Investigación Teórica






descargar 325.83 Kb.
títuloInvestigación Teórica
página8/10
fecha de publicación17.11.2015
tamaño325.83 Kb.
tipoInvestigación
p.se-todo.com > Historia > Investigación
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
Tendencia de comunicación, mujer y globalización

Se ha dicho que nos encontramos en el proceso de revolución de la información. Una revolución que esta transformando a el mundo en una aldea global. Esta metáfora es tan sencilla como profundamente engañosa. Bien podemos sentirnos tentados a imaginar a el mundo como una aldea, cuando una editorial como Hearst y Televisa, editoras de la Revista Cosmopolitan, pueden hacer que las lectoras de sus revistas en cinco continentes observen las mismas imágenes de un cierto tipo de mujer, ridículamente perfecta y estereotipada, como el resumen de lo ideal.

Pero el sistema global de información y comunicación, esta lejos de incluir a la mayoría de las mujeres alrededor del mundo. Es un sistema que perpetua muchas inequidades.

De este modo, el entretenimiento se instaura como una ideología en si misma. Ofreciendo una visión de la vida atractiva. Y del mismo modo, los productos mediáticos que nos bombardean, están cubiertos por una forma tradicional de estereotipación del genero femenino.
La cultura aspiracional y las imágenes de mujer Cosmopolita.

En un sistema de comunicación global cuyos gerentes clasifican su oferta mediática como productos en lugar de contenidos, y ven a la gente como estadísticas demográficas antes que como audiencia, las aspiraciones y el deseo pueden fabricarse. Las mujeres son un blanco frecuente en el proceso para la apertura de mercados.

Esto se ve claramente ejemplificado en la revista Cosmopolitan, cuyo eje principal fue y es una publicación para mujeres ambiciosas y conscientes de sus carreras, que se ve a si misma como una revista divertida, atrevida y femenina, buscando auto superación de la mujer. Cosmopolitan busca crear una cultura aspiracional.

Tanto la revista Para TI y Cosmopolitan, ambas revistas femeninas, funcionan como creadoras de fantasía que muestran como puede ser tu vida, los productos que
anuncian. Están destinados, de igual forma, a ser comprados en tiendas reales, por mujeres reales.

Las revistas femeninas como transmitidoras del discurso

El discurso de la mayoría de los géneros dirigidos a la mujer muestra y refuerza el lugar que cada uno ocupa en la sociedad mientras introduce los cambios propios de esa sociedad. Aparentan evolucionar con los tiempos, sin embargo, difunden los mismos valores sociales que desde siempre han sustentado una gran desigualdad entre géneros.

El largo procesos en la equiparación de los roles sexuales s enfrenta continuamente a los referentes que, desde los medios de comunicación se ofrecen, a la mujer y que pueden imponerse con facilidad sobre aquellos ofrecidos desde la propia sociedad. Los medios tienen una enorme facilidad para convertirse en elementos fundamentales de conocimiento. ¿Cómo saber que piensa, como actúa, como vive una mujer moderna?.Las mujeres que aparecen en los medios son mas reales que la realidad misma porque son arquetipos ajustados a un modelo, liberados de la particularidades que imprime la realidad..

Se debe atribuir a los medios la responsabilidad inherente a su propia influencia social, ya que son capaces de retrasar o estimular los cambios que la propia sociedad demanda (teoría feminista). Por lo tanto las revistas feministas constituyen un escaparate en el que se mira la mujer de ahí la importancia de un discurso que frena la transformación de la sociedad al reforzar creencias y valores tradicionales y obviar toda posición de cambio.

Publicidad e imagen en la revista femenina

La estructura publicitaria de revista para mujeres proponen papeles sociales, sexuales y domésticos que se estructuran alrededor del sujeto femenino.

Obedeciendo al contexto de mercado donde se genera este texto explicado en gran medida a través de los intereses publicitarios de las editoriales.

A menudo ofrecen imágenes altamente idealizadas que reflejan las fantasías y deseos que sus productores desean crear en la audiencia para fomentar el consumismo. Las representaciones usadas en la publicidad se basan en lasa aspiraciones de la audiencia Esos mensajes escritos impregnan tanto la publicidad como la línea editorial
de esas revistas, de forma que todas las secciones ofrecen representaciones basadas en fantasía y consumismo.

