que tienen la disponibilidad y el deseo de servir en este campo de ministerio tan difícil.
Sin embargo, la responsabilidad, el encargo de trabajar con los jóvenes no siempre lleva consigo los recursos, los materiales, las herramientas y la visión necesaria para poder llevar a cabo el trabajo encomendado. Recuerdo mis primeros años como líder de jóvenes en mi iglesia local. !Qué locura tener que preparar cada semana una reunión! !Qué desesperación para intentar conseguir recursos y materiales nuevos!
RADIKAL pretende poco a poco ir ayudándote en todas esas áreas. Queremos poner a tu disposición artículos que te hagan pensar acerca de la filosofía del ministerio juvenil. Dicho de otro modo: ¿qué hemos de hacer con los jóvenes? ¿qué objetivos hemos de tener? ¿cómo podemos cumplir nuestros objetivos? ¿qué ayuda y principios podemos encontrar en las Escrituras?.
Te informaremos acerca de los diferente recursos que existen en el mercado. Vamos a investigar los materiales que están disponibles y vamos a darte indicaciones acerca de cómo pueden usarse.
En cada número vamos a darte una idea concreta para que puedas aplicarla en tus reuniones con jóvenes. Dicho en forma coloquial, un plato ya cocinado, que lo único que tengas que hacer sea “calentarlo” antes de servirlo.
Nos gustaría presentarte en cada número una iniciativa interesante que se está llevando a cabo o que se planea realizar en un futuro cercano. Creemos que eso servirá para darte ideas que puedas aplicar en tu contexto y también, quién sabe, oportunidades para que te involucres tú o tu grupo de jóvenes.
Poco a poco iremos incluyendo un tablón de anuncios donde podamos dar información acerca de noticias, convocatorias y cualquier cosa de interés acerca del mundo juvenil y del ministerio a los jóvenes. Eres bien venido a enviar tus noticias, convocatorias, ideas, sugerencias, etc.. Ya sabes, puedes enviarlos a nuestra dirección radikal@inusual.com Prometemos publicarlas.
Nos hace mucha ilusión una sección que se llamará DE RADIKAL A RADIKAL. Queremos que sea un espacio abierto a preguntas, sugerencias, dudas, llamadas de socorro, y cualquier otra cosa que los RADIKALES del mundo entero queráis comunicar a otros RADIKALES.
Pretendemos mejorar en el futuro !naturalmente! Pero lo iremos haciendo poco a poco, sin prisas, pero sin pausas. RADIKAL nace con una vocación de servicio. Ayudarte a ti en tu ministerio con los jóvenes.
RADIKAL es una iniciativa de AVENTURA, el ministerio de juventud de AGAPE. En este número dedicamos una artículo a explicar quiénes somos, qué pretendemos y cómo puedes involucrarte con nosotros si lo deseas. Te invitamos a leer ese artículo.
Gracias por estar con nosotros.

EL EQUIPO DE RADIKAL

ESPECIAL ADOLESCENCIA


Este primer número de RADIKAL queremos dedicarlo de forma especial a la adolescencia. ¿Por qué? Creemos que la razón es muy sencilla. La adolescencia -según han demostrado los estudios realizados al respecto- es la edad cuando la mayoría de las personas toman su decisión de aceptar o rechazar a Cristo. Así mismo la adolescencia es el tiempo cuando muchos de los jóvenes abandonan nuestras iglesias. Hemos querido por tanto iniciar nuestro andadura con este grupo de personas tan significativo y tan importante.
Las estadísticas a nivel mundial nos indican que aproximadamente la mitad de la población mundial tiene menos de 18 años de edad. Esto nos indica la impresionante cantidad de 3000 millones de personas. Aproximadamente se calcula que de esos 3000 millones, al menos 1000 millones son adolescentes, !qué increíble campo misionero! Pensamos que es una urgencia para la iglesia, retener en el evangelio a los adolescentes ya relacionados con nuestras comunidades y hacer un esfuerzo por llevar el mensaje de salvación a los centenares de millones de chicos y chicas que nunca han oído acerca del amor y del perdón de Dios.

