En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de






descargar 154.46 Kb.
títuloEn la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de
página1/4
fecha de publicación15.02.2016
tamaño154.46 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4




Expte. Nº 1837-D-2011

SENTENCIA Nº 1.669 / 2012

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil DOCE, se reúne el Tribunal en la Sala de Deliberaciones integrado por el Dr. ANGEL ATILIO LEON, Presidente del Debate y Dres. LYDA INES GALLARDO y JUAN CARLOS SOSA (por subrogación legal), asistidos por la Secretaria autorizante, Dra. ADRIANA ANDINO, para dictar sentencia en la causa: “EXPTE. Nº 1837-D-2011 OVANDO, MARIA RAMONA S/ ABANDONO DE PERSONA AGRAVADO POR EL RESULTADO DE LA MUERTE Y POR EL VINCULO”, en la que intervienen: el Sr. Fiscal del Tribunal, Dr. Federico José RODRIGUEZ, los Abogados Defensores, Dres. EDUARDO PAREDES y ROXANA RIVAS, asistiendo a la imputada MARÍA RAMONA OVANDO: argentina, D.N.I. 24.404.403, de 37 años de edad, soltera, empleada en la cantera, nacida el 24 de diciembre de 1975 en esta localidad, hija de Máximo Ovando y Epifania Villalba, domiciliada en el Paraje Aguaray Guazú, Ruta Nacional Nº 12, de Colonia Mado, Departamento Eldorado, Provincia de Misiones.

CUESTIONES:

PRIMERA: ¿Está probado el hecho y la autoría de la imputada?

SEGUNDA: ¿Qué delito se ha cometido, y en su caso, cuál es la responsabilidad penal?

TERCERA: ¿Qué pena debe imponérsele, y si procede la imposición de costas?

SOBRE LA PRIMERA CUESTION EL DR. ANGEL ATILIO LEON DIJO:

Que por Requerimiento de Elevación de la causa a Juicio de fs. 199/201 vta., el Sr. Fiscal de Instrucción Penal Nº 1, de la Tercera Circunscripción Judicial de la Provincia de Misiones, Dr. EDGAR FRANCISCO DOLDAN, se trajo a Debate a la encartada MARIA RAMONA OVANDO, por imputársele el siguiente hecho: “Que la menor víctima Carolina Ayala, el 1 de mayo de 2010, cuando tenía dos años de edad, fue retirada, por su madre la procesada María Ramona Ovando, de la casa de su abuela paterna Euvarta Godoy Villalba, domiciliada en Toro Cuaí, de la República del Paraguay, donde vivió por el lapso de un año. La niña al momento de ser buscada por su madre del domicilio de su abuela paterna, se encontraba en buen estado de salud. Así las cosas, la encartada María Ramona Ovando, trajo a vivir a la menor a su vivienda sita en el km. 1574 de la Ruta Nacional Nº 12 del Parejá Aguaray Guazú, de Colonia Mado, Departamento Eldorado, Misiones, instalada precisamente a unos 80 metros hacia el cardinal este de la mencionada ruta donde vivía junto a su concubino Demetrio Godoy Ramírez y varios hijos menores de edad que tuvo con éste y con otras parejas, como ser con Rogelio Ayala –medio hermano de Demetrio Godoy Ramírez- quien a la vez era el padre de Carolina Ayala.

