Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos






descargar 136.55 Kb.
títuloAlberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos
página1/4
fecha de publicación13.11.2015
tamaño136.55 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Literatura > Documentos
  1   2   3   4
BIOGRAFIAS ESCRITORES

Alberto Castellón
Mi madre (profesora) me trajo al mundo en su cama. Mi padre (también profesor) esperó mi alumbramiento en el cuarto contiguo. Al parecer, tuvieron que ayudarme a decidir si me quedaba o no en el mundo propinándome unos cachetes en las nalgas. A los 3 añitos me llevaron al colegio. Algo malo barruntaría de aquella emboscada pues fue necesario el concurso de 3 maestras para separarme de las piernas de papá, a las que me aferraba desesperado. (La intuición natural de los niños.) Desde entonces, 3 actividades han dominado mi existencia: la matemática, la música y la literatura. Cuando hago matemáticas, me sirvo de la literatura. Si escribo literatura, recurro a las matemáticas. En cualquiera de los casos, la música actúa de impepinable eslabón. Tras un puñado de años como alumno, me convertí, faltaría más, en profesor. Ay de mí, toda la vida yendo a la escuela, aunque ahora se llame la universidad...


Alberto Olmos
Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos.


Alfredo García Francés (www.garciafrances.com)
Nacido en Bilbao (1949). Premio Nacional de Periodismo 1984.  Durante años editor gráfico del diario El País y de los suplementos Domingo y Babelia. Ha publicado tres novelas históricas, El Hidalgo Segundón, El Secreto del Emperador y Bastardo Real. Con  Balas de Carmín, escribe un thriller trepidante sobre los secuestrados de las FARC. La novela ha sido acogida con gran éxito en Colombia, USA, Canadá y Puerto Rico.


Álvaro Colomer (Barcelona, 1973)
Sustenta su obra en una frase de Thomas Bernard: 'No pienso en absoluto en la muerte, pero la muerte piensa constantemente en mí'. Así pues, gran parte de su producción narrativa y periodística se basa en la idea de la muerte como hecho arrinconado por la sociedad de consumo.


Ana María Shua
Nací, creo. En el fondo, quién puede estar seguro de un acontecimiento del que no se tiene ninguna memoria. Al poco tiempo comencé a leer y todavía no he terminado. De lo que vale la pena, el resto está en mis libros (www.anamariashua.com.ar). No soy exactamente como lo muestra la imagen: me puse lentes de contacto celestes para la toma fotográfica.


ANA PEREZ CAÑAMARES
Nací hace cuarenta años en Tenerife, y para siempre se me quedó nostalgia de isla. Cuando escribo me pongo seria, por eso cuando no estoy escribiendo se me puede encontrar en los bares haciendo el payaso: es una cuestión de equilibrio. Traté de ponerme en la piel de otros escribiendo ficciones, pero al final volví a mis disfraces, que para eso me los había mandado hacer a medida, y ya sólo escribo poemas. Este año, por fin, he cobrado derechos de autor: 15 €. Con este dinero he callado la boca a mi familia y por fin me respetan cuando me paso las tardes encerrada en mi estudio. Yo sé que valgo para más cosas, pero todo lo hago mal; así parece que lo único que puedo hacer es escribir poemas, que es lo que me gusta


Ángel García Prieto (Zamora, 1946),
Es doctor en medicina y psiquiatra; vive en Oviedo, donde se dedica al ejercicio de su especialidad. Miembro de la Asociación Asturiana de Escritores, tiene un libro de carácter religioso, Vía crucis para acompañar a Jesús (Ed. Narcea, Madrid, 2001) y ha publicado obras de creación literaria, como Viajes de Novela (Ed. Nobel, Oviedo, 2006), un libro de viajes y literatura. Sus últimas publicaciones son El fado, entre Lisboa y la vida (Edições Daniel Gouveia, Linda-a-Velha, Portugal, 2007).


Ángel Olgoso
Ángel Olgoso (Granada, 1961) aún no se ha recuperado por completo de su nacimiento en este planeta. Estudió Filosofía y Letras y desempeñó -como todo el mundo- las más disímiles ocupaciones. Sin duda para concertar una tregua con las potencias maléficas de la vida, se dedica desde hace 30 años al cultivo del relato breve y fantástico. Dada su condición de hombre invisible, sólo un reducido -clandestino- círculo de iniciados ha logrado acceder a esos frutos suyos un tanto asombrosos e inquietantes (Los días subterráneos, La hélice entre los sargazos, Nubes de piedra, Granada año 2039 y otros relatos, Cuentos de otro mundo, Los demonios del lugar, Astrolabio). Como reside en las nubes, se permitió el delirio de fundar el Institutum Pataphysicum Granatensis.


