La poesía de posguerra




descargar 149.41 Kb.
títuloLa poesía de posguerra
página1/6
fecha de publicación10.02.2016
tamaño149.41 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6
ÍNDICE



LA POESÍA DE POSGUERRA 2

I. INTRODUCCIÓN: 2

II.  2

LA GENERACIÓN DEL 36: 2

II.a-El milagro del disparo. Los cantores del fascismo. La poesía arraigada: 3

II.b-La poesía desarraigada: el existencialismo y la poesía social. 8

II.c-La España peregrina: poesía de fronteras afuera; poesía de corazón adentro. 10

II.d-Los ‘out-siders’: El arte de escapar ‘con arte’. 11

III.LOS 50 Y LOS 60: DE LA POESÍA DE RESISTENCIA A LA POESÍA DE LA EXPERIENCIA. 12

IV.LOS 70: LOS ‘NUEVE NOVÍSIMOS POETAS ESPAÑOLES’. 14

LA POESÍA DE POSGUERRA




I. INTRODUCCIÓN:


El corpus de la poesía escrita después de la Guerra Civil Española ha recibido múltiples tratamientos a lo largo de la historia de la última crítica literaria, y ello por una suerte de prejuicios ideológicos, o bien por un intento de sistematización y catalogación de los autores y sus obras que suele presumir de un planteamiento pedagógico. La verdad es que dicho intento, más que informar sobre una realidad trascendental en la reciente historia de España, destruye muchos de los vínculos con la historia que resultan vitales para entender el calado poético, el peso específico de un determinado autor, y sobre todo de obras concretas.

No hay que desestimar que durante la inmediata posguerra ejercen aún labores creativas escritores noventayochistas como Azorín y Pío Baroja, modernistas como Manuel Machado, novecentistas como Gabriel Miró, Pérez de Ayala, Ramón Gómez de la Serna, miembros de la generación del 27, y sobre todo de la más reciente generación del 36 amén de la labor ideológica de Ortega cuando regresa a España. Pero hemos de aludir forzosamente a la actitud que adopta cada cual ante tamaño acontecimiento, porque ello es ineludible si queremos entender algo de lo que supuso para la intelectualidad el abismo cainita de la guerra.

Son notorias, y no creo que sea necesario profundizar mucho en ello, las distintas actitudes que adoptaron miembros del grupo del 98: Unamuno, que en un principio apoya entusiasta el alzamiento nacionalista, se dará cuenta a tiempo del talante de los sublevados y rectificará valerosamente su actitud a tiempo de quedar bien con la historia y la posteridad; Machado no sólo se mantendrá en sus posiciones liberales sino que radicalizará sus posturas en defensa de la República, al igual que Valle Inclán; pero frente a ellos, Pío Baroja y Azorín, que se asimilarán a la “nueva España” y ejercerán cierto tipo de apostolado ideológico (aunque Baroja ya no es sino un brillante imitador de sí mismo, y Azorín teorizará fascismo de una forma casi vergonzosa). Los escritores novecentistas del 14 no sufrirán ningún tipo de agravio por parte del nuevo régimen dictatorial, y podríamos pensar que ello fue por la trabajada neutralidad ideológica de estos escritores, pero en algunos casos fue por una abierta adhesión al régimen nuevo, y otras por haber teorizado tal vez inconscientemente una suerte de elitismo político que vino muy bien a la Falange Española y que justificó el establecimiento de una dictadura férrea basada en muchas de las ideas que lanzó Ortega y Gasset.

Otro asunto es tratar de las últimas generaciones poéticas, la del 27 y la del 36. En ellas encontramos muestras inequívocas del verdadero sentido de la contienda, y lo que en su momento fue un mar poético, quedó reducido a una charca reseca de pocos vuelos por diversas circunstancias. En cuanto a la Generación del 27, la mayoría se puso de lado de la República, excepción hecha de Gerardo Diego, e incluso tuvo su mártir en la figura de Federico Gª Lorca, por no hablar del “genial epígono del 27”, Miguel Hernández. Todos mantuvieron posturas coherentes y claras: la mayoría va al exilio, y los que vuelven durante el franquismo -convenientemente domesticados y depurados- no se resignan a un silencio hipócrita y terminan alborotando la pobre charca poética española con unas obras de significado fundamental Dámaso Alonso con Hijos de la ira, y Vicente Aleixandre con Sombra del paraíso, una poesía rehumanizada, solidaria y llena de rabia no sólo existencial.

La generación del 36 es un invento teórico desafortunado. Cualquiera que además de registros literarios posea otro tipo de criterios clasificatorios para el hecho artístico repararía en la terrible heterogeneidad de este grupo, cuyos componentes lo único que tienen en común es el tiempo y la experiencia que se volcará en su quehacer literario de modo no sólo divergente, sino también, y sobre todo, contrapuesto.

Arrancaremos, pues, de la explicación de este grupo poético sin prejuicio de, en su momento, hacer referencias a escritores de grupos precedentes que aportan algunas obras significativas al panorama literario de posguerra, como ya hemos dicho de D. Alonso y V. Aleixandre; e intentaremos hacer una clasificación que responda más a la realidad humana y poética de estos escritores, partiendo de que cualquier discurso literario es, intrínsecamente, un discurso ideológico, de que las palabras no son mera sustancia fonológica, sino que son soporte inherente de las ideas, y éstas dan un carácter y una impronta personal a cada uno de estos escritores que hemos de conocer si queremos realizar un estudio serio de la cuestión que nos ocupa.

Inmediatamente después estudiaremos los movimientos de renovación formal que se han dado en las últimas décadas, las corrientes poéticas que coexistieron y los grupos y autores más significativos de la reciente poesía española.


  1   2   3   4   5   6

similar:

La poesía de posguerra iconPoesía, Sociedad Anónima
«Canciones de Mihyar el de Damasco», «Epitafio para Nueva York», «Homenajes», «Poesía y poética árabes» y «Libro de huidas y mudanzas...

La poesía de posguerra iconCrónica de un abrazos en posguerra

La poesía de posguerra iconLiteratura española de la Posguerra
«humana», pero algunos de sus miembros cayeron en una estética neoclásica, formalista, alejada de la realidad social, tan dura, del...

La poesía de posguerra iconTema la poesía española a partir de 1950

La poesía de posguerra iconNota de prensa VI premio Internacional de Poesía

La poesía de posguerra iconTaller. Introducción a la poesía del siglo XX

La poesía de posguerra iconTaller número ocho: Análisis de la poesía Redondilla

La poesía de posguerra iconSe llama poesía todo aquello que cierra la puerta a los imbéciles

La poesía de posguerra iconPrograma monográfico: "Escrituras en libertad: Encuentros sobre poesía experimental"

La poesía de posguerra iconProsa y poesía ensalzando el valor poético del vino en fenavin




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com