En la primera y segunda semana del mes de marzo de 2011, Carolina Ayala, quien para ese entonces contaba con solo tres años de edad, comenzó a padecer algunos malestares físicos, tales como dolores de estómago, como así también su cuerpo comenzó a hincharse, los labios se le volvieron morados y ya no podía movilizarse por sí misma, a lo que se sumaba el bajo peso que venía registrando la menor a partir de que su madre la regresara de la casa de su abuela Euvarta Godoy Villalba. Pese a la situación descripta, María Ramona Ovando abandonó a su suerte a su hija Carolina Ayala, al no brindarle los cuidados y auxilios que el estado de la misma y su corta edad requerían, poniendo en peligro así la vida de la misma. El estado de cosas se mantuvo de esta manera, hasta que José Lorenzo Godoy –concubino de la hermana de la imputada-, quien vive en el mismo Paraje, tomó conocimiento, presumiblemente el martes 8 de marzo de 2011 en horas de la mañana, a través de la niña Julia Godoy Ramírez –hija de Demetrio Godoy Ramírez y nieta de María Ramona Ovando-, que Carolina Ayala estaba muy enferma y ya no podía caminar más. Esto motivó que José Lorenzo Godoy se dirigiera el mismo día hasta la vivienda de María Ramona Ovando, observando que Carolina Ayala, se hallaba en una silla en muy mal estado de salud, por lo que le dijo a la madre de la niña qué esperaba para llevarla al médico, que la “nena” estaba por morir y que la debía trasladar inmediatamente, para que la atiendan. Como la procesada María Ramona Ovando adujo que no tenía dinero para acercar a su hija hasta el médico, José Lorenzo Godoy a través de su concubina Mirna Estela Ovando, le hizo llegar a María Ramona Ovando, la suma de pesos, diez, ($ 10,00), para que ésta acerque a su hija Carolina Ayala, hasta un profesional médico a fin de que se le asista, siendo aproximadamente las 11:00 hs., del mismo día, María Ramona Ovando llevando a su hija María Carolina Ovando en brazos, cruzó caminando el puente que se encontraba sobre el arroyo Aguaray Guazú, con dirección a la Localidad de Puerto Esperanza, (Mnes.), supuestamente con la intención de que la menor sea atendida en el Hospital de dicha Localidad. Presumiblemente en el trayecto, como consecuencia del estado de abandono, se produce finalmente el deceso de Carolina Ayala, aparentemente por un paro cardiorrespiratorio, por lo que su madre María Ramona Ovando, luego de trasponer por unos 100 metros el citado viaducto, ingresa a un camino terrado –que luego se convierte en trilla- ubicado hacia el cardinal este que conduce hasta la orilla del arroyo Araguay Guazú, por el que se desplaza unos ciento cincuenta metros; hasta arribar a unos dos metros del margen este del curso de agua, donde debajo de una planta de uña de gato, María Ramona Ovando procede a realizar una excavación superficial y aproximadamente unos 15 cm. de profundidad donde coloca el cuerpo sin vida de su hija Carolina Ayala, al que posteriormente lo cubre con tierra, abandonando posteriormente el lugar. Para regresar a su domicilio, la procesada María Ramona Ovando evita hacerlo por el mismo trayecto que le había permitido llegar hasta allí y decide cruzar a nado el arroyo Aguaray Guazú para presentarse en su vivienda, aproximadamente a las 13:30 hs., de la misma fecha, comunicándole a su concubino Demetrio Godoy Ramírez, que frente al hospital de Puerto Esperanza (Mnes.), había encontrado a la abuela paterna de Carolina Ayala, Euvarta Godoy Villalba, a quien le había hecho entrega de la niña para su cuidado.

Son demostrativas del estado de abandono en que se encontraba Carolina Ayala por parte de su madre María Ramona Ovando, que terminó ulteriormente con la muerte de la menor, circunstancias tales como, que la niña se hallaba indocumentada, con bajo peso, falta de aseo, con granos –piodermitis- y piojos –pediculosis- en el cuerpo, mal alimentada, desabrigada en días de frío y en los últimos cuatro días aproximadamente de vida, llegó a presentar además, como ya se indicara precedentemente, dolores estomacales, los labios morados, una hinchazón generalizada de su cuerpo e incluso la imposibilidad de desplazarse por sí misma, así también en ocasiones la víctima junto a sus hermanos menores además de ser hallados solos en la vivienda, fueron encontrados con dinero en sus manos a fin de realizar la jugada de quiniela que le encomendaba su madre María Ramona Ovando.

Cabe consignar, que de parte del Estado se le brindaba a la procesada María Ramona Ovando y la familia de ésta, una asistencia y contención al menos medianamente lógica a través de las visitas periódicas que efectuaban las promotoras de salud Marlene Pino y Francisca González Cristaldo, en las cuales además del control que realizaban a los hijos de aquella, le insistían a fin de que la misma los conduzca –incluida a la víctima- hasta el CAPS (Centro de Atención Primaria de Salud) de Delicia 4, a fin de que a través de los médicos afectados al mismo –Marta Nilda Padula y Cristian Ramón Gardes-, se les pudiera efectuar una adecuada atención y consecuentemente un mejor diagnóstico, con indicación del tratamiento correspondiente, lo que resultó infructuoso por cuanto María Ramona Ovando, nunca acató las indicaciones dadas por las promotoras de salud no concurriendo jamás al CAPS y menos aún al hospital Padre Enrique Mazzorra de Colonia Mado o al hospital Nivel Uno de Puerto Esperanza (mnes.). Así también en algunas oportunidades y debido a la actitud deliberada de la procesada de no acercar a sus hijos al menos al CAPS, se hizo presente en el domicilio de María Ramona Ovando, el profesional médico Julio César Benítez, constatando el ya referido estado de abandono en que se hallaba Carolina Ayala y comprobando además, que los calendarios de vacunación de los menores estaban incompletos y en algunos casos directamente carecían de ellos. 

Que la conducta de la procesada MARIA RAMONA OVANDO, encuadra en la figura del art. 106 primer párrafo en función del último párrafo y del art. 107, ambos del Código Penal (ABANDONO DE PERSONA AGRAVADO POR EL RESULTADO DE LA MUERTE Y POR EL VINCULO).

