1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras






descargar 27.81 Kb.
título1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras
fecha de publicación05.03.2016
tamaño27.81 Kb.
tipoDirección
p.se-todo.com > Ley > Dirección


CORREO BIBLIOPOLÍTICO

Bibliotecas, Libros, Información,

Sociedad y Estado
No. 382
**********************************************************
Ciudad de México, 18 de Julio de 2009
Búsqueda de noticias y notas:

Felipe Meneses Tello
**********************************************************
CONTENIDO:
1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras.
2. Las condiciones creadas por la Revolución Popular Sandinista en la década de los 80’s hicieron posible el proyecto de la Bibliografía Nacional Nicaragüense.
3. Homenaje a voluntarios que rescataron la biblioteca judía que funcionaba en el edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina, destruido hace quince años por ataque terrorista en Buenos Aires.
*************************************************************************
1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras.
Se reglamentará una "colección básica" de libros

Social, gratuita, democrática e integradora: esas son las características principales de la biblioteca pública, según el proyecto de ley presentado el lunes por el Poder Ejecutivo al Parlamento. Además de definir lo que es una biblioteca dependiente del Estado y gobiernos municipales, sus funciones y servicios, el texto reconoce la importancia de los licenciados en bibliotecología.

"Las bibliotecas públicas sobre todo del interior del país están a cargo de funcionarios sin formación específica. Algunos han hecho un excelente trabajo, pero no son profesionales calificados", dijo Gladys Ceretta, directora de la Escuela Universitaria de Bibliotecología y Ciencias Afines de la Universidad de la República.

En este sentido, el proyecto de ley establece que la dirección de estas bibliotecas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que, en caso de no haber uno, serán coordinadas y supervisadas por otro del departamento o región. Ceretta dijo que en Uruguay hay unos 1.000 profesionales en esta área y que las bibliotecas públicas son alrededor de 100.

Para Tomás De Mattos, director de la Biblioteca Nacional, al reservar cargos para aquellos que tengan "competencia idónea", se generará una estructura similar a la de la salud, donde hay médicos y paramédicos, explicó.

Esos "paramédicos" también recibirán una formación. Además de atención al público, manejo de la biblioteca y restauración ("en el interior piden constantemente asistencia técnica en este tema", contó), también se capacitará a los funcionarios para que puedan orientar al usuario. "Que sepan decirle a una madre qué libros le van a gustar a un niño", explicó De Mattos.

Una de las principales ventajas del proyecto, señaló De Mattos, es "lograr que el usuario tenga acceso a todos los libros en papel o formato electrónico del acervo del país".

De hecho, el texto establece que la Biblioteca Nacional "tendrá a su cargo la implementación del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas en lo atinente a la administración central". Su finalidad será justamente la de articular las bibliotecas públicas del país.

Según Ceretta, en la redacción del proyecto participó la Escuela junto a la Biblioteca Nacional, la Asociación de Bibliotecólogos del Uruguay y el colectivo bibliotecológico del país, por lo que "cuenta con el consenso general", afirmó.

ACERVO BÁSICO. Cada biblioteca "estará conformada por una colección básica común a todas las bibliotecas que integran el sistema, por un acervo bibliográfico específico que satisfaga los intereses y demandas de la comunidad, y fuentes de información que rescaten, preserven y difundan la cultura local", establece el proyecto.

Si la ley se aprueba, "se creará una unidad o comisión específica que establecerá los criterios para esa colección básica", dijo Ceretta. De todos modos, agregó, ese listado tendrá que contemplar diferentes áreas del conocimiento, así como distintos soportes (en papel, electrónico, audiovisual).

Las colecciones propias de cada biblioteca, en cambio, cumplen con la función de "dar apoyo al desarrollo de la sociedad, trabajando junto a la comunidad", afirmó Ceretta.

De Mattos, por su parte, dijo que tras la elaboración de la lista de libros "básicos", tendrán que reeditarse varios títulos, como es el caso de clásicos como Lanza y sable, de Eduardo Acevedo Díaz.

