Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011




descargar 39.63 Kb.
títuloTexto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011
fecha de publicación19.02.2016
tamaño39.63 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Historia > Documentos
Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011
Tras expresar mi enorme satisfacción por tener el honor de presentar la primera novela de autor local que, con el apadrinamiento de la Editorial Séneca, se ha editado en Hornachuelos en nuestro tiempo – tal vez la primera de la historia si la memoria no me traiciona -, paso a señalarles que la llamada novela gótica es un género literario relacionado estrechamente con el de terror y subsumido en éste, hasta tal punto de que es difícil diferenciar una del otro. De hecho, no puede decirse que existiera la novela de terror hasta la aparición del terror gótico.
Este género se ha desarrollado desde fines del siglo XVIII a la actualidad, y en general, posee características asociadas con el movimiento estético conocido como Romanticismo. En algunos manuales de literatura se la referencia también como novela negra, si bien este término puede dar lugar a equívocos.
La primera novela gótica fue El castillo de Otranto (1765) de Horace Walpole, que cuenta la historia de un principado y su usurpador, Manfredo, el cual intentará que no se cumpla una terrible profecía que vaticina el fin de su descendencia y la pérdida de su castillo. Toda la trama se desarrolla con el castillo y un monasterio próximo como telón de fondo.

Posteriormente aparecieron La historia del califa Vathek (1786) de William Beckford (1760-1844), Los misterios de Udolfo de Ann Radcliffe (1794), Las aventuras de Caleb Williams de William Godwin (Londres, 1794), El Monje de Matthew Lewis (1796), o Manuscrito encontrado en Zaragoza de Jan Potocki (1805).
Para poner un ejemplo, la obra de Beckford, escrita en forma de breves relatos narrados por sus personajes, cuenta las diferentes desdichas de sus protagonistas. Pese a ser independientes, todas las historias tienen algo en común, algo estremecedor que nos acecha sin descanso durante toda su lectura, algo que acompaña siempre a sus protagonistas: el descenso al abismo.

En todo caso, con la aparición de novelas como Los castillos de Athlyn Dunbayne (1789), Un romance siciliano (1790), Romance de la selva (1791), todas ellas escritas por la misma autora, el género conocería una nueva época dorada en la década de los noventa del setecientos, momento en que se da a conocer la que sería reina del género, Ann Radcliffe (1764-1823), artífice de una de sus mayores cumbres, la novela titulada Los misterios de Udolfo (1794).

Situada entre Francia e Italia, la novela de Radcliffe nos narra la historia de Emily, que tras perder a sus padres por una repentina enfermedad se ve obligada a irse a vivir con su tía, madame Cheron y el malvado signor Montoni.

En 1797 aparece también El Italiano o el confesionario de los penitentes negros, obra de Radcliffe que sigue la línea de la anterior en la manera de tratar el terror. De nuevo la autora sitúa la obra en Italia. Sus protagonistas, en este caso Ellena y Vivaldi, sufrirán los infortunios provocados por la marquesa Di Vivaldi, la madre de él, y su malvado consejero, el monje Schedoni. Los protagonistas tendrán que sufrir el acoso de la mismísima Santa Inquisición y sortear muchos otros infortunios para conseguir su ansiado objetivo. En este caso, Radcliffe, siguiendo el ejemplo de su colega Lewis, que fue el primero en perfilar a la Iglesia como fuente de maldad, decide dar un siniestro protagonismo a la iglesia en la trama de su obra. En el fondo, sobre ella planeará la conocida leyenda negra de la Inquisición española impulsada por el protestantismo anglosajón.

En 1820 se publica, otra obra de gran importancia para la novela gótica, Melmoth el errabundo (1915) de del pastor protestante Irlandés Charles Robert Maturin (Dublín, 1782 – 1824). La novela de Maturin trata sobre cómo su personaje, Melmoth, tras sellar un pacto con el diablo, recibirá una vida inmortal, una vida en la desgracia y la desdicha, de tormentos, en la que su cuerpo vagará sin rumbo. Además, esta obra cuenta con una estructura a base de historias dentro de otras historias, lo cual le hace adquirir un aura onírica en ciertos momentos, haciendo algo difícil seguir el argumento de algunos de sus episodios.

Con ello estaba puesto el caldo de cultivo para el Romanticismo literario, que explotó esta literatura hasta la saciedad, por ser casi siempre inspiradora de sentimientos morbosos y angustiantes, que llegó a alcanzar su máximo esplendor a partir de las primeras décadas del siglo XX, impulsado por el descubrimiento del juego mórbido del inconsciente en base a la popularización de las teorías de Sigmund Freud, a veces disfrazándose incluso de “literatura fantástica”. Tal el caso de Julio Verne que aunque cultivó sobre todo los géneros de aventuras y de la ciencia-ficción, escribió también una novela poco conocida que posee las características de la novela gótica, El castillo de los Cárpatos, la cual contiene también elementos propios de la novela gótica.