ABIERTO el DEBATE e informado la procesada MARIA RAMONA OVANDO, sobre el hecho, sus derechos y garantías de índole Constitucional y procesal optó por no declarar.

A continuación depusieron los testigos JULIO CESAR BENITEZ; JULIO CESAR RODRIGUEZ; MILTO RUBEN RODRIGUEZ; EUVARTA GODOY VILLA; OSCAR GREGORIO KRIMER; PEDRO MODESTO SCHERER; MARIA EPIFANIA PEREYRA; CLAUDIO ALEJANDRO DUJAUT; MARCELO HERNAN FIORAVANTI; EBERTH VERA; MARLENE PINO; FRANCISCA GONZALEZ CRISTALDO; MARIA AQUINO y WALDEMAR FLORENTIN.

En primer lugar lo hizo el ciudadano JULIO CESAR BENITEZ, quien entre otras cuestiones, textualmente dijo que “…el 3 de noviembre de 2010, alertado por las promotoras, me entero de una familia de apellido Ovando que estaba en riesgo, que eran renuentes a la consulta en sala. El día previo las promotoras habían realizado una reunión con las familias en riesgo y una nutricionista que tenía un turno en el CAPS, para hacer controles de salud, por el tema de medir peso y talla, porque se estaba en el inicio del Plan Hambre Cero. Una de las familias más esperadas era la familia Ovando, que no concurrieron. Como las promotoras tenían los datos, les piden a la nutricionista que determine el grado de desnutrición, y allí surge que Carolina estaba con una desnutrición crónica. Las promotoras me informan de esta familia en riesgo, entonces, al otro día, el 3 de noviembre, a la tarde y con las promotoras y el chofer de la ambulancia, nos fuimos a constatar el estado de esos niños. El domicilio queda a 5 km. de la sala o CAPS. Nos recibió María en su domicilio, nos llamó la atención algunas cosas, una pequeña casilla de madera, humilde, techo de cinc, advertimos una situación muy precaria de la casa y la familia en general, de una indigencia extrema. No hay agua en ese barrio, ni luz eléctrica, y en ese momento no tenía letrina. La casilla era nueva. La casita anterior era de lona, recientemente se habían mudado a esa casa de madera, dijeron las promotoras. Los hijos mayores aún habitaban ese lugar, es decir la casa de lona. Hablando con Ramona, me dijo que era madre de 11 hijos, y ella estaba embarazada, le pregunté si se hacía controles prenatales, y me dijo que no se hacía. En ese momento María estaba con tres hijos y una nieta, que me dijo que estaban a su cargo. Eran las dos treinta horas, los chicos estaban descalzos, sucios, se notaba el estado de abandono. Lo más evidente, era que estaban con piojo, porque tenían infección del cuero cabelludo, una especie de casco, me llamó la atención porque eso con agua y jabón sale, me llamaba la atención eso. Después de eso, el diagnóstico de Carolina era desnutrición crónica, y los otros chicos con desnutrición crónica en el límite entre la normalidad y la desnutrición, pediculosis. Del mayor no tengo datos. Carolina presentada el signo más evidente, los otros también, ella el síntoma de mayor abandono. Entonces le sugerí a las promotoras que le controlaran los tratamientos, porque les habíamos indicado antibiótico, más una loción para piojos, agua y jabón. Las promotoras seguían controlando, seguían yendo cada 15 o 20 días. Ese día aprovechamos y les hicimos más vacunas que les estaban haciendo falta a los chicos, que tenían incompletas, algunas recomendaciones con la alimentación, y lo digo con sutileza porque es difícil decirle a una mamá, “Ud. debe comprar determinados alimentos para que sus hijos puedan crecer”. Les explicamos cómo debía ser el tratamiento y luego le propusimos a las promotoras que controlaran regularmente a los chicos. No tenemos registro ni en el CAPS ni el Hospital de Delicia que la Sra. Ovando haya concurrido por consultorio externo, no tenemos registros, tal vez, pudo haber ido por emergencia. No noté otra patología de Carolina a simple vista. En el CAPS se provee de anticonceptivos, pastillas, inyectables, preservativos y además medicamentos. Mi especialidad es médico generalista. En ese momento el motivo de esa visita fue la desnutrición de los chicos; que en ningún momento las promotoras me manifestaron que tenían temor de ir a la casa de María Ovando. Que no vi el cuerpo, para mí es difícil determinar. Los signos, son los signos de un cuerpo que está en descomposición. De la muerte me enteré a las pocas horas, que creo que son las personas que hicieron la denuncia, porque los vecinos estaban preocupados. Desde el Hospital de Esperanza al domicilio de María Ovando hay veinte o veinticinco kilómetros, hasta el Hospital de Colonia Delicia diez o quince kilómetros y la Salita queda a cinco km. Una vez fui a la casa de Ovando. No hay normas ni protocolos de atención, nosotros hacemos una atención primaria, por escrito no hay nada. Conozco de la Ley de Violencia Familiar, no conozco la ley de protección al niño. El plan Hambre Cero es un Plan Provincial, destinado a la detección, diagnóstico y tratamiento de niños. No hay Protocolo escrito. La escala que utilizamos para establecer la desnutrición es la de Gómez. Era una desnutrición crónica, el desnutrido crónico, comienza achatándose, es aquel que alteró su talla. La pobreza es la señal número uno de la desnutrición. Los factores pueden ser varios, por ejemplo, el que tiene una enfermedad secundaria, alguna infección, el medio-ambiente (agua, letrina), la relación entre padre e hijo. También lo social. La estabilidad de la pareja. No sé si Carolina tenía una patología o alguna enfermedad celíaca, lo ignoro, la vi una sola vez, después controlaban las promotoras, tenía conocimiento, que en dos meses aumentó dos kilos. El síntoma de KWASCH, es el estado de desnutrición extrema por falta de aporte calórico proteico, carbohidratos. En promedio, a los chicos que estaban con riesgos, se les entrega uno o dos kilogramos de leche por mes. Que uno o dos kilos de leche, para cinco personas no tienen aportes proteicos suficientes. Con los aportes que se entregaban no eran suficientes, pero es complementario. Cuando la revisé a Carolina, vi solo eso, no vi otros síntomas o signos que me hiciera presumir que tuviera una enfermedad grave. En el NOA y NEA, vimos los más altos índices de desnutrición. Que no he visto en estos últimos años muerte por desnutrición. En veintitrés años vi dos muertes por desnutrición. He visto morir niños por sepsis, neumonía, infecciones generalizadas, diarrea y deshidratación. Conozco el Barrio de María Ramona Ovando, de esas características de Carolina no ví otro cuadro, sí de otros desnutridos crónicos, que tienen la voluntad de acercarse al CAPS, donde se le brinda atención. A la señora Ovando la vi una sola vez, a ella la vi como que estaba bien nutrida. Ella era gordita, pero no sé si estaba bien nutrida. La señora Ovando era gordita, no sé si era obesa…”.

