© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A




descargar 0.71 Mb.
título© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A
página1/17
fecha de publicación27.10.2015
tamaño0.71 Mb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17


EL MAESTRO y LAS MAGAS

ALEJANDRO JODOROWSKI

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A.,

Plaza de Manuel Becerra, 15. "El Pabellón”. 28028 Madrid.

Primera edición en México. 2006

D.R. 2006, Random House Mondadori S.A. de C.V.

Av. Homero No.544, Col. Chapultepec Morales

Del. Miguel Hidalgo, C.P. 11570, México, D.F.

ISBN 968-5960-12-7

Impreso en México

contratapa:

En este nuevo libro, Alejandro Jodorowski completa su “autobiografía imaginaria”, nuevo género literario creado por él en La danza de la realidad (Grijalbo, 2001). Ahora aborda su mítica experiencia mexicana en los años sesenta, a partir de la cual se gestó y maduró la increíble creatividad mágica que, posteriormente, habría de aportarle reconocimiento internacional como un gran artista de usos múltiples (mimo, actor, director teatral, fabulador-dibujante, cineasta, historietista, narrador, ensayista, filósofo, psicomago, etc.). Es precisamente en México donde este personaje fuera de serie, chileno de nacimiento, descubre la plataforma perfecta para lanzar su extraordinario talento a la conquista del mundo.

Para realizar este descubrimiento contó con varios guías, a quienes alude el título. El maestro, Enzo Takata, es un monje budista que, por azares del karma, se encuentra en estas tierras. “México no necesita de un zen japonés, el zen japonés necesita de México”, le dice Takata a Jodorowski al develarle el sentido de su encuentro, que siempre se caracterizará por la asunción de la vida a través del koan. El maestro y su discípulo se comunican justamente por medio de koans, las célebres fábulas interrogativas del budismo zen que impregnan las páginas de este libro.

El conocimiento compartido por el maestro, cuya meta es “domar el intelecto”, tiene otro complemento vital y místico que es aportado por las magas.

Se trata de un grupo de notables mujeres que Jodorowsky también encuentra en México y quienes, a través de varias vías, le revelan experiencias desconocidas e iniciáticas: Leonora Carrington, la excelsa pintora surrealista, Doña Magdalena, la prodigiosa masajista, Reyna D’Assia, la bella ocultista hija de Gurdjieff, al igual que muchas otras damas igualmente portadoras de la energía primordial femenina.

Libro único, esclarecedor, pletórico de sabiduría siempre cautivante, El maestro y las magas, como todas las creaciones de Alejandro Jodorowsky, revoluciona lo establecido –en este caso el género autobiográfico y nuestras creencias más elementales– al mismo tiempo que proporciona una experiencia de lectura imborrable.
solapas:

Alejandro Jodorowski Prullanski (Iquique, Chile, 1929) ramificó actividades artísticas desde temprana edad: en 1944 obtuvo notoriedad al publicar sus primeros poemas en la capital chilena; a los 16 años se dedicó a las marionetas; a los 17 debutó como actor; a los 18 creó un grupo consagrado a la pantomima. En 1953 viaja a París y se integra a la compañía de Marcel Marceau, con la que realiza giras mundiales; en el transcurso de una de éstas, el grupo de Marceau visita México: Jodorowsky decide quedarse en este país y consagrarse a la dirección escénica: durante la década de los sesenta y los primeros años setenta montará más de cien obras teatrales. En febrero de 1962 funda en la capital francesa, en colaboración con Fernando Arrabal y Roland Topor, un movimiento artístico: el Pánico, centrado en tres elementos básicos: terror, humor y simultaneidad.

En 1967 adapta a la pantalla Fando y Lis, la pieza de Fernando Arrabal. Dos años más tarde emprende el rodaje de El Topo, una película que obtiene el entusiasta apoyo de John Lennon y se convierte en el primer filme de culto de la historia. En 1972 realiza La montaña sagrada, que se proyecta durante 16 meses continuos en Nueva York. A continuación se enfrasca en un proyecto de aún mayores repercusiones, pese a que no llegó a realizarse: Dunas, inspirado en la célebre novela de ciencia-ficción escrita por Frank Herbert. En 1980 dirige, en India, Tusk con producción francesa. Nueve años después retorna a México para rodar su quinta película, Santa Sangre, una coproducción italo-mexicana. En 1990 filma su sexto largometraje, The Rainbow Thief (El ladrón del arcoiris), producido en la Gran Bretaña.