EL TRABAJO CON LOS ADOLESCENTES

Félix Ortiz

I. LA NECESIDAD DE DELIMITAR EL CAMPO
Juventud es un concepto excesivamente amplio, actualmente se habla de jóvenes adultos para referirse a todas aquellas personas que no llegan hasta una edad de treinta años. No olvidemos que hoy en día la juventud es un valor en alza en nuestra sociedad y por tanto es normal que haya un deseo de parte de aquellos que van perdiendo la juventud en sentido estricto por “alargar” la edad en que una persona puede ser considerada joven. Hubo una época en que ser joven podía ser considerado como un aspecto negativo, en los días que corren podemos decir que es todo lo contrario se desea ser y si no al menos parecer joven. Como el concepto joven puede prestarse por tanto a equívocos y ciertas personas podrían ofenderse por ser excluidas de tan valioso grupo de definición pensamos que lo mejor es poder buscar en los expertos el punto de referencia que nos permita ser objetivos a la hora de delimitar el campo de lo que vamos a considerar joven. Javier Elzo, Francisco Orizo, Pedro González y Ana del Valle son los componentes del equipo de sociólogos que ha llevado a cabo el más extenso y reciente estudio sobre la juventud española bajo el título Jóvenes Españoles 94 (Madrid:1994, Editorial SM) Pues bien, en su obra los citados autores definen como jóvenes, o al menos han incluido como tales, a todas aquellas personas comprendidas entre los 14 y los 25 años de edad.
Hemos por tanto definido un poco el campo de este trabajo, sin embargo nos vemos precisados a delimitarlo un poco más, ya que queremos concentrarnos en los años de la adolescencia. Es un hecho que los años comprendidos entre los 14 y los 25 no son ni mucho menos años homogéneos y que dentro de ellos podrían ser especificadas diferencias y etapas claramente definidas tal y como Levinson y otros estudiosos del desarrollo humano han constatado. Vamos a centrarnos en los primeros años de lo que se define como juventud, los años de la adolescencia. El primer desafío con el que nos encontramos es precisar cuando comienza y cuando acaba este periodo. Sin duda es una tarea ardua y difícil de concretar, algunos autores colocan la fecha de su comienzo hacia los 12 ó 13 años y la de su final hacia los 17 ó los 18 años. Esto es tan sólo una banda de edades orientativa, muchos factores pueden modificarla. En algunas personas esta edad se adelanta o se retrasa. En otras se alarga o se acorta en función de determinadas circunstancias personales, sociales o familiares. Es también cierto que en las muchachas la adolescencia, al menos los síntomas físicos de la misma se declaran con mayor precocidad que en los chicos. Sin embargo todos aquellos que trabajamos con jóvenes en el ámbito de nuestras iglesias podemos coincidir en afirmar que la adolescencia y los fenómenos no físicos con ella asociada cada vez se dan en una edad más temprana y a la vez el periodo de la adolescencia propiamente dicha cada vez se prolonga más en el tiempo.

