2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3






descargar 57.48 Kb.
título2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3
página1/2
fecha de publicación13.06.2016
tamaño57.48 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2



Poder Judicial de la Nación



CAUSA N° 9847/2007 – S.I. – PRETE PRISCILA C/YAHOO DE ARGENTINA S.R.L. S/DAÑOS Y PERJUICIOS

Juzgado N° 10

Secretaría N° 19
En Buenos Aires, a los 6 días del mes de septiembre de 2012, se reúnen los jueces de la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, para dictar sentencia en los autos mencionados en el epígrafe y, de conformidad con el orden del sorteo efectuado, la doctora María Susana Najurieta dijo:

1. La sentencia de fs. 1400/1411 rechazó la demanda promovida por la señorita Priscila Prete contra Yahoo de Argentina S.R.L. por resarcimiento de daños y perjuicios y cese del uso antijurídico de su nombre e imagen en los listados resultantes de los motores de búsqueda de la demandada, con distribución de costas en el orden causado.

Para así resolver, la señora Juez de primera instancia examinó los presupuestos de toda responsabilidad y las características técnicas de la actividad desarrollada por la demandada y comprometida en este litigio, y concluyó que, en cuanto a la conducta como “buscador” de sitios, la demandada no había incurrido en culpa o dolo pues había actuado con prontitud al ser notificada por la actora sobre los sitios donde aparecían contenidos injuriosos u ofensivos para la demandante. Agregó que no era razonable la pretensión de obtener un “bloqueo genérico” pues la actividad del buscador de sitios en Internet merecía protección constitucional por involucrar el derecho a dar y a recibir información. En cuanto al “buscador de imágenes”, la sentencia descartó que se hubiese configurado un supuesto de captación indebida de imágenes de la actora en los términos del art. 1071 bis del Código Civil. Destacó que la conducta no podía calificarse de antijurídica, pues es libre la publicación del retrato o imagen de la persona cuando se relaciona con fines culturales o con acontecimientos que hubieran ocurrido en público. Tampoco estimó que se incurría en conducta antijurídica por la reproducción de los llamados “thumbnails”, puesto que esta modalidad debía quedar amparada en la excepción de “uso leal” de la Convención de Berna y, por lo demás, la prueba producida revelaba que las fotografías utilizadas ya habían sido publicadas a raíz de la actividad de la actora como modelo. En suma, rechazó la demanda de resarcimiento de daños, con distribución de las costas por su orden.

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505.

3. La parte demandante solicita la revocación de la sentencia, a la que considera arbitraria por vicio de incongruencia, por prescindencia de las pruebas producidas en la causa y por haber soslayado la solución normativa específica para el caso, como así también la corriente jurisprudencial dominante.

Sus numerosos reproches pueden ser presentados de la siguiente manera: a) la sentencia trata equivocadamente la responsabilidad por los contenidos –injuriosos, ofensivos– de los sitios a los que derivan las herramientas jurídicas implementadas por la demandada, en tanto esa materia no fue propuesta a juzgamiento, puesto que se trata de la responsabilidad de Yahoo de Argentina SRL por sus propios contenidos, esto es, los resultados que anexa o inserta en su propio espacio; b) la señora juez a-quo soslaya la responsabilidad de la demandada como administradora de una herramienta riesgosa, en los términos del artículo 1113 del Código Civil, y como organizadora de un “espacio que facilita las violaciones de derechos fundamentales”, c) por su carácter de profesional de la tecnología, con evidente superioridad frente al usuario ofendido por las conductas antijurídicas, es irrazonable imponer a la actora la carga de denunciar e identificar los URLs de los sitios; por lo demás, del expediente de medidas cautelares resulta el comportamiento incumplidor y poco diligente frente a la orden de suspender los lazos de vinculación con los sitios de contenidos injuriantes; d) es equivocada la interpretación que la sentencia efectúa sobre los “buscadores de imágenes”, sin tomar en cuenta la violación al art. 31 de la ley 11.723 y efectuando analogías –el “derecho de cita”– con situaciones claramente disímiles; y e) la sentencia se aparta de las conclusiones del dictamen pericial –en la especialidad informática–, en donde la experta manifestó que la demandada está en condiciones técnicas de controlar y bloquear los resultados dañosos.

4. Diré, en primer lugar, que deben desestimarse los reproches del recurrente, desarrollados en forma extensa y confusa, respecto de diversos vicios de la sentencia, que identifica como falta de congruencia, erróneo enfoque de la pretensión deducida e incoherencia entre los considerandos y la resolución final.