En segundo lugar depuso JULIO CESAR RODRIGUEZ, quien al referirse a los hechos, entre otras menciones textualmente apuntó que; “…habría que ver cuánto grado de desnutrición hay, uno se llama calórico–proteico, le faltan comida y proteínas. Eso puede causar un edema y se llama edema de hambre, glomedulonefritis. Habría alguna otra enfermedad que podría dar ese cuadro, sería de chicos mucho más grandes. Por lesiones a nivel renal podría arrojar ese cuadro y el edema teóricamente sí. La insuficiencia renal, puede hacer manchas breves, el que no puede caminar es el edema de hambre, no tiene energía. La desnutrición no tiene calorías para producir energía. No sé la causa de la muerte de la niña. No conozco el caso ni a la señora. La enfermedad celíaca es una enfermedad bastante rara. Las causas de muertes no son casuales sino causales. Si tengo una mamá que no sabe leer ni escribir, el riesgo de muerte es mucho mayor que la que tiene instrucción, tiene más signos de alarma. El hambre se previene. Los parásitos casi los tenemos todos, sesenta y dos por ciento de la población lo tenemos. La creencia popular dice, que comer guayaba produce constipación, porque tiene pectina. La apendicitis cuando no se interviene, se revienta y produce una peritonitis y se muere comúnmente el paciente. El color líbido de la piel, responde a un problema respiratorio, el chico queda sianótico. También en los cuadros de septicemia color amoratado. Se puede evitar el resultado, si la desnutrición es atendida a tiempo, si se detecta, y toda la atención primaria se vuelca a ese caso, se la controla. Si se la hubiera atendido a tiempo se hubiese salvado…”.

En tercer término lo hizo el
  1   2   3   4

similar:

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconEn la ciudad de Buenos Aires, a los 31 días del mes de octubre del...

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconEn la ciudad de La Plata, a tres días del mes de noviembre del año...

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconEn Mendoza, a cinco días del mes de marzo del año dos mil doce, reunida...

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconEn la ciudad de santa rosa, capital de la Provincia de La Pampa,...

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconBuenos Aires a los veintiocho días del mes de agosto del año dos...

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconTreinta y ún días del mes de octubre del año dos mil doce

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconEn la Ciudad de San Rafael, Mendoza, a los veinte días del mes de...

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconEn la ciudad de Buenos Aires a los tres días del mes de agosto del...

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconEn la ciudad de Buenos Aires, a los ocho días del mes de junio del...

En la ciudad de Eldorado, Provincia de Misiones, a los veintiocho días del mes de Noviembre del año dos mil doce, se reúne el Tribunal en la Sala de iconEn la ciudad de Mendoza a los once días del mes de marzo de dos mil...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com