Fuente:

Proyecto de ley pone a bibliotecólogos al frente de las bibliotecas públicas

El País Digital. Montevideo, Uruguay. 15/07/2009

http://www.elpais.com.uy/090715/pciuda-429623/ciudades/proyecto-de-ley-pone-a-bibliotecologos-al-frente-de-las-bibliotecas-publicas

-----------------------------------
2. Las condiciones creadas por la Revolución Popular Sandinista en la década de los 80’s hicieron posible el proyecto de la Bibliografía Nacional Nicaragüense.
Escribe Jorge Eduardo Arellano:
En la década de los 80, cuando Nicaragua adquirió protagonismo mundial a causa del proceso revolucionario, fui designado oficialmente para servir de contraparte al proyecto de la Bibliografía Nacional Nicaragüense. Iniciativa del librero norteamericano George F. Elmendorf (1938-1997), quien creó una fundación privada para financiarlo, este proyecto fue ejecutado por dicha entidad (Latin American Bibliographic Foundation) y la Biblioteca Nacional “Rubén Darío”. En junio de 1983, con el veterano bibliotecario René Rodríguez Masís, elaboré el primer informe del equipo nicaragüense que presentamos al mes siguiente en el XXVIII Seminar on the Adquisition of Latin American Library Materials (Salalm), celebrado en San José de Costa Rica, donde se aprobó.


Casi cuatro años fue la duración del proyecto hasta que dio luz su producto final: la primera bibliografía automatizada y completa de un país latinoamericano. (Sólo Venezuela, con sus petrodólares, se había anticipado; pero su bibliografía nacional automatizada era de carácter periódico, no retrospectiva y, por tanto, incompleta). En tres tomos y papel no acídico, con más de mil páginas cada uno, la nuestra sumaba –excluyendo medio millar de publicaciones seriadas: memorias ministeriales, escolares, empresariales, etc.- 21,130 fichas catalográficas. Estas comprendían libros, folletos, hojas sueltas, tesis, etc. desde 1829 (año de la introducción de la imprenta en Nicaragua) hasta 1978; e incluían lo publicado, impreso o en mimeógrafo- por nicaragüenses o sobre Nicaragua, tanto en el país como en el extranjero.


La segunda edición de las Reglas de Catalogación Angloamericana (traducidas por Gloria Escamilla) y los Encabezamientos de Materias para bibliotecas de la Organización de los Estados Americanos (compiladas por Carmen Rovira y Jorge Aguayo) se aplicaron a las fichas, las cuales especifican las bibliotecas donde se localiza cada publicación. Así se trabajó primero en 83 bibliotecas públicas de los Estados Unidos (las del Congreso, Austin, Berkeley, New York, Tulane y Kansas, principalmente), Nicaragua (sobre todo las del Banco Central, Instituto Histórico Centroamericano y Nacional “Rubén Darío”) y Europa (seis en Francia, una en España –la del Instituto de Cooperación Iberoamericana- y otra en Alemania: la del Iberoamericanishes Institute de Berlín). Y luego en 47 bibliotecas privadas (cuarenta y cinco en Nicaragua, privilegiando la de José Jirón Terán; una en España y otra en Estados Unidos).


A dos personalidades de la bibliofilia, William E. Carter y Miguel D’ Escoto, dedicó la obra su gestor y director ejecutivo: George F. Elmendorf. El prólogo fue firmado por Ernesto Cardenal, Ministro de Cultura del Gobierno de Nicaragua. Escribió Cardenal: “Las condiciones creadas por la Revolución Popular Sandinista, particularmente en lo que se refiere al rescate de nuestro patrimonio cultural, hicieron posible y necesaria esta obra magna. Nicaragua contaba con una gran riqueza bibliográfica, y al mismo tiempo carecía de una completa bibliografía nacional. Los mayores intentos de recopilación se habían hecho de acuerdo con una metodología tradicional, con un contenido muy limitado e incompleto, y además algunos habían quedado sin editarse”.


“Especialmente el rescate de la identidad nacional nicaragüense que ha significado la revolución –continúo-, exigía la necesidad de conocernos y reconocernos a fondo, no sólo en el presente, y con miras al futuro, sino también en el pasado. Y ellos nos obligaba a reunir toda la bibliografía en torno a nosotros, tanto la que estaba dispersa por el mundo, como la que teniéndola en el país, por negligencia se iba perdiendo. Y ya muchísimo habíamos perdido, por cierto”. De ahí la importancia de la Nicaraguan National Bibliography (1986), en la que participé como bibliógrafo asesor del equipo nicaragüense y consultor del norteamericano.


