El Camino de Santiago y su literatura






descargar 20.62 Kb.
títuloEl Camino de Santiago y su literatura
fecha de publicación23.11.2015
tamaño20.62 Kb.
tipoLiteratura
p.se-todo.com > Literatura > Literatura
  El Camino de Santiago y su literatura. 
Una vez consolidados los reinos cristianos del norte, España abre las puertas a la cultura europea por el Camino de Santiago, a través, fundamentalmente, de la cordillera cántabro-pirenaica (camino francés). Por él entraron la orden benedictina reformada, los cluniacenses y su nueva manera de pensar, los cambios en los ritos litúrgicos (se pasa del rito mozárabe al romano) y el arte románico, que será un buen reflejo de la nueva concepción del mundo. Por él también van a llegar a España manifestaciones literarias, como las colecciones de milagros o la poesía juglaresca y trovadoresca francesa.odice calixtino
El Camino de Santiago resultó un excelente propagador de ideas y sentimientos en la Edad Media: canalizó una manera concreta de entender el cristianismo, y en consecuencia, extendió el Arte Románico por toda Europa; ayudó además a fijar el sistema del Régimen feudal lo que aprovecharon los monarcas castellanos, aragoneses y navarros para avanzar en lo que se denominó Reconquista de España; y difundió una riquísima vena poética, la lírica provenzal, que pronto asimilaron la líricas gallega y catalana, y, más tardíamente, la castellana.
Las primeras manifestaciones literarias vinculadas al Camino de Santiago se enmarcan dentro de los cantos que los peregrinos entonaban para darse ánimos a lo largo de su recorrido.
Trotamundos del Camino de Santiago fueron los trovadores y juglares, que además de contar historias, venían a ser como los periodistas de hoy en día, y que contaban la vida en forma de leyenda épica, poética o mítica por medio de los cantares de gesta y romances. Es de suponer que en el séquito de las reinas y de los grandes señores franceses venían trovadores y juglares, que difundirían los cantares de gesta. Estos juglares, de las más diversas nacionalidades, recitaban sus composiciones ante un público también diverso e internacional, y desarrollaban una temática preferentemente bélica y aventurera, en la que surge constantemente el motivo del peregrino, la realidad cotidiana, y la fantasía, mezclando, por lo tanto, lo histórico con lo ficcional. El mester de juglaría con los poemas heroicos de hechos reales o ficticios, y con los populares romances y villancicos, desempeñó una labor crucial en la transmisión oral y escrita de la literatura
De esta manera, ya en nuestro Cantar de Mio Cid aparece la importancia que en la época tenían las peregrinacionesy el propio Rodrigo Díaz de Vivar hace promesa de ir “de romería” a Santiago por “el camino francés”:
Esas horas dijo Rodrigo: Señor, pláceme de grado.
Tal plazo nos dedes que pueda ser tomado, 
que quiero ir en romería al patrón Santiago”.
Al estar la cultura medieval en manos de la Iglesia, los monasterios se convirtieron también en una importante fuente de difusión. Muchos de ellos estaban dentro de la ruta jacobea, acogiendo dentro de sus muros a peregrinos que escuchaban de boca de los monjes leyendas y milagros vinculados al Camino. Así, en el Poema de Fernán González, se recoge el privilegio que supuso para Hispania el ser lugar de enterramiento del Apóstol.
Uno de los máximos exponentes del mester de clerecía (con poemas narrativos en  sílabas contadas, la “cuaderna vía”, de carácter religioso o de tema clásico) es el Libro de Alexandre, y sin duda alguna,  el primer poeta de nuestra Literatura, Don Gonzalo de Berceo (Siglo XIII) que difundió sus obras como los Milagros de Nuestra Señora desde el Monasterio de San Millán de la Cogolla (La Rioja) que era visita obligada de los peregrinos del Camino de Santiago. Berceo en su Vida de San Millán habla de la protección del Apóstol y de San Millán sobre los castellanos y leoneses. En su obra Milagros de Nuestra Señora recoge, entre otras, la leyenda del peregrino al que se le aparece el diablo en forma de Apóstol Santiago; leyenda que entronca con la Cantiga nº 26 del rey Alfonso X el Sabio, en la que el romero que murió desangrado tras el corte de sus genitales es vuelto a la vida pero sin recobrar sus partes. También El Arcipreste de Hita recoge, en El libro de buen amor, la imagen típica del peregrino compostelano, con estas palabras: 
El viernes de indulgencias vistió una esclavina, 
gran sombrero redondo, muchas conchas marinas,
bordón lleno de imágenes, en él la palma fina,
esportilla y cuentos para rezar aína.
Los zapatos redondos y bien sobresolados
echó una gran doblez (alforja) y bodigos (bollos) lleva condensados:
destas cosas romeros andan aparejados.
Deyuso del sobaco va la mejor alhaja,
calabaza bermeja más que pico de graja:
bien cabe una azumbre y más una miaja;
no andarían romeros sin aquesta sufraja.” 