Ussher sugiere que lasa revistas para mujeres ofrecen patrones de femineidad idealizada, mientras Mc Cracken sugiere que su éxito radica en la generación de placer conseguida mediante el vinculo de lo real y lo imaginario de forma que las frontera entre ellos son difusas. El deseo esta ligado al consumismo, y se nos ofrecen cómodas soluciones a nuestros problemas y ansiedades. Con su formato colorido, su énfasis en el glamour, la belleza, la moda, y en personalidades exitosas, las revistas sustentada en la publicidad ofrecen gratificaciones en forma de fantasía y cierto sentido de lujuria. También ofrecen una confirmación a las lectoras de sus valores, experiencias y formula para la construcción de sus necesidades.

El tipo de personajes que aparecen y la identidad femenina predominante el la publicidad de estas revistas, lo constituye una imagen homogeneizada de la mujer occidental heterosexual, ignorando la complejidad de sujeto femenino real, mediante representaciones femeninas estereotipadas sugiriendo a menudo lo que podría denominarse el discurso de la “supermujer”, una combinación entre modelo, profesionista y ama de casa.

Belleza como sexualidad se presentan como deseables en tanto ideales re inalcanzables. De ahí la predominante tradición de imágenes de mujeres glamorosas. De modo que su mensaje predominante es: comprar equivale a ser sexualmente apetecible.

En el tipo de publicidad que se incluye en estas revistas, existe un fuerte vinculo entre la percepción y la definición de mujer y su aspecto físico. Mientras los hombres son frecuentemente vinculados visualmente a sus status social, su inteligencia o su éxito material, la imagen de la mujer tradicionalmente ha sido establecida en términos de su apariencia y su relación con los hombres. El carácter o status de una mujer se juzgan por su apariencia –el aspecto de su cuerpo y la ropa que lleva. La preponderancia en la revistas para mujeres de anuncios de productos de belleza, moda y ropa es una muestra de lo dominante de esta representación de las mujeres como objeto de belleza.

Incluso afirmamos con base en nuestro genero, que cuando las mujeres son representadas en otras formas, por ejemplo, la “mujer profesional”, sigue estando presente el acento sobre la apariencia física. La apariencia de la mujer frecuentemente
se la relaciona con la sexualidad. Hay un “4exceso de sexualidad” en mucha de la publicidad dirigida a la mujer. Las representaciones polarizadas de la mujer en el mecanismo publicitario de los medios de comunicación reflejan las paradojas y contradicciones en como son representadas. Las mujeres son representadas bien como virginales, inocentes y puras, o como lo opuesto –seductoras y sexualmente experimentadas. Este es un ejemplo de cómo las transformaciones sociales actuales de la mujer están “ancladas” en forma históricamente establecidas, en este caso la virgen y la prostituta.

Sin embargo mientras las imágenes sensualizadas de la mujer eran presentadas anteriormente para beneficio de los hombres, las representaciones de la sexualidad femenina son actualmente mas complejas puesto que al mismo tiempo van dirigidas a la misma mujer con patrones de seguimiento para una vida plena, es decir las imágenes muestran ciertos modelos postulando que, para que la mujer este bien consigo misma, con su pareja, con sus hijos y con la sociedad; debe aceptar y entrar en el patrón que le marcan las imágenes.

No se habla de cómo armonizar los hijos y el trabajo, problema que uno podría pensar que preocupa a madres jóvenes. Así estas revistas se dividen entre las que el tema de la maternidad recibe un tratamiento en la línea mas conservadora, adjudicando el hecho de ser madre, el papel excluyente y totalizador que impide la realización de otras funciones; y las que fomentan el sexo como necesidad mas halla de la responsabilidad, los hijos y el compromiso. El sexo pasa a ser una parte negada de la mujer a convertirse en eje fundamental de su vida, cayendo en la obsesión por la belleza, la delgadez, la clase en orden de ser deseadas sexualmente .Las revistas femeninas no van muy lejos en su afán de adaptarlos viejos papeles a las nuevas tendencias sociales. Los cambios aparentan ser radicales y el modelo de mujer distinto, en concordancia con su publicidad, imágenes y conductas innovadoras. Se presenta un tipo de mujer agresiva y triunfadora en competencia con el hombre al que pretende despojar, no de sus privilegios.

Esta nueva dimensión podría ser vista con una ruptura con el papel anterior de revistas femeninas, una liberación viciada de los roles que tradicionalmente le han sido adjudicados. Si embargo la representación imperante de la mujer, no es tan nueva pues
sigue encasillada en los papeles tradicionales de objeto de adorno inútil, ama de casa y madre. Las representaciones de la mujer aparentemente liberal y feministas son casi las misma que se han empleado a lo largo de los años en el discurso publicitario.