II. LA ADOLESCENCIA UNA EDAD CRITICA
La adolescencia es la edad en que la persona procede a la formación de su identidad personal incluyendo la formación de su propia identidad religiosa y espiritual. La adolescencia es una edad de cambio en muchos aspectos de la vida, estos cambios han sido descritos y documentados por especialistas seculares y religiosos y sería por tanto una duplicidad innecesaria incluirlos aquí. Es material ampliamente difundido y fácilmente accesible, por tanto el énfasis de este apartado será la búsqueda de una identidad propia por parte del adolescente. Al respecto, Erick Erikson escribió: “Llegar a ser independiente es importante, pero no constituye el principal problema de la adolescencia; es mucho más importante encontrar un sentido de identidad. La persona joven debe preguntarse ¿Quién soy yo? ¿Cuáles son mis valores? ¿Qué propósito tengo en la vida? ¿Cuáles son mis metas en ella? ¿Hacia dónde voy? ¿Cuáles son mis puntos fuertes y mis debilidades? En la mayor parte de las personas, los años de la adolescencia constituyen la época en que se buscan las respuestas a preguntas como estas.”
Ha llegado a ser un tópico el afirmar que la adolescencia es una edad de crisis. No obstante algo de razón y verdad hay en el tópico. La crisis en una de sus acepciones es descrita como un cambio súbito, drástico y marcado en la vida de una persona. Podemos afirmar que de forma general los tiempos de crisis -de los que, dicho sea de paso, la adolescencia es tan sólo uno de los varios por los que una persona en su ciclo vital atraviesa tal y como magistralmente Levinson demostró en su obra The Seasons of a Man´s Life- acostumbran a serlo también de mayor vulnerabilidad a las presiones y fuerzas externas. Por tanto los adolescentes de nuestras iglesias, en un momento de crisis y vulnerabilidad, de búsqueda de una identidad propia que incluye la religiosa, es cuando ven su fe más cuestionada desde varios y diferentes agentes.
Los medios y contextos educativos. Las escuelas, institutos y otras instituciones educativas a las que asisten nuestros adolescentes son lugares donde la fe de los mismos es cuestionada. Muchos padres alegremente ignoran los idearios de los centros a los que asisten sus hijos o se desentienden de la vida escolar ignorando el clima que se vive en la misma, donde sus hijos pasan una buena parte de su tiempo. En las clases de historia, filosofía y ciencias la fe es habitualmente cuestionada por profesores que bajo pretexto de cientifismo aprovechan para hacer ataques abiertos y descarados contra el cristianismo. Veamos lo últimamente afirmado en la perspectiva correcta. Un joven en busca de identidad propia en materia religiosa, un joven que debe decidir si la fe de los padres la integrará en su propia y nueva identidad, ve que esta fe es cuestionada por personas, los profesores, con amplia preparación y que pueden llegar a ejercer una fascinación como modelos o puntos de referencia en una época en que los adolescentes están tremendamente necesitados de los mismos. No olvidemos que la mayoría de nuestros jóvenes acuden a los institutos y escuelas sin el necesario aparato crítico que les permita enfrentarse a la acción erosiva y destructiva de profesores y libros de textos que a menudo presentan una verdad parcial y manipulada en relación con el hecho religioso.
Los medios de comunicación. Después de la escuela es muy posible que el televisor sea el lugar donde nuestros adolescentes pasan más tiempo, se entiende, naturalmente que delante del mismo y con éste enchufado. Es importante y decisivo que de una vez por todas entendamos que si bien los medios de comunicación no forman parte de una conspiración mundial de fuerzas ocultas que traman para destruir los valores de nuestros hijos, no es menos cierto que los mismos, es decir, los medios de comunicación no son ideológica, moral, filosófica o políticamente neutros, sino que transmiten los valores, las filosofías y los principios de aquellos grupos bien sean políticos o económicos detrás de los mismos. Ni las personas más ingenuas creen hoy en día que cualquier medio de comunicación es neutro y plural. Cualquier lector crítico podría fácilmente decir qué valores y colores políticos defienden los diarios de mayor circulación de España. Lo mismo podríamos afirmar de las cadenas radiofónicas o de televisión. Veamos un ejemplo que puede ser más ilustrativo que mil explicaciones. En una entrevista publicada en La Vanguardia, José María Benet i Jornet, autor de los famosos y masivamente seguidos por nuestros jóvenes “culebrones” de TV3 afirmaba con total rotundidad: “Doy clases de ética a través de mis seriales” Cualquier conocedor de los contenidos de sus producciones podría afirmar que entre sus contenidos éticos se encuentran la homosexualidad, la adición a las drogas, la violencia, el asesinato, el incesto y otros productos de lo que él denomina “nuevas sensibilidades sociales” De la entrevista se deduce que por medio de personajes que ilustran los principios éticos (sic) antes mencionados Benet i Jornet está haciendo una obra de concienciación de la nueva realidad social.
