Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente






descargar 27.11 Kb.
títuloLos accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente
fecha de publicación28.10.2015
tamaño27.11 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Ley > Documentos
Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente





Es distinto el régimen jurídico de protección que dispensa el Sistema de la Seguridad Social a un simple accidente de tráfico que a un accidente de tráfico que tenga lugar yendo o regresando del trabajo, siendo más favorable el régimen de éste segundo (cuantía de las prestaciones económicas más elevada, no exigencia de períodos de carencia previa, principio de automaticidad de las prestaciones, etc.). Ello provoca que los accidentes ordinarios o comunes traten de presentarse por quienes los sufren como laborales, con lo que aumenta el número de litigios en la materia, siendo éste uno de los motivos de que los Tribunales de Justicia hayan sido y continúen siendo los que, a través de una vasta casuística, hayan delimitado el alcance del concepto acuñado como “accidente de trabajo in itinere”.

La primera constancia jurisprudencial en materia de accidentes de trabajo in itinere data de 11 de julio de 1908, fecha en la que el Tribunal Supremo dictó una sentencia en la que declaró como accidente de trabajo el ocurrido a un trabajador (con resultado de muerte) durante la travesía en barco que le llevaba desde su localidad de residencia al barco en el que tenía que prestar sus servicios laborales, cuando el barco del traslado fue abordado por otro barco.

La autoría de la expresión mixta de castellano y latín que denomina a este supuesto de ampliación de accidente de trabajo se otorga también al Tribunal Supremo. En concreto a su Sentencia de 1 de julio de 1954. No fue hasta 1966 cuando, por primera vez, el legislador introdujo el concepto en la normativa de Seguridad Social (Texto articulado de la Ley General de la Seguridad Social de 1966).

La regulación actual de los accidentes de tráfico acaecidos cuando un trabajador se dirige al trabajo o regresa del mismo sigue siendo parca. En concreto, el artículo 115.2.a) del texto vigente de la Ley General de la Seguridad Social de 1994 (LGSS) define los “accidentes de trabajo in itinere” del siguiente modo: “2. Tendrán la consideración de accidentes de trabajo: a) Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo”.

Ante la inexistente (inicialmente) o parca (posteriormente y hasta la actualidad) delimitación normativa del accidente de trabajo in itinere, la jurisprudencia de los tribunales fue la configuradora del concepto, y fue y continúa siendo la que ha modelado el concepto y los elementos y requisitos que deben concurrir para que pueda afirmarse su existencia. No todo accidente acaecido durante el trayecto al trabajo o de regreso será calificado necesariamente como accidente de trabajo in itinere . Únicamente merecerá tal consideración aquél que reúna los elementos y requisitos.

Elementos y requisitos

Los elementos básicos que configuran la noción de accidente de trabajo in itinere son tres:

•  Lugar de trabajo

•  Domicilio del trabajador

•  Trayecto a seguir

A partir de esos elementos, se genera una gran casuística que ha intentado ser ordenada por la doctrina y la jurisprudencia, sintetizando los requisitos que deben concurrir simultáneamente para que un accidente sea considerado de trabajo in itinere . Cuatro son los requisitos: teleológico, cronológico, topográfico y mecánico.

1.  Requisito teleológico

El desplazamiento del trabajador debe estar motivado única y exclusivamente por el trabajo, es decir, su causa ha de ser la iniciación o finalización del trabajo por cuenta ajena, y no por un motivo privado o personal. Se trata de demostrar la existencia de conexión o nexo causal entre la lesión corporal sufrida y el trabajo. No existirá cuando la finalidad o motivo del desplazamiento sea gestionar asuntos privados.

2.  Requisito cronológico

El accidente ha de ocurrir en un tiempo inmediato o razonablemente próximo a las horas de entrada o salida del trabajo, si bien debe interpretarse de forma flexible en función de cada caso concreto.

3.  Requisito geográfico (topográfico)

Este requisito de compone de dos elementos, los cuales deben concurrir necesariamente:

a) El accidente ha de ocurrir en el camino de ida o vuelta entre el domicilio del trabajador y su lugar de trabajo.

b) Ese camino o trayecto de ida o vuelta debe ser el adecuado, es decir, el normal o habitualmente utilizado por el trabajador.