El mensaje llega elegantemente envuelto en el papel de la supuestamente conquistada liberación femenina. Sin embargo es solo una cortina de humo que cubre el mismo discurso que estas revistas en sus inicios ejercieron para imponer a la mujer el papel primordial en el mercado de consumo, situación que no ha variado al ritmo de los tiempos.

No se presentan a cara descubierta, sino que enmascaran su ideología con el discurso que mas puede atraer a la mujer, el logro de su realización personal y social. Por ello es otra forma de sexismo porque utiliza argumento mucho mas refinados, mas al día que los anteriormente mencionados. Lo peor que se puede decir de estas revista es que su actual discurso publicitario pretende conseguir el mismo objetivo que en sus orígenes, pero que hoy es menos transparente que nunca.
La creación de la moderna revista de consumo: el papel de las revistas femeninas

La cultura del consumo es parte del aire que respiramos, y el papel de la mujer como consumidora es visto como algo casi natural. Incluso en esta época de segmentación de mercado, cuando a los hombres se les dirige como compradores conscientes, la asociación de feminidad y consumo permaneces casi sin cambios. El consumo desde la antigüedad, es codificado como un objetivo femenino, una forma de recreación antes que una actividad productiva. Como resultado, la actividad de consumidora, obscurece las importantes contribuciones que a lo largo de la historia la mujer ha hecho en materia política y económica .

Definir la cultura de consumo y sus orígenes se ha convertido en un problema histórico en años recientes. Algunos historiadores localizan el surgimiento en la Florencia Renacentista, otros la ubican en la locura de los tulipanes durante el inicio de la Holanda moderna, una tercera vertiente centra su origen en la compra de vestimenta de siglo XVIII. Un grupo de investigadores argumenta que la primera cultura americana de consumo, emergió en los primeros años de asentamiento europeo entre los
colonizadores que compraban bienes para incrementar su comodidad y status, y los nativos americanos que amasaron objetos decorativos en trueque. En este panorama de posiciones contradictorias, es mejor centrarnos en el desarrollo de una cultura de consumo especifica por sus implicaciones en todo el continente americano; delinear sus características particulares, su emergencia, continuidad y transformación.
La moderna cultura americana surgió después de 1890 como resultado de una sinergia de fuerzas económicas y culturales. Históricamente los bienes su intercambio y consumo, eran cualitativamente diferentes a lo que habían sido antes de este periodo. Una revolución industrial que había comenzado con la manufactura de textiles de algodón había, para finales de siglo XIX, transformado la producción de la mayoría de los productos de uso diario. Desde productos alimenticios, hasta ropa y automóviles, la enorme oferta de producción llevo a los negocios a coordinar, métodos de distribución y ventas, asi como a forjar la infraestructura de la cultura de consumo.
Sears, Avon y Macy s: estos nombres representan la llegada de las ventas puerta en puerta, las cadenas de tiendas sindicalizadas y las tiendas departamentales que transformaron el paisaje del comercio en Estados Unidos y el resto del continente. Mientras los comercios buscaban nuevas formas de asegurar e incrementar las demandas de los consumidores, adoptaron nuevos sistemas de mercadeo, empaquetamiento y publicidad de sus productos. Si en el siglo XIX el mundo se caracterizo por ser carnavalesco y promocionalmente caótico , la moderna agencia de publicidad prometía crear un mercado nacional de consumidores, y de paso, sistematizar el deseo. Una nueva clase de profesionistas supedito el crecimiento de las corporaciones a las funciones del mercadeo y la publicidad. Para los miembros de esta nueva clase media –hombres blancos con educación universitaria- una poderosa fuente de identidad masculina recaía en una orientación a la eficiencia, el método y el control. Uno de los productos culturales resultantes de tal infraestructura, fue la explicita concepción de la identidad de consumo, una identidad que fue atada simultáneamente a la noción de lo femenino. Nacidos al mismo tiempo, el “hombre organizacional” y la “señorita

consumidora” retomaron en muchos sentidos la vieja dicotomía de productores masculinos y mujeres domesticas.

La mujeres americanas habían sido consumidoras por un largo periodo de tiempo en un sentido: compraban, cambiaban y usaban los productos. Excepto en los lejanos confines de la frontera, pocas amas de casa del siglo XVIII eran autosuficientes . Durante la revolución, el papel político de la envolvía boicots de consumo a las telas y artículos importados. Esperando que llevaran propiamente un hogar, tomaron un papel mucho mas activo en las decisiones de compra. Para el siglo XIX, a las mujeres de clase media se las definió por primera vez como audiencias o lectoras.
Sin embargo la auto identificación con el consumismo, fue distintiva después de 1890, ligada al creciente sentimiento de que este envolvía, no solo la compra de bienes sino una forma entera de vida. Las compras se transformaron de ser una actividad funcional a una forma de entretenimiento y distracción. Como el comer en un restaurante, o ir al cine, y al salón de belleza, todas estas, nuevas actividades para la mujer, el ir de compras a lugares semipúblicos, comerciales y seguros, fue una importante consideración para las mujeres preocupadas de su respetabilidad.