Algunas personas han defendido a los medios de comunicación afirmando que tan sólo reflejan la realidad social en la que vivimos y que por tanto no son culpables de llevar a nuestros comedores la realidad social existente allí afuera. Dicha afirmación es más que cuestionable en su obra ya citada el profesor Elzo y sus colegas afirman lo siguiente al respecto: “Su capacidad (la de los medios de comunicación) de amplificación social, de lograr llegar a mucha gente con un impacto significativo, elevando la “visibilidad” social de lo que emiten y “ocultando” socialmente lo que no nos presentan, que pasa así más desapercibido.” Dicho con otras palabras son los medios de comunicación los que deciden lo que es real y lo que no lo es, simplemente decidiendo a qué cosas darán prioridad informativa y a qué otras relegarán a la inexistencia. ¿Es la sociedad tal y como la presenta los medios de comunicación? Absolutamente no, pero así es como ellos desean que nosotros aceptemos que es, ya lo dijo claramente el actual primer ministro israelí cuando afirmó: “Los medios de comunicación no reflejan la realidad social, sino que la crean.” Sin duda algunos lectores afirmaran que existe un cierto alarmismo y catastrofismo en la visión que aquí se presenta acerca de los medios de comunicación y su influencia en nuestros adolescentes. Es posible, pero creemos que no es así. Pongamos las cosas en perspectiva en primer lugar y acabemos con una frase del profesor Elzo y sus colegas, personas a las que hemos de otorgar el beneficio de ser especialistas no vinculados emocionalmente con el tema que estamos tratando, es decir, el tema de la influencia de los medios de comunicación en el proceso de la formación y adquisición de una identidad personal propia por parte de nuestros adolescentes.
Vayamos en primer lugar a la perspectiva. Pensemos en un adolescente que está planteándose los valores morales y espirituales de sus padres y que día tras día recibe desde los medios de comunicación, en este caso, la televisión, mensajes que defienden, promueven y presentan como normales y aceptables valores y estilos de vida contrarios, cuando no radicalmente opuestos, a los defendidos por sus progenitores ¿No supone esto una presión sobre el adolescente en una etapa de tremenda crisis y vulnerabilidad? Acabemos finalmente con la cita del profesor Elzo: “La televisión además de su poder de generar conformidad, emocionalidad y cierta superficialidad, concentra un alto poder de crear “visibilidad social” y una fuerte capacidad no sólo de fortalecer los valores existentes, sino de “crear” valores emitiendo unidireccionalmente y sistemáticamente algunos y “omitiendo” total o muy parcialmente otros, con lo que se consigue también ir “modificando” el elenco de valores socialmente relevantes y las pautas de conducta social” Creemos que las palabras del doctor Elzo y sus colegas hablan por sí solas y hacen innecesario cualquier comentario añadido por parte nuestra.
Para finalizar no hemos de olvidar que en el caso específico del cine y la televisión los medios en sí mismos son un agravante. Como sabiamente afirmó McLuhan: “El medio es el mensaje” El “glamour” en que sus contenidos filosóficos son presentados y con el que son revestidos hacen éstos últimos terriblemente más atractivos. Y, no olvidemos que ante el televisor o cómodamente sentados en la butaca del cine casi todos acostumbramos a tomar una actitud claramente relajada, no nos sentimos en un contexto en el que vayamos a ser bombardeados ideológicamente y como afirma el psicólogo Jaume Triginé todos tenemos la tendencia a relajarnos y desactivar todos nuestros aparatos y defensas críticas.
Un último apartado para reseñar por qué la adolescencia es una edad crítica. Las estadísticas nos indican que en el mundo occidental la mayoría de los jóvenes que no aceptan a Cristo en los años de la adolescencia no suelen hacerlo más adelante. Y no hace falta referirnos a las estadísticas, lamentablemente, todos nosotros sabemos que la mayoría de los jóvenes que abandonan nuestras iglesias acostumbran a hacerlo en esta edad tan crucial. Esto es debido, a determinados factores que serán considerados más adelante.
  1   2   3   4   5

similar:

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago iconEl Camino de Santiago y su literatura

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago iconCamino el Cajón 18 274 casa 10, El Arrayán, Lo Barnechea, Santiago

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago iconEl nombre de Noruega proviene del significado “Camino hacia el Norte”este...

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago icon* Foro Social Mundial, "transversalidad" y caos

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago iconCursos de postgrado: desarrolló 21 cursos, entre ellos

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago iconLos medios han devenido en fines. ¡Vaya paradoja!

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago iconFronteras móviles: caos y control en la relación entre medios y políticos en américa latina 1

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago iconCagos de risa varios, infiltrados en medios del estado, caos en elecciones...

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago iconRogelio Camargo Camacho Sevilla 1967. Autodidacta. Completando su...

Cursos: ¡vaya caos! El camino de santiago iconCrisis financiera, crisis ambiental y caos del sistema capitalista. Respuestas desde europa






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com