Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro




descargar 38.78 Kb.
títuloHan Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro
fecha de publicación26.12.2015
tamaño38.78 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Economía > Documentos
Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro que, hoy por hoy, se han convertido en 26 espléndidos adultos. Esta tarde se vuelven a reunir, cosas del destino, porque… ¡Se casan! Todos a la vez. Trece parejas. Trece bodas. Trece chicas con trece chicos.

Cientos de personas, tal vez miles, se congregan a las afueras del recinto que han destinado para ello, el enorme pabellón olímpico de Santa Eulalia, en Hospitalet, que va a ser sede de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 2032.

Los amigos y familiares de nuestros protagonistas esperan, ansiosos, la llegada de éstos, sentados cómodamente. Periodistas, reporteros, cámaras de televisión, enviados de casi todos los países del mundo ultiman detalles de cara a plasmar la que puede ser una de las noticias más relevantes del año, no solo por lo curioso, sino porque los 26 contrayentes, en algún u otro campo, son famosos.

Los primeros en entrar son Andrea, con un vestido corto lila de Topini & Belli, demostrando su clase como top-model de alta costura y Mario, bróker en Wall Street, de riguroso smoking negro. Vienen de Nueva York. Les siguen Laia, monísima, con un dos piezas azul celeste, también corto, de Vittorio & Luccino & Sons; ganadora de dos premios Planeta en 2024 y 2026, por “Mi vida en azul” y “Dos”, respectivamente; y Xitu Falguera, director de La Vanguardia, con un clásico traje azul oscuro de Emidio Rossi. Ellos son los que menos han tenido que desplazarse, viven en Barcelona. Laia ha prometido una novela relatando el evento. Tras ellos, Marta, deslumbrante con un vestido largo naranja, a juego con su pelo, de Klaudia Jakobssen; y Abdel, con traje gris marengo, sin corbata y camisa de cuello redondo cerrada con aguja. Ella es la jefa de azafatas de Turkish Airlines y él, el portero titular del Galatasaray de Estambul. Han venido en avión desde la megalópolis turca, llenándolo, entre ambos, con compañeros.

A continuación, Ting y Marc llegan cogidos del brazo. Ella, propietaria de la cadena de restaurantes japoneses de fast food, Wang Fast, lleva un precioso vestido tradicional chino en tonos verdes, él lleva un smoking blanco con una pajarita a juego con el vestido de Ting. Marc es el abogado del Real Madrid (entre otros clientes) y, obviamente, viven en la capital de España. Eric y Sara les siguen. Han podido venir desde Moscú a pesar de los compromisos de él (es asesor personal de Vladimir Putin que, aunque tiene, ya, 75 años, sigue al pie del cañón). Sara, pivot del Khimki ruso, máxima figura del equipo, luce un espléndido mono violeta de Svieta Fiodorovka y Eric un austero traje gris que le sienta muy bien. Sara habla animadamente con Alba, que va detrás, con Aleix Aguilar. Está trabajando en su nueva película, “Relinchos” y viste de Armani, muy clásica, con traje chaqueta turquesa. Aleix, además de fenomenal jinete, es propietario de la afamada cuadra equina CAN-PAR. Viste chaqueta granate y pantalón negro con pañuelo al cuello y, obviamente, botas de montar. Ella ganó en 2026 el Goya a la mejor dirección por “Murieron de pie”. Vienen de Girona donde viven rodeados de caballos.

Sandra y Marco, guapísimos, entran cogidos por la cintura. Ella, reconocida diseñadora de moda, luce una creación propia en tonos grises que le sienta como un guante; él, doble medalla olímpica de karate en Bakú 2024 y Estambul 2028, luce un precioso traje creado por su prometida en los mismos tonos que su vestido.