4.  Requisito de idoneidad del medio (mecánico)

El medio de transporte utilizado cuando tiene lugar el accidente debe ser adecuado y racional para salvar la distancia, entendiéndose como adecuado el normal o habitual cuyo uso no entrañe riesgo grave e inminente.

Problemática frecuente

La realidad es siempre tan rica y compleja, y evoluciona y crea nuevas situaciones y vicisitudes sociales con tal rapidez, que provoca una inevitable casuística que requiere que el examen de la concurrencia de los requisitos y elementos configuradores antes mencionados deba hacerse de forma individualizada y concreta en cada caso concreto. Será, por lo tanto, la delimitación y concurrencia o no de dichos requisitos y elementos los que generarán el problema de determinar si un accidente es de trabajo in itinere o no.

Efectivamente, cuestiones como las siguientes son las que generan la problemática frecuente: ¿qué debe entenderse como domicilio de trabajador (el legal, el real o de hecho, el habitual, la segunda residencia, el ocasional, el familiar, etc.)?¿Qué constituye el domicilio habitual del trabajador?¿Qué extensión debe darse al concepto domicilio en supuestos de viviendas unifamiliares (con jardincito entre la puerta de la casa y la puerta/vaya del jardín) o bien en supuestos de un apartamento en un bloque de pisos con zonas comunes (escaleras del edificio, el vestíbulo, el ascensor, el portal, el parking del edificio, el jardín del edificio, etc.)? ¿Qué debe entenderse por lugar de trabajo (el lugar del puesto de trabajo concreto, cualquier lugar dentro del centro de trabajo)? ¿Qué trayecto es el adecuado? ¿Es accidente in itinere si el trabajador recibe una agresión física estando esperando el bus en la parada? ¿Es accidente in itinere si se desvía del trayecto habitual o si tiene lugar 4 horas después de la salida del trabajo? ¿Qué sucede si acaece yendo a la consulta del médico para solicitar hora para una visita?

Éstas y otras muchas preguntas son las que continuamente plantean problemas. Ante la imposibilidad de un estudio exhaustivo en estas líneas, a continuación se van a apuntar las soluciones judiciales dadas por el Tribunal Supremo (TS) a algunas de estas situaciones:

1.  ¿Existe accidente in itinere en el caso de una trabajadora que, ausentándose a las 10:10 de su puesto de trabajo (con consentimiento de la empresa), acudió a una consulta médica para hacerse una mamografía a las 10:30 horas, sufriendo un accidente de tráfico a las 10:15 horas?

Recientemente, en su Sentencia de 16 de noviembre de 2007 el TS ha declarado que en este caso no existe accidente de trabajo in itinere por no concurrir el requisito teleológico dado que la finalidad principal y directa del viaje en el que se produjo el accidente de tráfico es una gestión privada (visita al médico), porque aunque producido durante una interrupción autorizada de la jornada laboral, ninguna relación tenía con el trabajo ni aconteció en el trayecto habitual de ida y vuelta entre el domicilio y el lugar de trabajo pues se debió a un motivo de interés particular que rompió el nexo causal con esa ida o vuelta, sin que la autorización empresarial para realizarlo implique otra cosa que la imposibilidad de cualquier sanción posterior por abandono del puesto de trabajo.

2.  ¿Es accidente laboral in itinere el accidente de tráfico acaecido al iniciar la marcha de la motocicleta que conducía el trabajador camino de su trabajo con el semáforo en rojo, antes de que se abriese el paso a los vehículos de su dirección de marcha, y colisionar por ello con un automóvil que circulaba correctamente?

La Sentencia del TS de 21 de enero de 2008 ha considerado que no lo es dado que la conducta antes descrita en la que incurrió el trabajador supone realmente una imprudencia temeraria desde el momento en que asumió indudablemente riesgos manifiestos, innecesarios y especialmente graves ajenos al usual comportamiento de las personas, con conocimiento además de que en aquellos momentos circulaba en sentido contrario a la dirección obligatoria, lo que supone un desprecio del riesgo -para él y para otros usuarios de la vía pública- y la omisión de la diligencia más elemental exigible.

