3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable




descargar 294.83 Kb.
título3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable
página9/10
fecha de publicación08.01.2016
tamaño294.83 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

38°.- Que en su indagatoria Karadima sostiene que lo manifestado por James Hamilton no es efectivo. Dice estar impedido de hablar sobre este señor en razón del secreto de confesión y de dirección espiritual. En cuanto a los dichos de Tatiana Bustamante, sostiene que “Jimmy” llegó acompañado de esta joven a quien presentó como psicóloga, pero no fue a encararlo. Lo hizo pasar a una salita de la Acción Católica, lo vio muy afligido pero Hamilton no le dio razones y él nada preguntó. Manifiesta que le pidió perdón si le había causado algún daño en su vida. Puede que le haya dicho que era una actitud evangélica, pero no lo recuerda, juntos fueron a rezar al Sagrario, le exhibió la foto de matrimonio con Verónica, luego se devolvieron, rezaron en el pasillo frente a San José y se fue con la señorita que lo acompañaba. Se alegró mucho de su visita y lo encontró un gesto noble de su parte.

En relación a los dichos de María Verónica Miranda Taulis, sostiene que no es efectivo lo declarado por ella, nunca ha usado términos indebidos, ni lenguaje impropio. El era el director espiritual de ambos. No controlaba sus vidas y se limitaba a conversar con “Jimmy” una vez al mes y con ella no más de dos veces al año. Nunca preguntó en el confesionario nada sobre la vida sexual del que se confiesa. Tampoco es efectivo lo de las “encerronas” y castigos o tocaciones que describe la señora Miranda. Lo que sí es efectivo es que al ir a visitarlos a su casa, observó el peligro que significaba para esa familia la cuñada del señor Hamilton y por ello les aconsejó, argumentando que los colegios de los hijos estaban muy lejos de ese domicilio, que se mudaran a una casa, lo que hicieron por decisión personal. La última vez que los vio fue en una comida antes de Pascua del año 2003, luego viajó a Europa. Cuando regresó a Chile Hamilton ya no iba a la parroquia y tenía una relación con su cuñada. Estando en España, lo llamó por teléfono y le informó que dejaría todo por ella y al decirle que eso era adulterio, colgó. Esa fue la última vez que hablaron.

En el careo de Fs. 1127, reitera sus declaraciones, pero reconoce que Hamilton llegó a la Parroquia de El Bosque en el año 1983, que conocía su situación familiar, que lo nombró secretario personal, que fue su director espiritual y confesor y que el señor Hamilton, en esa época, como muchos jóvenes, tenía inquietud por el sacerdocio.

Manifiesta que las cosas íntimas, de cualquier orden, que fueron temas conversados con el señor Hamilton como dirigido espiritual, no las puede revelar. En el año 1985, lo nombró presidente de la Acción Católica. No sabe si se confesaba con el Padre “Panchi” e insiste que no puede hablar sobre cosas espirituales. En relación a la terapia de psicoanálisis que el señor Hamilton expone, no la recuerda, pero, si él lo dice, puede ser verdad, en todo caso, siempre aconseja rezar más. Cree que en noviembre de 2009, en presencia de Juan Esteban Morales, el señor Cardenal le comunicó que habían rumores en su contra, agregando que él no los creía y que no hiciera caso. Dice que el Cardenal añadió que contra él habían escrito un libro en que decían que era pedófilo y que habría pagado $ 500.000.000.- para callar esa mentira. Luego tomó conocimiento a través del abogado Bulnes de las imputaciones en su contra e hizo los descargos de rigor. El Padre Juan Esteban Morales nunca le comentó de los antecedentes que el doctor Hamilton esgrimía como fundamentos para su nulidad matrimonial y sólo se enteró por la prensa.

39°.- Que el sacerdote Karadima niega los hechos imputados por el Sr. Hamilton, sin embargo acepta que éste se incorporó a la Parroquia en el año 1983, admite el conocimiento de su historia familiar y el vínculo cercano que los unió. El sacerdote ratifica la fecha en que Hamilton se alejó de la parroquia y la circunstancia de que en el año 2005 lo visitó acompañado de la psicóloga Sra. Bustamante, rechazando la versión dada por el querellante en cuanto a que lo habría “encarado” por los abusos sexuales, pero reconoce, que en dicha ocasión, pidió disculpas a Hamilton si algún daño le había ocasionado en su vida.

