Universidad de costa rica






descargar 28.08 Kb.
títuloUniversidad de costa rica
fecha de publicación11.02.2016
tamaño28.08 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Literatura > Documentos

UNIVERSIDAD DE COSTA RICA



FL-1047 Huellas Culturales

Profesor: Emilio Arias
Marianella Orozco Orozco

852844


Max Jiménez
Vida artística

Max Jiménez nace en San José el 16 de mayo de 1900. Luego de graduarse de estudios secundarios en el Colegio Seminario se trasladó a Londres para estudiar Administración. Sin embargo, pocos años después abandona el área administrativa para iniciar su carrera artística en París, en el año 1921, donde realizó varias exposiciones de dibujo y escultura. Cuatro años después regresa a Costa Rica y se estrena como escritor mediante ensayos periodísticos que fueron publicados en Arte y Proletariado, Diario de Costa Rica y Repertorio Americano. Durante esta época en nuestro país publica su primera novela (Los Fantoches), la cual fue retirada de las librerías debido al escándalo que produjo.
Posteriormente, Jiménez publica en Europa su primer poemario Gleba, el libro: Sonaja, y realiza en París una exposición de pintura, encontrando en París el reconocimiento que le fue negado en Costa Rica. Años después, Jiménez llega a Cuba, destino geográfico que terminaría de darle la oportunidad de definir su estilo artístico; allí los tópicos tropicales y de negros serían los ejes temáticos de su obra.
Entre los aspectos distintivos de la carrera artística de Jiménez cabe mencionar su habilidad para profundizar en el uso de materiales propios, aplicar diferentes técnicas plásticas y un sentido de la estética muy personal. Sus trabajos pictóricos destacan por el colorido de los cuadros, considerado como el mejor logrado en la pintura costarricense, quizá debido al afán del artista por lograr colores únicos. Otro aspecto relevante característico de la obra artística de Max radica en la técnica empleada para rescatar el mestizaje americano, pues esto lo logra a través de la presencia del negro, el mulato y el indígena en la conformación étnico-cultural del campesinado costarricense. Su pintura plantea, por primera vez y a nivel universal motivos totalmente latinoamericanos.
En el trabajo artístico de Jiménez se distingue un continuo de construcción y disposición consistente en la distorsión de figuras que son, en realidad, representaciones de la deformidad internas de los seres humanos, criticando con vehemencia la insistencia del tico en vivir de las apariencias, es decir, sujeto a “leyes sociales” (Cristian, 2002:111). En este particular, dentro del campo literario Candelillas es la obra que mejor recoge la visión de vida de este polifacético artista costarricense. Así, los textos literarios se perfilan como obras de denuncia social que definen a Max Jiménez como un hábil polemista de convicciones muy firmes y sin inhibiciones para manifestar su criterio.
Aunado a lo anterior, persiste en todas sus facetas artísticas la imposibilidad de ubicar sus obras dentro de géneros específicos. Autores de importantes trabajos de investigación sobre el quehacer literario de Jiménez lo describen como un escritor superrealista; es decir, un autor de período de entre guerras en Europa, cuyas principales preocupaciones se flexionan sobre “la ruptura de la armonía hombre-naturaleza que significó la conquista” (Cristian, 2002: 113). Estos rasgos son los que definen su empresa artística como de tipo vanguardista.
Acogida Internacional

Max Jiménez fue coronado de éxito en latitudes más allá de las fronteras nacionales. En parís, en 1924 expuso una serie de esculturas y dibujos a pluma obteniendo críticas muy inteligentes y plausibles; también en 1939 realiza una muy loada exposición de óleos. Años después, en La Habana adquiere una especial afinidad hacia temas tropicales, que expone en la capital cubana y posteriormente en Europa con la exhibición de 14 pinturas al óleo. Nueva York, México y Chile le abren las puertas con muy buen gusto a la exposición de los trabajos de Jiménez.
La obra de Jiménez tuvo una excelente acogida fuera de Costa Rica; razón por la cual Max Jiménez perdió interés en posicionar su trabajo en nuestro país; de hecho las más valiosas, interesantes e inteligentes críticas a su trabajo las cosechó en París y España.
Acogida en Costa Rica

