A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la






descargar 63.66 Kb.
títuloA continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la
fecha de publicación25.12.2015
tamaño63.66 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Historia > Documentos
A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la guía Gladis (teléfono 53-7-911440), con correo electrónico tripcopio@yahoo.com, por si alguien quisiera hacer uso de sus servicios profesionales para un mejor conocimiento de la ciudad.

Maestranza de la Artillería

Una insólita exposición atrae cada día a miles de turistas y habaneros que pasan por el área que delimitan las calles Cuba, Chacón y Cuarteles, en La Habana Vieja.

Lo que pocos conocen es la historia azarosa de La Maestranza de la Habana que, como Fénix, resurgió de sus ruinas desde la remota fecha de 1539.

Caprichos venales de reyes y gobernadores españoles le dieron a este pedazo de la capital cubana la vida de una montaña rusa. Apareció como una pequeña edificación militar de piedras y maderas que custodiaba la entrada de la bahía. Para entonces nadie en la villa de soñaba ni con el Morro ni la colosal Cabaña.

Hernando de Soto la mandó a erigir antes de partir a la conquista de la vecina península de la Florida, pero la primera maestranza sucumbió ante el ataque feroz del pirata francés Jacques de Sores, cuando aún estaba a medio construir.

La historia recoge que durante 20 años las ruinas de la primera fortaleza de la villa sirvieron de parapeto para defenderse de los constantes asedios de piratas y corsarios.

Para 1588 comenzó la construcción de la primera fundición de cañones en la isla. El lugar escogido fue, precisamente, sobre las ruinas del otrora emplazamiento militar. Para 1600 ya la fragua sacaba los primeros cañones "Made in Cuba". El cobre empleado se traía de la mina ubicada en la localidad del mismo nombre, ubicada en los alrededores de la villa de Santiago de Cuba, distante esta última de La Habana a unos mil kilómetros al sureste.

Pero como los reyes españoles de entonces sólo tenían la cabeza para llevar la corona y, según se dice, habían suspendido siempre los exámenes de Matemáticas, mandaron a cerrar la maestranza cubana porque era muy costoso traer el mineral de tan lejano lugar.

Entonces, reiniciaron el envío de las piezas de artillería desde la península donde se fabricaban con el cobre traído nada más y nada menos que de Hungría. Pero no pensemos mal de semejante negocio; más bien, admirémonos de la luz larga del Rey quien ya vislumbraba la Unión Europea desde tan remota fecha. O, de lo contrario, justifiquémoslo por su acto de protección de la industria nacional española.

Hacia 1624, el gobernador de la isla comienza a solicitar la venia real para levantar una nueva defensa en el estratégico sitio. Casi un siglo después llegó la aprobación; claro, no había ni fax, ni Internet. Pero eso sí, la comunicación fue leída al lado de la tumba del precursor de la idea.

Así nacieron los baluartes de San Telmo. Estos duraron lo que un merengue en la puerta de un colegio, pues se ordenó su demolición. La idea fue hacer otro más grande que pasó a la historia por su destacado rol en la defensa de la villa cuando la toma de La Habana por los ingleses, en 1762.

De los muros de San Telmo, resurge una edificación con líneas tendiente al neoclásico español. En su interior, la forja parió cientos de piezas de artillería que fueron a reforzar los emplazamientos y tropas peninsulares no sólo en Cuba, sino también de otros sitios de la región.

Para 1898, con la clarinada de la independencia cubana tocando a las puertas de La Habana y la frustrante intervención americana en la guerra que victoriosamente libraban los cubanos contra la metrópolis madrileña, la maestranza cierra sus operaciones definitivamente.

Con el inicio del siglo XX la edificación sirvió de sede a diferentes instituciones que nunca se preocuparon por pasarle la mano a la añeja e histórica construcción. Para 1938 se le condena definitivamente a muerte para levantar un castillo de líneas mediocres que albergó la jefatura de la Policía.

La desidia y la modernidad sepultaron con asfalto los restos de la historia tormentosa de la Maestranza de La Habana. Sólo con el rescate de La Habana Vieja, Patrimonio de la Humanidad, se ha vuelto a la conquista de la memoria de fuego, sangre y hierro.

Capitolio


Situado en Ave del Prado, entre las calles San José y Dragones. Habana Vieja.

En 1929 los terrenos que ocupaban la primera estación de ferrocarriles habaneros fueron ocupados por el Capitolio Nacional sede de la Cámara de Representantes y el Senado de la Republica.