En contra del querellado obra en autos la imputación directa y justificada del querellante y testimonios de personas cercanas al círculo de Karadima que refieren haber observado la sumisión de Hamilton al sacerdote, el lenguaje de contenido erótico y las tocaciones que éste efectuaba en la zona genital del ofendido. La conclusión anterior se ve reafirmada por la falta de un relato alternativo que permitiera aceptar una explicación distinta a las tocaciones en público reiteradas, que narran los testigos, y especialmente, por los dichos del Cardenal Arzobispo Errázuriz a fojas 1107, en el sentido cuando separó a Karadima de su cargo de párroco - año 2006 -, pensó que al saber éste de las denuncias en su contra, a través de sus cercanos, “sus conductas abusivas iban a cesar”.

La aproximación paulatina, en el ámbito sexual, que se habría desplegado de manera sutil, permite presumir que Karadima, abusando de su condición de sacerdote y director espiritual, ejerció en la persona del querellante, desde que este tenía 17 años de edad, actos de connotación sexual, no consentidos.

Con todo, de los antecedentes ya anunciados aparecen presunciones graves y fundadas para estimar que el sacerdote Fernando Karadima Fariña tuvo participación directa en los hechos ilícitos que aparecen penalmente justificados, en calidad de autor en los términos del artículo 15 del Código Penal.

EN CUANTO A LA DENUNCIA DE FERNANDO BATLLE:

40°.- Que el denunciante de Fernando José Batlle Lathrop, nacido el 23 de febrero de 1977, abogado, a fojas 941, manifiesta que su vinculación con la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, se inicia con sus padres. El año 1989 ó 1990, el párroco Fernando Karadima lo designó su secretario personal, le aseguró que tenía vocación sacerdotal y casi todos los días lo invitaba a tomar té y a comer. A la edad de 12 ó 13 años, Karadima lo confesaba en la Sacristía, lo hacía reclinarse frente a él y al terminar la confesión le pedía que se acercara a su cuerpo, le decía que lo quería mucho, que tenía vocación y que debía tener “los pirulitos amarraditos” o “cuidar los pirulitos”. Tocaba con las manos sus genitales y los frotaba. Estos actos abusivos se prolongaron hasta los 19 años, fecha en que tras su actitud abusiva, al sacar la mano del sacerdote de su pene, éste le dijo muy enojado, gritándole: “Qué te pasa, estos son cariños y regalías. Estás con la maña.” La frecuencia del abuso era cada tres meses o más. Además, era una práctica frecuente que sufrió y vio en otros, que al pasar daba toquecitos en los genitales, como lo relata en su denuncia de fojas 2, declaración de fojas 53 y 170 prestadas ante el Ministerio Público y declaración judicial de fojas 323, que ratifica. La figura del Padre Karadima era central, dominante y autoritaria, si alguien disentía comenzaban las amenazas que decían relación con irse al infierno, andar con el demonio, humillaciones en público y maltrato psicológico. Delante de otras personas le decía que él era “Cucof”, como sinónimo de “loquito”. Señala que Karadima tenía gran prestigio en la Iglesia e influencia en la conciencia de las personas. También fue testigo de las tocaciones que Karadima efectuaba en los genitales de otros jóvenes, por sobre la ropa, recordando a Andrés Sochting y a Jorge Merino. En su declaración de fojas 53, señala que el sacerdote casó a sus padres e iba a su casa periódicamente desde que era un niño. Los abusos sexuales los sufrió varias veces incluso delante de otros. Los palmoteos a la pasada eran distintos de las caricias que le hacía en confesión, las que eran más prolongadas y sostenidas. En algunas ocasiones mientras lo acariciaba, mantenía su mano sobre sus genitales, diciéndole que tenía grandes cosas preparadas para él, que le tenía gran confianza, pero debía mantener a sus padres alejados porque eran muy controladores y lo criticaban. Los abusos le provocaban una sensación entre castración y sometimiento que después gatillaron muchas culpas en él. También la daba besos cerca de la boca o la tocaba con sus labios, como por “equivocación”. Dice que todo duró desde los 14 años hasta que dejó su trabajo pastoral como a los 19 años. Lo humilló en público y lo presionó psicológicamente. Indica que antes de declarar se contactó con Murillo y Hamilton, ellos lo invitaron y le contaron sus historias. Indica que él y su familia por esta situación rompieron con Karadima en el año 1996, su madre lo encaró y el sacerdote fue de la ironía a la amenaza. A él lo amenazó con cancelar su Decreto de Confirmación ante la Curia Romana porque “no quería obedecer”. A fojas 323, precisa que el primer episodio de abuso por parte de Karadima lo sufrió cuando tenía unos 13 ó 14 años de edad, es decir, en los años 1990 ó 1991.