En España cultivaron el género el militar José de Urcullu (¿ - 1825), que se estableció en Inglaterra y allí, entre otras, escribió y tradujo obras de este tipo. Agustín Pérez Zaragoza Godínez, el afrancesado que tras la invasión napoleónica hubo de establecerse en Francia, siendo traductor, refundidor y autor de los doce volúmenes de Galería fúnebre de espectros, aparecidos y sombras ensangrentadas o sea el historiador trágico de las catástrofes del linaje humano (Madrid,1831). Antonio Ros de Olano (Caracas, 1808-Madrid,1886), también militar y miembro de la Unión Liberal al que Isabel II dio el título de Conde de Altamira, autor de unos célebre Cuentos estrambóticos. Aunque quizá los más conocidos sean Gustavo Adolfo Bécquer, por algunas de sus Leyendas en prosa, José Zorrilla, por sus leyendas en verso de ambientación romántica, o Pedro Antonio de Alarcón, por algunos de sus Cuentos.

A fines del siglo XIX, Los cantos de Maldoror de Isidore Ducasse -Conde de Lautréamont- de claras connotaciones góticas, será una obra considerada como precursora del surrealismo, con lo que lo gótico se unía también con las vanguardias. En este caso, Maldorore es presentado como un ser que mediante sucesivas y diferentes metamorfosis acecha a los hombres.

Por su parte y ya en nuestro tiempo, la escritora norteamericana Anne Rice (Nueva Orleans, 1941), cuyas obras mezclan lo cotidiano con historias de vampiros y de erotismo oscuro, ha tratado de revitalizar, temáticamente, el terror gótico con sus Crónicas vampíricas. Igualmente, H. P. Lovecraft (1890-1937), cuyo principal referente, según él mismo confesaba era su compatriota E. A. Poe, lograría sintetizar en las primeras décadas del siglo XX la tradición que partía de lo gótico con la ciencia ficción contemporánea.

Para finalizar, y poder homologarlas con las de la obra de Rafa Moya, diremos que entre las características específicas de la novela gótica, se encontrarían las siguientes:

  • Que la intriga se desarrolla en un viejo castillo o un monasterio

  • Que la misma sucede en una atmósfera de misterio y suspense

  • Que se establece en base a una profecía ancestral, una maldición que pesa sobre la propiedad o sobre sus habitantes.

  • Que en ella se suceden eventos sobrenaturales o de difícil explicación

  • Que aparecen emociones desbocadas.

  • Que se da siempre cierto erotismo, explícito o larvado.

  • Su paradigma suele ser siempre una doncella en apuros que se enfrenta a situaciones que producen desmayos, gritos y llantos.

  • El paradigma masculino suele ser el de un tirano. Padre, rey, marido o guardián que requiere de la doncella una acción indigna o inadmisible.

Pues bien, bastantes de estos componentes podemos encontrarlos en La maldición del cuervo, cuya sinopsis oficial ha sido escrita de esta manera: “Tras la gran hambruna padecida por la población irlandesa a mediados del siglo XIX a consecuencia de la plaga del escarabajo de la patata, el General Stamp se refugia en el castillo que tiene en sus posesiones, cerca de la Villa de Malahide.
Los continuos asaltos a la fortaleza provocados por el hambre, obligan al terrateniente a arbitrar un sistema de reparto de sus tierras, mediante arrendamientos hereditarios. Esta fórmula garantizaba el sustento del campesinado y, a su vez, protección al hacendado.