Al promover los placeres que promovía el poder ver y tocar las mercancías, los comerciantes alentaron a las mujeres a desear y ser seducidas por ciertos productos. Las tiendas departamentales fueron las pioneras en el uso del escaparate de vidrio y la utilización de espejos alrededor de las mercancías; A su vez ofrecían una amplia gama de servicios que apelaban ala mujer, desde baños a restaurantes, hasta departamentos de paquetería, envoltura de mercancía y crédito. Todas técnicas actualmente familiares en el proceso de ventas al publico.
Las nuevas revista de circulacion masiva tambien adoptaron la cultura femenina de consumo. Las “seis grandes” revistas femeninas, Ladies, Home Journal, Mc Call s, Delination, Womans Home Companion, Cosmopolitan y Good Housekeeping, fueron fundadas en el periodo abarcado entre 1885 y 1910. Originalmente revistas de patrones de vestidos y consejos de granjería, se convirtieron en publicaciones que pretendían

cambiar el papel de la mujer en la sociedad, con una mezcla de ficción, temas de interés general, y consejos para la preparación de alimentos, la moda y los asuntos del hogar.

Los editoriales de dichas revistas ligaron las obligaciones femeninas y su consecuente respetabilidad a la emergente cultura de consumo. Instaban a la mujer a comprar cierto tipo de marcas y productos empaquetados , en un periodo de tiempo donde la mayor parte de los abarrotes, aparatos domésticos, y diversos productos se vendían sin marca y al por mayor.
La disposición misma de las revistas reforzó la identidad de las lectoras como consumidoras. A partir de 1895, la editoriales de este tipo de publicaciones comenzaron a colocar historias y artículos en lugares estratégicos que obligaban a las lectoras a dar vuelta a las paginas donde la mayor parte de la publicidad era colocada. Las revista femeninas llegaron a incluir casi un tercio de sus anuncios de esta manera. Incluso los cuentos, que se encontraban n las publicaciones de este tipo, reforzaban el consumismo al mencionar con frecuencia nombres y marcas de productos, describiendo estilos de vestir, y acentuando la comodidad del hogar, conseguida a través de la compra de bienes.
Para 1910, los publicistas y manufactureros habían comenzado a ver a la mujer como “el principal agente adquisitivo” , dentro de sus familias, comprando la mayor parte de los alimentos, ropa, aparatos eléctricos y diversos productos para el hogar aunque ocasionalmente, apelaran a la consumidora racional, las mas viejas creencias acerca de la sensibilidad femenina por lo general tomaban la ventaja. La mujer consumidora era considerada como emocional e impulsiva, conducida por “deseos inarticulados” y “deseos inactivos”.

Antes que finalizaran los años 20 los publicistas comenzaron a redirigir sus anuncios a la mujer, con resultados impactantes. Los fabricantes de autos produjeron coches en una multitud de colores e impulsaron a las mujer a combinar sus coches y vestidos. El que las mujeres fumaran alguna vez considerado un signo de inmoralidad, fue inducido en la publicidad de cigarrillos con lemas como “consume un Lucky en lugar de un caramelo” apelando a la preocupación de la mujer por la imagen corporal .
La imagen de la consumidora entro en prominencia en un periodo en el que la sociedad americana hizo de la naturaleza de la mujer y de los papeles apropiados, un tópico de intenso debate. Después de todo, las mujeres eran cada vez mas visibles en la enseñanza superior, las profesiones y el trabajo. Habían ganado el derecho al voto, habían participado en la reforma urbana, y se habían ofrecido a trabajar en la guerra .

Era una época en donde los papeles tradicionales eran cuestionados desde muchos ángulos, el modelo de la consumidora del mercado masivo, tendía a reforzar la división de genero. L creciente muestra de imágenes femeninas en los medios de comunicación presentaban los conceptos de belleza, juventud y sexualidad en formas frecuentemente ajenas a la realidad física y social de las mujeres, hecho que exacerbo estas tendencias.