Entiendo que la señora Juez ha delimitado claramente el alcance del conflicto –confr. el segundo párrafo del considerando 1°, fs. 1402vta.– y ha discernido los presupuestos de toda responsabilidad enfocando la conducta antijurídica que pudiera ser atribuible a la demandada. En esa tarea diferenció claramente la conducta de los titulares de las páginas de contenidos injuriantes y lesivos de derechos fundamentales –que no fueron demandados en este expediente y cuya responsabilidad es materia completamente ajena a este litigio–, de las conductas del proveedor de un tipo de servicios de intermediación en línea, a saber, el proveedor de motores o herramientas de búsqueda –o buscadores– y de hipervínculos que permiten acceder a la página de origen del contenido. En modo alguno se ha resuelto sobre la responsabilidad de los buscadores por “los contenidos de los sitios creados por terceros” (fs. 1455). Se trata claramente de juzgar la conducta de la parte demandada, que provee servicios de localización de sitios y anexión o exposición de resultados de búsqueda, que –en la impugnación de la actora– contribuirían a la comisión de los actos ilícitos por parte de terceros y favorecerían la propagación del daño.

5. El expediente n° 8415/07 de medidas cautelares fue iniciado el 8/6/2007 con la pretensión de lograr el dictado de una medida cautelar innovativa urgente que quite toda referencia que permita identificar el nombre de la actora a través de los vínculos y enlaces del servidor, con cualquier sitio de contenido pornográfico, de acompañantes, venta de sexo, venta de elementos sexuales, prácticas sexuales y cualquier otra actividad sexual. A fs. 70vta. de esa causa se solicitó la eliminación inmediata de todos los sitios de contenido sexual que se vinculan con el nombre, persona e imagen de la actora, y se hizo expresa reserva de reclamar daños y perjuicios por el uso indebido de la imagen, fotografías y nombre, en violación del art. 31 de la ley 11.723. La medida cautelar fue dictada el 31 de agosto de 2007 bajo caución juratoria, y fue notificada el 18 de septiembre de ese año (fs. 96vta.). Tras vicisitudes que serán examinadas más adelante, la parte demandada demostró el 28 de noviembre de 2007 que no aparecían los sitios cuestionados en los listados de resultados anexados por los buscadores de Yahoo de Argentina S.R.L. La actora reconoció que esta situación se mantenía al 31 de marzo de 2008 y no se ha demostrado modificación de tal estado con posterioridad. Al tiempo del dictamen pericial, la experta informó que al realizar búsquedas web y de imágenes con el nombre y apellido de la actora, la demandada se abstiene de mostrar resultados por orden judicial (fs. 689).

El expediente n° 9847/2007 fue promovido el 18/9/2007 y la pretensiones deducidas pueden sintetizarse en las siguientes: a) se condene a la demandada a tomar las medidas técnicas y organizativas a fin de evitar que a través de sus buscadores pueda hacerse vinculación entre el nombre e imagen de la actora y sitios de contenido pornográfico y de oferta de sexo y similares; b) se condene al cese de uso antijurídico y no autorizado de la imagen y del nombre de la actora; y c) se condene a la demandada a resarcir los daños y perjuicios –apreciados estimativamente en $ 100.000– por haber procedido al uso comercial y no autorizado de la imagen de la actora y por haber avasallado sus derechos personalísimos a raíz de la vinculación de su nombre e imagen con los sitios cuestionados. En la conclusión de su memorial de agravios, la actora insiste en que reclama la condena de Yahoo de Argentina S.R.L. por la actividad de sus motores de búsqueda, específicamente por los contenidos que ofrece en los resultados del funcionamiento de tal herramienta, pues –afirma– la demandada conoce de antemano los contenidos de los sitios creados por terceros, los preselecciona y se reserva la facultad discrecional de modificarlos en cualquier momento (fs. 1487 vta.). Solicita, en suma, que el Tribunal revoque la sentencia de primera instancia y dé favorable acogimiento a la demanda, en todas sus partes, más las costas del litigio.