Su construcción estuvo a cargo de la compañía norteamericana Purry and Gendenson y fue inaugurado el 20 de mayo de 1929 para conmemorar nuestro aniversario republicano.

Desde la escalinata se imponen las columnas del pórtico, tras ellas se encuentran las puertas principales realizadas en bronces con bajos relieves de importantes escenas de la Historia Nacional. A ambos lados de la parte superior de la escalinata se encuentran dos estatuas de bronce que simbolizan el trabajo y la virtud tutelar del pueblo obra del escultor italiano Angelo Sanelis.

En la fachada del Capitolio predomina lo clásico mientras que el interior se caracteriza por la opulencia ecléctica sin perder por esto su armonía. Para sus pisos utilizaron numerosos tipos de mármoles sobresale la cúpula de mas de 90 metros de alto, visible desde los extremos de la ciudad; bajo la cúpula se encuentra una estatua de bronce que representa a la República cubierta por laminas de oro,

esta en el salón de los pasos perdidos y es también obra de Angelo Sanelis, mide 14 metros de altura y pesa 30 toneladas, considerada la tercera más alta bajo techo del mundo.

El salón de los pasos perdidos concebidos para ceremonias

oficiales tiene 15 metros de ancho y 48 de largo por una altura de casi 20 metros. Al centro del edificio y debajo de la cúpula se instalo un brillante que marca el kilómetro cero de las carreteras de Cuba. Actualmente es sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y del Instituto de Información Científica y Tecnológica.

Torreón de San Lázaro


Situado entre calles Malecón y Marina. Centro Habana.

Ubicado en la antigua ensenada de San Lázaro, en un sitio por donde se produjeron varios desembarcos de corsarios y piratas en la época colonial. Fue construido en 1665 para asumir la funciones de vigilancia dentro del sistema defensivo de la ciudad y actualmente resulta un elemento pintoresco junto a los edificios que lo rodean y el parque Antonio Maceo. Declarado Monumento Nacional.

Cementerio Colón


Es uno de los cementerios mas lujosos del mundo, otro

esta en Génova y otro en Paris. Por la gran cantidad de monumentos de escultores nacionales y extranjeros de disímiles manifestaciones arquitectónicas y estilos, el cementerio Colón de La Habana resulta de gran significación y es además fuente de atracción para aquellos que visitan la capital cubana y se sienten cautivados por apreciar el arte funerario en nuestro país.

Es el mayor de Cuba y uno de los más grandes de América Latina. Constituye una verdadera necrópolis y su estructura es rectangular en forma de campamento romano. Está compuesto por una retícula de calles, manzanas y lotes.

Resalta la grandiosidad de su portada que está rematada por un conjunto escultórico que simboliza las tres virtudes teologales: la Fe, la Esperanza y la Caridad. Este conjunto escultórico fue obra del escultor cubano José Villalta de Saavedra, autor también de otros monumentos importantes en este cementerio, como el erigido en homenaje a los ocho estudiantes de medicina fusilados por los españoles en 1871, y el de la figura de la madre con su niño en brazos, identificado como La Milagrosa.

La historia de este cementerio habanero data de 1854 cuando el gobernador Marqués de la Pezuela proyectó la construcción de una nueva necrópolis en La Habana, pero no pudo llevar a cabo entonces dicha idea. Cuatro años después, en 1858, el ayuntamiento habanero nombró una comisión para determinar la elección de un terreno adecuado para la construcción del nuevo cementerio.

Inicialmente fue escogido un cuadrilátero en la falda oeste del Castillo del Príncipe, pero esto resultó impugnado por las autoridades militares y también por el Obispo. Este último alegó que no era el Ayuntamiento, sino el obispado quién tenía el derecho a construir el cementerio.

En definitiva, el consejo superior de administración y el Gobierno de Madrid aceptaron los argumentos del obispo teniendo en cuenta el carácter religioso de los cementerios en aquellos instantes. Fue entonces autorizado por Real Decreto el 28 de julio de 1866 la construcción del cementerio con la observación de que se pusiese el Obispo de acuerdo en la selección del terreno con las autoridades locales.

Finalmente, el 30 de octubre de 1871 se colocó la primera piedra y las obras concluyeron casi quince años después, es decir, el dos de julio de 1886.