En efecto, las mujeres formaban una pequeña minoría de profesionales que trabajaban en la publicidad, revistas y periódicos a principio de siglo XX, y que rara vez controlaba aquellas empresas o sostenía posiciones decisorias dentro de las mismas. En las agencias publicitarias, el numero de mujeres profesionistas se elevo considerablemente después de 1910, pero aun ocupaban aproximadamente solo el 3% de los profesionales trabajando en este rubro en las grandes firmas de los años 30.
Las mujeres eran generalmente excluidas de aquellas posiciones que requerían de interacción personal con los fabricantes y representantes de los comercios, considerados como empleos de contacto o de labor externa a la oficina. Una cuantas se hicieron ejecutivas de cuenta, compradoras de espacios y jefas de departamento, de redacción, empleo juzgado como pertinente a la esfera femenina en la rama de la publicidad. Del mismo modo, los editores eran predominantemente masculino, aunque existía un puñado de mujeres que editaban las principales revistas, manejaban almacenes departamentales y tiendas especializadas.
Irónicamente, la promoción del consumidor femenino abrió, en realidad oportunidades para las mujeres, aunque circunscriptas a la nueva cultura del consumo de masas. La explotación de la brecha de diferencias de géneros en una industria constituida por hombres fabricantes y mujeres consumidoras había forzado que, en
efecto, las profesionistas que trabajaban en el ramo promovieran el punto de vista “femenino” con fines a escalar posiciones en sus carreras. Las primeras publicistas, fueron descritas como “penetrantes, brillantes... pioneras de su sexo”encontrando asignaciones en las grandes agencias dentro de las llamadas, “cuentas femeninas”, aquellas referidas a los productos de belleza, higiene, moda, alimentación y aparatos del hogar. Otras trabajaron en agencias locales, empresas de levantamiento de firma, y los departamentos de publicidad de pequeñas compañías.
Muchas mujeres trabajaron en los peldaños inferiores de la publicación de estas revistas

Las mujeres de negocios también organizaron asociaciones de la industria de la moda, la publicidad y la mercadotecnia. Algunas se originaron como resultados de las actitudes defensivas por parte de las mujeres: comenzaron clubes publicitarios en respuesta a su exclusión de las asociaciones masculinas. Otras percibieron un nicho con futuro dentro de la comercialización dentro del estilo expresamente femenino, y lo cultivaron activamente.
La cultura de consumo de masas que se erigió a principios de siglo XX parece resistente a definiciones mas complejas sobre la identidad del consumidor. Sin embargo, en diferentes momentos de nuestra historia, los conceptos alternativos, colectivos, y politizados del consumo han empezado a destacar.

La identidad de la “mujer consumidora” ya no es exclusivamente, una creación de fabricantes, vendedores y revistas que tienen intereses económicos en la promoción de este ideal. A la vuelta del siglo, educadores, economistas, y reformadores avanzaron juntos hacia una versión mejorada del consumidor femenino como ser racional y orientaron sus esfuerzos hacia objetivos sociales.
Estas mujeres con visiones diferentes sobre la tradicional concepción de la consumidora, formaron diferentes empresas y se adentraron en la industria de la comunicación en un nivel mas amplio; cimbrando un cambio distinto en el desarrollo del consumismo. Y dieron evidencia de que las concepciones alternativas de la cultura
del consumo podrían surgir en diferentes momentos históricos, entre distintas poblaciones de mujeres.
Aquellas mujeres profesionistas y directivas de la industria en la que intentaban forjarse un lugar propio, a menudo reforzaron las teorías dominantes de genero y consumo a pesar de sus buenas intenciones. Sin embargo, cierto grupos de mujeres entre los que se incluía a las reformadoras de clase media, activistas de la clase obrera, y feministas en general, lanzaron desafíos colectivos y politizados a dichas ideologías.
Detrás de la imagen irresistible de la consumidora proyectada por la publicidad, y los medios de comunicación, a nivel nacional e internacional, las mujeres se ocuparon en un sin numero de practicas comerciales y sociales que dieron forma y sustancia la mercado de consumo.
Sin embargo, el avance conseguido en relación a la publicación de la voz femenina, dio paso a que las editoriales, atentas a la demanda y recepción, sucumbieran ante el mercantilismo reinante en la actualidad, donde la competitividad entre los monopolios mediáticos desemboca en la minimización del elemento liberador de la mujer, por el que se lucho en los inicios del movimiento feminista.
El feminismo a través de la historia

El feminismo ha existido a través de varios siglos, digamos que siempre, cada vez que las mujeres, individual o colectivamente, se han quejado de su injusto y amargo destino bajo el patriarcado y han revindicado una situación diferente, una vida mejor.
Feminismo premoderno