El abuso de Cathal, nieto del General, sobre los humildes labradores, provoca graves revueltas entre la población que derivan en un trágico final. Desde entonces, en la Villa de Malahide tendrá lugar una cadena de extraños fenómenos que sumirán a la población en un estado de terror, al que denominarán La Maldición del Cuervo
”.
Ni que decir tiene que esta es una “introducción gótica” al desarrollo de unos hechos, que en la novela irán de lo gótico a lo naturalista o real. Es decir, del siglo XIX al XXI. Mi sinopsis particular sería la siguiente: Malahide es una villa con existencia real, cercana a Dublín (Irlanda) y dominada por un gran castillo. Según el relato – real o irreal-, hacia 1850 un militar llamado Stamp había adquirido posesiones cerca de la fortaleza. Para defenderse de los ataques de la población como consecuencia del hambre, ideo ceder dos hectáreas a cada súbdito, que habrían de ser heredadas únicamente por su primogénito. A cambio, estos sólo debían pagarle un diezmo fijo a él y a sus descendientes. Así logró mantener la villa a salvo durante muchos años.
La primera revuelta contra su nieto, Cathal, tiene lugar una noche de verano de 1960 (es decir, casi un siglo después), porque el diezmo resultaba abusivo y gravoso y se mantenía el derecho de pernada. Muere Cathal en la revuelta y la familia se sume en una continua decadencia, a consecuencia de la cual su viuda se tira por una de las torres del castillo en presencia de sus hijos. Después de su entierro a las espaldas de la fortaleza, su hija Brid lanza una maldición contra los habitantes de Malahide que quedará flotando para siempre en el ambiente como negro presagio sobre las conciencias de sus habitantes.
Después, Brid perderá la cabeza viviendo en su pasado, cual miembro de una aristocracia otrora privilegiada y ahora aferrada al odio y el resurgir de sus antiguos esplendores. Solo la potencial cordura de su hermano Coll parece, a primera vista, mantenerla bien aconsejada, aunque ella se resistirá siempre a sus requerimientos de bonhomía. A partir de entonces se sucederán una serie de muertes en extrañas circunstancias que la gente achacará a “La maldición del cuervo”, que quedará asociada a la lanzada por Brid en el entierro de su madre.
Pero si hasta aquí –podíamos decir- la historia resultará puramente decimonónica, se volverá también de una esplendente actualidad cuando se entrecruce con la de otro personaje, Carlos O’Conaill, que de pequeño había vivido en España adoptado por una familia, y por tanto no conocía sus raíces, hasta que sus nuevos tutores mueren. Él, que según su creador, va modelando su personalidad alistado en el PIS (Partido Independentista de Solitarios), decidirá volver a Irlanda para ahondar en su pasado. De esta suerte trabajará en Dublín como hombre-bocadillo, o como miembro de la seguridad en un Museo, momento éste en que a mi juicio la novela alcanza sus más altas cotas de erudición, desfilando por ella nombres como los de James Joyce, Oscar Wilde, Bram Stoker, que demuestran el conocimiento del autor de la literatura irlandesa. Y O’Conaill tendrá la des-dicha de enamorarse de una habitante de Malahide, momento en que el cuervo está haciendo de las suyas, atacando a jovencitas en los jardines de la fortaleza….Pero no puedo ya adelantarles más, porque si no, no llegaríamos a vender ningún ejemplar.
Solo decirles que la novela está bien compuesta, excelentemente escrita, y magníficamente conformada en tiempos para no aburrir.

Respecto al género gótico antes expuesto, en ellas encontramos:
- Una ambientación en la Irlanda del siglo XX, en la villa de Malahide, palabra ésta que, leída en castellano, también es portadora de ciertas connotaciones de malfario. (Malahie=Malahiel=Mala-ida= Mala-idea).
- La patentización de las utopías sociales del romanticismo. Recordemos que al compás de la revolución industrial en Europa nacerían también las primeras utopías socialitas: los falansterios de Fourier y Cabet, el anarquismo de Bakunin y Kropotkin, etcétera. En fondo, parece haber también en su autor un claro deseo o planteamiento de la necesidad de triunfo de la justicia social.
- Sin embargo, todo ello quedará finalmente en mera anécdota cuando Rafa Moya haga confluir sus personajes del pueblo con el presente, narrando y haciendo protagonistas a los que verdaderamente lo son. Es decir, La maldición del cuervo tiene una estructura a base de historias dentro de otras historias, como ya dijimos a propósito de Maturin.
- Ni que decir tiene, por último, que toda novela tiene algo de autobiográfico del novelista… En este caso eso habrá de aclararlo él mismo…, es decir, habrá de explicar detenidamente en qué se anduvo entreteniendo durante aquel viaje a Irlanda…
Pues sin duda en el cultivo de su refinado espíritu romántico y joven. Y no es que yo lo diga. Si lo buscamos por Intenet, podemos encontrarnos con el blog titulado Reflexiones a media noche...en el que uno puede leer una autodefinición como la siguiente: “Osado en el excitante mundo de la escritura. Profanador de la correcta ortografía sin miedo a la crítica. Ilusionado por seguir creando mundos para reír y llorar; disfrutar del amor y la infidelidad; soñar y vivir.” Sería el autorretrato del artista como perro joven, que diría Joyce.
O también, una explicación del origen de su pasión literaria como ésta: “…pienso que el alocado ritmo de vida que llevamos interrumpe la comunicación entre personas. La falta de entendimiento entre individuos provoca malas relaciones y, por consecuencia, mala convivencia. De repente, cuando todo parecía encaminarse hacia el caos de la incomunicación, las nuevas tecnologías han hecho resurgir hasta su máximo apogeo la interrelación lingüística entre individuos, cualesquiera que sea su condición.”
O incluso diversos párrafos que nos hablan de un sin par espíritu romántico, que como tal, habitualmente, se deleita en la grandeza del paisaje. En el Camino solitario hacia Los Ángeles de su blog, dice Rafa Moya: “Después de refrescarme en la Fuente y permanecer más de media hora absorto divisando otro nuevo mundo desde aquel balcón al Bembézar, inicié el camino de regreso. Y fue entonces cuando comprendí que la naturaleza siempre subsistirá porque nunca se ha dejado, ni se dejará, arrebatar sus propios biorritmos. En cambio, nosotros, hemos caído en los sistemas estereotipados que nos ahogan en las absurdas carestías de lo innecesario. Debemos recuperar ese romanticismo que nos haga romper con las reglas preestablecidas para volver a sentir y concebir la necesidad de fundirnos en una perfecta armonía con la naturaleza. Insurrección a la Forza del Destino.”
Tampoco faltan en Rafa las preocupaciones propias de un pensamiento crítico respecto a lo social, particularmente hacia la sociedad basada en el consumismo. Así, podemos leer también en el mismo: “…Pero no debemos tener miedo al receso del bienestar, porque su necesaria dosificación nos hará recuperar la dosis apropiada de medicina que nos libere de la bulimia consumista que tanto daño nos hace.”
En último extremo, cuál sería para mi la moraleja de La maldición del cuervo. Pues algo así como: “…a padres opresores y egoístas, hijos mal criados…y nefandas consecuencias”.

