Necesitamos hombres y mujeres con






descargar 0.62 Mb.
títuloNecesitamos hombres y mujeres con
página7/16
fecha de publicación11.11.2015
tamaño0.62 Mb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   16

UNA DIRECCIÓN UNIVERSITARIA AUTISTA
Julio de 1999
La fuerza de una institución educativa radica en su capacidad para renovarse constantemente e incidir en el contexto en el cual se desenvuelve. No puede, por lo tanto, resistirse al cambio; y quienes la dirigen están en la obligación ética y legal de desarrollar, con talento creativo, una mentalidad abierta, pluralista y no excluyente en el ejercicio del poder. En la diversidad de las ideas y en su asimilación reflexiva radica la fuerza del entendimiento.
La transparencia y honestidad al servicio de la gestión pública, requieren de una dosis considerable de tolerancia ante las impugnaciones. Una administración amiga de la adulación y enemiga acérrima de las críticas, está condenada de antemano al fracaso. Pero, lamentablemente, cada día cobra más fuerza en el ambiente universitario la idea de una rectoría autista, vale decir, con elevados grados de concentración habitual en su propia intimidad y con el consiguiente desinterés respecto de las censuras y denuncias del mundo exterior. Es un autismo que no ha logrado excesos en su intensidad para considerarlo patológico y decir que esté al borde de la esquizofrenia, pero, aun así, su estado merece cuidados especiales.
Es una dirección que sólo se escucha a sí misma y a sus propios aduladores. Como quien dice: mi voz la quiero Oír en la boca de otros. Se satisface al encontrar y hablar de resultados que no son. Se ufana que otros vean sólo lo que sus ojos ven; y discrepa y rechaza a quienes tienen el privilegio de ver lo que sus ojos no pueden ver en la realidad, por su desconexión del mundo exterior.
¿Cuáles son las consecuencias de tan nefasto proceder? Maquillajes, conductas punibles, maniqueísmos exclusivismos, prepotencia, ponderaciones indebidas, fotocracia, pantallazos etc., etc.
Las páginas de un importante periódico de la ciudad, constituyen la mejor manifestación de lo que afirmamos en este artículo. El día martes 20 de Julio, en Cartelera Universitaria (publicidad académica pagada), el régimen vuelve a soltar su andanada de sandeces y mentiras académicas con el único pretexto de mostrar eficacia, competencias, transparencia, pulcritud y honestidad donde no existen. He aquí algunas de sus afirmaciones:
"Colombia cree en Uniatlántico"... "Uniatlántico se convierte en modelo de superación, de fomento de la; calidad y de visión del futuro en el país"... "La Universidad ha recuperado su prestigio, tanto, que hoy por hoy, es la de mayor liderazgo y credibilidad en el país"... "La Universidad ha saneado su déficit financiero"... "La gestión que hemos realizado ha superado los compromisos que nos hicimos en la consulta"... "Hoy en día la Universidad abre más espacios a jóvenes con menos recursos".
Posteriormente, en la Revista Dominical del mismo medio periodístico, el Domingo 22 de Agosto, acompañando su firma con las de los demás miembros del Consejo Académico y aludiendo al tan cuestionado y amañado concurso público de méritos para docentes, escribe:
"Fue un proceso transparente y justo que permitió captar el mayor número de talento humano con altas calidades académicas"... "Calificamos como exitoso el resultado del concurso público de méritos"... "La experiencia permitirá revisar en un futuro las pequeñas dificultades que se pudieron haber presentado"... "Este concurso contribuye a realzar el buen nombre de la Universidad del Atlántico"...
Cuanto nos agradaría, señores Directivos que esas afirmaciones fueran ciertas. La impresión que nos queda es que ustedes o han continuado en campaña para la reelección o están abriendo caminos para imponer su candidato, olvidándose que primero deben cumplir con el programa que, en su momento, presentaron a la comunidad universitaria. Además, vale más bien la pena que sus esfuerzos se centren en comprender la dimensión de la crisis que sigue afectando la vida universitaria y presentar rápidas salidas de solución.
Muy pronto tendremos la oportunidad de evaluar, en este medio de expresión y en una de las jornadas sabatinas de reflexión universitaria, los logros, fracasos, aciertos y mentiras de la actual administración. Nos agradaría contar con la presencia de la primera autoridad y con la de su equipo de colaboradores más cercanos para contribuir a la superación de la enfermedad a la cual nos hemos referido en esta página, antes que terminemos todos contaminados y enfermos.