Max Jiménez fue un novelista, poeta, periodista, escultor y pintor costarricense que perteneció a una generación de académicos e intelectuales de la primera mitad del siglo XX conocida como generación del Repertorio Americano, nombrada de esta manera por estar vinculada a la revista de Joaquín García Monge, llamada del mismo modo.
La valoración crítica nacional de la literatura, artes plásticas y participación política de Max Jiménez no ofreció a su trabajo la acogida que merecía. En realidad, las únicas críticas que le hicieron justicia provinieron de unos pocos amigos y colegas, entre los cuales merecen citarse: Joaquín García Monge, Francisco Amiguetti y Yolanda Oreamuno. Ésta última se refirió al artista de un modo que cabe destacar: “En Costa Rica es necesario Morirse para recoger el reconocimiento póstumo de este pueblo desdeñoso y pasivo” (Oreamuno, 1961:38) (Cristian, 2002:109).
Tal desdén no fue inocuo para el artista. La poca acogida que tuvo su obra entre los nacionales acabó por minar la estabilidad emocional de Jiménez, quien desarrolló una adicción que acabó por afectar su desempeño laboral. La amargura que desarrolló hacia el medio de su época se reflejó en los aforismos plasmados en Candelillas; el rechazo sufrido le causa serios trastornos de personalidad que lo redujeron a una grave angustia personal y, consecuentemente a una profunda crisis creadora. En esta condición Max Jiménez muere en Buenos Aires a los 47 años.
Generación del Repertorio Americano

También conocida como la generación de Vanguardia, este movimiento artístico alcanzó las artes literarias y visuales de la época comprendida entre 1920 – 1940). Especialmente en la década de los 30, los escritores costarricenses, dentro de los cuales figura Max Jiménez, definen un nuevo rumbo para la literatura costarricense; la cual se configuró como un movimiento de vanguardia en respuesta al régimen oligárquico liberal.

Dicho movimiento tuvo poco impacto a nivel nacional y en el ámbito internacional fue poco conocido. Las letras del entonces se caracterizaron por presentar una discursividad más caricaturezca y satírica. Sus principales expositores fueron Isaac Felipe Azofeifa y Eunice Odio; sin embargo, dentro de otras figuras que también destacaron se encuentra Max Jiménez. El movimiento fue llamado Generación del Repertorio Americano debido a que estuvo fuertemente relacionada con la revista de don Joaquín García Monge.
Dicha revista se llamó Repertorio Americano y fue un registro de naturaleza cultural, de aparición quincenal y publicada sin interrupción durante 39 años; su producción implicó la aparición de un espacio de discusión intelectual para los pensadores latinoamericanos de la época. En palabras del mismo García Monge, el foro sirvió para que “la generación pensante o ilustrada de un país o de un continente diga lo que piensa y siente acerca de las múltiples incitaciones de la vida”(wikipedia.org). Así, la revista ofreció un importante nicho para una comunidad internacional profesante del republicanismo, antifacismo y pacifismo.
Dada su orientación ideológica, la intelectualidad costarricense -afín a ideales democráticos, promotora de la libertad, tolerancia, la acción y reacción- se citó en el espacio discursivo que representó la revista. En este contexto, la voz de Max Jiménez se hizo escuchar. No obstante, quizá debido a que Jiménez poseía un genio creador poco común, su obra fue mal estimada durante la época; tan sólo unos cuantos colegas y amigos le dieron la apreciación merecida.
Producción literaria

En términos generales, su obra fue considerada como “desagradable, grotesco o abominable” (Cristian, 2002, pág. 109). Los términos más peyorativos en los que su producción artística fue descrita incluyeron consideraciones relativas al supuesto carácter accidental de su producción; no obstante, el artista tanto conocía la poca acogida que tendría su trabajo en el medio nacional que se orientó a buscar mejor destino en Europa, donde el nivel intelectual para apreciar el arte era superior.
La diatriba hacia el arte de Jiménez se oye aún en las esferas intelectuales de la actualidad; no obstante para algunos críticos tal producción brillaba de acuerdo con perspectivas modernistas, según las cuales la excelencia de una pieza o colección artística radicaba en la genialidad del artista para plasmar su sello personal en su obra (Cristian, 2002:110). De acuerdo con este criterio, Max Jiménez supo plasmar su presencia en cada creación suya, y lo hizo de una forma que llama mucho la atención hasta hoy; la forma que dio a los párpados en las caras de sus pinturas, grabados y esculturas son muy semejantes a la forma de los párpados del artista, por ejemplo:



  • Buey que antecede al capítulo 2500 metros (El Jaúl)

  • Personajes de la pintura llamada Desesperanza

  • Escultura Cabeza de caballo


Una de las críticas desdeñosas más fuertes hacia la obra de Max Jiménez fue la emitida por el Señor Constantino Láscares al llamarlo “poeta mediocre” (Cristian, 2002:111). Aún cuando Láscares es un conocedor de literatura, su crítica estuvo compleamente basada en criterios de gusto personal, de ahí que dicho juicio en realidad consise en una pura apreciación personal.
Sus principales obras