41°.- Que, sin perjuicio de los antecedentes de contexto ya referidos han de considerarse los siguientes testimonios:

A fojas 554, declara Raimundo Varela Achurra, abogado, señala, en lo que interesa a esta denuncia, que participó en las actividades de la parroquia El Bosque desde 1994 al año 2.000, que conoce a Fernando Batlle, es su amigo y que éste le contó lo sucedido con Andrés Sochting, quien habría sido abusado por parte del padre Karadima, pero nunca le comentó nada de los hechos que denuncia, sino hasta dos semanas antes de que todo se hiciera público. Agrega que recuerda con claridad que vio varias veces que cuando el padre Karadima saludaba a alguien le daba unos golpes suaves con los nudillos en los genitales, pero era algo instantáneo y no le atribuyó connotación sexual.

A fojas 578, el sacerdote Juan Esteban Morales Mena, sostiene que conoce a Fernando Batlle al igual que a toda su familia, no tuvo mucha cercanía con él, pero deseaba mayor protagonismo en la Parroquia lo cual no se concretó, distanciándose tras un episodio en que el padre Karadima le pidió que cerrara una puerta, Batlle quedó molesto señalando que no era empleado de nadie, lo que también provocó molestias en su familia, dejó de asistir a la parroquia e ingresó al seminario de Schöenstat, del que también se retiró, pero nunca escuchó denuncia por abusos de su parte ni de ninguno de los denunciantes.

A fojas 711, Joaquín Salvador Gutiérrez Isensee, ingeniero industrial, ex sacerdote, relata que en el año 1985 ingresó al seminario hasta el año 1991 cuando se ordenó sacerdote y que conoció a Batlle estando en el seminario cuando hizo dos años de trabajo pastoral en la parroquia, asistía al grupo pastoral.

A fojas 734, Francisco Javier Herrera Maturana, sacerdote, dice participar en la parroquia El Bosque desde 1987, que ingresó al seminario en el año 1991 y se ordenó sacerdote en 1999, fue vicepresidente de la Acción Católica entre los años 1987 y 1991, no fue testigo de actos impropios por parte del padre Karadima y que ubicaba a Batlle porque concurría a las misas y reuniones de los días miércoles.

El sacerdote Eugenio de la Fuente Lora, a fojas 763, dice haber conocido a Fernando Batlle pues su familia participaba de la iglesia y se alejó junto a un grupo por problemas con Karadima, cree en su testimonio por lo que dicen los denunciantes y por el testimonio de un amigo sacerdote, el padre Cobo, quien le comentó los abusos padecidos por parte del padre Fernando.

A fojas 767, Antonio Felipe de Jesús Fuenzalida, sacerdote, vicario de la parroquia El Bosque entre los años 1991 y 2001, dice haber conocido a todos los denunciantes, a Batlle lo ubicaba por ser un joven que participaba de la parroquia, con su familia. El padre Karadima lo corregía al igual que a cualquier otro, incluso a él, pero le parece que Fernando Batlle pudo haber sido más sensible por cuanto jamás vio que lo humillara o se le pasara la mano.

Atestado de Eduardo Botinelli Guzmán, de fojas 843, quien indica que estuvo vinculado a la Parroquia del Sagrado Corazón de Providencia desde su nacimiento. Karadima era su padrino, se integró a la Acción Católica, participó activamente en ella, el Padre Fernando la dirigía y lo designó como uno de los vicepresidentes. Se alejó de la parroquia el año 2000 por la acumulación de situaciones que observó y nunca aceptó, todas constitutivas de manipulación psicológica por parte del Padre Karadima. Como su director espiritual la actitud de control sobre su persona y sus actos era constante, pero él jamás lo aceptó, lo cual generó muchos conflictos. Eso mismo lo observó respecto de todos los que llegaban y se integraban a los círculos más cercanos del padre Karadima. Dependiendo del carácter de cada quien, el Padre Fernando tenía mayor o menor control sobre las personas. Vio al sacerdote dar golpecitos en los genitales a los jóvenes que participaban en la parroquia, pero nunca lo vio como algo malo, incluso Andrés Sochting los denominaba “swing-swing”. En este grupo cercano estaba Fernando Batlle, Raimundo Varela, Ignacio del Valle, Alejandro Artigas, Juan pablo Herrera y los hermanos Bulnes. Le chocaba el estilo de dirección espiritual del Padre Fernando, siempre empezaba a preguntar sobre la masturbación y la pureza. Dirigía los diálogos a los temas que a él le interesaban e imponía su voluntad. Situaciones como estas y otras, sobre manipulación y control personal que le parecían ajenos a un movimiento católico fueron las que le hicieron tomar distancia y alejarse. Es amigo de Fernando Batlle y compartió bastante con él. Con un grupo de amigos se retiró de El Bosque para formar parte de un movimiento católico en Schoenstatt, al cual luego se incorporó Fernando Batlle. El Padre Karadima se le acercó para pedirle que volvieran y al rechazarlo les dijo que eran unos traidores. De las denuncias sobre abusos sexuales se enteró por Batlle unos días antes del programa Informe Especial, antes supo que Fernando se había retirado de la parroquia por haber sido víctima de abusos psicológicos por parte del padre Karadima, estos hechos algunos los presenció y otros se los contó, en esa época, directamente Fernando Batlle.