Puede afirmase que ha sido en los periodos de la ilustración y en los momentos de transición hacia formas sociales mas justas y liberadoras cuando ha surgido con mas fuerza la polémica feminista. La ilustración sofistica produjo el pensamiento de la igualdad entre ambos, aunque como lo señala Valcalsel, ha sobrevivido mucho mejor la relacion patriarcal que genero: “las chanzas bifrontes de Aristofanes, las políticas de
Aristóteles, la recogida de Platón”. Con tanto ilustres precedentes la historia occidental, fue tejiendo minuciosamente desde la religión, la ley, y la ciencia, el discurso y la practica que afirmaba la inferioridad de la mujer respecto al varon.
El renacimiento trajo consigo, un nuevo paradigma humano, el de la autonomía pero no se extendió a las mujeres. El solapamiento de lo humano con los varones permite la apariencia de la universalidad del “ideal de hombre renacentista” Sin embargo, el culto renacentista hacia la gracia, la belleza, el ingenio, y la inteligencia si tuvo alguna consecuencia para las mujeres. La importancia de la educación genero diversos tratados pedagógicos y abrió un debate sobre la naturaleza y deberes de los sexos.
La cultura y la educación eran entonces un bien demasiado, y lógicamente, fueron de otra índole las acciones que involucraron a las mujeres y provocaron mayor represión: la relación de las mujeres con numerosas herejías como las milenaristas. Aunque las posiciones de las doctrinas heréticas sobre la naturaleza y la posición de la mujer eran muy confusas, les conferían una dignidad y un escape emocional e intelectual que difícilmente podrían encontrar en otro espacio publico.
El movimiento de renovación religiosa que fue la reforma protestante significo la posibilidad de un cambio en el estado de la polémica. Al afirmar la primicia de conciencia-individuo y el sacerdocio universal de todos los verdaderos creyentes frente a la relación jerárquica con Dios, abría de par en par la puertas al interrogante femenino; ¿Por qué nosotras no?.
Paradójicamente el protestantismo acabo reforzando la autoridad patriarcal, ya que necesitaba un sustituto para la debilitada autoridad del sacerdote y del rey. Por mucho que la reforma supusiese una mayor dignificación del papel de la mujer-esposa-compañera, el padre se convertía en el nuevo e inapelable interprete de las escrituras, de Dios-rey del hogar.
Sin embargo y como ya sucediera con las herejías medievales y renacentistas, la propia lógica de estas tesis llevo a la formación de grupos mas radicales.

Especialmente en Inglaterra, la pujanza del movimiento puritano, ya a mediados del siglo XVII, dio lugar a algunas sectas que, como los cuáqueros, desafiaron claramente la prohibición del Apóstol Pablo.
Estas sectas incluyeron a las mujeres como predicadoras y admitían que el espíritu pudiese expresarse a través de ellas. Algunas mujeres encontraron una interesante vía para desplegar su individualidad: “El espíritu podía inducir a una mujer al celibato, o a fiar el derecho de su marido a gobernar la conciencia de ella, o bien, indicarle donde debía rendir culto. Los espíritus tenían poca consideración por el respeto, debido al patriarcado terrenal; solo reconocían el poder de Dios”. Entonces se les acuso de pactar con el demonio. Las frecuentes acusaciones de brujería contra las mujeres individualistas a lo largo de estos siglos, y su consiguiente quema, fue el justo contrapeso “divino a quienes desafiaban el poder patriarcal
En la Francia del siglo XVII, los salones comenzaban su andadura como espacios públicos capaz de generar nuevas normas y valores sociales. En los salones las mujeres, tenían una notable presencia y protagonizaron el movimiento literario y social conocido como preciosismo. Las preciosas, que declaran preferir la aristocracia del espíritu a la de la sangre revitalizaron la lengua francesa e impusieron nuevos estilos amorosos; establecieron pues sus normativas en un terreno en el que las mujeres rara vez habían decidido.
2.4.2 ¿Condicionamiento o reflejo?
Se puede afirmar que tanto Cosmopolitan como Para Ti son revistas dirigidas exclusivamente al publico femenino, pero ¿Se puede ratificar que ambos medios reflejan a la mujer argentina actual tal cual es? O ¿Se deberia que manifestar que ambos medios condicionan a la mujer a tal punto que la misma busca, consciente o inconscientemente, ser una mujer sobresaliente en todo lo que realiza?.

