Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos






descargar 217.8 Kb.
títuloRecursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos
página1/5
fecha de publicación15.11.2015
tamaño217.8 Kb.
tipoCursos
p.se-todo.com > Documentos > Cursos
  1   2   3   4   5
Evaluación de recursos digitales en línea: conceptos, indicadores y métodos1

Lluís Codina2

Resumen: Discusión de las propiedades principales de los recursos digitales. Se propone una metodología de evaluación de recursos digitales en la que se identifican los parámetros esenciales que pueden ser objeto de evaluación y se facilitan indicadores para realizar estimaciones sobre los mismos.
Palabras clave: Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos
Abstract: A discussion on the main properties of the digital resources. Proposal of a methodology of evaluation of digital resources. The methodology identifies the essential parameters that can be object of evaluation, and facilitates indicators to make estimations on the parameters of evaluation of digital resources.
Keywords: Digital resources, Digital resources evaluation, Description, Metadata


PRIMERA PARTE: INTRODUCCIÓN, DEFINICIONES Y CONCEPTOS
1. El método del método
En este trabajo se propone una metodología de evaluación de recursos digitales que pueda ser útil en diversos contextos, aunque se ha tenido en cuenta, sobre todo, las necesidades profesionales del mundo de la Documentación científica y técnica.
En concreto, el objeto de este trabajo consiste en el intento de desarrollar una metodología de evaluación de recursos digitales que reúna las siguientes características:
1. Potencia