42°.- Que a fojas 325, se acompañó a los autos fotocopia de una carta de 10 de junio de 1994, suscrita por Fernando Karadima, dirigida a Fernando Batlle, donde el sacerdote expone: “me siento feliz de ser tu padrino y eso me compromete a ayudarse siempre...”; “Cuenta conmigo como sacerdote, amigo y padrino.”, “Quiero que sepas que tengo muchas esperanzas puestas en ti. Tu trabajo pastoral en la parroquia ha sido cada vez más profundo, servicial y abnegado. Estoy muy agradecido por todo lo que me ayudas y lo que das en la acción católica…”. Con esta nota y las declaraciones de los citados testigos, quienes sitúan al denunciante en la parroquia en los años 90, se tiene por establecido que Batlle formaba parte de la Acción Católica siendo menor de edad.

43°.- Que de los antecedentes reunidos es dable asentar la existencia de un vínculo afectivo entre de Fernando Batlle Lathrop, sus padres y el sacerdote Karadima. También se desprende la participación del denunciante en actividades pastorales desde los 13 años de edad y que el sacerdote era su confesor, director espiritual y padrino de confirmación. El vínculo afectivo y la admiración de Batlle por la figura de Karadima, generados en su infancia por lazos de amistad con sus padres, llegó a transformarse, cuando éste tenía 13 ó 14 años, en un referente moral y religioso sin contrapeso, siendo para la víctima la imagen y la palabra de Dios.

44°.- Que existen testigos que refieren haber observado como el sacerdote Karadima golpeaba los genitales de Fernando Batlle y el abuso psicológico de que fue víctima. Si bien aluden a tocaciones al pasar y en público, esa conducta es coherente con los actos sutiles de acercamiento sexual ya descritos en relación a otras víctimas, lo que permite inferir que estas conductas de orden sexual se habrían repetido, en lugares privados, y con mayor intensidad.

45°.- Que los hechos denunciados por Fernando Batlle aparecen, en el contexto analizado, como verosímiles. Los indicios de personalidad del sacerdote, el patrón de conducta mantenido en el tiempo, el ambiente de espiritualidad y santidad extremos, creado al interior de la parroquia El Bosque, el uso de lenguaje inapropiado, el control, la autoridad sin límite, la dependencia al guía espiritual y las medidas de exclusión utilizadas para lograr obediencia de sus dirigidos, llevan a inferir su existencia.

Los elementos de convicción permiten presumir que el sacerdote creó las oportunidades y circunstancias para ganar la confianza del ofendido, abusó de su ministerio, de los vínculos de amistad y de su poder moral, todo lo cual le habría permitido efectuar acciones de carácter sexual no consentidas, generando en la víctima confusión y culpas. El abuso reiterado a temprana edad, en condiciones de vulnerabilidad del ofendido, habrían permitido al hechor la sumisión de la víctima.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable iconRegirá para los delitos cometidos con posterioridad al 1° de enero...

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable iconEn la Ciudad de Buenos Aires, el 17/2/10, reunidos los integrantes...

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable icon1 En los párrafos siguientes caracterizarán determinados parámetros...

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable iconInforman sobre los hechos de la realidad, que los explican, los comentan

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable iconLa Historia de los Vencidos
Con el régimen fascista, Mussolini ha establecido un centro de orientación a partir del cual los países enzarzados en la lucha con...

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable iconLa protección penal del derecho al honor en los delitos por injurias y calumnias

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable iconI. Los hechos sobre los que se basa esta acusación

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable iconResumen: La investigación académica y la práctica periodística de...

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable iconEl hábeas corpus instructivo en el ámbito de los delitos de desaparición...

3°. Que a fin de determinar la legislación sobre la cual deben analizarse los hechos denunciados, cabe considerar que los supuestos delitos de carácter sexual investigados se habrían cometido entre el año 1980 hasta Enero de 2004. Derecho aplicable icon‘renunciar’, cuento de la guatemalteca ana maría rodas
«Poemas de la izquierda erótica» en 1973, seguida luego de «Cuatro esquinas del juego de una muñeca» en 1975, «El fin de los mitos...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com