Al investigar acerca del contenido de las revistas, se puede sostener que dichos medios tratan temas de gran incumbencia para las mujeres, pero al indagar y estudiar acentuadamente acerca de estas problemáticas, se ha establecido que no se expone y trata claramente las necesidades de las mujeres, es decir que tanto Para Ti como Cosmopolitan muestran mujeres que se destacan en todo(en su trabajo, en su vida amorosa en el sexo, con sus amigos, poseen caras y cuerpos privilegiados) y si con algunas de estas características poseen alguna dificultad determinada para estar a la altura de las circunstancias que las revistas proponen, los medios dan las pautas necesarias para conseguirlas inmediatamente.

Por lo tanto al tomar como ejemplo de esta cuestión, la revista Cosmopolitan, busca con su contenido dejar claro que una “chica Cosmo”, debe ser un mujer que responda a las distintas situaciones que enfrenta en su vida cotidiana de la manera mas optima posible, haciendo un especial énfasis en la vida sexual de la lectora, aconsejándola constantemente acerca de esta problemática para que la mujer este siempre actualizada y ponga su máximo potencial a la hora del sexo.

Esta claro que las mujeres, asiduas lectoras de Cosmopolitan, no son personas que constantemente sigan al pie de la letra dichos consejos o propuestas, pero si se puede asentar que las mismas buscan mejorarse y superarse día a día, con todo lo que obviamente esto implica.

En cuanto a Para Ti este medio propone en su contenido cuestiones mas cotidianas, es decir expone distintas situaciones que hacen al sexo femenino (familia, moda, salud, belleza, salidas) tratándolas de una manera o vision que el medio propone mas conservadora y mas real. Aunque en algunos casos como por ejemplo secciones que tienen que ver con la moda o productos de belleza, estos son mayoritariamente para mujeres de alto poder adquisitivo.

Se debe tener en cuenta que el publico al cual van dirigidas estas revistas son mujeres jóvenes, con ganas de superarse constantemente, que les gusta divertirse y disfrutan del placer sin censura alguna, por lo tanto al definir claramente dicho publico, se puede concluir afirmando que Cosmopolitan y Para Ti son revistas aspiracionales, es decir, lo que se propone en ambos medios es lo que la mujer desearía alcanzar. No necesariamente dichas mujeres se comportan como las revistas lo insinúan.

Por lo tanto, Cosmopolitan y Para Ti no reflejan totalmente a la mujer argentina pero si representa y muestra el deseo de las mismas de poder superarse y de verse y se cada día mejor en lo que hacen.
3. Conclusión.
Al realizar dicho trabajo de investigación, hemos aprendido muchas cosas sobre lo que es la mujer, su historia, los roles que esta “interpreta” en la actualidad (y los que ha interpretado a lo largo de las distintas épocas) y como esta enfrenta el mundo que hoy le toca vivir.

A medida que fuimos investigando, fuimos dándonos cuenta de la importancia de la mujer en las sociedades modernas. Pero no solo las mujeres juegan un rol importante en estas sociedades también lo hacen los medios de comunicación. Estos no solo informan, como lo han hecho desde sus inicios, sino que transmiten valores, costumbres, posturas, tendencias, etc.

Esta década está caracterizada por la tecnología y por la rapidez con la que se mueve la información por el mundo. Estar informado es vital porque nos transmite normas, códigos, valores con los que se maneja la sociedad. Los medios son un reflejo de esa sociedad, por lo que nos preguntamos, ¿ Todos los medios reflejan a la sociedad?, ¿Son esos medios reflejos de la mujer?

Durante nuestra investigación nos pusimos el objetivo de encontrar una respuesta para dichas preguntas. Lo que nos llevo a sacar diferentes conclusiones.

Por un lado, tanto la revista Para Ti como Cosmopolitan (en las que hemos concentrado nuestra investigación) sí difieren en sus contenidos. Si bien ambas son dirigidas al sexo femenino, no lo hacen de la misma manera. Cosmopolitan toma una mirada mas actual, tomando al sexo y las relaciones amorosas como eje principal, concentrándose en la carrera laboral y en la auto superación de la mujer en todos los planos de la vida. Dejando a un lado los temas relacionados con la familia e hijos, pero si tocando el tópico “pareja”. Asimismo, Para Ti da una mirada mas conservadora acerca de la mujer. Se focaliza en temas como el cuidado de hijos, formación de familia. Pone especial énfasis en la moda, las tendencias. Este tema ocupa un gran porcentaje en el contenido de la revista, como así también dieta, salud, etc.

Al ser ambas revistas dedicadas a la mujer, las dos tocan temas relacionadas con el cuidado del cuerpo.