Alex sostiene con cariño a Claudia que, debido a la emoción, se ha indispuesto un poco. Inmediatamente reanudan la marcha. Él lleva un smoking plateado ostentando sus cuatro estrellas en la guía Michelin (ha sido designado en 2028 el mejor cocinero del mundo), ella va preciosa con un vestido corto azul eléctrico de Sandra López, su ex compañera y amiga y ahora charla animadamente con Adriana, con la que ha coincidido en la inauguración del teatro de la Ópera de Riga, cuya construcción ha diseñado y supervisado personalmente. Claudia y Alex vienen de Berlín, donde él tiene su magnífico restaurante. Adriana, gran concertista de piano, va del brazo de su prometido, Miquel, estrella del tenis, ganador de tres Gran Slam en Paris, los Roland Garros de 2024, 2026 y2027. Ella lleva un bonito vestido de volantes color crema de Rossa Castelli, él un traje marrón castaña con unas deportivas a juego con el vestido de ella. Vienen desde Montecarlo, donde residen. Detrás de Miquel aparece Nuria, actriz de moda, que suena para ganar su segundo Oscar, después del obtenido en 2027 por “Long time ago”; por la octava entrega de “Alien”, “The eight killer”. Va, también de Sandra López, con un tres piezas en tonos rojos. Va con Eloi, cirujano jefe del L. A. General Hospital que va con un smoking burdeos. Vienen, como es natural, de Los Angeles, California.

La embajadora de Catalunya en Lima (Perú), Antuanet y su flamante pareja, Adrià, llegan cogidos del brazo. Adrià ha paralizado el yacimiento arqueológico cercano a Cuzco donde está comandando la expedición en busca de Machu Pichcu 2, para venir a casarse a Barcelona desde Perú. Lleva un traje blanco con camisa negra y corbatín crema. Ella va con un imperial vestido largo de gala color ocre de Camilla Bonatti. A continuación, Gina y Xavi, rubísimos ambos, entran cogidos de la mano. Gina, con un precioso vestido de seda rosa pastel de Sandra López, especialmente diseñado para ella; él, totalmente de estrella del rock (que es lo que es), con pantalón y chaqueta de cuero y camisa con el cuello por fuera. Su banda, los “Russian Blondes” acaba de lanzar al mercado su tercer álbum, “Xilavertov”, del que ya lleva vendidas más de 200.000 copias. Ella, primera bailarina del Bolshoi, está radiante, frescas aun las críticas por su magnífica actuación en el clásico “El lago de los cisnes”. Han llegado esta misma mañana desde Viena, donde ambos han sido aclamados en sus respectivas actuaciones pero, normalmente, residen en San Petersburgo.

Por último llegan Paula e Iván. Ambos de azul. Ella con un traje chaqueta de la triunfadora de la noche, Sandra López; y él con un traje de corte Luis XV, con chorreras incluidas y zapatos de hebilla y tacón. Ella entra rodeada de niños porque dirige desde Ginebra, donde vive con Iván, tres ONG para erradicar el hambre en el mundo (“Bocas Unidas”, “Muerte al hambre” y “Children for hunger”). Él y su consultoría le dieron al mundo en 2021 (Iván sólo tenía 19 años) la solución definitiva para el fin de la crisis, que azotaba al planeta desde finales del siglo pasado.

Han decidido hacer una multiceremonia por lo civil. Si alguna pareja desea hacer alguna boda por lo religioso, ya lo hará en la intimidad. Modelos, brokers, escritores, periodistas, azafatas, futbolistas, empresarios, abogados, jugadoras de baloncesto, políticos, directores y gente del mundo del cine, en general; jinetes, diseñadores de moda, atletas olímpicos, arquitectos, cocineros, músicos clásicos y modernos, tenistas, médicos y cirujanos, arqueólogos, bailarines, voluntarios de ONG y economistas acompañan a nuestros amigos y a sus familias en su día más especial. El mismísimo Putin ha decidido venir y departe, ahora, animadamente con Manel, antiguo conserje del colegio donde se conocieron los chicos.

Todos los profesores que han tenido a lo largo de sus vidas ocupan una de las mesas más grandes. Desde Mía, que les dio clase a todos en P3 hasta el último de los catedráticos, Mehmet Perperoglü que, justo hace ahora un año, ha licenciado a Marta en filología turca. Marcel Llorenç, el titular de la cátedra de Ciencias políticas donde coincidieron Paula, Antuanet y Eric intenta ligarse a la catedrática de periodismo, Laura Ripoll, que dio clase, en su momento a Laia, Xitu y Adrià. Oti y Carmen, antiguas maestras del Bernat Desclot, le ríen los chistes a Brad Pitt, director del Actors Studio, donde coincidieron Nuria, Alba y Gina. En fin, todos charlan animadamente esperando la llegada del juez que va a dar validez al acto, el más joven en toda la historia de la joven Catalunya, Noel Tuset, hijo de otro de los conserjes de aquel primer colegio, Juanra.