El arquitecto de este cementerio fue el español Calixto de Loira, quién también proyectó el primer panteón construido en este sitio, la Galería de Tobías. Al propio arquitecto constructor le cupo la triste suerte de que su cadáver fuese uno de los primeros en ser enterrado allí el 29 de septiembre de 1872, es decir poco tiempo después de haberse iniciado las obras.

Es Patrimonio Nacional y Monumento Nacional, y su primera moradora, antes incluso que el arquitecto, fue una esclava de origen africano en 1871. Hay una tumba, La Milagrosa, a la que acuden cada día mucha gente, es un mito, una leyenda viva, siempre esta llena de flores diversas... muchas madres o en espera de bebes van allá siempre.
Cristo de La Habana

Estatua de mármol blanco de Carrara, muestra a Cristo en actitud de bendecir la ciudad. Con una altura de 15 metros, está colocada sobre un pedestal de 3 metros. Teniendo en cuenta la elevación de la colina en que se encuentra, alcanza 79 metros sobre el nivel del mar. Su escultora fue la cubana Jilma Madera, ganadora del concurso convocado para ello, que ejecutó la obra en Italia. Está ubicada en este lugar desde 1958.

Monumento a Carlos Manuel de Céspedes


Plaza de Armas. En 1953, se celebró un concurso entre artistas cubanos para este fin y se encargo la estatua al ganador, Sergio López Mesa. En 1955 fue desplazada la estatua de Fernando VII y erigida en el mismo lugar y año la del abogado Carlos Manuel de Céspedes (1819-1874), el principal promotor del inicio de las guerras de independencia y nombrado "Padre de la Patria" por su pueblo. Céspedes fue el primer presidente de la República en Armas, embrión del Estado cubano, evidenciando una notable visión política. La estatua, confeccionada en mármol, da nombre a la plaza.


Monumento a Estudiantes de Medicina


Situada entre la avenida del Puerto y Prado. Fue inaugurado en 1921 por suscripción popular, es obra del arquitecto Walfrido Fuentes. Un templete octogonal de mármol blanco resguarda el lienzo de pared del edificio del Cuerpo de Ingenieros, utilizado como paredón, para fusilar a 8 estudiantes de medicina de la Universidad de La Habana

el 27 de noviembre de 1871, acusados de haber profanado la tumba de un periodista español.

Iglesia de San Felipe Neri


Rehabilitada, y reinaugurada en febrero de 2004, para albergar conciertos líricos y operísticos (la iglesia de Paula se dedica a la música antigua, y la de San Francisco a la sinfónica y coral). Se construyó en 1863 como iglesia del convento del mismo nombre; poco después pasó a ser de los capuchinos y, tras diferentes usos, se convirtió en sede del Banco de Comercio en 1924, y del Trust Company of Cuba en 1952 (en el lugar del altar y el sagrario estuvo colocada la caja fuerte). El trabajo de la Oficina del Historiador resultó impecable (cosa habitual) y el templo quedó verdaderamente hermoso.

Está situada en calle Obrapía esquina a calle Aguiar.

Museo Nacional de Bellas Artes

Dos edificios de gran tradición y riqueza arquitectónica del Centro Histórico de La Habana exhiben las más valiosas muestras de artes plásticas que usted pueda tener a su alcance en Cuba.

Arte cubano

El otrora Palacio de Bellas Artes reúne en sus modernas salas las más completas colecciones del arte cubano desde la etapa colonial hasta nuestros días.

En calle Trocadero entre Zulueta y Monserrate. La Habana Vieja. Teléf. (53 7) 861 1864.

Arte Universal

La imponente belleza de un edificio que reta al pasado, el antiguo Centro Asturiano de La Habana, se ha convertido en escenario ideal para la exhibición de exclusivas colecciones y exponentes del arte antiguo, europeo, asiático, latinoamericano y americano.

En calle San Rafael entre Zulueta y Monserrate. La Habana Vieja. Teléf. (53 7) 861 1864.

Museo de la Revolución

Ubicado en el antiguo Palacio Presidencial, construido entre 1913 y 1919, inaugurado en 1920.

Trabajaron en Palacio 25 presidentes de la República de Cuba. Atesora valiosas obras de arte de renombrados pintores y escultores cubanos. Expone la lucha del pueblo cubano desde el siglo XV hasta la actualidad, el Memorial Granma y sala dedicada a la gesta de Bolivia llevada a cabo por el Che Guevara.

