Prologo






descargar 0.49 Mb.
títuloPrologo
página1/15
fecha de publicación03.02.2016
tamaño0.49 Mb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Eduardo Alfredo Sacheri Esperándolo a Tito y otros cuentos de fútbol





Eduardo Alfredo Sacheri
ESPERANDOLO A TITO

Y otros cuentos de fútbol

Galerna


Sacheri. Eduardo

Esperándolo a Tito y otros cuentos de fútbol

8ª. Reim.– Buenos Aires: Galerna 2005–10–04

ISBN 950–556–399–X
1.– Narrativa Argentina
© Eduardo Alfredo Sacheri

© 2000 Galerna, S.R.L.

Lambaré 893, Buenos Aires Argentina.

INDICE


PROLOGO 5

ESPERÁNDOLO A TITO 8

ME VAN A TENER QUE DISCULPAR 14

LA PROMESA 18

VALLA INVICTA 24

DE CHILENA 30

EL CUADRO DEL RAULITO 36

JUGAR CON UNA TANGO ES ALGO MUCHO
MAS DIFÍCIL DE LO QUE A PRIMERA
VISTA SE PODRÍA SUPONER 40

INDEPENDIENTE, MI VIEJO Y YO 44

ULTIMO HOMBRE 47

ÁNGEL CABECEADOR 49

LA HIPOTÉTICA RESURRECCIÓN
DE BALTASAR QUIÑONES 58

DECISIONES 72

EL SUEÑO DE NICOLETTI 81

LOS TRAIDORES 87

EPILOGO
(ORACIÓN CON PROYECTO DE PARAÍSO) 95



PROLOGO




La primera vez que Eduardo Sacheri me escribió, me explicaba en su carta que a la hora en que se emite Todo con afecto jugaba al fútbol. Sin embargo, sabía que en distintas oportunidades yo había pedido para el programa la ayuda de algún cuento, por lo cual él me enviaba "modestamente" tres. Uno de ellos era "Me van a tener que disculpar", esa genial justificación de Maradona en la que habla del jugador sin nombrarlo, y los otros "Esperándolo a Tito" y "De chilena".

Por aquellos días, fines de 1996, yo cumplía a rajatabla con el precepto de leer los cuentos al aire sin haberlo hecho antes. Eso me permitía descubrir los relatos junto con los oyentes, para sorprendernos con los matices y atrapar las emociones al mismo tiempo. La costumbre, valiosa por las situaciones espontáneas y frescas que generaba, me produjo en ocasiones varios dolores de cabeza, sobre todo cuando con el micrófono abierto no le encontraba el tono al escritor.

Pero nada de eso sucedió con Sacheri. Al leer al aire "Me van a tener que disculpar", me identifiqué de inmediato con su voz, con su historia y con sus pasiones, que eran las mías.

Lo mismo sintieron los oyentes, porque después de la lectura del cuento comenzaron a llamar y a escribir desde todos los rincones del país para manifestar su admiración, preguntándome quién era el autor, dónde estaba incluido el relato o cómo lo podían conseguir. "Ese Sacheri es un fenómeno", decía la gente, "¿cuándo podremos conocer más trabajos suyos?".

Los otros dos cuentos incluidos en la primera carta los dejé para los sábados siguientes. La lectura de "Esperándolo a Tito", una magnífica idealización de la amistad, generó también respuestas entusiastas. Llamados, cartas y mi alegría al descubrir que efectivamente Sacheri era un hallazgo. Hasta que le llegó el turno a de "De chilena", con el cual me pasó lo que nunca antes me había sucedido frente a un micrófono: en medio de la lectura me quebré y tuve que pedir ayuda, porque me di cuenta de que no llegaba al final. El cuento había conseguido que evocara a mi viejo y a mis hermanos, sobre todo a ese que está lejos y con el que jugábamos al fútbol. La emoción me había embargado y no había modo de disimularlo.

De Sacheri no tuve más noticias, aunque seguí leyendo esos tres cuentos por elección y porque su autor ya se había ganado los favores de los oyentes que pedían sus relatos.

Al tiempo, y en mérito a sus virtudes, Sacheri ascendió a la primera.

Debo explicar que la primera de Todo con afecto la integran Osvaldo Soriano, Julio Cortázar, Mario Benedetti, Roberto Fontanarrosa, Humberto Costantini, Isidoro Blaistein, Gabriel García Márquez, Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges, cuyos cuentos han sido cuidadosa y exclusivamente seleccionados para la apertura del programa, un espacio que considero de privilegio y que reservo para los consagrados.

Después de un largo silencio, por fin el flamante jugador de primera me escribió mandándome otros cuentos y agradeciéndome la difusión de los anteriores. Así llegó "La promesa" y otra vez mis lágrimas y las de muchos oyentes, que esta vez llamaban para contar que ellos también habían cumplido con familiares y amigos el ritual que relata el cuento. La carta posibilitó además el encuentro, que me permitió felizmente comprobar que la escritura de este joven y talentoso profesor de historia era reveladora de su esencia: Sacheri resultó ser un pibe sencillo, ubicado, modesto.

Para entonces y como lector empedernido, ya había elaborado una teoría respecto de los cuentos de fútbol. Considero que Benedetti es de alguna manera el fundador del género –si es que hay un género–, pese a que existían otros cuentos de más vieja data; que Fontanarrosa es el que interpreta exactamente la locura y pasión que puede generar este deporte; que Soriano retrata como nadie los partidos de los pueblos del interior y sus ritos; mientras que el sentimiento de barrio, el desafío de calzarse los botines y enfrentarse a otra barra o de jugar con una Tango, el registro de las voces del conurbano y sus personajes, ése es territorio de Sacheri. Y si hoy todavía este talentoso escritor no es el dueño absoluto del área, estoy seguro de que muy pronto lo será.

Alejandro Apo


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrologo

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrologo

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrólogo

Prologo iconPrologo

Prologo icon1. Prólogo

Prologo iconPRÓlogo

Prologo iconPrologo






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com