Pero no puedo dejar de reconocer a Sandra Siú León, quien se desempeñó asimismo en ambos equipos: como directora del nicaragüense y bibliógrafa del gringo. Al igual que el suscrito, Sandra permaneció en Redlands, California, ejerciendo sus funciones. Además de ella, laboraron como bibliógrafo el ya referido Rodríguez Masís y como catalogadoras Antonia Sequeira, Berta Martínez, Cándida Laguna, Concepción Pérez e Isolda Urbina. Todas se integraron con entusiasmo al equipo nacional.


Posteriormente, la producción bibliográfica de Nicaragua aparecida durante los años 80 fue trabajada en forma electrónica. Una vez más, abarcó títulos publicados en el país y fuera de él, registrando en total 4,467, en su mayoría surgidos en el extranjero y en varias lenguas, como el alemán y el inglés. Su elaboración fue posible, en su primera fase, con fondos de la Unesco y luego con el firme apoyo de ASDI (Asociación Sueca para el Desarrollo Internacional). El suscrito fue director y compilador general del volumen titulado Bibliografía Nacional de Nicaragua:1979-1989 (Managua, Instituto Nicaragüense de Cultura, 1991). Colaboraron en el volumen como auxiliares técnicas Antonia Sequeiro y Elsa María Castillo; y su asesor informático fue Jorge Suárez. Doña Gladis Ramírez de Espinoza, Directora del Instituto Nicaragüense de Cultura y Fidel Coloma González, Director de la BNRD, apoyaron el nuevo proyecto que continuaba el precedente.

Al igual que en la Nicaraguan National Bibliography, cada ficha contiene la biblioteca donde se localiza el ejemplar catalogado. En este caso, aparte de las bibliotecas y centros de documentación del país, aportaron sus títulos la Biblioteca del Congreso en Washington, D.C., y el Archivo de Alfonso Vijil en Redlands, California, que posee la mayor colección bibliográfica sobre Nicaragua existente en el mundo. Desde entonces, la Biblioteca Nacional “Rubén Darío” ha seguido elaborando y publicando cada dos o tres años la bibliografía nacional, gracias al trabajo responsable, y tan mal pagado, de funcionarias especializadas como Maribel Otero y Nora Zavala.


Como información no desdeñable, cabe citar que los autores con más entradas en la bibliografía de la década revolucionaria fueron los siguientes: Rubén Darío: 67; Ernesto Cardenal:66; Daniel Ortega: 47; Tomás Borge Martínez: 42; Jorge Eduardo Arellano: 39; Sergio Ramírez: 36; Jaime Wheelock: 35; Pablo Antonio Cuadra: 23; Teófilo Cabestrero: 18; Carlos Fonseca: 20; Miguel de Castilla: 16; Vladimir Ilich Lenin, Omar Cabezas y Gioconda Belli: 11 cada uno; Carlos Tünnerman y Gregorio Smuko: 10; Alejandro Serrano Caldera y Edelberto Torres Espinoza: 8.


En fin, las dos magnas bibliografías (la de los años 80 del siglo XX y la de los 150 años: de 1829 a 1978) merecen revalorarse y difundirse. Así lo comprendió otro gran proyecto: el de la Biblioteca Virtual del Banco Central de Nicaragua, que las ha incluido en su acervo.
Fuente:

Dos magnas bibliografías nacionales

Jorge Eduardo Arellano

El Nuevo Diario. Nicaragua. 17/07/2009

http://www.elnuevodiario.com.ni/opinion/52628
----------------------------
3. Homenaje a voluntarios que rescataron la biblioteca judía que funcionaba en el edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina, destruido hace quince años por ataque terrorista en Buenos Aires.


El acto estuvo encabezado por los presidentes de la AMIA, Guillermo Borger, y de la DAIA, Aldo Donzis, en la sede de la Fundación IWO, ubicada sobre la calle Ayacucho 483, cerca del lugar del atentado, y se organizó en el día antes de cumplirse un nuevo aniversario.
La AMIA y la DAIA homenajearon hoy a los jóvenes de la comunidad judía que participaron en los trabajos de rescate de la biblioteca de la mutual, poco después del atentado terrorista que hace 15 años, en 1994, demolió su sede del barrio de Once y mató a 85 personas.