2. Operatividad

3. Capacidad didáctica

4. Articulación

5. Compatibilidad
Más adelante, se explicará el significado que se atribuye a esas cuatro propiedades. Ahora corresponde decir algo sobre la forma en la que se ha intentado llegar a este resultado.
Es decir, la elaboración de metodologías requiere a su vez, de alguna metodología. Exponemos a continuación cuál ha sido ésta. En primer lugar se ha realizado un estudio en profundidad de las agencias de evaluación más significativas de nuestro entorno internacional, particularmente, de Estados Unidos y del Reino Unido (actualmente, se está imponiendo la denominación de "information gateways" para este tipo de organismos, véase Desire, 1999). En el anexo n. 1 se indica la relación de las agencias de evaluación que se tomaron como objeto de estudio. Del citado estudio se extrajeron las primeras listas de parámetros a considerar en la evaluación de recursos digitales
En segundo lugar, se procedió a la realización de una investigación en línea para localizar documentación relevante sobre la cuestión. En la bibliografía se indican algunas de las referencias correspondientes. Es ya un tópico afirmar que Internet es la mejor fuente de información sobre Internet, y en este tema se ha confirmado esta aseveración, como podrá comprobar el lector. En tales trabajos, los autores suelen proponer sus propias listas de parámetros e indicadores a considerar en la evaluación de recursos digitales.
Por tanto, con los datos precedentes, se procedió a realizar un estudio comparativo de los criterios y parámetros propuestos tanto por las mencionadas agencias de evaluación como en la bibliografía sobre el tema. Algunos parámetros e indicadores se desecharon por diversos motivos, siendo el más habitual la trivialidad de algunos de ellos o la dificultad práctica de su testeo en condiciones realistas de trabajo, mientras que, con otros, se vio que eran asimilables entre sí, de manera que se vio que dos o más indicadores podían reducirse a uno solo de ellos.
En segundo lugar, se intentó incorporar al grupo de indicadores la clase de requerimientos propios de lo que vienen dándose en llamar "arquitectura de la información", uno de cuyos mejores representantes es la obra de Rosenfeld y Morville (1998). La arquitectura de la información, por lo menos tal como la consideran los citados autores, aporta abundantes elementos críticos de diseño de sedes web desde el punto de vista de los intereses de la Documentación, y de aquí su adopción como parte integrante del, por así decirlo, background teórico del proyecto.
En tercer lugar, apoyados en la experiencia de otro proyecto paralelo, del que se dan los detalles en el anexo n. 2, se añadieron algunos indicadores propios. Con el resultado de ese estudio comparativo/crítico se estructuró una lista inicial de parámetros e indicadores que se fue depurando en sucesivos análisis y pruebas de viabilidad.
Después, y apoyándonos en las pruebas señaladas, se procedió a la compilación de la lista final de indicadores, la cual debía satisfacer un doble requerimiento: potencia y operatividad.
La potencia significa que debía proporcionar un conjunto suficiente de indicadores para poder afrontar las necesidades de escenarios diversos. La operatividad significa que el conjunto de indicadores no podía ser arbitrariamente grande y, en todo caso, no podía ser tan grande que lo hiciera inmanejable en la mayor parte de los contextos reales de trabajo de bibliotecas, centros de documentación y otros organismos interesados en actuar como agencias de evaluación.
Finalmente, la metodología se puso a prueba en tres escenarios distintos: formó parte de una práctica real de evaluación de recursos digitales que se encargó a un grupo de unos treinta alumnos como parte de su trabajo en un curso de postgrado en documentación digital, buena parte de los cuales eran profesionales de la documentación en activo.
Los alumnos, muchos de los cuales nunca habían evaluado recursos digitales, e incluso algunos de los cuales carecían de experiencia previa en la utilización de Internet como herramienta profesional, pudieron aplicar la metodología y, en un período de tiempo relativamente breve (entre dos y tres semanas) fueron capaces de analizar, cada uno de ellos, hasta cinco recursos digitales distintos y producir los análisis críticos correspondientes. Posteriormente, se pidió a los participantes en la experiencia que contestaran de forma anónima para que evaluaran la efectividad del método empleado y la respuesta fue, casi unánimemente, de alta satisfacción (detalles sobre el curso y las evaluaciones sobre la evaluación en el anexo n. 2).
Una experiencia similar se realizó con un grupo de 10 alumnos participantes en un master internacional sobre creación digital (Artes Digitales, ver dirección web en anexo n. 2), con resultados semejantes a los anteriores: a saber, con un entrenamiento específico en esta metodología, los alumnos fueron capaces de evaluar recursos digitales con criterios que nunca antes habían considerado.
Finalmente, esta metodología ha sido utilizada como parte del futuro proyecto de Centro de Documentación Digital, una sección permanente de la web que forma parte del curso telemático de postgrado en Documentación Digital, ya mencionado. El Centro de Documentación Digital contendrá, entre otras, una subsección de evaluación y descripción de recursos digitales. Los primeros trabajos de esa evaluación se iniciaron a lo largo del curso 1999-2000 aplicando la metodología que se presenta aquí a discusión.
Se han hecho otras aplicaciones de esta metodología, de las que solamente daremos una breve referencia, tales como su uso en un curso de doctorado para formar periodistas expertos en recursos digitales, así como se ha aplicado como parte del proceso de realización de auditorias de comunicación en organismos que disponen de sedes web.
El punto que nos interesa destacar aquí es que, como consecuencia del proceso de trabajo señalado, se llegó a la conclusión que una metodología de evaluación de recursos digitales debería poseer:
- Capacidad didáctica. Es decir, evaluar recursos digitales debería incluir el aprendizaje para ver propiedades que, sin una didáctica apropiada, pasan desapercibidas a un ojo no educado.
- Una articulación en tres elementos bien diferenciados: conceptos, indicadores y métodos. Sin embargo, la mayoría los criterios de evaluación examinados para la realización de este trabajo, ignoraba esa diferencia o bien simplemente carecía de algunos de ellos, conteniendo, a duras penas, una lista de indicadores, a menudo, sin ninguna explicación o justificación
- La máxima compatibilidad con las metodologías generales aplicables en sistemas de información. En realidad este requerimiento y el anterior son dos caras de una misma moneda.

Si a estas tres consideraciones sumamos los otros dos requerimientos indicados más arriba, es decir, que una metodología debe combinar las propiedades de potencia y operatividad, entonces tenemos las cinco propiedades que esta metodología pretendía satisfacer y que hemos indicado más arriba (potencia, operatividad, capacidad didáctica, articulación y compatibilidad).
Una última advertencia sobre la naturaleza de este método. No se pide al lector que lo acepte como artículo de fe. Buena parte de este método es indecidible en el más puro sentido lógico, es decir, no es posible decir de él si es verdadero o es falso. No se pide a nadie que crea algo así como que este método "es verdadero" (tampoco es falso).
La razón es que a un método de estas características no le corresponde ser verdadero o falso, porque no hace proposiciones sobre la realidad al estilo de "la luna es un satélite de la Tierra". Es decir, este método no pretende hacer descubrimientos sobre la naturaleza de la realidad, sino que presenta propuestas para abordar determinados aspectos de la realidad. Entendemos que a un método de estas características no le corresponde ser verdadero ni falso, sino que le corresponde tratar de:
a), primero y ante todo, ser útil;

b), segundo, ser racional, es decir, estar basado en conocimientos previos racionales y derivar de inferencias realizadas de manera racional y plausible;

