Una reflexión sobre el aborto






descargar 13.97 Kb.
títuloUna reflexión sobre el aborto
fecha de publicación01.11.2015
tamaño13.97 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Ley > Documentos
UNA REFLEXIÓN SOBRE EL ABORTO


Ante la disputa de dos mujeres que pretendían ser ambas la madre de una criatura, dijo el sabio rey Salomón:

Que la partan por la mitad - Inmediatamente una de las dos gritó estremecida.

- No, que sea para ella -. De este modo se reveló quien era la verdadera madre, porque el amor maternal trasciende al sujeto, no se ama al hijo para mí, sino para sí, por eso lleva inherente el sacrificio por el bien del hijo. Conozco muy de cerca el caso de una joven canadiense a quien el médico convenció de que no abortara. Una familia se hizo cargo del bebé en cuanto dio a luz. Ella prefirió que fuera feliz con otros padres antes que darle muerte. Resulta muy triste que una madre llegue al extremo de destruir al hijo que lleva en las entrañas en lugar de llevar a término el embarazo y cederlo a una familia en adopción.

La esencia y el fin de la maternidad es dar vida y dar amor. Es la forma más sublime de creatividad pero, como toda creación, implica sacrificio y dolor. Y también, como todo acto creativo, ennoblece y engrandece a su autor. El artista realiza una obra de arte, pero la madre engendra una persona que es el acto humano más excelso y eminente. El aborto supone la antimaternidad: invierte sus valores y desnaturaliza su función. Degrada a quien lo realiza y denigra a quien lo consiente. La madurez de una persona adulta consiste en aceptar la vida con su activo y su pasivo, sin olvidar que el bien y el mal que hacemos vuelve sobre nosotros siempre.

Para justificar el aborto se esgrime el ”derecho“ de la mujer a su propio cuerpo. El niño no es parte del cuerpo de la madre sino una realidad vital alojada en su seno. Aducir ese supuesto derecho es pervertir su sentido. Sabemos, y la reproducción artificial lo confirma, que el feto es un ser independiente de la madre desde el momento en que el óvulo es fecundado. Hoy, gracias a los avances tecnológicos se puede incluso fotografiar a la criatura en el útero. La escasa información relativa a la vida intrauterina del niño disponible en el pasado ha conducido a una excesiva tolerancia social en la cuestión del aborto.

La periodista Villar afirma desde Estocolmo que los médicos suecos han exigido un cambio legislativo. La Asociación de Ginecólogos ha hecho pública la petición de que el denominado feto, en términos clínicos, se califique de niño desde las primeras semanas de gestación. Pretenden mentalizar al personal sanitario y al resto de los ciudadanos de la realidad del aborto, para reducir drásticamente su número. Asegura que si los padres de los bebés no nacidos hubieran leído en los partes clínicos y escuchado a los médicos la palabra niño, hijo o bebé, en lugar del termino impersonal de feto o embrión, hubieran comprendido la gravedad del aborto. Esta propuesta ha levantado una verdadera tormenta de opiniones. Las asociaciones feministas defienden el aborto con el consabido argumento de que abortar es un derecho de la mujer a su cuerpo; temen que los médicos y el personal de hospitales y clínicas se nieguen a realizar abortos, algo que ya está ocurriendo; la mayor parte de los ciudadanos aplaude la petición médica. Abortar un feto enfermo o defectuoso es una explicación falsa. No se trata de abortar algo enfermo, sino de salvar la vida a un niño en peligro de muerte.

El aborto está en el ambiente envuelto en eufemismo ¿Es acaso el aborto una interrupción del embarazo? Se interrumpe lo que puede seguir más tarde, pero el proceso de gestación cuando se detiene, pierde la continuidad y es irrecuperable: lo que se ha hecho es acabar con el concebido. ¿Por qué se han lanzado los términos aborto "terapéutico", "ético” y "eugenésico"? Terapia significa curar, que es lo contrario de matar; eugenesia viene del griego y significa bien-generado. Si el feto ha de nacer con graves taras físicas o psíquicas, la "buena genesia" que prescribe la ley consiste en destruir a la criatura. El llamado aborto ético se practica cuando la madre ha sido víctima de un delito de violación. Se afirma que para salvar su honor hay que privar de la vida al concebido. No se tiene en cuenta que ni la mujer pierde su honra por sufrir un delito (es el delincuente quien pierde la suya) ni, aunque así fuera, se recupera al destruir a la criatura.

La sociedad ha entrado en diálogo conmovida por las situaciones límite. Pero los casos extremos eran excepciones que siempre estuvieron despenalizados por la eximente del estado de necesidad. La nueva ley ha conseguido, por el contrario, abrir las compuertas de la impunidad.