En calle Refugio No. 1 entre Monserrate y Zulueta, Habana Vieja. Teléf. (53 7) 862 4091.



Lonja del Comercio

Inaugurada en marzo de 1909, el proyecto pertenece al arquitecto y escultor valenciano Tomas Mur, ganador del concurso convocado con este fin en 1903. La compañía norteamericana Purdy and Henderson estuvo encargada de su ejecución.

Fue levantada en un lugar habitual de reunión de comerciantes y propietarios, pues en esa área se ubicaba la Lonja de Víveres, fundada en 1878 cerca de la Aduana, y donde los comerciantes examinaban productos y acordaban precios.

El actual edificio, en el que resaltan elementos típicos de la arquitectura renacentista, tiene seis plantas, un amplio portal con arcadas y una cúpula rematada por la figura en bronce del dios Mercurio, símbolo del comercio, copia de la obra del artista italiano Juan de Bolonia. Novedosa en esta construcción resultó la distribución de las actividades de exposición en salones y almacenes, junto a la función comercial y administrativa en oficinas, todo dentro de una estructura única.

Fue restaurada por la Inmobiliaria Áurea S.A. para arrendar sus espacios como oficinas a firmas comerciales radicadas en Cuba.

Está situada en la plaza de San Francisco de Asís, La Habana Vieja.

Edificio Bacardí

El principal exponente del Art Déco en la ciudad perteneció al santiaguero Emilio Bacardí, como sede de su famosa empresa de rones. Fue construido en 1930, según diseño del arquitecto E. Rodríguez Castells. La lujosa edificación, con dos pequeñas torres rematadas por murciélagos de bronce, mereció el Premio Nacional de Arquitectura. Albergó diferentes instituciones hasta las labores de restauración, que aún continúan, a la vez que acoge a la Inmobiliaria Fénix S.A.

Se encuentra en la calle Zulueta, esquina a la calle San Juan de Dios, La Habana Vieja.

Manzana de Gómez

Terminada en 1917, tomó el nombre de su propietario, Andrés Gómez Mena. La planta se caracteriza por las dos calles interiores que la atraviesan en diagonal. Tiene portal en todo su perímetro y columnatas inspiradas en las arcadas del Palacio del Segundo Cabo. Evidencia un eclecticismo de poco valor arquitectónico y alta coherencia urbana. Actualmente acoge centros de enseñanza, oficinas y comercios.

Ubicada en calle Zulueta, San Rafael, Neptuno y Monserrate, La Habana Vieja.

Complejo Morro-Cabaña

1- Castillo de los Tres Reyes del Morro. Construido en el siglo XVI con una historia vinculada a España e Inglaterra, ofrece preciosas vistas

de La Habana. En sus salas de exposiciones encontrará la historia de los viajes de descubrimiento a las Américas, arqueología subacuática, monografías del Morro y la sala de los faros.

2- Fortaleza de San Carlos de la Cabaña. Construida en el siglo XVII es la mayor fortaleza erigida por España. Representa la obra cumbre del

sistema abaluartado en construcciones militares de la época. Se encuentra aquí la antigua comandancia del Che, la Capilla de la Fortaleza y el museo de armamentos y fortificaciones.



Se encuentra situado frente a La Habana Vieja, al otro lado de la bahía, por lo que tendrás que cruzar en coche por el túnel que la cruza. En carretera de la Cabaña, Habana del Este. Teléf. (53 7) 862 0617.



Casa del Che

Abierta al público en 2007, se encuentra situada junto al Mirador del Cristo de La Habana, muy cerca de la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña. Guarda objetos personales del Che. Precio de la entrada 3 cuc.

Museo Napoleónico

Posee una de las colecciones más completas que pertenecieron a Napoleón Bonaparte o estuvieron relacionados con su vida.

En San Miguel y Ronda, Centro Habana. Teléf. (53 7) 79 1460.

Museo Ernest Hemingway

En la finca donde vivió en Cuba este museo atesora valiosos recuerdos del famoso premio Nobel de Literatura.

En la Finca Vigía. San Francisco de Paula. San Miguel del Padrón. Teléf. (53 7) 91 0809.

Memorial José Martí

Situado en la histórica Plaza de la Revolución en el centro de la ciudad de La Habana. En la base del Monumento existen cuatro modernas salas de exposición, una de las cuales es transitoria. En ellas

se ofrecen al visitante una muestra de la vida y obra de José Martí, Héroe Nacional de la República de Cuba.