Por otro lado, estas revistas tomaron dos modelos de mujer y decidieron reflejarla y dirigirse a ese modelo en sus contenidos. Cada revista tiene muy en claro al publico que quiere llegar y como llegar a ese publico. Tomaron un publico existente y se focalizaron en él, investigando sus inquietudes, formas de comportamiento, valores, etc. Buscando comunicarles todo lo que podría ser de su interés.

Los públicos de Para Ti y Cosmopolitan son distintos, pero no son estereotipos creados, sino que son tomados de la realidad, de la vida cotidiana y llevados al “papel”.

Pero vale hacer una aclaración con dicho tema: no todas las mujeres que leen Cosmopolitan buscan ser chicas diez en la cama o ser la secretaria perfecta; y no todas las mujeres que leen Para Ti están cien porciento pendientes de los últimos gritos de la moda o de modelar su cuerpo haciendo gimnasia y/ o dietas. Sino que ambos “modelos” tomados por estas revistas son llevados al extremo, es decir, que son reflejados de tal manera que muestran todos los puntos de interés sobre cierto tema; son llevados al extremo porque lo que dicen o muestran estas revistas están llevados a la exageración, de la cual las mujeres toman solo ciertos aspectos, toman solo lo que les interesa y solo lo que pueden llevar a la practica. Por ejemplo: en Para Ti moda, las modelos solo visten ropa de marcas y de un precio que solo es alcanzable por las mujeres de clase alta del país. La revista nos quiere decir que se deben comprar esas prendas de vestir de esa determinada marca, sino que están a la moda ese modelo de prenda de vestir pero la marca no imposta. La marca que se muestra es solo una cuestión de promoción y publicidad.. Entonces lo que se lleva al extremo es: una modelo perfecta, vestida impecablemente, con las mejores vestimentas y las mejores marcas. Pero la realidad nos muestra otra cosa: una mujer común (trabajadora, madre, soltera, casada) vestida a la moda pero no con las mejores marcas del mercado.

Lo mismo ocurre con Cosmopolitan: la mujer no se prepara todas las noches para matar, no esta pendiente en el momento de tener relaciones que pose le conviene para estar mas linda o mas sensual, y esto es, ju7astamente lo que transmite la revista, esto es el extremo de dicho medio.

Por ultimo, se puede decir, que ambas consideramos que nuestra hipótesis sobre que las revistas Para Ti y Cosmopolitan difieren en sus contenidos y buscan “crear” un

tipo de mujer imponiéndole valores, costumbres, etc, pero no reflejándola, se ha comprobado parcialmente, dado que ambas revistas a tomado estilos de mujer diferentes
de la realidad (y también toman las características que dichos estilos implican) y la han “trasladado” a sus contenidos reflejándola, pero como se ha mencionado anteriormente, este reflejo no es cien porciento fiel sino que la llevan al extremo, al limite, imponiéndole y condicionándola en ciertos aspectos y con distintas conductas que sí tienen influencia en las mujeres actuales.
Autoras: Rocío Villar y Mariana Mineo

4. BIBLIOGRAFÍA.
Paginas de Internet

http://www.okupasenlared.com.

http://www.losandes.com

http://www.bc.barnard.columbia.edu

http://www.caretas.com.pe

http://www.catamarca.com

http://www.antroposmodernos.com

http://www.fabiozerpa.com

http://www.weblaboral1.com

http://www.monografias.com

http://www.rincondelvago.com

http://humanitas.cl

http://www.mujereslegendarias.org.ve
Libros Utilizados

Doelker, Cristian. La realidad manipulada. Radio, televisión, cine y prensa. Ed. Gustavo Gill.

Guiterrez, Antonio. Los mass media y el poder.
5. Anexo

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Investigación Teórica iconResumen En el inicio de todo proceso de investigación siempre hay...

Investigación Teórica iconTodo objeto de investigación debe definirse y construirse, inexorablemente,...

Investigación Teórica iconF@ro revista Teórica del Departamento de

Investigación Teórica iconB fundamentación teórica proposicionalice la siguiente información

Investigación Teórica iconI. representaciones mediaticas de la pobreza. Sintesis teorica

Investigación Teórica iconInvestigación Avances en investigación formativa 2008 / Red Colombiana...

Investigación Teórica iconInvestigacióN: La investigación ha sido llevada a cabo por José Manuel...

Investigación Teórica iconInvestigación protagónica como metodologíA DE investigación docente t. E. D

Investigación Teórica iconInvestigación desarrollo y Aplicaciones de la Investigación Universitaria p. 92

Investigación Teórica iconInvestigación motivacional. Investigación administrativa. Paradigma






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com