En la década de los noventa, instalado ya definitivamente en París, Jodorowsky se consagra a la escritura de varias series de cómic de ciencia-ficción con elementos esotéricos: estos libros de band desinée de colección, pronto son traducidos a más de diez lenguas. Reconocido como uno de los más importantes especialistas en el Tarot, tras quince años de trabajo reconstruye la forma original del Tarot de Marsella. A ello se suma un profundo trabajo terapéutico que ha recorrido Europa y que se basa primordialmente en tres técnicas de su invención: la psicomagia, la psicogenealogía y el masaje iniciático.

Su primera exploración en el territorio de la novela apareció inicialmente en Francia: Enquetè sur un chemin de terre (1981), traducida como Las ansias carnívoras de la nada. También en París se editó su segunda novela: Le Paradis des Perroquets (1984), conocida en español como El Loro de siete lenguas. Sus siguientes novelas son Donde mejor canta un pájaro (1993), El niño del jueves negro (1999) y Albina y los hombres-perro (2000). Asimismo, en México ha publicado Psicomagia (2005), Antología Pánica (1996), Los Evangelios para sanar (1997 – 2002), La sabiduría de los chistes (1998), El paso del ganso (2001), La danza de la realidad (2002), Fábulas pánicas (2003) y La vía del Tarot (2004). Todos estos títulos han sido publicados por Grijalbo y traducidos a numerosas lenguas.

Índice
Prólogo - Alejandro Jodorowsky
1. Intelectual, ¡aprende a morir!

2. El secreto de los koans

3. La maestra surrealista

4. Un paso en el vacío

5. Los zarpazos de la tigresa

6. El burro no era arisco, lo hicieron así a palos

7. De la piel al alma

8. Como nieve en un vaso de plata

9. El trabajo sobre la esencia

10. Maestro a discípulo, discípulo a maestro, discípulo a discípulo, maestro a maestro

Anecdotario

Prólogo
A pesar de que he escrito estas memorias con un estilo novelado, todos los personajes, lugares, acontecimientos, libros y sabios citados, son reales. Por haber sido educado por un padre comerciante, cuya única sabiduría consistía en estas dos frases: «Comprar barato y vender caro» y «No creer en nada», carecí de un Maestro que me enseñara a apreciarme a mí mismo, a los otros y la vida. Desde la adolescencia, con sed de explorador perdido en un desierto, busqué un guía que proporcionara una meta a mi inútil existencia. Lector voraz, sólo encontré en la literatura vagabundeos de ombligos pretenciosos. Una cínica frase de Marcel Duchamp me hizo huir de tal conjunto de descripciones inútiles: «No hay fines. Construimos tautológicamente y no llegamos a nada». Busqué consuelo en libros de filosofía oriental donde, como a un salvavidas, me aferré al concepto «iluminación». Buda Sakyamuni se había iluminado meditando bajo un árbol. Según sus discípulos, el santo vio la verdad auténtica dejando definitivamente de preocuparse de si seguiría o no existiendo después de la muerte... Veintiocho generaciones después, Bodhidharma, en China, meditó en silencio durante nueve años de cara a un muro, hasta que encontró en su mente ese vacío insondable semejante a un cielo inmaculado en el que ya no se distingue la verdad ni la ilusión. El deseo de liberarme de la angustia de morir, de no ser nada, de no saber nada, me embarcó con fanatismo en la búsqueda de esa mítica iluminación: tratando de llegar al silencio, dejé de ligarme a mis ideas, para lo cual escribí en un cuaderno la lista de mis convicciones y lo quemé. Y exigiendo en mis relaciones sentimentales la paz, me negué a toda entrega, estableciendo con las mujeres siempre lazos precarios, protegiendo mi individualismo entre muros de hielo. Al encontrarme con Ejo Takata, mi primer maestro auténtico, pretendí que me condujera a la iluminación eliminando de mi espíritu las ideas locas que aún no había podido desraizar, pero sintiéndome triunfador en el terreno del corazón. «Ya no me dominan los sentimientos: mente vacía, corazón vacío.» Cuando pronuncié esta frase delante del japonés, me contestó con un racimo de carcajadas. Quedé desconcertado. Luego me dijo: “Mente vacía, corazón vacío: delirio intelectual. Mente vacía, corazón lleno: cosas tal y como son”.

