Raquel Correa: La prensa chilena en 1973






descargar 15.49 Kb.
títuloRaquel Correa: La prensa chilena en 1973
fecha de publicación25.10.2015
tamaño15.49 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Historia > Documentos
LICEO MINERO AMÉRICA

DEPTO. HISTORIA Y CS. SOCIALES

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973



Reflejo de la polarización política que vivía el país, en 1973 la prensa chilena como pocas veces en su historia tomó abierto partido por uno y otro bando. Protagonista de esos años, la periodista Raquel Correa, actual entrevistadora del diario El Mercurio, jugó un papel clave. De reconocida trayectoria profesional, Raquel Correa analiza para educarchile cómo era la prensa en los últimos años de Allende, cómo fue afectada por el golpe militar y cómo enfrentó la censura del gobierno militar.

El clima político de la época era muy tenso y era muy culposo, muy de echarse culpa unos a otros, se deshicieron hasta noviazgos, o pololeos entre periodistas de un lado y otro. Esa situación se refleja en la prensa, como es natural. Entonces era un cobarde el que no se la jugaba: estaba vendido a la CIA, y el que estaba a favor del gobierno, estaba vendido a Moscú.
Vivir en el conflicto siempre ha sido dramático para las personas, el periodismo se nutre del conflicto, o sea, había noticias y había muchos temas, la gente se jugaba por lo que creía.
... tengo una entrevista con el general Mussante, que era el ministro de Justicia, yo le plantee la cosa así en forma descarnada... no sí hablé, porque no tengo grabación de esa época, no de los detenidos desaparecidos, pero sí de detenidos que los familiares no sabían nada.

Además de la gran cantidad de diarios de distintos colores políticos, dos programas periodísticos concentraban la atención de los chilenos en 1973: uno era el célebre "A esta hora se improvisa" que conducía en Canal 13 Jaime Celedón. El otro, se transmitía por Radio Cooperativa y se llamaba "Las mujeres también improvisan". De este último, la periodista Raquel Correa fue activa panelista junto a sus colegas Carmen Puelma, Silvia Pinto, María Eugenia Oyarzún y Patricia Guzmán.
"A esta Hora se Improvisa" de Canal 13, fue un programa muy importante. Figuraban pensadores y conversadores de distintas raleas, pero ahí prácticamente no había ningún periodista, salvo Julio Martínez. Fue ahí que a la Carmen Puelma, que trabajaba en Radio Cooperativa, en ese tiempo una radio de derecha, se le ocurrió hacer un programa que fuera con periodistas mujeres, sólo mujeres.
Ése, recuerda Raquel Correa, fue el punto de partida de Las mujeres también improvisan que se transmitía los días sábados. Allí se comentaba mucho de actualidad y se hicieron célebres entrevistas.
Entre los invitados estuvo el propio presidente Allende y muchos otros personajes de esa época. La mayoría de las periodistas, a excepción de Correa, eran de derecha. "Yo era la más neutral que digamos. El 11 fui casi una testigo, una persona más de este país no más. No tuve ningún papel protagónico, porque no estuve ni en contra ni a favor del gobierno, yo no me jugué en esa pelea". El relato de sus distintos trabajos y cómo desde ahí se vio envuelta en la vorágine política, sin ser ella militante de nada, ayuda a mirar el clima que se estaba viviendo.
Yo hacía entrevistas en ese tiempo, trabajaba en la revista Vea, que era muy distinta a la revista Vea de hoy, y también en la televisión, donde había entrado a raíz del programa "Las mujeres también improvisan" y ellos pensaron que sería interesante tener en la televisión ese programa. Nos citaron a todo el grupo y no sé qué pasó que después sin ninguna explicación me llamaron a mí no más. Entonces empecé a hacer entrevistas en el 13 al mediodía. Después el canal me dijo que le interesaba mucho que yo hiciera las entrevistas pero que no fueran entrevistas políticas, así que yo partí con cosas de tipo humano, cosas de interés general, con personajes de la cultura, incluso cosas del deporte.
Pero de pronto, y sin darme cuenta yo -creo que sin que lo advirtiera el propio canal- fui entrando también en la vorágine de la actualidad política, entrevistando al General Carlos Prats, al subsecretario, a varios ministros, a los personajes de la época. Fue inevitable, fue algo que se fue dando en forma muy natural.
Entonces ahí yo partí haciendo entrevistas en serio y en la revista Vea me dijeron, bueno, si está haciendo entrevistas en otra parte por qué no las hace también aquí en la revista. O sea, yo estaba de planta en la revista y estaba bastantes años ahí.
Seguí haciendo algunas entrevistas de vez en cuando, también entrevistas políticas de actualidad porque la situación era inevitable, era la política de entonces, es lo que es ahora la fanfarria, la farándula.
El clima político de la época era muy tenso y era muy culposo, muy de echarse culpa unos a otros, se deshicieron hasta noviazgos, o pololeos entre periodistas de un lado y otro. Esa situación se refleja en la prensa como es natural. Entonces era un cobarde el que no se la jugaba: estaba vendido a la CIA, y el que estaba a favor del gobierno, estaba vendido a Moscú. Era una cosa bien insoportable realmente, bien insoportable. Al margen de eso uno vivía como persona situaciones que vivían todos los chilenos, como era la escasez, como era el desorden callejero, los mítines en las calles... Era una situación muy, muy sofocante.
Otras cosa que refleja muy bien el clima de esa época eran los insultos, los agravios y eso por ambos lados. Por ejemplo, en un diario de ese tiempo hablaban de "la señora", por Jorge Alessandri, que había sido Presidente de Chile... Desde la derecha, en tanto, a Allende lo trataban para qué decir. Claro que siempre ha habido diferentes clases de prensa. El Mercurio nunca cayó en el insulto o la cosa soez, pero otros medios sí, por supuesto. El Mercurio tiene otro sistema para atacar, diferente. Más elegante Y aunque no me gustaría hablar del medio en el que llevo 22 años trabajando, debo decir que he sentido un gran respeto por mi trabajo. Sí, pero ese respeto uno se lo gana, la verdad es que después de tantos años yo sin trabajo, porque en el gobierno militar no me querían, la mayoría de los periodistas que eran partidarios del gobierno militar se fueron de agregados de prensa, de embajadores... María Eugenia Oyarzún estuvo en la OEA, estuvo en diferentes partes, la Silvia también se fue a Buenos Aires, Patricia Guzmán se fue a Venezuela y después a París.