"Entre los libros encontramos sangre y otras cosas feas... pero eso no nos detuvo, seguimos adelante. Eramos muy chiquitos, no sabíamos muy bien qué estábamos haciendo", confió una rescatista llamada Silvia durante el acto.

Iael, otra rescatista, evocó que "eramos todos absolutamente inexpertos, nos colgabamos de cornisas y escombros que eran peligoros pero no eramos muy conscientes de lo que estábamos haciendo. Fue muy fuerte".

Diego se acordó que "todos los días de trabajar en los escombros fueron muy fuertes" y precisó que tuvieron acceso al lugar "a través de los boquetes que se habían abierto por la calle Uriburu" a espaldas del edificio derrumbado.

El acto estuvo encabezado por los presidentes de la AMIA, Guillermo Borger, y de la DAIA, Aldo Donzis, en la sede de la Fundación IWO, ubicada sobre la calle Ayacucho 483, cerca del lugar del atentado, y se organizó en el día antes de cumplirse un nuevo aniversario.

Este acto servirá como encuentro de los principales líderes y miembros de la comunidad, ya que el acto central fue pospuesto debido al brote de Gripe A que afecta a la Argentina.

Al respecto, Borger declaró esta mañana a los periodistas que el acto por el 15º aniversario del atentado "se va a hacer en otro momento, una vez que se sepa bien qué pasa con el tema de la gripe".

Según se informó, durante el acto de esta mañana, se presentó "por primera vez el reloj de la AMIA que quedó clavado a la hora del atentado, la máquina de escribir del escritor judío Samuel Rollansky, la escultura de Israel Hoffman y los libros que los soldados aliados rescataron de los escombros de las sinagogas durante la Segunda Guerra Mundial y que también fueron alcanzados por el ataque a la mutual".

"En el marco del bicentenario de la República Argentina queremos homenajear a todos los voluntarios que colaboraron en forma anónima en el rescate de los libros que estaban en el tercer piso de la AMIA", contó el director general de la Fundación IWO, Abraham Lichtenbaum.

En total, los rescatistas salvaron 32.000 periódicos y revistas de todo el mundo, 9.000 fotografías, 2.100 discos de vinilo -entre los que estaban los primeros tangos en idish-, y 700 afiches de cine y teatro, algunos de cien años de antigüedad. También hay 120 pinturas (parte de la colección del pintor polaco Maurice Minkowski), 38 estatuas y 17 instrumentos musicales de valor histórico.

De entre los escombros de la AMIA se rescataron 60 mil libros que fueron llevados a la Casa de la Cultura Judeo-Argentina, donde funciona la biblioteca judía más grande del país.

Fuente:

Homenajearon a los rescatistas de la biblioteca de la AMIA

La Prensa. Buenos Aires, Argentina. 18/07/2009

http://www.laprensa.com.ar/337686-Homenajearon-a-los-rescatistas-de-la-biblioteca-de-la-AMIA.note.aspx
***********************************************************************


similar:

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconTiene la capacidad de poder interceptar llamadas telefónicas de celulares,...

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconLa presentación tendrá lugar el día 14 de septiembre a las 18hs en...

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconDemanda de inconstitucionalidad contra la Ley 1507 de 2012, “por...

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconProgramas y recursos deberán ser operados por jefes delegacionales, insiste

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconConcepto y tipos de bibliotecas. Responsabilidad social de las bibliotecas

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconReferencia: postulación a cargo de comité ejecutivo aips

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconQue La Fiscalía General del Estado investigue las circunstancias...

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconResumen: Con la consulta popular convocada por el presidente Rafael...

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconAnálisis de la Ley 26. 522 de Sevicios de Comunicación Audiovisual...

1. Proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo al Parlamento (Uruguay) establece que la dirección de las bibliotecas públicas estará a cargo de licenciados en bibliotecología y que esas instituciones deberán ser sociales, gratuitas, democráticas e integradoras iconNegroponte, Reich y el "smart power" Enviado el Martes, 14 julio a las 09: 36: 21 por






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com