El mirador del Monumento, punto más alto de la ciudad, ofrece al visitante una vista panorámica de la Habana de belleza inigualable.

En la Plaza de la Revolución. La Habana. Teléf. (53 7) 57 8154

Fundación Habana Club. Museo del Ron

La historia del legendario ron cubano indisolublemente ligado a la cultura e identidad de su pueblo.

En la Avenida del Puerto. No. 262, esquina a Sol, Habana Vieja. Teléf. (53 7) 33 6598.

Museo Nacional de Historia Natural

Ofrece tres exhibiciones permanentes: El Museo por dentro; mamíferos, aves y reptiles de otras partes del mundo; Historia de la tierra y la vida.

En calle Obispo, nº 61, Plaza de Armas, Habana Vieja. Teléf. (53 7) 63 2589.

Maqueta de la Habana

Cuenta con una superficie de 144 m2 y está realizada a una escala de 1:1000, es una oportunidad única de disfrutar de La Habana en miniatura.

En calle 28, nº 113, entre 1ra y 3ra, Miramar, Playa.

Otros Centros de Esparcimiento

Acuario Nacional de Cuba

Oportunidad exclusiva para conocer y amar el maravilloso mundo del mar en compañía de guías profesionales especializados.

En la Avenida 3ra y 62, Miramar, Playa. Teléf. (53 7) 203 6401.

Jardín Botánico Nacional

Ofrece interesantes recorridos por el maravilloso mundo de las plantas en compañía de guías profesionales especializados. Fundado en 1968, posee alrededor de 4000 especies de lo más representativo de la flora cubana y del resto de los trópicos del planeta.

En la carretera del Rocío, Km 31/2, Calabazar, Boyeros. Teléf. (53 7) 54 9160.

Callejón de Hamel


Su nombre procede de Fernando de Hamel, estadounidense-franco-alemán, transportista de armas durante la Guerra de Secesión e instalado posteriormente en este callejón. Pero es en 1990 cuando se inicia su fama y valor, por la iniciativa y creatividad del camagüeyano Salvador González y sus muchos colaboradores. Todas las paredes se llenaron de magníficos murales, a la vez que se instalaban pequeños talleres, galerías de arte y altares, dedicados a las tradiciones afrocubanas, en especial a sus tres religiones: santería, palo monte y abakuá. Además se desarrollan actividades musicales de rumba (apreciadísimas), o boleros (curiosamente en una de estas casas nació el "feeling"), descargas poéticas y teatro infantil.

Entre sus visitantes famosos: Harry Belafonte, Sidney Pollack o Compay Segundo. Y es que, original, no turístico y verdaderamente comunitario, este sitio se abre a todos; dice el verso-refrán de uno de sus murales: "cualquiera se come un ñame".

Muy visitado, aunque todavía no muy difundido entre los turistas para su visita, el callejón de Hamel se encuentra entre las calles Aramburu y Hospital.

Los domingos entre las 12 de la mañana y las 3 de la tarde celebran “El Domingo de la Rumba y el Guaguanco”, donde podrás bailar con los lugareños ritmos típicos cubanos, mientras te tomas una cerveza, un refresco o un mojito, y comprar objetos de artesanía yoruba, así como CD de música afrocubana y yoruba y otros CD,
La Esquina Caliente

Desde hace muchos años diferentes personas llegadas desde muchos lugares se reúnen, a cualquier hora del día, para hablar y discutir de béisbol. Todos dan su opinión, algunos suavemente, otros, a gritos. Se puede defender al jugador o al equipo que uno quiera, pero casi todos son de "Industriales" (de La Habana), y muy pocos de "Santiago" (el eterno rival).

Veras a los grupos discutir airadamente en muchos casos en el Parque Central, justo enfrente del hotel Inglaterra y alrededor de la estatua de José Martí que hay en la plaza rectangular.

Barrio Chino


Recientemente remozado y "rejuvenecido", ha vuelto a la vida este peculiar barrio que nació en La Habana de mediados del 1800, y que palpita en sus típicas calles, casas, decorados, comercios y por supuesto, en sus chinos de hoy, descendientes de aquellos.

Está situado en Centro Habana, en calle San Nicolás, entre las calles Zanja y Dragones.


Cementerio Chino


La Isla de Cuba es pequeñísima comparada con el extenso territorio chino del que vinieron en junio de 1847 los culíes contratados con el objetivo de sustituir, poco a poco, la fuerza de trabajo de los esclavos africanos.