En suma, la vulneración de la prohibición conduciendo el ciclomotor de esa forma hasta colisionar con otro vehículo que circulaba de forma reglamentaria y que salió de una calle lateral adyacente supone ciertamente la existencia de una conducta calificable como imprudencia temeraria que, de conformidad con lo establecido en el art. 115.4.d) de la Ley General de la Seguridad Social , descalifica al accidente como de trabajo in itiniere . En un supuesto y sentido muy parecidos, la sentencia del TS de 18-9-2007.

3.  ¿Es accidente laboral in itinere el accidente de tráfico acaecido por una trabajadora, de profesión camarera, la noche del jueves al viernes a las 3:35 horas de la noche cuando se dirigía a su domicilio y cuando su horario finalizaba a las 15:30 horas del jueves?

En la sentencia del TS de 28 de marzo de 2007 consta que la trabajadora, junto con otros compañeros del trabajo, había celebrado horas antes un aniversario, concluyendo la celebración sobre las 2:00 o 2:15 horas, y quedándose ella para acondicionar la barra del bar. Cuando acabó la tarea, que le llevó unos 45 minutos, salió del bar y se dirigió a su casa, sufriendo en el trayecto de retorno el accidente de tráfico. Su horario de trabajo era de martes a jueves de 11:30 a 15:30 h. y de viernes a domingo de 11:30 a 15:30 y de 18:40 a 00:00 horas.

El TS consideró que no es accidente de trabajo in itinere por los siguientes motivos:

a)  Entre el final de la jornada de la trabajadora y el accidente transcurren doce horas.

b)  La trabajadora había prestado servicios ese día en un centro de trabajo diferente al habitual.

c) La ruptura del nexo causal se produce porque entre el fin de la jornada de la trabajadora (15:30 h. del jueves) y el accidente de tráfico media una fiesta efectivamente celebrada entre compañeros pero sin vinculación con la empresa al tratarse de una celebración particular, que concluye casi once horas después de la finalización de la jornada de la actora.

Si bien la trabajadora alegó que resulta irrelevante que hubiesen transcurrido horas desde la finalización de su jornada porque volvió al centro de trabajo y acondicionó la barra, el TS considera que con tal labor no puede entenderse reanudado el nexo causal, pues no se realiza en el marco de la actividad productiva ordinaria sino tras haberse celebrado en el bar una fiesta, que es ajena a la actividad laboral.

4.  ¿Cabe considerar accidente de trabajo in itinere el infarto de miocardio o cardiopatía acaecidos en el trayecto al trabajo?

La consideración como accidente de trabajo de un infarto o cardiopatía sufrida en el trayecto al trabajo dependerá de que se acredite el nexo causal de la lesión con el trabajo y de que las dolencias cardíacas manifestadas en el trayecto de ida al trabajo solo puedan considerarse como accidente de trabajo cuando en el recorrido se produce un acontecimiento que puede actuar como factor desencadenante de la crisis. En caso contrario no se considerará accidente de trabajo.

Como muestra citaremos la sentencia del TS de 11 de diciembre de 2007:

La categoría profesional del trabajador era la de jefe de organización de primera y se incorporaba a su puesto de trabajo a las 8 horas de la mañana, siendo los lunes un día de mucha actividad. Un lunes, sobre las 8 horas de la mañana, el trabajador y su esposa, trabajadora de la misma empresa, salieron de su domicilio en un municipio para trasladarse al centro de trabajo situado en otro municipio distinto. Cuando estaban a la altura de una población intermedia la esposa observó que su marido no se encontraba bien y le propuso dirigirse al hospital, pero éste se negó y continuaron el viaje. Llegaron al estacionamiento de la empresa sobre las 8,25 horas y al salir del vehículo, el causante cayó inconsciente en el parking, donde fue atendido por los servicios médicos, falleciendo poco después por muerte súbita compatible con shock cardiogénico, con posible trastorno del ritmo, debido a una cardiopatía hipertrófica concéntrica severa de tipo hipertensiva, con isquemia ventricular.