De repente, se oye una explosión. El estruendo ha sido enorme. Los invitados se levantan desconcertados de sus sillas. Algunos están heridos, otros corren despavoridos sin saber dónde ir. Se ha iniciado un incendio cerca del escenario habilitado para el juez y las posteriores actuaciones.

  • ¡Hay que proteger a Putin! – Dice Eric.

  • Muy bonito. Y a mí, que me den, ¿no? – Sara estalla enfadada.

  • Pero tú estás bien, cariño. Mírale a él, está en el suelo.

La imagen del líder ruso tumbado en el suelo no es muy alentadora. Eric corre hacia allí.

  • Voy contigo. – Dice Eloi – Nuria está bien. Nuestra mesa parece no haber sufrido daños.

  • Vale, ve con él, - Nuria le da un beso tierno – pero ten cuidado.

  • Llevaros a Adrià, - la voz de la embajadora resuena con fuerza – quizás pueda ayudar con los escombros.

  • ¡Buena idea! – Adrià se levanta y, justo entonces, se da cuenta de que Claudia está inconsciente - ¡Alex! Mira… Claudia…

  • ¡Claudia! Cielo…

Alex, pendiente de los movimientos en la mesa, para ver si, de alguna manera, puede ser de utilidad, ha permanecido ajeno al desmayo de su prometida. De hecho, nadie se ha dado cuenta. La pobre Claudia que, ya de por sí, ha llegado un poco indispuesta, arrastra consigo, además, el frenesí de las obras de la Ópera de Riga, cuya construcción ha finalizado tan solo dos días antes de la fecha tope prevista para su inauguración. Poco a poco y, gracias a los cuidados de Alex y las indicaciones de Eloi que, no obstante ha dejado la mesa con Eric y Adrià; Claudia se recupera.

  • Ya estoy bien, Alex. Ve con ellos, a ver si puedes ayudarles en algo.

  • Pero…

  • De verdad, vete. – Le da un beso

El cocinero se levanta y, con él, el resto de chicos. Eric y Eloi han llegado a la posición de Vladimir Putin y le están ayudando a incorporarse. Parece que no ha sufrido daños de consideración. Adrià y el resto se suman a los compañeros de Abdel, la plantilla completa del Galatasaray, para ayudarles con los escombros que han sepultado la mesa de los políticos invitados.

  • ¡Chicos! – Grita Xitu en dirección a sus colegas de La Vanguardia – Cubridlo todo. Quiero fotos y entrevistas a todos los que podáis.

  • Va a pegar un bajón la bolsa… - Mario piensa en el dinero que puede perder con esta catástrofe. - ¿Cómo lo ves, Iván?

  • No sé, - responde este – aun no veo nada. A ver como acaba.

  • O sea, - salta Adriana indignada – hay decenas de heridos, esto se está derrumbando, nos han arruinado el día y vosotros sólo pensáis en el dinero… - Ella, Alba y Paula se han sumado a los chicos mientras dejaban al resto de chicas cuidando a Claudia.

  • Mujer, - interviene Marc – todo es importante. Debemos saber a qué atenernos. Qué nos espera cuando todo esto acabe.

Aleix y Marco han encontrado el cuerpo de Oriol Junqueras, presidente de Catalunya, bajo la mesa. Ha perdido el conocimiento pero sus constantes vitales están bien.

  • ¡Rápido! – Eloi toma las riendas – Id colocando a los heridos sobre la mesa de al lado. Necesitaremos vendas y…

  • ¡Alcohol! – Exclama Xavi – Hay centenares de botellas de alcohol de graduación en una vitrina al lado del acceso principal. Iré a buscar algunas.

  • Voy contigo – se ofrece Miquel.

Ambos se dirigen hacia la entrada principal y, al pasar al lado de la mesa donde están sus familias, ven con satisfacción, que todos están bien.

Claudia se ha recuperado casi del todo y comenta con Sandra que deberían hacer algo.