Este libro es el testimonio de dos trabajos: el primero, con el Maestro, consistente en domar el intelecto. El segundo, con las Magas, consistente en abatir las corazas emocionales, hasta tomar consciencia de que la vacuidad tan buscada es una flor que hunde sus raíces en el amor.

Aunque en El maestro y las magas hablo de cuatro magas, he dejado sin retratar a otras tres: Pachita, María Sabina y Violeta Parra. La curandera Pachita está ausente porque mi experiencia con ella, que me cambió la vida, la he descrito por completo en dos de mis libros: La danza de la realidad y Psicomagia. Hay un detalle sin embargo que, quizás por pudor, no narré: asistía a una de sus operaciones mágicas en la que «el Hermano» (Pachita en trance) debía abrir, con su cuchillo de caza, el pecho a un enfermo para cambiar su corazón. (Una nueva víscera esperaba dentro de un frasco. Pero ¿dónde la había conseguido la bruja? Misterio. Y ¿por qué nosotros, los maravillados testigos, encontrábamos totalmente natural que para sanar un corazón enfermo, pero vivo, lo remplazara por uno muerto? Misterio.) Ella, en plena operación (sangre, olor pestilente, penumbra, aullidos del paciente), me tomó el dedo anular de la mano izquierda y con un solo gesto me colocó en él una argolla de oro. El anillo entraba perfectamente, como hecho a mi medida. Pachita, sin detenerse en conocer mi reacción, continuó operando: extrajo una palpitante masa de carne (que su hijo se apresuró a envolver en papel negro y llevar al baño para quemarla), colocó el corazón muerto en la herida sanguinolenta y, apoyando sus palmas sobre ella, la cerró. Cuando frotamos el pecho con alcohol vimos que no quedaba ninguna cicatriz, sólo un pequeño moratón en forma de triángulo... Llegué conmovido a mi casa. Me dormí profundamente. Cuando desperté, la argolla no estaba en mi dedo. Por más que busqué durante horas no la pude encontrar. ¿Qué quiso decirme Pachita? ¿Me propuso una boda espiritual? Es posible. Mi contacto con ella me permitió años más tarde crear la Psicomagia y el Psicochamanismo. ¿Sabía la curandera que esto iba a suceder o lo deseaba e hizo todo para provocado? Misterio.
También está ausente María Sabina, la sabia de los hongos.

