Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de






descargar 8.74 Kb.
títuloHan pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de
fecha de publicación30.01.2016
tamaño8.74 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Derecho > Documentos
Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de vocación- escribiera un libro rompedor que explicaba, a su modo de ver, la evolución científica como una sucesión de «cambios de paradigma» que periódicamente obligan a replantearse el mundo y reescribir los libros de ciencia (en el mundo de la Física, por ejemplo, Aristóteles - Newton - Einstein). La palabra «paradigma» tiene para Khun un significado unívoco: “realización científica universalmente reconocida que, durante cierto tiempo, proporciona modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica” . La idea de «cambio de paradigma», y esa me parece una de las mejores aportaciones de Khun, no implica que todo lo anterior estuviera equivocado, porque era la mejor opción para el estado del conocimiento de la época. Los «cambios de paradigma» precisan uno o varios cambios generacionales para establecerse, porque no se basan en una evolución o progresión de lo existente, sino en su sustitución ya que se trata de enfoques incompatibles.

Lo que en el ámbito científico funciona bien, en el ámbito social y político es un desastre porque los «cambios de paradigma» también ocurren, pero siempre asocian derramamiento de sangre (Ancien Régime - Révolution Française, v.gr.). Hay muchas razones para ello, pero una fundamental es el factor tiempo. Cuando la sociedad clama por un cambio de paradigma es porque la situación ya es insostenible en lo económico y lo humano no siendo aceptable ninguna postergación en la enmienda. Un error que se repite sistemáticamente a lo largo de los tiempos es el mantenimiento de una situación injusta hasta que los perjudicados ya no tienen nada que perder. En Oriente Medio tenemos un ejemplo contemporáneo que es origen de grandes desgracias para todos los implicados.

Un cambio de paradigma social sería, por ejemplo, la transformación de una sociedad burguesa liberal en una sociedad asamblearia de sóviet, una comunidad anarquista o, en nuestros tiempos, una sociedad organizada como «Democracia Líquida». En nuestro medio, a otro nivel, menos elevado pero muy cercano a los ciudadanos, vivimos una situación dramática que urge un cambio en nuestra organización social. Esperar que se produzca un cambio de paradigma no es una opción para el millón largo de familias que no tienen acceso a recursos económicos y se ven obligadas a sobrevivir como buenamente pueden mientras el Estado mira para otro lado. El poder establecido centra sus esfuerzos en mantener su propio poder, y el de los poderosos, mediante rescates a la gran banca con dinero público, subidas masivas de impuestos y amnistías fiscales a los defraudadores. “Un Gobierno que robe a Pedro para pagarle a Juan siempre dependerá del apoyo de Juan” [George Bernard Shaw].

Sin renunciar a buscar nuevas y mejores formas de gobierno debemos concentrarnos en asuntos más asequibles. En nuestro modelo actual se aprecia con bastante claridad dónde radica el problema principal. La crisis política surgida del fallecimiento del dictador Francisco Franco fue vivida con miedo por todos los protagonistas con capacidad de acción. El bando que ostentaba el poder temía ser barrido por la Historia mientras el bando que había perdido la Guerra Civil encontraba, al fin, una oportunidad de cambiar las cosas (pero como telón de fondo mucho sufrimiento, miles de muertos y la inseguridad de lo desconocido). El asunto fue resuelto de manera brillante (respecto a la ausencia de sangre en el pavimento público) mediante la generación de un consenso imposible entre las partes, que nació defectuoso por el espectro del nacionalismo vasco y catalán que mantenían sus pulsiones separatistas procedentes de épocas anteriores a la contienda bélica. El recién nacido autonómico era bastante deforme, pero estaba vivo y eso fue suficiente para los entusiasmados y noveles padres.

El paso del tiempo, el aposentamiento de la democracia en España (fenómeno muy extraño en estas tierras) y un generoso reparto de cuotas de poder entre los más activos ha degenerado la deformidad original en monstruosidad final. Actualmente el Goliat autonómico lo empapa todo y es tal su dimensión que no parece caber otra opción que encomendarse a la aparición de algún David antológico para derribar a la bestia. ¿Alguien piensa que los políticos que se benefician de la situación van a renunciar a su estatus? ¿Alguien cree que la red clientelar que ha infectado todo el país se va a disolver por autosacrificio? ¿Qué hacer con los miles de parásitos que viven del dinero público? ¿Cómo reorganizar el poder público de manera que perjudique a los que lo ostentan?

Desde dentro de la estructura de poder no va a ser posible. Desde la calle, a golpe de refriega e insumisión, no me parece deseable. Desde un punto de vista laico tampoco cabe esperar a que suceda una intervención divina que solucione el problema mediante la generación ex novo de un joven olímpico como el David bíblico. La piedra que derribará al gigante solo puede ser la voluntad de los ciudadanos y su participación en la vida pública sin violencia, pero con firmeza. En una sociedad anestesiada por el panem et circenses del fútbol, la televisión de masas y los excesos del periodismo rosa-amarillento todo es más fácil para el que tiene tendencia al abuso.

Los ciudadanos no son los políticos que se benefician del poder, son las personas que se ven perjudicadas por un mal uso del mismo. James Bovard decía que “La democracia debe ser algo más que dos lobos y una oveja votando qué van a comer”. Los ciudadanos no tienen que defender parcelas de poder para ellos mismos ni para los suyos. Los ciudadanos no tienen tiempo para especular, ni ven saneadas sus cuentas cuando se equivocan. Los ciudadanos no necesitan gafas trucadas que modifiquen el color de la realidad ni oculten los hechos, porque pueden permitirse ver las cosas como son.

Los ciudadanos son los que tienen que apostar por una revolución incruenta que cambie el estado de las cosas. Los ciudadanos tienen el poder de imponer el sentido de lo común. Los ciudadanos deben salir de su apatía y convertir en una pesadilla la vida del siniestro gorrón. Los ciudadanos deben ser los protagonistas ante el mutis, la incompetencia y la bellaquería de los que estaban destinados a asumir el papel principal.

similar:

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconDesde hace nueve años los hombres de ciencia han venido discutiendo...

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconResumen Cuando se analiza la Historia de la Ciencia en general y...

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconHan pasado ya diez años desde que esta revista se puso en marcha....

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconHan Pasado, ya, quince años desde aquel junio de 2014 que vio alejarse...

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconLa retórica es la disciplina transversal a distintos campos de conocimiento...

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconLa reaparición del cristo y los maestros de la sabiduríA
«overshadowing» es “adumbrar”una parte de la Ciencia de Impresión, una compleja Ciencia en la que los Maestros son exper­tos. Es...

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconCursos acreditados por el Ministerio de Educación y Ciencia (Instituto...

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconBibliografíA 271 prefacio a la edición de 1976 El presente libro...

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconMás de dos décadas han transcurrido desde que se fundó el Instituto...

Han pasado muchos años desde que el difunto científico y filósofo de la ciencia Thomas Samuel Khun -físico de formación académica e historiador de la ciencia de iconCon la distinguida visita internacional del monje budista, cientifico,...
«Felicidad: una guía para el desarrollo de la habilidad más importante de la vida» y «¿Por qué meditar?». Recientemente publicó,...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com