  • Si, - responde la diseñadora – deberíamos ayudar a Eloi, mirad, no da abasto.

  • Tienes razón, ¡vamos! – Se levanta Gina.

  • Vale, - dice Sara – yo me voy con mis compañeras del Khimki, creo que están buscando la enfermería de este sitio.

  • Debería de haber una bien grande – comenta Ting - ¡espera!

  • De acuerdo, yo también voy. – interviene Andrea – Nuria, ven conmigo. Debemos dividirnos para buscarla.

  • ¡Okey! – contesta la actriz con un marcado acento americano – Pero que alguien se quede con Claudia, por si recae.

  • Bien, yo me quedo. – Marta se ha levantado de su silla y se ha puesto al lado de Claudia.

  • Yo también. – Laia se acerca a Antuanet que está delante de Claudia y, con la mano, le para el brazo. Estaba a punto de levantarse para irse con las otras. – Tú te quedas. Tal vez necesitemos algo de mando y yo quiero empezar a escribir lo que está pasando.

Antuanet asiente con el semblante de quien sabe lo que hay que hacer en cada momento, no en vano es la embajadora más joven del mundo. Mientras Sara, Ting y Gina se van hacia el grupo de jugadoras del Khimki; Sandra, Andrea y Nuria se dirigen, en dirección opuesta, hacia donde está Eloi. Laia, Marta y Antuanet se quedan con Claudia que, un poco, incómoda las insta a que se vayan.

  • Estoy bien… De verdad.

  • No, cariño. No nos van a echar de menos. – Marta le coge la mano a la arquitecta – Miraremos desde aquí como está la situación y pensaremos que podemos hacer; pero, tú no te levantas.

Casualmente… o, no, la única mesa seriamente perjudicada ha sido la de los políticos. Entre Eloi, Eric, que se ha encargado exclusivamente de Putin; los chicos del Galatasaray, encabezados por su guardameta y, las chicas del Khimki, al mando de Sara, van recolocando los heridos en la improvisada camilla gigantesca que supone la mesa que ha desalojado la prensa invitada que, como es lógico, está haciendo, ahora, su trabajo. Ting y Gina van rasgando los manteles que encuentran para convertirlos en vendas y, a lo lejos, ya se ve la silueta de Xavi y Miquel, acercándose, cargados con dos cajas de botellas cada uno.

Nuria, Sandra y Andrea se han metido por un pasillo y, por casualidad, han encontrado la enfermería que, obviamente, está cerrada.

  • Damn it! – Exclama Nuria.

  • Caray, chica, - Sandra se ríe – se te ha subido el inglés a la cabeza, ¿eh?

  • Deformación profesional…

  • Bueno, bueno, - Andrea se pone seria – dejaros de tonterías y miremos de abrir esta puerta. Dentro tiene que haber cosas que a Eloi le pueden resultar útiles.

  • Okey!

  • Y, dale…

Mario e Iván están ayudando con las botellas a Miquel y Xavi cuando ven entrar a los bomberos. Dos unidades médicas llegan a través de la puerta para vehículos. Detrás de ellos, una motocicleta con dos personas, dos hombres. Uno es alto, guapo y joven y el otro es…

  • ¡Juanra! – Exclama el bróker.

  • Ese debe de ser Noel, su hijo. – Miquel mira con atención a la pareja motorizada. - ¡Ostras! ¡Es más alto que Sara!

  • Creo que Eloi ya no necesitará esto. – Dice Xavi abriendo una botella de whisky. – Necesito un trago.

  • Estos rockeros… - Iván extiende la mano hacia Xavi, pidiéndole la botella y guiñándole un ojo.

  • Iván… No bebas… - Paula reprende cariñosamente a su pareja – Ya sabes, tu tensión…

  • ¡Ah! Yo tengo la tensión bien. – Exclama Abdel.

  • Ya, pero tú eres árabe. – Aleix le da una palmadita en la espalda – Se supone que no bebéis.

  • Y además deportista… - Interviene Alba y, viéndole las intenciones a su prometido – Como tú, cariño. Trae la botella.