Otra de las manifestaciones literarias más importantes de nuestras letras es el romance, y lógicamente no va a ser ajeno al tema compostelano. Destaca especialmente el llamado Don Gaiferos de Mormaltán, del que se ha llegado a decir que es “el único romance auténticamente inspirado en la peregrinación”. En él se narra la historia de Guillermo X, duque de Aquitania, que llegó en peregrinación a Compostela y allí murió delante del Apóstol.
Adónde va aquel romero, mi romero adónde irá,
camino de Compostela, no sé si allí llegará.
Los pies cubiertos de sangre, ya no puede más andar.
Pobrecito, pobre viejo, no sé si allí llegará.
De largas y blancas barbas, ojos de dulce mirar,
ojos tristes, leonados, verdes como agua de mar.
¿Adónde vas, peregrino, adónde quieres llegar?
Camino de Compostela, donde yo tengo mi hogar.
Compostela, esa es mi tierra, la dejé siete años ha,
reluciente en siete soles, brillante como un altar.
Ven mi romero conmigo, juntos hemos de marchar,
yo a la Virgen canto trovas, la Virgen de Bonaval.
Yo me llamo don Gaiferos, Gaiferos de Mormaltán,
si ahora no tengo fuerzas, mi Santiago me dará.
Llegaron a Compostela, fueron a la Catedral,
y de esta manera habló Gaiferos de Mormaltán:
Gracias mi señor Santiago, a tus pies me tienes ya,
si quieres tomar mi vida, ya me la puedes quitar,
que yo moriré contento en tu santa Catedral.
El viejo de barbas blancas cayó mirando el altar,
cerró los sus ojos verdes, verdes como agua de mar.
El obispo que esto oyó, allí lo mandó enterrar
Y así murió, mis señores, Gaiferos de Mormaltán.
Este es un de los milagros que Santiago sabe obrar”.

A partir del siglo XVI la literatura sobre el tema cambia para mostrar una imagen peyorativa del peregrino, dándose entrada también a la ironía y a la burla, como vemos muy bien en El Quijote:
 “[…] vio que por el camino por donde él iba venían seis peregrinos con sus bordones, de estos extranjeros que piden limosna cantando; los cuales, en llegando a él, se pusieron en ala, y levantando las voces todos juntos, comenzaron a cantar en su lengua lo que Sancho no pudo entender, si no fue una palabra que claramente pronunciaban: “limosna”, por donde entendió que era limosna lo que en su canto pedían; y como él, según dice Cide Hamete, era caritativo además, sacó de sus alforjas medio pan y medio queso, de que venía proveído, y dióselo, diciéndoles por señas que no tenía otra cosa que darles. Ellos lo recibieron de muy buena gana».
La tradición compostelana es retomada en el siglo XIX por autores como Zorrilla, Valle Inclán, o los hermanos MachadoManuel transmitiendo la esencia de la ciudad compostelana y la alegría de quienes han alcanzado su meta, y Antonio haciendo múltiples referencias al camino y a sus peregrinos, tanto en sus Proverbios y Cantares como en las Coplas elegíacas. También los autores del 27, como Gerardo Diego y Lorca, incluyen en sus poemas la figura del Apóstol y la imagen del camino de peregrinación.

similar:

El Camino de Santiago y su literatura iconCursos: ¡vaya caos! El camino de santiago

El Camino de Santiago y su literatura iconCamino el Cajón 18 274 casa 10, El Arrayán, Lo Barnechea, Santiago

El Camino de Santiago y su literatura iconCuando la pluma inicia su camino,difícil tarea tiene. En manos de...

El Camino de Santiago y su literatura iconEl nombre de Noruega proviene del significado “Camino hacia el Norte”este...

El Camino de Santiago y su literatura iconUn camino de maravillas

El Camino de Santiago y su literatura iconEl Camino al 18 de Julio

El Camino de Santiago y su literatura iconNo pensar nunca en el otro camino

El Camino de Santiago y su literatura iconEmociones y Cáncer: El Camino de la Recuperación

El Camino de Santiago y su literatura iconTranscripción 6 – Cristóbal Ramírez (Camino)

El Camino de Santiago y su literatura iconLa interculturalidad, camino hacia la convivencia saludable






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com