Cuando entré en contacto onírico con ella, ¿qué edad tendría? ¿Cien años? Quizás más... Nunca la ví en persona, para ello hubiera tenido que subir a la sierra mazateca, por una brecha angosta rodeada de precipicios, hasta llegar a Huautla, en México, después de diez horas de coche. En verdad, nunca me propuse buscar a «la Abuelita». Fue ella quien me buscó. Al mismo tiempo que preparaba mi película La montaña sagrada, yo había creado un espectáculo de títeres, Manos arriba, que mostraba las visiones que producía un alucinógeno llamado Semilla de la Virgen, ololiuhqui en náhuatl, «cosa redonda», LSD natural que los toltecas y aztecas consideraban una divinidad y al que rendían culto. En el teatro Casa de la Paz, mientras estaba subido a una escalera para fijar un reflector de escena y mascaba un puñado de esas semillas, tuve una visión: vi la totalidad del universo, un compacto amasijo de luces que tenía la forma de un cuerpo redondo en perpetua expansión y en plena consciencia. Fue tal la impresión que, lanzando un grito, perdí el equilibrio y caí de pie, torciéndome los tobillos. Al cabo de unas horas se hincharon, causándome fuertes dolores. Después de ingerir varios calmantes, me dormí. En sueños fui un lobo que cojeaba, con las dos patas traseras heridas. Apareció María Sabina. Me mostró un enorme libro blanco, lleno de luz. «Mi pobre animal: ésta es la palabra perfecta, el lenguaje de Dios. No te preocupes de no saber leer. Entra en sus páginas, formas parte de él.» Avancé hacia esa luz. Penetró todo mi cuerpo, menos las patas traseras. La anciana me las acarició con un amor tan grande que me desperté llorando. Ví con sorpresa que mis tobillos, completamente deshinchados, no me causaban el menor dolor. De ninguna manera pensé que era la curandera mazateca en persona quien había venido a aliviarme: atribuí su imagen a una construcción de mi inconsciente y me felicité de haber sido capaz, mediante un sueño terapéutico, de auto curarme... Ya antes, por intermedio de un amigo pintor, Francisco Fierro, había sido, al parecer, contactado por María Sabina. Francisco, al regresar de Huautla, adonde fue a comer hongos con la curandera, me entregó un frasco lleno de miel en la que reposaban seis parejas de «niñitos santos». «Es un regalo que te envía María Sabina. Ella te vio en sueños. Parece que vas a realizar una obra que ayudará a que los valores de nuestro país se reconozcan en el mundo. Hoy en día los hippies están arruinando las antiguas tradiciones. Huautla está invadida por turistas, traficantes, doctores, periodistas, soldados y agentes judiciales. Los niños santos han perdido su pureza. Estos doce apóstoles son extraordinarios: están benditos por la Abuelita. Cómetelos todos... »

La experiencia con esos hongos mágicos la he narrado en La danza de la realidad. Debo confesar que dudé de mi amigo pintor. Tal vez la anciana nunca soñó conmigo; posiblemente Francisco, con la mejor intención, había inventado esa historia. Me costaba creer que alguien pudiera, a través de los sueños, actuar sobre la realidad. Por el contrario, mi amigo Fierro afirmaba que los hongos contenían toda la sabiduría del antiguo México. Los ingería a menudo y no dudaba en dárselos a comer a sus hijas, dos extrañas criaturas de cinco y seis años, con grandes ojos de adulto. Mi sorpresa fue enorme cuando en la mañana misma en que me desperté con los tobillos deshinchados, me llamó por teléfono para decirme: «Anoche, mientras dormía, me visitó la Abuelita y me dijo que te iba a curar... ¿Qué tal amaneciste?».

¿Era una coincidencia? ¿Un acto de telepatía? ¿Podía María Sabina entrar en mis sueños y, desde esa dimensión onírica, curarme? Mi intuición dice que sí, mi razón dice que no. Éste es el motivo por el que no la incluyo en este libro, pues podría no ser más que una ilusión mía. Sin embargo, ilusión o verdad, hasta el día de su muerte, María Sabina apareció en mis sueños -en los momentos difíciles- y siempre me fue de gran utilidad.
La tercera ausente es la cantante chilena Violeta Para. Su celebridad es tan grande -la han admirado poetas como Pablo Neruda (“santa de greda pura”), Nicanor Para (“ave del paraíso terrenal”), Pablo de Rokha (“sencillez de subterráneo”) y tantos otros- que es muy poco lo que yo puedo revelar de ella. La conocí en París, adonde vino en dos ocasiones. Primero en 1954 (por dos años) y después en 1961 (por tres años). En el primer período, aún no famosa, para ganarse la vida cantó en un pequeño bar del barrio latino, L'Escale. Su sueldo miserable sólo le permitía pagarse un cuarto en un hotel de una estrella y cocinar ahí una modesta comida estilo chileno: carbonada, pastel de choclo, ensalada de tomate con cebolla, que muchas veces compartió con sus seis principales amigos, uno de los cuales era yo. Lo cuenta en su libro Décimas. Autobiografía en versos:
Como lo manda la ley