Dos procesos inmigratorios durante el siglo XIX y un tercero en las primeras décadas del XX, hicieron que Cuba deviniera en punto del asentamiento de la mayor colonia china en América.

El inmigrante chino se adaptó al contexto sociocultural cubano en condiciones muy adversas y desiguales para él; pero a pesar de ello pudo reconstruir una parte de sus tradiciones culturales a través de su capacidad asociativa, razón de la abundante proliferación de asociaciones chinas desde finales del siglo XIX hasta la primera mitad del siglo XX, y junto a ello su infraestructura social: cementerio, farmacia, teatros, hogar de ancianos, bancos, periódicos y otros.

Han pasado varias generaciones desde la llegada de los primeros chinos y en 1980 sólo quedaban unos cuatro mil, oriundos de diferentes distritos de Cantón, la mayoría ancianos, ya en la actualidad quedan unos cuatrocientos en todo el país.

Sus elementos funerarios, cementerio y rituales fúnebres, ocuparon un lugar importante en el desarrollo de su cultura.

El cementerio chino, vinculado estrechamente al asentamiento y desarrollo de la colonia china en La Habana fue construido por el arquitecto cubano Isidro A. Rivas.

Los primeros enterramientos chinos se hicieron en el cementerio de los ingleses, en el Vedado, luego en el cementerio de Colón. Y no es hasta el 11 de diciembre de 1882 que el primer Cónsul General chino en La Habana, el Señor Liu Lia Yuan, inició las gestiones oficiales para la construcción de un cementerio chino.

Para lograrlo se basó en las condiciones concedidas a otras colonias extranjeras establecidas en China y la reciprocidad concedida por otros países en los que existían grandes colonias chinas.

Ante esa pretensión la Iglesia Católica interpuso numerosos obstáculos ante el permiso oficial, el cual sólo se logró 11 años después, el 20 de mayo de 1893.

La edificación, el terreno y las vías de acceso hicieron que tuviera un costo de 23 mil 700 pesos. El terreno era propiedad de Don Federico Kohly, fue valorado en 8 mil 100 pesos y su superficie era de 9 mil metros cuadrados. En el predio anterior de donde reposan los difuntos, construyeron un portón al estilo de las pagodas orientales que le añade un tono decorativo muy especial.

Este cementerio se fundó aproximadamente en octubre de 1893, fecha en que se realizó la primera inhumación (27 de octubre de 1893), y en ese mismo año se imprimió el reglamento del cementerio de la colonia china de Cuba, según consta en archivos.

Se sabe que los cementerios son sitios de reposo y meditación; no obstante, lo peculiar del cementerio chino es su historia y ello despierta curiosidad en los visitantes.

En la actualidad, el cementerio ocupa una superficie de 8 mil 198 m2, distribuidos en cuatro cuadros irregulares, resultado del corte de dos ejes en cruz que regentan el trazado básico original de la planta. Dichos cuadros representan el cielo, la tierra, el mundo de los vivos, y el mundo de los muertos.

Sobre la planta alternan obeliscos, capillas, nichos, bóvedas y falsas bóvedas, en su mayoría conocidas como muritos chinos. En las fosas excavadas en la tierra coexisten conjuntamente los enterramientos.

Allí se observan los mausoleos de las distintas sociedades así como de la Logia Masónica China.

Se destaca entre los monumentos funerarios una escultura de San Fancón, vivo ejemplo del proceso de la transculturación religiosa china con la cultura cubana que contribuyó al enriquecimiento del imaginario de la colonia china y del pueblo cubano.

Solamente tienen derecho de enterramiento los nacionales chinos, sus cónyuges y sus descendientes hasta la segunda generación, los fallecidos son colocados en los nichos del Casino o en propiedades particulares, las capillas, propiedades de las instituciones privadas, que sólo son utilizadas como osarios.

El difunto, al ser enterrado en las fosas de tierra, dispone mediante testamento el tipo de plantas que quiere en su sepultura y el modo de sembrarlas; puede ser sembrada alrededor o sobre el montículo de tierra que cubre sus restos. Las imágenes de leones que ornamentan algunos elementos funerales dicen ellos que se colocan para espantar a los malos espíritus.

La disposición simbólica de las plantas y su cuidado, durante su crecimiento, es un ritual que representa la elevación del alma y la salud del espíritu del difunto y de sus familiares vivos, aunque por voluntad del fallecido al año de entierro estas pueden ser cortadas.