6. El servicio de intermediación que prestan los motores de búsqueda consiste en lo siguiente: a partir del ingreso por el internauta de una determinada palabra en el “índice de búsqueda” del sitio Internet, se le permite conocer –y acceder, mediante la presentación de un “link”– a sitios de Internet de terceros que contengan la palabra ingresada por el usuario y, en su caso, imágenes asociadas o en coincidencia con dicha palabra. Cuando un usuario busca información, el buscador consulta su base de datos –que es actualizada periódicamente– y presenta los resultados según su relevancia (fs. 627). El buscador sitúa el web site en una posición y categoría dentro de su página de resultados para determinados términos, frases claves y criterios de búsqueda. Consta que se ha desarrollado tecnología para que los titulares de los sitios contraten onerosamente una “ubicación determinada” de su página en los resultados, llamados “resultados patrocinados” (fs. 629), y también para que los titulares de los sitios logren que su página no sea cargada o indexada por los rastreos de los robots de búsqueda (fs. 639).

La experta en informática sostuvo que, en el caso de la demandada, la búsqueda, identificación, recuperación y distribución de la información es realizada por un rastreador o “crawler” en forma automática y sin intervención humana. Este sistema no realiza un análisis semántico del contenido de las páginas, sino que toma sólo palabras sin conectores lógicos (no interpreta significados de frases), en una búsqueda automática e independiente de la voluntad humana. Aclaró que este rastreador (llamado SLURP) fue desarrollado por un equipo de programación (seres humanos) y que es probable que este equipo tenga la posibilidad de modificar el funcionamiento del rastreador, sin bien no pudo constatar este dato fehacientemente (fs. 635).

La experta ha informado, asimismo, que ningún sistema de filtrado o bloqueo es infalible porque son desarrollados por seres humanos y eso los hace vulnerables (fs. 703/704). También ha ilustrado al Tribunal sobre distintos procedimientos implementados por la demandada para reportar abusos, a saber, el previsto en el punto 22 de las condiciones de servicio de Yahoo! de Argentina para realizar reclamos por infracción a derechos de autor o de propiedad intelectual (fs. 631). Se ha referido, asimismo, a las opciones para reportar abusos o denuncias de “spam”. La señora perito Lucila Anderson aclaró que la leyenda: “Las imágenes que encuentres en Yahoo! Búsqueda de Imágenes pueden estar protegidos por su correspondiente copyright (derechos de autor). Yahoo! No tiene la propiedad, ni controla estas imágenes, por lo que no podemos garantizarte el derecho a usarlas de otro modo que no sea su simple visualización…” no aparece en los resultados del buscador de imágenes, sino en las condiciones de uso del buscador (fs. 704vta.).

7. No se ha emitido en la República Argentina una ley sobre la responsabilidad de los proveedores de servicios de intermediación en línea ni existe una disposición de fuente convencional que regule específicamente las responsabilidades por infracciones al derecho de autor u otros derechos en el entorno digital. En consecuencia, el marco jurídico está dado por las disposiciones de derecho común sobre responsabilidad civil, que imponen la apreciación de distintos presupuestos –antijuricidad, causalidad, factor de atribución y daño–, los que conducen a un balance entre distintos intereses en juego. Ello es así pues no se trata de un conflicto entre intereses puramente privados sino que se enfrentan exigencias que hacen al interés general de la comunidad –acceso a la información, prohibición de censura previa, libertad de expresión– y los imperativos que protegen derechos fundamentales del individuo, los que conforman, asimismo, el interés público.

El artículo 1° de la ley 26.032 establece: “La búsqueda, recepción y difusión de información e ideas de toda índole, a través del servicio de internet, se considera comprendido dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión”. Es innegable que este bloque de constitucionalidad se refleja en el artículo 13, inciso 1° , de la Convención Americana de Derechos Humanos –ley 23.054– y en la nutrida jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación según la cual la garantía de la libertad de expresión contiene la de dar y recibir información (Fallos 316: 703).

Sin embargo, no debe formularse una oposición neta entre los derechos a la libertad de expresión y acceso a la información, como valores fundamentales de las sociedades democráticas, por un lado y, por el otro, los derechos subjetivos integrados a derechos de la personalidad, con una dimensión individualista. En efecto, existe un movimiento omnipresente en el derecho civil, en el derecho constitucional y en el derecho comparado según el cual el respeto de la dignidad humana –en tanto respeto al componente de humanidad que es propio de cada uno y que comprende el cuerpo, la imagen y la intimidad– conforma también el interés público (confr. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del 19/12/1966, artículos 6, 10, 16 y 17, entre otros; Rochfeld Judith, Les grandes notions de droit privé, Thémis, PUF, París, 2011, especialmente pág. 22).

Ello significa concretamente, que el juez debe ponderar con criterios de razonabilidad los límites recíprocos y el equilibrio entre los derechos fundamentales en juego, todos ellos integrantes del bloque de constitucionalidad.