en todo hay que hacer justicia;

lo cumplo yo con delicia

y aquí voy nombrando a seis

arcángeles, como ves;

me abrigan con su amistad,

me brindan conformidad

en ese mundo lejano

y, al ofrecerme sus manos,

se aclara mi oscuridad.
Repito y vuelvo a decir,

cogollito de cilantro

para mi amigo Alejandro,

que me alentara en París

con una flor de alhelí

y una amistosa sonrisa,

su mano fue una delicia

allá en esa vida ausente;

ayer sembraste simiente,

hoy florecen y fructifican.
Dice que yo la alenté en París, pero fue lo contrario. Su tenacidad y energía me contagiaron. Violeta cantaba desde las diez de la noche hasta las cuatro de la mañana, luego se levantaba a las ocho y corría a grabar los cantos chilenos que había recogido de labios de viejas campesinas –“a lo humano y a lo divino”- ya fuera para Chant du Monde o para la Fonoteca Nacional del Museo del Hombre. Yo protesté:

-Pero, Violeta, ¡si no te dan ni un céntimo! ¡Tienes que darte cuenta de que, en nombre de la cultura, te están estafando!

-No soy tonta, sé que me explotan. Sin embargo lo hago con gusto: Francia es un museo. Conservarán para siempre estas canciones. Así habré salvado gran parte del folklore chileno. Para el bien de la música de mi país no me importa trabajar gratis. Es más, me enorgullece. Las cosas sagradas deben existir fuera del poder del dinero.

Violeta me dio una inolvidable lección. Gracias a su ejemplo siempre he leído el Tarot y dado consejos de Psicomagia de forma gratuita.

Cuando regresó a París siete años después, ya era una cantante conocida y respetada en Chile no sólo por su arte sino también por sus valiosas investigaciones del olvidado folklore. Grabó sus propias canciones («Gracias a la vida», entre ellas) para el sello Barclay. Actuó en el escenario central de la fiesta del diario comunista L'Humanité. A pesar de todo ello, siguió siendo una mujer con la apariencia de una humilde campesina; y su cuerpo menudo encerraba un alma de una fuerza sobrehumana... Paseándome con ella por las orillas del Sena, llegamos frente al Palacio del Louvre.

-¡Qué imponente museo! -le dije- o el peso de tantas obras de arte, de tantas grandes civilizaciones, a nosotros, pobres chilenos sin tradición, con chozas de paja en vez de pirámides, con humildes cacharros de greda en lugar de esfinges, nos aplasta.

-Calla -me contestó altiva-: el Louvre es un cementerio y nosotros estamos vivos. La vida es más poderosa que la muerte. A mí, que soy tan pequeña, ese enorme edificio no me asusta. Te prometo que pronto verás ahí dentro una exposición de mis obras...

No supe si considerarla loca o aquejada de una ingenua vanidad. La conocía como cantante no como artista plástica.

Violeta contaba con muy poco dinero. Compró alambre, arpillera barata, lanas de colores, greda, algunos tubos de pintura. Y con esos humildes materiales creó tapices, cántaros, pequeñas esculturas, óleos. Eran sus propias obras y, al mismo tiempo, la expresión de un folklore chileno desaparecido en la realidad pero atesorado en las profundidades del inconsciente de mi amiga. ¡En abril de 1964 Violeta Parra inauguró su gran exposición en el Museo de Artes Decorativas, Pabellón Marsan, del Palacio del Louvre!

Esta increíble mujer me enseñó que, si queremos algo con la totalidad de nuestro ser, acabamos lográndolo. Lo que parece imposible, con paciencia y perseverancia se hace posible.
Un ejemplo de esta enorme paciencia-perseverancia me lo ha dado el escritor español Francisco González Ledesma, que, bajo el seudónimo de Silver Kane, escribió más de mil novelitas de cowboys, de 80 cuartillas, para un público popular. Para ganarse la vida, comenzó a producirlas en 1951, con 20 años y a razón de un libro por semana, y terminó en 1981, a los 50 años. Luego, hasta el día de hoy, bajo su verdadero nombre continuó escribiendo lo que a él le gustaba, una literatura policíaca de gran estilo, obteniendo en su país el premio Planeta 1984 y en Francia el premio Mystere 1993 a la mejor novela extranjera.