Hay también pequeños obeliscos con inscripciones en chino, reseñando el entierro de algunos chinos importantes dentro de la colonia.

Para las fiestas propias del calendario lunar y las celebraciones cristianas de los fieles difuntos, existe la costumbre de quemar incienso, sándalo, dinero falso y hacerles ofrendas de alimentos a sus difuntos.

El arte funerario de los descendientes de la China milenaria dejó también su impronta en la cultura cubana, este singular cementerio es la muestra más fehaciente de ello.

Santa María del Rosario


Toda una sorpresa es encontrar este poblado colonial a las puertas mismas de la capital, casi dentro de ella, y comprobar que su vieja pátina ha sobrevivido al embate citadino y cosmopolita de la gran ciudad; no dejar de ver su iglesia, una de las más antiguas de Cuba; a un costado, la casona criolla del intelectual españolista José María Chacón y Calvo, y el viejo balneario que hiciera famoso al pueblo, aún en uso, que atesora las bañeras originales de mármol macizo.

Está situado a unos 15 o 20 kilómetros al sudeste de La Habana, cerca de Guanabacoa.

Cojímar


A diez minutos en coche de La Habana Vieja: se puede decir que Cojímar está situado en la ciudad y, a la vez, separado de ella. Es un encantador pueblo marinero, a orillas de la pequeña bahía y del río del mismo nombre. Cuenta con algunas casas muy bonitas, en especial, las de madera, y un castillo del siglo XVII, proyectado por Antonelli.

Desde hace unas décadas, Cojímar es más conocido por ser el pueblo de Hemingway: donde anclaba su yate Pilar, desde el que salía el protagonista de su novela "El viejo y el mar", y en el que rodara Spencer Tracy la película inspirada en ella. Un busto del viejo Ernest, costeado por suscripción popular, obra del escultor Bustos, preside la glorieta principal.

Jaruco


Hoy calificada con acierto como Villa Condal en alusión a su fundador, el Conde de Jaruco, importante personalidad del siglo XVIII cubano y padre de una mujer relevante, la Condesa de Merlín, esta población conserva con orgullo sus sitios y valores patrimoniales.

Es contiguo y está situado al este de Santa María del Rosario.

Escaleras de Jaruco


Un sitio natural que constituye un lugar de atracción turística de la actual provincia de La Habana, a unos 40 kilómetros al este de la capital cubana. Situado en el municipio de Jaruco, en el que se pueden apreciar elevaciones que abarcan una superficie de 700 hectáreas, las que no rebasan los 250 metros de altura.

Las lomas están cubiertas de una exuberante vegetación en la que hay cedros, robles, caobas, yuraguanos y varios tipos de palmas. Posee gran diversidad de aves cubanas, como el Tocoloro, Carpintero Real, Cartacuba, Tomeguin del Pinar, el Zunzuncito cubano, etc.

Cuenta además con rincones curiosos como “La Cueva de la Cerveza” o el bar “Sitio Perdido”, localizado en una gruta natural en la cumbre de una loma.

En 1967 se construyó un centro turístico con un motel, en el que degustar comidas criollas.

Desde el Mirador de las Escaleras de Jaruco se puede apreciar las bellezas del paisaje. En el Mirador se levanta una pieza arquitectónica que evoca a una mezquita árabe. Se trata del restaurante “El Arabe”, pintoresco sitio con sus columnillas, detalles de arte mudéjar, arcos, azulejos, celosías, decoraciones florales y motivos característicos de esas civilizaciones; está rematado por una cúpula verde surcada por franjas de varias tonalidades que contrastan con los ocres y castaños del resto del edificio. En la carta del restaurante te ofrecen platos típicos de la cocina árabe, todos a expensas del clásico carnero.

Playa de Santa María del Mar


La playa más concurrida de la zona debe su éxito a su divertido ambiente joven y sabroso; los músicos tocan canciones en la arena, la gente baila y pasea de un lado a otro; buena oferta de cervezas, rones y

langostas que se sirven a la orilla del mar. A veces hay actuaciones de grupos salseros que calientan aún más el ambiente. Para ir con la familia hay otras playas.

Santa María del Mar, Playas del Este, está situado a una veintena de kilómetros al este de La Habana y se puede llegar por una gran autopista que sale de la capital tras cruzar el túnel que hay bajo la bahía.