c), tercero, ser compatible con el grueso de nuestros conocimientos en materia de sistemas de información y de sistemas de información documentales.
Puede estar seguro el lector que las tres cosas precedentes se han perseguido con ahínco en esta metodología.
Corresponde ahora señalar, brevemente, qué no es este trabajo. No trata sobre catalogación, ni sobre análisis documental. El método que se propone aquí no contradice, sino que se complementa, con los métodos de catalogación y análisis documental convencionales, motivo por el cual no entra en tales aspectos.
Unas palabras sobre las fuentes y la bibliografía: nos hemos limitado voluntariamente a las fuentes y las obras que hemos utilizado a fondo para este trabajo. Ahora bien, en algunas de las fuentes mencionadas aquí se indican, por ejemplo, en la sede web del proyecto Desire (www.desire.org), o en la web dedicada a Information Quality de la WWW Virtual Library (www.vl.org), se listan decenas o centenares de buenos recursos que el lector interesado puede consultar.
2. ¿Porqué evaluar?
Antes de presentar y de discutir esta metodología puede resultar conveniente tratar de responder a esta pregunta: ¿porqué evaluar? Examinemos algunas respuestas.
A medida que la Internet vaya creciendo, será más y más necesario para los profesionales de la documentación disponer de criterios sólidos para saber evaluar recursos digitales y determinar su valor o su capacidad relativa para cumplir sus objetivos.
Es un situación que comenzó a manifestarse hace ya algunos años en el seno de las organizaciones que crean y mantienen directorios de recursos digitales, el ejemplo por excelencia de las cuales, no por calidad, sino por popularidad, es Yahoo , y que ahora se han multiplicado, hasta el punto que un solo país como España cuenta ya con varias decenas de empresas comerciales dedicadas a esa labor.
En concreto, y en el ámbito general, el meta directorio Buscopio , un servicio creado por el grupo Prisa, contabilizaba 35 directorios españoles de recursos digitales a mediados de 1999, a los que habría que sumar unos 40 directorios o buscadores más de ámbito autonómico.
Todo lo anterior sin tomar en considerar los directorios especializados, sobre los que únicamente podemos decir que pueden contarse por varios cientos, pues no olvidemos que muchos de ellos son accesibles únicamente en el seno de intranets o extranets. En total, y solamente para un país como España, una estimación muy conservadora nos proporcionaría un censo de unos 500 lugares webs, pertenecientes a organismos o empresas del sector público o privado, que destinan personal y otros recursos a evaluar y elaborar directorios de recursos digitales.
Ahora bien, la cuestión no termina aquí, porque la necesidad de contar con profesionales capaces de desarrollar esta clase de evaluaciones se está extendiendo a otros ámbitos y entornos profesionales muy distintos. Citaremos tres de ellos: en primer lugar, en muchos departamentos de universidades existen profesionales que se ocupan de seleccionar, evaluar y describir recursos digitales para los profesores, alumnos e investigadores de la universidad.
En segundo lugar, las empresas que diseñan sistemas de información basados en tecnología webs o que ofrecen consultaría sobre información, documentación y comunicación necesitan profesionales preparados para poder auditar las sedes web de sus clientes y ofrecerles consejos para que sus páginas sean navegables, para que la información esté bien organizada y para que los motores de búsqueda les otorguen puntuaciones altas.
En tercer lugar, centros de documentación de empresas de comunicación de todo tipo (prensa, radio, televisión) están incorporando directorios y bases de datos de recursos web como un servicio más para sus clientes o usuarios y siguiendo una acreditada tradición documental, procuran no reseñar webs que no satisfagan unos mínimos de calidad.
En todos los escenarios señalados la situación es parecida: se requieren instrumentos intelectuales para poder decidir cuando un recurso debería figurar en un directorio o cuando no y en función de qué parámetros. La razón es que uno de los valores más apreciados de las selecciones de recursos digitales es que son, precisamente, selectivas. Por otro lado, las empresas que disponen de sede web están cada vez más interesadas en disponer de criterios para saber si su web posee elementos de calidad, más allá de la evidencia de la calidad de contenidos o de la vistosidad del diseño.
Por último, se necesitan también indicaciones operativas para describir y representar esos recursos puesto que va a ser necesario que formen parte de alguna compilación. Al mismo tiempo, muchas de las operaciones que aquí se describirán resultarán útiles también para que una sede web pueda obtener mejor puntuación en los motores de búsqueda de Internet.
Por tanto, ahora ya podemos dar respuesta a la pregunta: necesitamos evaluar porque conforme se populariza la publicación a través del web, más se necesitan profesionales que realicen una labor de selección que separe el ruido de la información; profesionales que señalen qué está bien y qué no está bien en un recurso digital, y ya que necesitamos seleccionar y señalar, necesitamos criterios claros y funcionales para realizar esas labores.
3. Estructura
Esta propuesta metodológica se articula en tres partes:
1. Conceptos