Durante mucho tiempo, en España no estuvo generalizado el pago de derechos de autor. Los escritores eran considerados casi obreros, recibían un escaso sueldo y debían llegar por la mañana temprano a una oficina donde permanecían trabajando hasta diez horas seguidas. Cuando Francisco, después de escribir guiones para cómics y encargarse de la contabilidad del editor, regresaba a su hogar, se ponía a escribir «un Silver Kane» y, muy tarde en la noche, dedicaba algo de tiempo a lo que en realidad le gustaba: las novelas que podía firmar con su propio nombre. Aparte de todo esto, tenía que documentarse sobre el oeste americano -por honestidad se propuso nunca repetir un tema y basarse siempre en verdades históricas- y prepararse para obtener su título de abogado, cosa que logró. Cuando le pregunté a este titán cómo podía realizar todo aquello, además de casarse y fundar una familia, me contestó: «Durmiendo muy poco, casi nada». Era tal la obligación que tenía de escribir su Silver Kane (si no entregaba las cuartillas a primera hora de los viernes, podía perder el trabajo) que, una noche en que hubo un corte en el fluido eléctrico, subió al tejado y terminó la novela a la luz de la luna.

Estas aventuras de vaqueros -escritas con toda humildad, sin la esperanza de tener lectores cultos, ni con la posibilidad de expresar nada profundo, sabiendo que esas obrillas serían despreciadas por los críticos y que, aparte de darle para subsistir, nunca lo harían rico- se acercan extrañamente a la filosofía zen: «Actuar sin finalidad», «Hacer bien lo que se está haciendo», «No buscar la perfección sino la autenticidad», «Encontrar lo inagotable en el silencio del ego», «Abandonar la voluntad de poder», «Practicar día y noche sin dormir»... Éste es el motivo por el cual cada capítulo lo he encabezado con una cita de Silver Kane. Tienen el mismo lenguaje directo de los koans, una pureza donde el cálculo racional no cabe. Son trágicas y cómicas al mismo tiempo. Exhalan el perfume de la iluminación.
Muchas personas no saben qué son los koan, o conociéndolos no les atribuyen una importancia esencial. Un koan es una pregunta que el maestro zen plantea al discípulo para que la medite, analice y luego dé una respuesta. Este enigma es en esencia absurdo, imposible de contestar de manera lógica. Y precisamente ésa es su finalidad: hacer que nuestro punto de vista individual se abra a lo universal, que comprendamos que el intelecto -palabras, palabras, palabras- no sirve como respuesta... En realidad no vivimos en el mundo, vivimos dentro de un idioma: manejando ideas nos creemos astutos; definiendo las cosas las damos por sabidas o por hechas. Pero, si queremos que nuestra vida cambie, tenemos que lograr una mutación mental, abrir las puertas a la intuición y a las energías creativas, considerar a nuestro inconsciente como un aliado. Hay quienes emplean veinte años en encontrar la solución a un koan. Hay otros que, en vez de buscar una respuesta que englobe todos los aspectos de su ser, mucho más compleja que las palabras del idioma ordinario, identificados con su intelecto, dan una explicación hábil y creen que, gracias a su ingenio, ya se han convertido en maestros zen. Si la respuesta del koan nos deja igual que antes, es que no se ha resuelto nada. Resolver en verdad un koan es pasar por un cataclismo mental que hace derrumbarse nuestras opiniones, nuestros puntos de vista, nuestro equilibrio moral y que, disgregando cualquier auto concepto, nos sumerge en el vacío. Vacío que nos gesta, permitiéndonos renacer más libres que antes para ver por primera vez el mundo tal cual es y no como nos enseñaron que era.