Taberna de la Muralla


Abierta en junio de 2003 por la empresa austriaca Salm y la cubana Habaguanex, es sin duda la mejor cervecería del país. Situada en la soleada Plaza Vieja, dentro de una regia casona colonial del siglo

XVIII, cuenta con una magnífica barra donde se sirven cervezas de barril (cosa rara en Cuba), claras y oscuras, Pilsen o Munich, elaboradas en el mismo local, ya que también es fábrica y museo de objetos

cerveceros. Dispone de varias salas y un precioso patio. Se pueden comer salchichas, hamburguesas y otros platos ligeros.

Museo del Chocolate


Abierto a finales de 2003 en la célebre Casa de la Cruz Verde, que fuera residencia de los Condes de Lagunilla. El museo está inspirado en el que se encuentra en la Plaza Real de Bruselas. Sobre unos grandes

paneles y a través de escritos y documentos se puede seguir la historia del cacao. También se muestran anuncios de casas chocolateras, y se exponen vasijas, tazas de porcelana, recipientes de cobre, jarras,

cántaros, molinillos de madera, cajas para dulces... Una zona para observar el proceso de fabricación y otra para degustación completan este interesante lugar.

Excursiones en las cercanías a La Habana




Playas del Este de La Habana


A sólo unos minutos del centro de La Habana podrá disfrutar de una excelente playa y tendrá tiempo para jugar tenis o cancha. Además podrá almorzar comida típica cubana. La excursión incluye servicio de cambio de ropa.


Excursión a Guamá


Un encuentro con la historia y la naturaleza. La excursión incluye visita al criadero de cocodrilos, la posibilidad de descubrir una aldea Taína y el recorrido en barco por la Laguna del Tesoro, además el

visitante podrá almorzar comida criolla.


Excursión al Rancho Gaviota


Ubicado en el Valle del Yumuri esta es una excelente oferta donde el cliente entra en contacto directo con la naturaleza en un entorno privilegiado, ideal para conocer las costumbres del típico campesino. La excursión incluye visita a la casa del campesino, paseos a caballo, actividades náuticas en la laguna y otras diversiones.

Excursión a Varadero

A sólo dos horas de La Habana podrá disfrutar de una de las mejores playas del mundo. Tiempo para tomar sol y disfrutar de las bondades de sus maravillosas aguas. La excursión incluye servicio de

cambio de ropa y almuerzo en el Restaurante Albacora.


Excursión a Viñales


Esta oferta incluye visita a la Fábrica del legendario tabaco cubano, visita al Mural de la Prehistoria, al Mirador de Viñales donde disfrutará de una naturaleza sorprendente y además, podrá

aventurarse a visitar una cueva. La excursión incluye almuerzo.


Excursión a Cayo Largo


El cayo más famoso de Cuba le espera para que disfrute de sus encantos. La excursión incluye baño en Playa Sirena, snorqueling y un delicioso almuerzo. Está bastante alejado de la ciudad, pero desde ella se puede llevar en avión.


Cañonazo de las nueve


Disfrute de la legendaria ceremonia del cañonazo en el Parque Histórico Morro- Cabañas. Remontarse al ritual militar que hacía sonar el cañón a las 9 en punto de la noche para cerrar los muros de La

Habana antigua.

Excursión Barco XIV Festival

Una ocasión única para recorrer la famosa Bahía de la Habana y bordear el inigualable Malecón habanero disfrutando de la típica música cubana. El visitante puede escoger la opción diurna u observar el anochecer habanero desde las aguas de la Bahía.

similar:

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconEntrevista: Es una serie de preguntas que hace un periodista a una...

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconAlgunos apuntes de interés sobre Rafael Pombo

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconA continuación encontrara el listado de jugadores que se inscribieron...

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconEn los últimos tiempos la localidad Candelaria aparece en los medios...

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconResumen En los últimos decenios han sido profundos los cambios que...

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconA continuación encontrarás una serie de actividades que deberás desarrollar...

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconHm universitario Montepríncipe y hm universitario Sanchinarro han...

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconAis ha sido el resultado de una convergencia de situaciones profesionales...

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconLeads redactados sobre los hechos suscitados en el estado de oaxaca el 15 de febrero del 2011

A continuación, te ofrezco una serie de datos de interés sobre algunos de los lugares que no debes perderte en tu viaje a La Habana, han sido redactados por la iconSinopsis lo que bebemos en un vaso de Jerez no es tan solo la fruta...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com