Alba le echa un trago y la botella va pasando de unos a otros. Los nervios se van calmando. Poco a poco, van entrando más vehículos. Se establece en un tiempo record un pequeño hospital de campaña. Eloi pasa el parte a, quien parece, está al mando de los recién llegados. Estos, asombrados por estar delante de uno de los más prestigiosos cirujanos del mundo, empiezan a hacerle reverencias.

  • Sin mis amigos no hubiera podido hacer nada. Hemos funcionado como un equipo, como en los viejos tiempos…

  • Si, - se acerca Adrià secándose el sudor – lo hemos hecho bien.

Todos asienten y, mientras se dan palmadas en el hombro, el resto de contrayentes se va acercando. Por un lado, Claudia, ya repuesta del todo, se acerca con Marta, Laia y Antuanet que se apresura a preguntar por el estado de sus colegas políticos.

  • ¿Cómo están?

  • Todos estables. – responde Eloi – Alguno más pachucho que otro pero, todos bien. Saldrán de esta.

  • Okey! – Vuelve a insistir Nuria, que ya ha llegado al grupo con Andrea y Sandra, con su marcado acento yanqui – En ese caso sólo queda dejarlos en buenas manos y olvidarnos de ellos. ¡Es nuestro día!

  • Debería de haceros unos retoques en los vestidos. – Sandra se pone profesional – A algunas os ha quedado una pinta…

  • Pero estáis guapas igual – Marco hace sonrojar a las chicas y le da un beso a Sandra.

  • ¿No es un cielo?

Sandra le abraza y, poco a poco, se les van uniendo todos. Ya están los 26. Ha sido una aventura emocionante. Nadie ha resultado herido de gravedad. Sólo alguna fractura leve, heridas y contusiones entre los políticos pero, por suerte o… por desgracia, sobrevivirán todos.

El juez sube al escenario, imponente. Su voz resuena por todo el pabellón, pidiendo que los contrayentes se sitúen en sus correspondientes localidades. Va a dar comienzo la ceremonia.

  • Todo el mundo tiene hambre, ¿no? – Pregunta con su potente voz.

Los chicos se van mirando unos a otros y acaban asintiendo.

  • Bien, - sigue Noel – en ese caso vamos al grano. Haré una ceremonia conjunta múltiple, si consentís, y luego nos lanzaremos al suculento ágape que han diseñado entre Ting y Alex. ¿Os parece bien?

  • ¡Por supuesto! – Antuanet ha tomado el rol de portavoz del grupo – ¿Todo el mundo de acuerdo?

  • Okey!

  • ¡Y dale! – Sandra se coge el rostro con las manos y pone los ojos en blanco.

Todos estallan en una gran carcajada.

… La vida es complicada si nosotros nos la complicamos. Es sencilla si decidimos hacerla fácil. Posiblemente, dentro de 15 años, ni os acordéis de mí e, incluso, puede que no os acordéis de toda la clase. Francamente, no creo que nadie se case con nadie y, simplemente, se trata de un juego. Un juego en el que todos, queramos o no, participamos. Intentadlo. Es bonito inventar historias y hacerlas ir como a uno le apetece. Al principio, salen regular pero, poco a poco, van mejorando hasta alcanzar lo que buscamos.

Os echaré un montón de menos a todos. De verdad.

Os quiero.

Juanra.

similar:

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconDiez años han transcurrido desde aquel despertar trágico del 19 de...

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconHan pasado ya diez años desde que esta revista se puso en marcha....

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconHan pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo...
«cambios de paradigma» precisan uno o varios cambios generacionales para establecerse, porque no se basan en una evolución o progresión...

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconMás de dos décadas han transcurrido desde que se fundó el Instituto...

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconDesde hace nueve años los hombres de ciencia han venido discutiendo...

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconLa radio teoría y práctica José Javier Muñóz y César Gil
«En el futuro todo el mundo tendrá sus quince minutos de fama». Se refería a lo asequible que se ha convertido la comunicación entre...

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconNo debemos olvidar como fue que todo empezó. Nuestro pasado es tan...

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconNo debemos olvidar como fue que todo empezó. Nuestro pasado es tan...

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconEstamos cumpliendo diez añOS, desde junio de 1999, distribuyendo...

Han Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse de la escuela a 26 brillantes cerebros, 26 magníficas personitas, en pos de su futuro iconComentario lingüÍstico: “no es el pasado, es el futuro”




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com