Y Rafa Moya sabe también muy bien que su novela no es un fenómeno aislado, pues por ejemplo la editorial Siruela, ha recuperado recientemente La urna sangrienta o El panteón de Scianella, de Pascual Pérez y Rodríguez (Valencia, 1804-1868), que fue publicada en 1834. Fue éste un personaje muy curioso, que ejerció como periodista, fotógrafo, profesor e incluso sacerdote, aunque esta última ocupación tuvo que abandonarla por incompatibilidad con su dedicación política y literaria. Fundó El diario mercantil y Psiquis, el primer periódico dirigido exclusivamente a mujeres. Además de ésta, publicó otras dos novelas góticas, La torre gótica o El espectro de Limberg y El hombre invisible o Las ruinas de Munsterhall.

Se trata, según dicen, del máximo exponente de la novela gótica española y ha estado sumida en un olvido injustificado hasta que han decidido recuperarla. Como buena novela gótica, en ella tampoco faltan los fantasmas, las muertes terribles, los pactos satánicos y una bella e inocente señorita.

Luis Alberto de Cuenca, Para poder votar este post tienes que identificarte o registrarte aquí.

Para votar este post conéctate con Facebook Connect

autor del prólogo a esta edición, lo expone precisamente así: “Hasta hace poco los conceptos novela gótica y española no tuvieron nada que hacer juntos... “. Qué duda cabe que la novela de Rafael Moya, ya indisolublemente unida al género en nuestro país gracias a la Editorial Séneca, demuestran también lo contrario.
Por último, quiero dedicar mi intervención con todo cariño a nuestro querido Sir Tomas Gil, Marques del Imperdible, de manera realista dicho José María Castro Velasco, que desde Nueva York - como el poeta - otras rimas estará explorando; y que, con toda justicia, debía haber ocupado hoy este alto estrado”.





similar:

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 iconLa infidelidad de María en el cuento “El humor de la melancolía”...

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 iconCinema Tropical anuncia a los nominados a la 4ª Edición de los Premios...

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 iconMaría de los Angeles Martinez

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 iconMaria de los angeles vivaños mendizabal

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 iconLeads redactados sobre los hechos suscitados en el estado de oaxaca el 15 de febrero del 2011

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 iconResumen: Con la consulta popular convocada por el presidente Rafael...

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 iconPrimera Generación 6 josé maría de heredia 6 fernando calderóN 8...

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 iconMorelos: Declaración inaugural del Congreso Social por un Nuevo Constituyente,...

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 icon1922 Traslado familiar desde el centro de Montevideo a Villa Colón,...
«Avenida de Mayo-Diagonal-Avenida de Mayo» en el periódico bonaerense La Prensa, al haber sido elegido entre los diez finalistas...

Texto de presentación de la novela La Maldición del cuervo, de Rafael Moya, por José María Palencia Cerezo. Acto celebrado en el cinema Los Ángeles de Hornachuelos, 19 de febrero de 2011 icon1922 Traslado familiar desde el centro de Montevideo a Villa Colón,...
«Avenida de Mayo-Diagonal-Avenida de Mayo» en el periódico bonaerense La Prensa, al haber sido elegido entre los diez finalistas...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com