En un libro de autoayuda -que por piedad no quiero nombrar-, el escritor, un «iniciado», recibe un koan de una maestra zen: «¿Cómo sacarías a una oca grande de una botella sin romperla ni dañar a la oca?». Ante el desconcierto del hombre, la maestra le da esta hábil respuesta: «La forma más fácil de sacar a la oca sin perjuicio para ella es situando el cuello de la botella en sentido horizontal y colocando fuera un poco de comida. La oca saldrá por su propio pie, entre otras cosas porque nadie ha dicho de qué tamaño es la botella y, por tanto, no tiene sentido imaginar o presuponer que su cuello es estrecho». Esta respuesta sólo sirve para demostrar al discípulo cuán inteligente o tonto es. Pero la misión de los koans no es la de medir la inteligencia o la astucia del discípulo. La maestra trampea permitiéndose imaginar que la botella no tenga cuello. Si así fuera, no podría hablarse de que la oca esté encerada: el ave entraría y saldría cuando quisiera. En la tradición zen, el discípulo pasa días, meses, quizás años tratando de resolver el enigma. Un día aparece feliz ante su maestro: «¡Resolví por fin el koan!». «¿Cómo?», le pregunta el roshi [venerable maestro]. El alumno por toda respuesta exclama: «¡La oca salió!». En realidad no se habla de una botella ni de un pájaro, reales. Se habla de un principio viviente encerrado en límites inertes. El discípulo se ha liberado de su intelecto, lógica que lo separaba de la realidad, y ha entrado en la vida global donde su ser forma parte del todo... Este escritor «iniciado», creyendo que lo ha comprendido todo, plantea a sus lectores, en estos torpes términos que reproduzco fielmente, uno de los más clásicos koans: «Un monje le dice a su alumno: «Observa querido alumno cuál es el sonido de una palmada», y acto seguido el anciano maestro da una palmada en el aire. Después, mirando atentamente a su alumno le dice: «Apreciado pupilo: ¿sabrías decirme tú y efectuarme una demostración, sobre el sonido de una palmada efectuada con una sola mano?». Y en seguida propone una ingenua solución: «Partimos de la base de que es imposible dar una palmada sin utilizar ambas manos, sin embargo, el sonido de una palmada ejecutada con una sola mano es aquel que producen todos los dedos de la mano cuando al replegarse rápidamente y de forma seca chocan con una parte de la palma... Sugiero al lector que haga el gesto como si estuviera tocando una castañuela, podrá observar que se emite un sonido, concretamente el de una palmada dada con una sola mano». Entonces, ¿el «iniciado» quiere decimos que uno de los dos principales koans de la enseñanza zen sólo sirve para crear castañuelistas? Por haber ofrecido esta ridícula respuesta merecería que un maestro zen, de un sablazo, le cortara las dos manos y le preguntara: «¿Cuál es el sonido de una palmada sin manos?».
Para dar una correcta información de lo que es la lucha por comprender los koans y el cambio benéfico que se obtiene al resolverlos correctamente, he escrito este libro, que resume mis primeros cinco años de meditaciones guiadas por el hombre más honesto que he conocido en mi vida.
Alejandro Jodorowsky
dedicatoria:

para Marianne Costa, maga entre las magas.


Mu, mu, mu, mu, mu

Mu, mu, mu, mu, mu
Mu, mu, mu, mu, mu

Mu, mu, mu, mu, mu

Wumen Huikai (1183-1260)


Habló el buey y dijo mu.

Refrán español que se usa para quienes,

por costumbre, permanecen callados

y cuando dicen algo es una tontería.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

similar:

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A iconAudiencia Provincial de Asturias, Sección 4ª, Sentencia de 13 Sep. 2005, rec. 289/2005

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A iconDerechos reservados méxico, 2005 Núm de Registro: 03-2005-051312400700-01 autor: americo

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A iconAlejandro Jodorowsky Prullansky

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A icon20 y 21 de abril, 2005

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A iconTesis 2005

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A iconCuestionario Colegios 2005

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A iconCuestionario Colegios 2005

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A iconCuestionario Colegios 2005

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A iconPágina 12, 15 de marzo 2005-03-15

© 2005, Alejandro Jodorowsky © 2005, Ediciones Siruela, S. A iconCuestionario Colegios 2005




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com