Se han dictado recientemente dos Sentencias que, al relacionarlas entre sí, se llega a conclusiones del mayor interés:

A) "El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Cáceres ha condenado al propietario de un perro por haberle dejado morir de inanición. El juez le aplica el artículo 632 del nuevo Código Penal que impone una sanción a quienes “maltraten cruelmente a los animales domésticos”. La muerte del perro, propiedad particular de un ciudadano, no afecta a la comunidad, al interés general, a la conservación de la flora y la fauna, al bien común, ni al equilibrio ecológico. ¿Por qué se castiga a su dueño? ¿No puede acaso matarlo y comérselo, si quiere, como haría con un cerdo o un cabrito? La respuesta es que causar dolor innecesario a un ser vivo se llama crueldad, y nuestro legislador “no quiere ciudadanos crueles faltos de sensibilidad”. Pero descuartizar a un feto humano y sacarlo a pedazos del vientre de su madre, cuando todavía está vivo, no es crueldad si está dentro de la ley.

  1. En junio de 1997 la Sala 1ª del Tribunal Supremo ha dictado una insólita Sentencia que, al compararla con la anterior, produce la más profunda estupefacción. Condena al médico que no comunicó a tiempo a la madre embarazada el fracaso de la aminocentesis, prueba que hubiera puesto de manifiesto que el bebé padecía síndrome de Down. Cuando la madre conoció el resultado ya no pudo interrumpir voluntariamente su embarazo, a lo que estaba dispuesta, por haber transcurrido el plazo que despenalizaba el delito. El Tribunal condena al médico, que deberá pagar más de 50 millones de pesetas al matrimonio como indemnización por el perjuicio que supone el nacimiento del hijo mongólico. Si bien es cierto que el médico no cumplió con la diligencia profesional exigible, también lo es que el aborto no es un derecho del que hubiera privado a la embarazada. Sigue siendo un acto criminal de gran crueldad matar a un ser humano indefenso. Resulta monstruoso que un niño nonato, con síndrome de Down, tenga menos derecho a la vida que un perro. Y verdaderamente deplorable que unos padres entablen y ganen un procedimiento judicial por haber perdido la oportunidad de matarle.

La citada Sentencia coincide con una del Tribunal Supremo alemán (18 Enero 1983) que fue objeto de una gran polémica. En ella se señalaba el caso de un médico que no advirtió a una mujer embarazada, enferma de rubéola y dispuesta a abortar legalmente, de las repercusiones de la enfermedad en la salud del nasciturus. Por ello se le hacía responsable de costear a los padres los gastos suplementarios de manutención del niño. Sin embargo el Tribunal Constitucional alemán ha rectificado con rotundidad la doctrina expuesta en esa Sentencia. Ha afirmado tajantemente que "una consideración jurídica de la existencia de un niño como causa de daños no puede ser defendida constitucionalmente. La obligación de todo poder estatal de proteger la vida de cada hombre por sí misma prohíbe concebir el deber de alimentación y manutención como un daño".

El aborto es contrario a la naturaleza de las cosas y al orden natural. Es arbitrario porque se opone a la justicia, que es dar a cada uno lo suyo: lo suyo del no nacido no es morir sino por el contrario nacer. Todo ser vivo tiende imperativamente no sólo a persistir en la existencia sino a desarrollarse y alcanzar su plenitud. Esta es una ley que está por encima de todas las leyes de los hombres y que sirve de fundamento al Derecho. De ahí que todas las Constituciones proclamen como uno de los derechos fundamentales el derecho a la vida.



similar:

Una reflexión sobre el aborto iconGibráN KHALIL gibrán el profeta (1923) El Profeta
«Dinos todo lo que se te ha revelado sobre cuanto hay entre el nacimiento y la muerte». Con estas palabras la vidente Almitra invita...

Una reflexión sobre el aborto iconTeniendo en cuenta el contenido desarrollado en el primer módulo,...

Una reflexión sobre el aborto iconReflexión sobre la certeza en el ámbito creativo Introducción

Una reflexión sobre el aborto iconEl cuento “Reflexión Sobre el Miedo” por Ryszard Kapuscinski

Una reflexión sobre el aborto iconPrincipal de los Libros presenta
«Esta novela es una revelación: por su inventiva, por el humor, por la nobleza de los personajes, por la reflexión sobre el amor...

Una reflexión sobre el aborto iconUna reflexión previa

Una reflexión sobre el aborto iconAportes para la reflexión sobre la educación como derecho humano en contextos de la cárcel”

Una reflexión sobre el aborto iconInforme sobre la inconstitucionalidad del supuesto de “aborto eugenésico”...

Una reflexión sobre el aborto iconCharlie Hebdo: Una Reflexión difícil

Una reflexión sobre el aborto iconCharlie Hebdo: una reflexión difícil






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com