Ángela del Salto
De pequeñita siempre fue rarita, escribiendo y actuando mientras el resto la miraba por encima del hombro haciendo todas esas cosas que se consideraban normales. Poco a poco escribió menos y actuó más, y así siguió y sigue, en el cine encarnando personajes como “MªCarmen” en “Un franco 14 pesetas” o “Amohia” en “O.F.N.I.”, en la caja tonta como “Esther” en “Cuestión de sexo” y en “La que se avecina”, ¡que anda que no hay nombres!… y miembro de la compañía Ñu Teatro donde se disfraza de reina, bailarina de la cuerda floja, luchadora germana o de la mismísima Agustina de Aragón, chimpón.


Antonio Valle (Oviedo, 1969).
Pervertido tahúr desde edades tempranas engañó a sus compañeros de 2º simulando ingerir un brebaje de color indefinido, donde se disolvían los colores de mil témperas, para ganar una bolsa de canicas; luego se reía a lo Míster Hyde y se sentía Judas. “El día más feliz de mi vida fue cuando se estrelló el camión de foskitos”, título de uno de sus libros, da a entender su evidente propensión al saqueo. En “Pasajero en Asturias” barniza con tintes culturales de toda índole su divagar del sofá al fartucódromo. Quién lo diría con esos mofletes.


Antonio Rodríguez Castro
Siempre he querido contar como canta la lluvia.

Soy un fugitivo de mi sombra, y la persigo.


Antonio Voivoda
Voivoda de chocolate.

Ingredientes

-- Una escuela de pueblo

-- Un balón de fútbol

-- Una espada

-- La carrera de periodismo

-- Un micrófono

-- Libros de terror
Mix the ingredients en lugares afastados, amb distintes llengües und Sie werden haben al macarra de la foto.


Aurelio González Ovies
Nací en Bañugues, al borde del Cabo Peñas, allá por 1964. Ya llovió, por muy seco que me encuentre de cuando en cuando. Recorrí tanto mundo como pude, mochila al hombro, y entre tanto, me doctoré –por más que cada vez sé menos– en Filología Clásica, ¿Filología qué; y para qué vale eso? De eso vivo, para darme de comer al menos sirve. De menos utilidad parece que goza lo que escribimos, pero también me alimenta, porque me nutre poderosamente la ansiedad. Sigo haciendo dedo por las múltiples vías de la poesía y aunque no viaje, me muevo; aunque nadie pare, me subo en marcha. El caso es permanecer, pero no quieto…


Benjamín Escalonilla
Diseño por ordenador en el colectivo erres comunicación erres.com (como socio fundador) y realizo obras de narrativa digital desde 1996: véase una muestra en aemapu (abran esa maldita puerta). Dirijo el arte de literaturas.com. Estoy en labores de intento, convencimiento, rezo y devoción, para la publicación de mi primera novela. nací en 1970, y lo peor es que estudié y me licencié en ciencias económicas y empresariales. Na!


Care Santos
80 años (unas 700.000 horas). 100 libros leídos. Unos 12.000 leídos. Unas 3.500 horas de denso aburrimiento. Unos 5.000 orgasmos. 7.000 carcajadas. 3 momentos de gran crisis. 10 momentos de máxima felicidad. 45 grandes viajes. Unos 250.000 kilómetros. 5 dioptrías. 3 operaciones quirúrgicas. 2 bodas. 75 cortes de pelo. 900 masajes de espalda. 175 noches de fiesta. 8 amigos verdaderos. 360 conocidos. 2 multas de circulación. 1800 madrugones. 750 sesiones de depilación. Unos 25.000 abrazos. 1 millón de besos. 300 veces de contemplar maravillada un paisaje, una luz, una flor, una ventana, una cara, un dibujo de mis hijos... Es mi vida completa, vista con algo de previsión. Divididlo todo entre dos y obtendréis quien soy ahora.