En el acto de juicio quedó acreditado como hecho probado que ese mismo día hubo un accidente de circulación sobre las 7,30 horas en la A 8, kilómetro 118,8, sentido descendente Santander-Bilbao. El juez de instancia declaró la contingencia de accidente de trabajo teniendo por acreditado que el trabajador ocupaba un puesto de responsabilidad como jefe de organización, su hora de incorporación al trabajo era las 8 de la mañana, ese día era lunes -caracterizado por ser de especial actividad en la empresa- y había salido de su domicilio más tarde de lo habitual encontrándose con una retención, por todo lo cual presumió que el causante estuvo sometido a una situación de estrés en el trayecto de ida al trabajo (tensión psíquica cuyas primeras manifestaciones tuvieron lugar a los quince minutos de ir conduciendo, pese a lo cual el trabajador no quiso detenerse en el hospital de Cruces, "anteponiendo así el cumplimiento de sus obligaciones laborales al cuidado de su salud"), susceptible de provocar una crisis aguda de la enfermedad coronaria y determinando por tanto un nexo causal con el trabajo. Por otro lado, no se acreditó la existencia de factores ajenos a la tensión vivida que pudiesen romper el nexo causal apreciado entre la enfermedad y el trabajo, pues aunque la autopsia revelase unos determinados factores de riesgo, éstos no dieron síntoma alguno hasta el día del accidente.

El TS consideró que en el mencionado caso quedó acreditada, por un lado, la influencia del estrés intenso como factor de riesgo cardiovascular y, por el otro, el nexo causal de la lesión con el trabajo, por lo que se mantuvo la consideración de accidente de trabajo in itinere .

5.  ¿ Las escaleras del portal del edificio en el que radica el domicilio del trabajador constituyen parte del domicilio o del trayecto que recorre hasta el lugar del trabajo o, por el contrario, el trayecto sólo se inicia una vez se accede a la vía pública?

Para finalizar, y aunque no se trate de un caso de accidente de tráfico, estimo necesario traer a colación la reciente sentencia del Tribunal Supremo (TS) de 26 de febrero de 2008 en el que la cuestión clave planteada era la determinación del “domicilio del trabajador” y el “trayecto”, cuestiones ambas que se pueden plantear en cualquier caso de accidente de tráfico.

En un caso en el que trabajadora que se disponía a acudir a su lugar de trabajo, estando mojadas las escaleras del portal de inmueble donde residía, se resbaló y cayó al suelo sufriendo lesiones, el TS declara que las escaleras del bloque sí constituyen parte del trayecto y, por tanto, accidente de trabajo in itinere . A tales efectos el TS considera que en ese momento ya no se está en el espacio cerrado, exclusivo y excluyente para los demás (característico del domicilio del trabajador) y ya se ha iniciado el trayecto necesario para acudir al trabajo.

similar:

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente iconSíntesis de novedades en materia impositiva, laboral, previsional,...

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente iconEstudios profesionales para ejecutivos (epe)
«En este departamento, no se realiza ninguna actividad de prevención para evitar posibles accidentes. Todos nosotros hacemos lo que...

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente iconResumen de problemática periodistica: contissa: la caida de los medios

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente icon“El congestionamiento de tráfico en el cruce fronterizo de Otay de...

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente iconProyecto de ley de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral (congreso)
Disposición final decimoctava. Ley de promoción de la inclusión laboral de personas con discapacidad

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente iconResumen el artículo repasa la evolución de la literatura sociológica...

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente iconMuerte y resurrección del periodismo: Molly (historia sobre los centros...

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente iconLa era de los excesos El imperio de la explotación laboral

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente iconResumen: El presente trabajo aborda la problemática del impacto de...

Los accidentes de tráfico in itinere en materia laboral. Problemática frecuente iconEs la categoría gramatical variable, pues presenta accidentes de género, número, persona, y caso






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com