¿De alguna manera se les premió...?
Eso es interesante, una vez conversando con un coronel de ese tiempo, que estaba a cargo de comunicaciones, me dijo algo que era muy revelador, ellos se operaron de los periodistas inteligentes, agudos, que podían tarde o temprano tener alguna actitud crítica, porque los periodistas jamás deben ser adscritos a una cosa como si fuera su partido o su religión. La propia Silvia Pinto, por ejemplo, que fue una de las más destacadas luchadoras contra Allende a través de la prensa. La Silvia después tenía su columna en el diario La Tercera y le pareció muy mal al gobierno militar, la columna de la Silvia, porque ella empezó a hacer críticas, críticas a la política económica, críticas a la falta de sensibilidad social, hizo artículos muy interesantes, habría que recogerlos alguna vez. Se deshicieron de ellos y además los premiaron seguramente, está la doble connotación. Llamó mucho la atención eso, porque lo obvio es decir, sí, los premiaron... Pero, hay que ver además que los quitaron del medio.



¿Cómo era la prensa en la UP?

Durante el gobierno de la Unidad Popular la situación de la prensa era angustiante e interesante; las dos cosas: había libertad extrema, de eso yo no tengo ninguna duda; no me acuerdo jamás que haya habido censura, revisión de textos, ninguna de esas cosas que sí conocí en carne propia en el gobierno militar.
Vivir en el conflicto siempre ha sido dramático para las personas, el periodismo se nutre del conflicto, o sea, había noticias y había muchos temas, la gente se jugaba por lo que creía.
Los periodistas que estaban en la trinchera, como digo yo, pueden haber recibido amenazas, pero yo no estaba en ninguna trinchera. Yo hacía entrevista con la misma independencia, la misma distancia, nunca recibí.
El día 11 de septiembre, sí recibí un llamado telefónico anónimo en el que me avisaban que, no puedo repetir la palabra porque es muy grosera, que en el fondo que me iban a liquidar, después una cartas... Pero, no, no, yo no fui un personaje en ese período.
En tiempos de Pinochet yo trabajaba en la revista Vea. Dos años después del golpe militar me dejaron sin trabajo y me tienen durante dos años sin poder trabajar en ninguna parte. Yo no era del régimen, como tampoco había sido de la Unidad Popular. A mi generación, a mi curso, a mi época nos inculcaron que debíamos ser independientes y yo eso lo hice carne en mí. Eso me valió que me dijeran que era una persona indefinida, acomodaticia porque no me afiliaba a ninguna corriente. Pero es que era otra mi vocación; mi vocación era comunicadora, mi vocación era de periodista, y no de política.
Si hubiera sido política habría entrado a la política, nada más sencillo. No he militado nunca en ningún partido, nunca me he adherido a ninguna candidatura, me gusta o no me gusta yo tengo mi corazón, también tengo mi cabeza, hay cosas que me gustan más, voto y tengo un voto relativamente consistente, pero en mi trabajo no.

similar:

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconEl diálogo de América (Noviembre de 1971)
«vía chilena» ¿cómo podría usted definir este concepto político que se ha dado en llamar «la vía chilena»?

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconLa administración de la Unidad Popular, los primeros días de septiembre...

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconRaquel Rivas Rojas

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconHistoria reciente de la educacion chilena

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconRacismo, ideología supremacista chilena y genocidio de 1879

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconLa utopía de la comunicación. Clemencia Correa

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconPresencia de la mujer Chilena en la histografía de la Guerra del Pacífico

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconDirección Francisco Bulnes Correa 3737 Dpto 11-C

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconComparando la prensa de independencia, prensa de la Gran Colombia...

Raquel Correa: La prensa chilena en 1973 iconIndiciados : ruth stella correa palacio, enrique gil






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com