Carmen Boullosa
¿Con que el nombre Carmen quiere decir jardín o poesía? En mi caso va por guerra: me llamaron Carmen porque Esther de la Fuente le juró a la Virgen que así me pondrían si le cumplía un favor. Que cuál fue el favor, no tengo ni idea, pero lo que sí sé es que Esther, mi abuela, era viuda de un excolaborador cercano de Garrido Canabal, el gobernador de Tabasco que fuera enemigo casado de los curas y la Iglesia (y que Graham Greene eternizó en El poder y la Gloria). Mis papás no me registraron por lo civil porque ellos no estaban casados por las leyes del Estado, solo creían en la legitimidad de la ley eclesial. Esto, en 1954, tardía repetición de la Guerra Cristera… Mi partida de nacimiento fue expedida hasta 1965…


Carmen Herrera
No nací en Brasil, qué más quisiera yo, aunque una de las entradas que aparece al poner mi nombre en Gúgel dice eso. No me seleccionaron para la muestra “Mujeres Artistas Andaluzas” (un importante galerista sevillano me sugirió que lo pusiera en el currículo). No he ganado el premio Planeta (ni ningún otro premio literario, ya sé que es difícil ganar un premio literario sin presentarse, eso también es digno de ponerlo en el currículo). Tampoco me han invitado a pronunciar el pregón inaugural de la Feria del Libro, ni a impartir conferencias en la Universidad de Columbia (ni en Washington, ni en Massachussets, ni…)


Carmen Posadas
1953.- Nacimiento en Montevideo (Uruguay). Da cinco kilos en la báscula. Era tan gorda y tan peluda, que la llamaban «La madre abadesa».

1970.- Es tan fea, que su madre no tiene más remedio que tomar cartas en el asunto y hacer que le operen la nariz.

1998.- Gana el Premio Planeta con Pequeñas infamias.

2008.- En fin.


Cecilia Eudave
Breve biobliblimetrira

Desbordada desde su nacimiento fue concebida para no caber en ningún lado. Su estigma fue devorar y devorar. Come libros, come viajes, come bestiarios (los animales de papel son los más ricos ha dicho), come música, come sobre todo amigos que le gusta guardad en frascos de conserva y engullirlos de a poquito. Ha ganado numerosos premios culinarios, entre los que destaca “le mecaté azul”. Entre sus libros más famosos, por mencionar algunos de entre sus cientos de publicaciones, Cocinando pensamientos profanos, Estofado literario, El extraño encuentro de los chef perfectos, Recetas fantásticas para comerse a la media luna y El platillo de piedra. Se ha dicho de su alta cocina que posee un estilo abrumador, pleno, que abarrota los sentidos.


Chema Rubio
Me nacieron y aun no he muerto. A los 12 años quise salir de casa, y me encerré en un colegio de curas. No quería hacer el servicio militar obligatorio, y me aliste voluntario en la Compañía de Operaciones Especiales 103. Me fui con un colega turco a su país, pero me tuvo que abandonar por unos días. Entonces hubo el mayor terremoto de su historia, 17.000 muertos, y yo me entere, al volver de Baterfly Valley , al ver la portada de un periódico en medio del mar. Mi familia me buscaba en las embajadas y yo terminaba mis días ignorante de todo. Una tarde cambiamos de sede la tertulia de poesía, Cesar Antonio Molina fue nuestro padrino en el Circulo de Bellas Artes, creímos tocar el cielo, pero era la nada pintada entre cuatrocientas paredes lo que veíamos. La culpa no era de nadie, solo de "nuestra" estrecha ambición cobarde .Quería aprender ingles, y "acabe" en Washington, trabajando de cocinero en un restaurante brasileño con la carta en ingles; Un día para contar por el viejo Groucho Marx .Cuando peor estaban las cosas en Argentina con el corralito, yo tenía como poeta, mis más fieles seguidores entre los internos del hospital del Borda. (Desde donde se emite Radio-Califata). En Japón me conocían al principio de la guerra Iraquí, como Bin Laden, tuve que rasurarme la barba y cortar los cabellos por no violentar a mi amigo español y su mujer .Me nacieron sin permiso, y escribo porque me canso de ver el futuro con estos ojos y no cantar mientras tanto el absurdo de la vida.


Claudia Apablaza
(Chile, 1978), narradora, ella dice que desde que viajó a Londres y se tomó esta foto mirando el diván de Sigmund Freud, se autopsicoanalizó y así perdió todo el pudor que arrastraba desde niña. Ahora se prepara para no ser sentenciada por la justicia inglesa, ya que en esta sala, como en todos los rincones de Inglaterra, había una cámara escondida y un cartel que decía: Fotos no.


Cuqui Weller
Yo no soy quien soy, sino lo que los demás creen que soy.