2. Indicadores

3. Procedimientos
Se acepta que, en sistemas de información, una metodología que llega al nivel de la implantación, es útil que se presente de manera articulada, de manera que en esa metodología se pueda diferenciar, por lo menos, entre conceptos, herramientas y fases o procesos, también llamado a veces ciclo de vida (Longworth, 1992; Consejo Superior de Informàtica, 1993; Yourdon, 1993; Codina, 1997).
De este modo, los conceptos proporcionan un conjunto de definiciones explícitas y de propuestas conceptuales que establecen su marco intelectual. Los indicadores son el equivalentes a las herramientas en las metodologías generales de sistemas de información. Finalmente, los procedimientos incluyen las indicaciones y métodos, así como proporcionan orientaciones sobre el principal producto resultante: la descripción evaluada del recurso digital.
4. Conceptos
4.1. Definiciones
Cuando se evalúan y describen recursos digitales tenemos que adoptar decisiones sobre el nivel en el cual situaremos el análisis y la consiguiente evaluación, así como debemos tener claro qué es un recurso web. Además, es fácil que surjan dudas a propósito de cuestiones como la siguientes: ¿es lo mismo una URL que una web?; ¿es lo mismo una web que una página web?; ¿qué diferencia hay ente una sede web y un recurso digital?, etc.
Para discutir los anterior puntos proponemos el grupo de definiciones siguientes:

Término




Definición

Agencia de evaluación


(Information gateway)

Organismo del sector público o privado que busca, selecciona y describe recursos digitales de acuerdo con un procedimiento explícito de selección y evaluación basado en la calidad del recurso.
Generalmente, las agencias de evaluación hacen públicos tales criterios de evaluación y pretender servir a un público académico o profesional.

Son ejemplos de tales agencias: BUBL (www.bubl.ac.uk); ADAM (www.adam.ac.uk); Cercador (www.cercador.com).

Evaluación


Evaluar es determinar el valor de una cosa. La evaluación, por tanto, es un proceso que permite decidir sobre el valor de una cosa.

Página web


La norma ISBD(ER) proporciona la siguiente definición: "Cada una de las páginas de un documento hipertextual de un sitio web".
Es ésta una definición que no nos deja muy satisfechos, ya que en el soporte digital no existen páginas, por lo menos no en el sentido habitual del término y por ello convendría aclara mejor su significado.
Nosotros proponemos la siguiente definición: Una página web es una sección unitaria de una sede web.
Ahora bien, en la práctica, a veces, "página web" actúa como un sinónimo de "lugar web"; por tanto, debemos señalar que, independiente de las definiciones precedentes, y según el contexto, "página web" puede señalar una sección de una web (uso estricto del término) o a una web completa.
En realidad, la única unidad discreta que existe, en sentido estricto, en un documento digital de tipo hipertextual es el nodo. Ahora bien, un nodo puede equivaler a una o a varias miles de páginas, en caso de que su contenido se imprimiese en papel. Otras veces, ni siquiera es posible imprimir un nodo: piénsese en un nodo multimedia, por ejemplo.
También podría considerarse que una página podría equivaler a la cantidad de información que cabe en una pantalla (sin usar la barra de desplazamiento); pero este uso no se suele dar, de facto en el mundo digital.
De aquí que, nosotros adoptemos la propuesta de la IFLA (ligeramente modificada solo a efectos de claridad) y propongamos una definición según la cual una página web es una sección unitaria de un sitio o lugar web.

Recurso digital



(sinónimo: recurso electrónico)

La norma ISBD(ER) define así recurso electrónico: "Material codificado para ser manipulado por ordenador. Incluye materiales que requieren la utilización de un periférico conectado a un ordenador y los servicios en línea".
Recurso digital, por tanto, es un término abstracto para referirse a cualquier documento o servicio de información en formato digital. El término incluye recursos en línea, típicamente a través de Internet y fuera de línea, por ejemplo, a través del uso de discos ópticos y otros dispositivos masivos de memoria.
La tipología de tales recursos digitales es muy variada, y puede ser considerada desde puntos de vista muy distintos. A título de ejemplo, una posible tipología, inacabada, de tipos de recursos digitales en Internet podría darnos un listado como este:

...