A PROPOSITO DE LAS DENUNCIAS
Octubre de 1999
"Las águilas no pueden permanecer enjauladas, mientras buitres y milanos rapiñan libremente".
(Shakespeare)
En días pasados, el Fiscal General de la Nación, Alfonso Gómez, señalaba que sólo un porcentaje muy reducido de las denuncias que recepcionaban los despachos judiciales llegaba a feliz término, unas veces por ineficacia e ineficiencia de los servidores públicos, otras, por la falta de seguimiento y control de los medios de información y de los propios denunciantes. Existen, por supuesto, otras razones que tocan la naturaleza y estructura misma del régimen jurídico colombiano y los llevados grados de corrupción que lo azotan.
El jefe del ente acusador, después de reiterar su llamado a las fiscalías regionales para atacar la corrupción, administrativa, indicó que no es suficiente que los funcionarios a su cargo desarrollen sus funciones; igualmente, deben ser vigilantes en el cumplimiento de los términos procesales para evitar vulnerar los derechos con tenidos en la ley sustancial.
De la misma manera, el Contralor General de la República, Carlos Ossa Escobar, en visita reciente a la ciudad de Barranquilla, manifestó que el gobierno ha tomado la firme decisión de luchar contra la corrupción e invitó al pueblo a vincularse al ejercicio del control fiscal, participando en las audiencias públicas que se vienen realizando en todo el país.
A pesar de estos pronunciamientos, cargados de las buenas intenciones, la situación no mejora y, por el contrario, la aprensión ciudadana ante las denuncia parece aumentar cada día más. En la Universidad del Atlántico, más de una denuncia no es formulada, cu algunos casos, debido a que podrían comprometer la seguridad personal de los denunciantes; en otrosí porque sencillamente no se cree en ellas y se piensa que las relaciones y tentáculos de poder que se manejan, son lo suficientemente fuertes para evitar que la administración de justicia en la localidad las conduzca hasta arrojar resultados definitivos y a establecer las responsabilidades pertinentes. Sin embargo, hasta el día de hoy, es considerable el número de denuncias, sobre delitos contra el patrimonio público en esta institución, que han sido presentadas ante la Contraloría, la Procuraduría y la Fiscalía y cuyos resultados espera ansiosa la comunidad universitaria, aunque muchos de sus miembros, con cierto escepticismo.
Mientras los organismos competentes establecen las responsabilidades, prefiero seguir fiel a mi cátedra y a mis compromisos con la docencia sin importar que una norma convencional tramposa habilite mi jubilación.
No es fácil vencer el miedo a las denuncias, porque es cierto que muchas veces éstas sólo sirven para poner en peligro la vida de quienes se arriesgan. El asesinato, en las frías calles de Bogotá, de una vida y una sonrisa al servicio de la comedia y la sátira políticas (Jaime Garzón), así lo demuestran. Pero hay que atreverse. No permitamos que el temor se convierta en un atajo. Aún es tiempo. No todo está perdido. El día que en este país, el 97% de las denuncias y no el 3%, como hoy acontece, lleguen a feliz término, todo será distinto. Para nadie es un secreto que la impunidad es la madre de la corrupción y ésta, a su vez, la causa fundamental de la falta de pan, salud, educación, cultura y recreación.
El día que la conciencia ciudadana se eduque, vencerá el recelo a las denuncias y actuará decididamente y, parodiando a Gabriel García Márquez, "ese día los siglos que hemos despilfarrado en la depredación y la violencia nos abrirán al fin la segunda oportunidad sobre la tierra que no tuvo la estirpe desgraciada del Coronel Aureliano Buendía.