8. Las funciones de los motores de búsqueda implementados por la demandada y que están impugnados como conductas antijurídicas en este expediente son dos, a saber, el buscador de sitios de contenidos temáticos en general, clasificados, con breve descripción y enlace al sitio web, y el buscador de imágenes, que muestra en sus resultados la imagen en vista miniaturizada, la descripción y el enlace al sitio web (fs. 683).

Respecto de la primera función, la parte recurrente sostiene que debe reconocerse una responsabilidad objetiva de la empresa demandada, pues la herramienta tecnológica desarrollada potencia la probabilidad de producir daño a terceros y su actividad “implica el riesgo de un resultado de búsqueda dañoso para terceros ajeno a su millonario negocio” (fs. 1460).

Esta posición cuenta con apoyo doctrinal y jurisprudencial y, ante la ausencia de una regulación específica, se ha sustentado en el art. 1113, segundo párrafo, segunda parte, del Código Civil. No comparto ésta posición pues entiendo que no respeta el equilibrio de intereses en juego y que extiende forzadamente los conceptos de “cosa riesgosa” y “riesgo creado” a una realidad particular y extraña a los contextos que dieron justificación a la elaboración de la responsabilidad con factor objetivo de atribución (confr. Frene Lisandro, “Responsabilidad de los “buscadores” de Internet”, La Ley 2009-F-pág. 1219). Considero, asimismo, que los enfoques jurídicos que alientan posiciones extremas no responden a criterios de realidad y de adecuación al fenómeno de los servicios de intermediación en las redes digitales. En efecto, considero equivocada tanto la asimilación de estos protagonistas del desarrollo tecnológico con una suerte de “editores electrónicos” –y, por tanto, responsables de la transmisión de contenidos no autorizados o ilícitos a raíz de su función de control–, como la presentación de su papel como el de “meros carteros de Internet” (ver las diferentes posiciones en Lipszyc Delia, Nuevos temas de derecho de autor y derechos conexos, ed. Zavalía, Buenos Aires, 2004, p. 367).

Del examen de la prueba producida en materia informática, del dictamen del consultor técnico en informática por Yahoo de Argentina S.R.L., de las observaciones de ambas partes y de las contestaciones de la experta Lucila Anderson, me parecen demostradas las siguientes conclusiones: a) los buscadores de sitios muestran los resultados en base a un proceso automático que consiste en buscar coincidencias entre las palabras ingresadas por el internauta como palabras claves y las palabras que se encuentran en el sitio informado; los motores de búsqueda, si bien están programados por un equipo de programación (seres humanos), no editan manualmente los extractos de cada uno de los sitios ni preseleccionan los contenidos, salvo lo que resulte de los criterios de posicionamiento y de los filtros implementados por la demandada; b) existen herramientas tecnológicas a disposición de los titulares de los sitios de contenidos que les permiten aparecer en resultados preferentemente posicionados o no aparecer y no ser rastreados por los robots de los buscadores; c) existen millones de páginas en Internet y la razón por la cual los buscadores de la demandada no pueden contener todos los sitios se debe a razones de carácter legal, gubernamental y también a razones técnicas, estratégicas, comerciales y de diseño; y d) la eliminación o bloqueo genérico de todos los sitios que respondan a cierto patrón general, comporta una inevitable afectación del acceso a la información por cuanto significa poner en un plano de igualdad los sitios de contenidos lícitos, los sitios de noticias y de información de interés público y los de eventual infracción de derechos.
  1   2

similar:

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconRobin norwood este libro fue pasado a formato Word para facilitar...

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconRobin norwood este libro fue pasado a formato Word para facilitar...

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconLos signos del zodíaco y su carácter linda Goodman Este libro fue...

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconPresentamos este texto que gozó de la aprobación del nsdap y que...

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconAnthony de mello este libro fue pasado a formato Word para facilitar...
«Siempre nos cuentas historias, pero nunca nos revelas su significado» El Maestro le replicó: «¿Te gustaría que alguien te ofreciera...

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconEl microrelato o microcuento “El Concierto” escrito por el reconocido...

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconAño 190. El uso del ábaco, con las cuentas en hileras contiguas,...

2. Este pronunciamiento fue apelado por la parte demandante, cuyo recurso fue concedido a fs. 1424. La expresión de agravios corre a fs. 1436/1488 y recibió la contestación de fs. 1490/1505. 3 iconLa única candidata que no puso ninguna condición para participar...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com