- Base de datos

- Directorio

- Documento

- Medio de comunicación

- Motor de búsqueda

- ONG

- Publicación periódica

- Sede web corporación

- Sede web institución académica

- Sede web institución comercial,

...

Sede web.

(sinónimos: Lugar web,

página web,

homepage.)

La norma ISBD(ER) define así lugar web: "Localización en la WWW, identificada por una URL, que almacena páginas web para facilitar su acceso y uso".
Una sede web es una entidad digital, identificada por una URL, que contiene uno o más recursos.

A algunas personas les resulta difícil distinguir entre el concepto de y el concepto de , entre otras cosas porque, efectivamente, a veces, corresponden a la misma cosa, aunque considerada desde distintos puntos de vista.
La idea de sede (o lugar) tiene una connotación lógica, mientras que la idea de URL tiene una connotación física.
En concreto, una sede web es una unidad virtual, en tanto que digital, más o menos arbitraria, que puede estar formada por diversos documentos, subsecciones, etc., cada uno de los cuales puede tener su propia URL.
Una URL establece, en cambio, la dirección telemática de un recurso dentro de una memoria controlada por un ordenador, que a su vez está dentro de una red.
Además, como hemos señalado, una sede web puede tener una o más URL, por ejemplo, una para cada recurso o sección, por ejemplo, , , etc.


URL

Una URL es la dirección telemática de una web o de una sección de una web.
En concreto, una URL indica la dirección de un recurso. Este recurso debe estar dentro de un dispositivo de almacenamiento de un ordenador que actúa como servidor web y, a su vez, este ordenador está dentro de una red.

La URL identifica tanto al recurso como al ordenador que lo contiene y que está en condiciones de servirlo a través de la Internet por medio de un protocolo de comunicación cliente/servidor.
La URL típica de un recurso digital en la web tiene la forma , donde es la identificación del protocolo de comunicación.
En la mayoría de los navegadores, ya no es necesario incluir el elemento y basta con indicar la dirección que sigue a ese elemento, como .
Por su parte, es un elemento que señala el dominio de más alto nivel: la WWW, y es de uso optativo. Por tanto , al igual que , son URL válidas. Ambas identifican un ordenador concreto dentro de la red www de la Internet y un recurso concreto.
Debe recordarse que nombres como los aquí mostrados son nemónicos que el navegador de Internet traduce a números, que son los que, en realidad, identifican de manera única a cada ordenador conectado a Internet.
En general, cuando solamente se indica un nombre de ordenador y un dominio, como en los casos anteriores, se hace referencia a un recurso por defecto, identificado generalmente con el nombre o , o cualquier otro que se establezca por defecto a través de la configuración del ordenador en cuestión.
Otras URL pueden ser mucho más detalladas, por ejemplo,
.

Web


En la práctica, la palabra web puede significar tantas cosas que solamente acudiendo al contexto de uso es posible saber a cuál de ellas se refiere.
El término web es, a veces, un apócope de World Wide Web y, por tanto, se refiere al conjunto de páginas web interconectadas a través de Internet que forman la World Wide Web.
Otras veces, en cambio, web se utiliza como sinónimo de “página web” o de “sede web”; por último, a veces se utiliza como abreviatura de “tecnología web”, etc. En concreto: no es posible apuntar a un uso unívoco del término web sin acudir al contexto.
Nosotros proponemos que, a menos que el contexto provea un significado inequívoco, nunca se utilice la palabra web sin cualificarla. Por ejemplo, si nos referimos a una sede web, debemos decir, en efecto: "sede web"; si nos referimos a la tecnología web, entonces diremos "tecnología web", y nunca "web" a secas, etc.
  1   2   3   4   5

similar:

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos iconRecursos Digitales

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos icon¨recursos digitales de investigación en línea¨

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos iconResumen: La formación rápida y eficiente de recursos humanos requiere...

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos iconRecursos criterios de evaluacióN

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos iconRecursos gerenciales, recursos estratégicos, creatividad

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos iconAudiovisuales, radiofónicos, digitales e impresos

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos iconFigura 1: Componentes de la comunicación en medios digitales

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos iconFicha tecnica para soportes de medios digitales

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos iconFicha tecnica para soportes de medios digitales

Recursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos iconFicha tecnica para soportes de medios digitales






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com