DESDE EL MANIFIESTO

Febrero de 2000
El manifiesto de Santa Verónica fue el punto de partida y convergencia de un gran frente anticorrupción en la Universidad del Atlántico. Este documento marcó la pauta y desbrozó el camino como expresión de la reunión realizada en ese balneario el día 19 de diciembre de 1999 y a la cual asistieron delegados de organizaciones políticas, grupos académicos y representantes estudiantiles y profesorales de distintas facultades, hostiles a la corrupción que durante más de dos años ha realizado la administración.
Allí comienza el trasegar por un camino difícil y tortuoso, lleno de declaraciones irresponsables, cargadas de violencia, silencios cómplices de la corrupción, amenazas y retaliaciones, enfrentamientos lamentables e innecesarios con la fuerza pública y, sobre todo, incomprensiones del máximo organismo de gobierno y dirección de la Universidad, el Consejo Superior, que se apresuró a declarar la presunción de inocencia de la actual administración, a pesar de la objetividad de las pruebas sobre corrupción e inmoralidad administrativa. Si desde un primer momento, ese organismo hubiera evaluado las denuncias y sus pruebas, entendido y comprendido la legitimidad y legalidad de la protesta, hoy no estuviéramos lamentando los dolorosos hechos que terminaron con agentes del orden heridos, estudiantes muertos y dirigentes estudiantiles detenidos.
Los defensores del actual régimen universitario apostaron a enfrentar las pretensiones políticas de .linones, según ellos/'sólo querían desestabilizar a la institución" y, por esa razón, nuevamente arreciaron con sus pronunciamientos y convocatorias a Consejos de Seguridad; acomodos y reacomodos para justicializar y criminalizar la protesta; se crearon comisiones de la verdad; se firmaron convenios innecesarios; se inventaron marchas de apoyo para defender la Universidad de los violentos, pero con una escasa y precaria participación de estudiantes y profesores. Para reemplazarlos, trajeron busetas de Santa Marta y el Suroccidente, amigos y familiares, funcionarios y trabajadores obligados a marchar, y, por supuesto, los de la nómina paralela. Me decía jocosamente un amigo, que ni obligados marchó la mayoría, pues de haber sido así, con la "sola nomina paralela hubieran llenado la Plaza de la Paz".
Hasta los gremios se acordaron que la Universidad del Atlántico existía y hablaron de su salvación; igualmente, se pronunciaron personajes encumbrados de la política que, en su momento, tuvieron la oportunidad histórica de hacer algo por la institución y nada hicieron.
A todos ellos se les olvidó lo esencial: la salvación de Uniatlántico no pasa por pronunciamientos apocalípticos frente a la crisis, ni cantos de sirena cargados de buenas intenciones. La salvación será fruto del esfuerzo, voluntad y energías de sus estudiantes, profesores y trabajadores, pero entendiendo de una vez por todas, que el viejo modelo corrupto, politiquero y clientelista debe dar paso a un nuevo proyecto universitario con gestión participativa calificada, que privilegie: la actividad investigativa, razón de ser de una universidad; la meritocracia en la designación de directivos y funcionarios; la optimización de la docencia y el desarrollo de la función extensión y promoción universitaria con pertinencia y articulada al desarrollo real de los procesos políticos y productivos de la localidad, la región y el país.
No es una reforma universitaria lo que hay que implementar. Hay que construir ese nuevo modelo para garantizar la salvación de Uniatlántico. El camino es la constituyente universitaria, avalada por los organismos competentes: Consejo Superior y Consejo Académico, comprometidos en su impulso, reglamentación y desarrollo para definir el marco de las políticas, estrategias y acciones referenciales de una nueva cultura de dirección de la Universidad.
COLETILLA: Al cierre de esta edición, nos enteramos que el Consejo Superior abrió investigación disciplinaria contra el profesor Hernando Romero Pereira, por atreverse a criticar al mencionado organismo. Recuerden, amigos del Consejo Superior, las palabras del historiador Scott: "Los hechos son sagrados y la opinión es libre".