David Torres
Nací en Madrid en 1966, un día del cual no tengo el recuerdo. Estudié Filología Hispánica en la UAM, una pérdida de tiempo como otra cualquiera. He sido cobrador de recibos (muchos años), plantador de tronquitos en un vivero (tres semanas) y vendedor de enciclopedias a domicilio (dos días) entre otros excitantes oficios, de ésos que aparecen en las biografías de los escritores estadounidenses. Pero lo único que sé hacer y que he sabido desde siempre, desde que me mandaban redacciones de tema libre en el colegio, es escribir. Y aquí estoy, al cabo de cuatro décadas, con varios libros a la espalda: novelas (Niños de tiza (2008), El mar en ruinas (2005), El gran silencio (2003), Nanga Parbat (1999)), cuentos (Cuidado con el perro (2002), Donde no irán los navegantes (1999)); un libro de viajes, La sangre y el ámbar (2006); poemas, Londres (2003)) y otros que se me olvidan. Colaboro habitualmente en el diario El Mundo y soy guionista del programa de televisión Al filo de lo imposible.


Diego Vaya
(Ver antes la foto)

"Antes dogmatófago, ahora poethambre".


Domenico Chiappe
bajo el mar: abrir los ojos:

sal: herida cicatrizada:

nombre: mutancia: doménico:

canto de langostas: mudez: sonido: palabra: música:

chiappe: errar: divagar:

mujer: hija: hogar: pleamar


Elia Barceló
Una nave alienígena me depositó en Elda en el invierno de 1957, en una casa llena de libros y trastos raros, donde vivía una familia cariñosa y solidaria. Desde entonces me he dedicado a leer, escribir, ver películas y cocinar, con incursiones en los dominios del teatro, el baile y la jardinería. Y mientras espero que vuelvan a buscarme, he formado una familia propia siguiendo el modelo de la primera que conocí. Cuando me vaya, dejaré un par de docenas de novelas de distintos géneros y el recuerdo de muchas risas compartidas. Hay quien dice que soy rarita, pero es que, a pesar de que llevo 51 años en este planeta, sigo encontrándolo asombroso.


Eloy Tizón
Infancia en Madrid. Tres colegios. Dos hermanas. Dotes para el dibujo artístico. Instituto. Miopía. Gafas graduadas. Selectividad. Las chicas. Primeros poemas. Academias de pintura. Universidad. Paro. Amigos. Servicio militar. Noviazgo. Precariedad laboral. Primera casa. Vida en pareja. Viajes por aquí y por allá. Primer libro. Segunda casa. Mudanza. Tragedia familiar. Una hermana menos. Segundo libro. Artículos en prensa. Tercera casa. Mudanza. Tercer libro. Se quema un poco la casa. Mudanza. Vida en la sierra. Cuarto libro. Separación. Vuelta a la ciudad, solo. Cuarta casa. Mudanza. Quinto libro. Dos endodoncias. Mucho cine. Profesor de narrativa. Problemas de insomnio.

  1   2   3   4

similar:

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos iconTaller con cuatro sesiones de cuatro horas bajo un esquema de

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos iconRoa sierra’s revenge (galarza ossa’s nephew)
«ofendido el uniforme militar». Cuando lo entrevisté, cuatro décadas después, le dije que si se volvía a presentar esta situación...

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos iconResumen del artículo de extensión no mayor a 150 palabras
«Regla», ubicable en la pestaña «Vista». Sin embargo, se dejarán de sangrar los párrafos inmediatamente posteriores títulos, subtítulos,...

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos iconMiércoles 7 de septiembre, 2: 30 pm
«¿Saben? Estados Unidos no es tierra para nosotros los mexicanos». Ricardo Aldape ha llegado a esta conclusión muy a su pesar. Su...

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos iconCuyas páginas web pueden ser editadas por múltiples voluntarios a través del
«páginas wiki» tienen títulos únicos. Si se escribe el título de una «página wiki» en algún lugar del wiki, esta palabra se convierte...

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos iconNo se puede estudiar el Sionismo sin estudiar a cuatro personalidades...

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos icon‘renunciar’, cuento de la guatemalteca ana maría rodas
«Poemas de la izquierda erótica» en 1973, seguida luego de «Cuatro esquinas del juego de una muñeca» en 1975, «El fin de los mitos...

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos iconLas corrientes de este libro son profundas y se originaron en el...
«Empieza solo con tres o cuatro páginas cada noche antes de dormir, y verás cómo se volverá una costumbre» Esas fueron las palabras...

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos iconPeñalosa, en lo más alto de las cuatro encuestas

Alberto Olmos (Segovia, 1975) ha publicado cuatro libros, cuyos títulos pueden convocarse con cuatro palabras: naufragio, loco, Tokio y talento. Se esperan más títulos que aclaren el significado oculto de esta intrigante sucesión de vocablos iconLeonardo padura adiós hemingway esta novela, como las ya venidas...
«Las Cuatro Esta­ciones», de la cuaL también forman parte Pasado per­fecto, Vientos de cuaresma y Máscaras, escritas y publi­cadas...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com