De Candelillas: Esta obra ha sido poco estudiada pues ha despertado muy poco interés en los estudiosos literarios costarricenses. Los contados estudios que se le han realizado se basaron en el acercamiento de Láscares a esta obra. Aparte de esta aproximación de Láscares, solamente se encuentran unas líneas escritas por Carmen Naranjo en 1978. Pese al escaso interés puesto en ella, Candelillas es considerada como la obra que recoge la esencia filosófica del artista. En ella Jiménez imprime sus principales preocupaciones:la libertad, la soledad, el amor, la amistad, los vicios, el arte. El autor plantea sin miramiento alguno las inquietudes que le despiertan la necesidad del ser humano de entrar en relaciones sociales (Cristian, 2002:111).
De El domador de pulgas: Otra obra en la que el escritor plantea sus angustias acerca del carácter viciado y corrupto de las personas, conducente a una decadencia sin fin de los valores morales. El domador de pulgas se distingue por el desarrollo de la trama en varios capítulos inconexos entre sí, cuya lectura puede ser abordada de forma aleatoria sin que por ello se altere la comprensión del texto. Jiménez buscó su publicación fuera de nuestras fronteras anticipándose a la poca aceptación que tendría dentro de nuestras fronteras (Cristian, 2002:112).
De El Jaúl: Pese al carácter vanguardista de Jiménez, el escritor desafío los paradigmas establecidos por las élites durante el proceso de conformación de la conciencia nacional en una obra que colocó los cimientos para revolucionar la literatura nacional: El Jaúl; en ella, el costarricense ya no es más sencillo y bonachón;se ha transformado en un individuo casi perverso. Tanto El Jaúl como El domador de pulgas son obras difíciles de encasillar según géneros (Cristian, 2002:112).
Jiménez echa mano de exagerar la realidad tanto que la distorciona por completo. Dicha técnica la emplea tanto en la literatura como en la pintura.
De La casa paterna: En ella plasma su preocupación por el origen americano. Los estudiosos de esta obra señalan que, a partir de esta obra, se puede señalar a Jiménez como un escritor superrealista. Señalan que se hallan presente en ella rasgos propios del costumbrismo (observable en la presencia de un ambiente rural, por ejemplo) matizados con la nostalgia de los valores perdidos de un pasado perdido. Otros especialistas también la clasifican como una obra naturalista, debido a la presencia de un diálogo crudo propio de la vida real (Cristian, 2002:112)
Criterio de Cristian Venegas

Cristian Venegas realiza un estudio acerca de la proyección artística de Max Jiménez. Venegas, luego de hacer un recorrido por los acercamientos a las diferentes producciones literarias de Jiménez, arguye que, si se ha de etiquetar la obra del artista sería más atinado clasificarla dentro del expresionismo, tomando en cuenta que este movimiento consiste en “el intento de expresar las sensaciones internas, pero no las impresiones recibida de lo exterior, por medio de formas cerradas, exageradas y rimbombantes” (Cristian, 2002:114).
Reflexión Final

La carrera artística de Max Jiménez destaca tanto por su ingenio como por su valor crítico relativo a la carencia de valores morales, los vicios del carácter y la corrupción que convierten la convivencia en competencia social, en un espacio de sobrevivencia donde prevalece el más fuerte.

La obra literaria, pictórica y plástica de este artística se caracteriza por su tendencia a exagerar la realidad hasta un tipo de distorción que, en primera instancia, ha provocado la repulsión del medio desde su época hasta la actualidad, en algunos casos. Otro rasgo distintivo, especialmente en el campo literario, es la dificultad de clasificar sus textos según géneros y movimientos literarios. La obra que más polémica despertó fue El Jaúl, pues los críticos hasta hoy no pueden ponerse de acuerdo en cuanto al género al que pertenece: quienes argumentan que se trata de una novela lo hacen con poco fundamento literario, mientras que quienes la desacreditan como tal sostienen que se trata de una serie de escenarios yuxtapuestos.

La trayectoria artística de Max Jiménez dejó una estela de polémica a nivel personal, artístico y político que invita a estimarlo como a un pensador adelantado a su época en cierto modo. Su obra mal comprendida entonces, hoy conduce a la reflexión acerca de lo acertada que fue la esencia de su denuncia social.
Bibliografía

Cristian, V. U. (2002). Algunas consideraciones sobre la obra de Max Jiménez. Repertorio Americano, Nueva época. (13-14), 109-116.
Repertorio Americano Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=50403043

similar:

Universidad de costa rica iconUniversidad de Costa Rica

Universidad de costa rica iconRegistro de tesis en el área de Antropología Social producidas por...

Universidad de costa rica iconLa conexión en costa rica

Universidad de costa rica iconLa ley de biodiversidad de costa rica

Universidad de costa rica iconHistoria precolombina de Costa Rica

Universidad de costa rica iconConstitución Política de Costa Rica, Artículo 20

Universidad de costa rica iconEl misterio de la iniquidad costa Rica parte a

Universidad de costa rica iconSan José, Costa Rica, 17 al 19 de Junio de 2008

Universidad de costa rica iconHistoria del Sistema Penal y de Justicia de Costa Rica

Universidad de costa rica iconCorte Interamericana de Derechos Humanos Caso Herrera Ulloa Vs. Costa Rica






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com