LA CRIMINALIZACION DE LA PROTESTA

(Carta abierta al Consejo Superior)
Febrero 2000
Por mi condición de docente de Tiempo Completo de la Universidad del Atlántico, Director de la Revista Amauta y miembro del Comité de Editorial de la misma institución, considero que es mi deber académico y ciudadano demandar de ustedes y expresarles algunas consideraciones sobre los últimos, lamentables y dolorosos hechos ocurridos recientemente en la institución: dos policías y un estudiante gravemente heridos y la muerte de un joven matriculado en el Programa de Contaduría. Mi formación universitaria me exige ponderar la confrontación civilizada de las ideas y opiniones para dirimir los conflictos intrauniversitarios y rechazar todas aquellas acciones que atenten contra la vida y seguridad de las personas. Pero el asumir este principio como fundamento permanente del quehacer universitario, no puede llevarnos equivocadamente a realizar pronunciamientos peligrosos que puedan tener como finalidad ocultar lo que realmente ocurre en la institución y desviar la atención de los medios, de la ciudadanía y de las autoridades civiles y militares.
Más allá de la "apariencia engañosa de las cosas", hay que auscultar la esencia de las mismas para lograr una comprensión plena de la realidad. Es cierto que algunos medios utilizados por la protesta no son los adecuados y merecen el rechazo de la comunidad; pero, de ahí a negar la necesidad y legitimidad de la misma, es colocarse en contra de la Constitución y las leyes y hacerle el juego a quienes pretenden utilizar tan lamentables sucesos (a los que habrá que darles el tratamiento jurídico previsto) para ocultar sus responsabilidades en los malos manejos administrativos y casos graves de corrupción en la Universidad y, además, aplastar, a como de lugar, la oposición. No quiere entender el régimen, con su equipo de asesores jurídicos, académicos y administrativos, como lo afirmé en uno de mis escritos anteriores: que vivimos en un Estado de Derecho democrático, participativo y pluralista (Artículo Io, C.N.), donde se hace necesario que las instituciones de educación fomenten prácticas democráticas para el aprendizaje de los principios y valores de la participación ciudadana (Artículo 41, C.N.); brinden espacios a la oposición para que pueda ejercer libremente su función crítica, plantear y desarrollar alternativas políticas (Artículo 112, C.N.), construir movimientos y agrupaciones políticas sin limitación alguna; formar parte de ellas libremente y difundir sus Ideas y programas (Artículo 40, C.N.). El régimen, más que nadie, debe ser respetuoso de esta normatividad constitucional y dejar a un lado su prepotencia, políticas y prácticas excluyentes, amenazantes y retaliadoras.
Existe un malestar, casi generalizado, aunque pretendan ocultarlo, por la situación de postración en que se encuentra la academia, la irracionalidad y corrupción en el manejo de los recursos del Estado y las prácticas políticas anteriormente señaladas. Frente a este estado de cosas, me he pronunciado públicamente, utilizando los medios y canales legalmente establecidos, y he pedido al señor Gobernador y demás miembros del Consejo Superior sus respectivos pronunciamientos. Aún más, he exhortado a los organismos de control fiscal que actúen con prontitud, honestidad y transparencia. Sin embargo, seguimos esperando las respuestas.
Quisiéramos que con la misma vehemencia con que se han denunciado los actos violentos registrados en los últimos días, se le diera respuesta a las razones que los han provocado y que constituyen sus causas reales.

La salida no es la respuesta militar, ni la criminalización de la protesta, ni la descalificación de quienes públicamente han venido reclamando la atención de los órganos de dirección y control del Estado, para que los dineros de la Universidad no se continúen dilapidando desvergonzadamente. Es, Señor Gobernador y demás Miembros del Consejo Superior, cumpliendo en forma diligente y eficaz, con las funciones y competencias que les han asignado la Constitución y la ley, como se podrá atender consecuentemente lo que sucede en la Universidad del Estado. Pero, sobre todo, escuchando y dialogando con la comunidad universitaria, admitiendo el derecho a disentir y valorando las insistentes y recurrentes denuncias que se han hecho.
Hoy es preciso recordarles que la dignidad y la vergüenza, si se pierden, como decía el poeta José Hernández, jamás se vuelven a encontrar.
Para terminar, una última reflexión: "¿Será preferible sufrir socráticamente la injusticia a tener que cometerla?"

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   16

similar:

Necesitamos hombres y mujeres con icon02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres...

Necesitamos hombres y mujeres con iconLas mujeres llegamos al vino de forma más espontánea, con menos bajos...

Necesitamos hombres y mujeres con iconM ontes debuta en la ficción con esta historia de mujeres en guerra...
«Los tacones rojos son un signo de seguridad en las mujeres para saltar los charcos de la vida», dice el autor en relación con el...

Necesitamos hombres y mujeres con iconEducación para la formación de personas, hombres y mujeres

Necesitamos hombres y mujeres con iconControlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941

Necesitamos hombres y mujeres con iconRostros de hombres y mujeres se parecen cada vez mas

Necesitamos hombres y mujeres con iconLo que las mujeres enseñaron a los hombres El trabajo no lo es todo en la vida

Necesitamos hombres y mujeres con iconInforme sobre la igualdad entre hombres y mujeres en la Unión Europea 2010

Necesitamos hombres y mujeres con iconMorelos: Lanzamiento de la Agenda para la promoción de la salud sexual...

Necesitamos hombres y mujeres con iconUn año más las mujeres y hombres que ejercemos el periodismo en Europa...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com