La entrevista (Edición y montaje)




descargar 51.88 Kb.
títuloLa entrevista (Edición y montaje)
fecha de publicación24.10.2015
tamaño51.88 Kb.
tipoEntrevista
p.se-todo.com > Derecho > Entrevista

LA ENTREVISTA


(Edición y montaje)

Samuel Mira Velásquez

Podemos definir cuatro tipos de entrevistas:

  1. De actualidad o informativa.

  2. De opinión o interpretativa.

  3. Múltiple1.

  4. De semblanza, carácter o personalidad.

  5. Indagatoria.


1. De actualidad noticiosa o informativa:

Es lo que se hace diariamente en la Radio: los reporteros buscan a quien les pueda ofrecer la información más autorizada sobre un hecho de actualidad, o a quien tiene prestigio en su campo o a una persona relativamente desconocida. Investigan datos, completan informaciones y obtienen testimonios de quienes son actores o testigos de los acontecimientos o conceptos.

“Una entrevista noticiosa (...) entra en la categoría de entrevista de información. Cuando se interroga a personalidades importantes es normal que se mezcle la información con la opinión personal...”, según Hilliard.

Con la entrevista informativa se le entrega al oyente una información rápida, con preguntas y respuestas breves.

Un programa puede ser únicamente de entrevistas, aunque generalmente la entrevista informativa hace parte de otros programas, o de otros formatos, como el radioperiódico, la radiorevista, el radioreportaje, etc.

Normalmente, la entrevista informativa dura entre uno y tres minutos. Excepcionalmente dura entre tres y cinco minutos o más.

La entrevista informativa tiene como condición fundamental la oportunidad en que se realiza.

2. Entrevista de opinión o interpretativa


Luego de conocer un hecho noticioso, queremos conocer los argumentos, las valoraciones, los juicios y prejuicios que hay en el medio en torno a ese hecho o situación y qué repercusiones puede tener lo sucedido. Por lo tanto, buscamos los conceptos de quienes tienen alguna relación con lo acaecido. Por ejemplo, un descubrimiento científico, un acontecimiento deportivo, la renuncia de un personaje destacado.

Para Robert L.Hilliard, “Toda entrevista destinada a conocer las ideas de una persona puede ser considerada como de opinión, pero debido a que muchas se realizan a gente prominente, por lo general a expertos en su campo de acción, con frecuencia son, al mismo tiempo, entrevistas de información y de personalidad.” Agrega que “Las personas a quienes se va a entrevistar pueden recibir una guía con las preguntas, antes de que el programa se grabe o salga al aire.”

Este tipo de entrevistas, aunque son de actualidad inmediata, tienen la importancia, con frecuencia, de ser duraderas en el tiempo, porque son conceptos que permanecen, como democracia, derechos humanos, mujer, cultura, religión.

La extensión de la entrevista depende del interés que pueda despertar en la audiencia. A veces, cinco minutos son mucho o 20 son muy poco tiempo. Por supuesto, también depende del espacio de que disponemos, especialmente en los noticiosos.

3. Entrevista múltiple

Para definir esta modalidad de entrevista debemos remitirnos a dos formatos: “entrevista de opinión o interpretativa”, que acabamos de reseñar y “vox pop” (documento “Producción Radial”).

El vox pop buscar conocer la opinión de la gente del común (a diferencia de las opiniones de los expertos, que generalmente se escuchan en la radio). Se ubica a varias personas (pueden ser seis, ocho, diez) para conocer su punto de vista sobre algún hecho (el resultado de un partido de fútbol, la aprobación de impuestos por el gobierno, la entrega de rehenes por la guerrilla, etc). Esas personas son ciudadanos comunes que se encuentran en el centro de la ciudad, habitantes de un barrio determinado, o trabajadores de la construcción, o médicos, o estudiantes, o trabajadores de una determinada empresa, o médicos de un determinado hospital o estudiantes de un determinado plantel.

Generalmente emiten un concepto breve, sin explicaciones, sobre el tema en cuestión (así lo establece la técnica del vox pop). Pero, con la entrevista múltiple, podemos buscar una mayor explicación sobre esos mismos temas que hemos indicado, con personas ubicadas en los lugares mencionados antes. Entonces, tendremos el concepto de cuatro, cinco, seis personas o más, sobre esos temas, más otras respuestas a otras preguntas que les formulamos. En síntesis, a esas personas podemos formularles dos, tres o cuatro preguntas sobre el tema que tratamos, para que amplíen su punto de vista.

(AMPLIACIÓN DEL DOCUMENTO: “ENTREVISTA MÚLTIPLE)

4. Entrevista de semblanza, carácter o personalidad


“Con la primera entrevista, de actualidad, íbamos en pos de la noticia. Con la segunda, de opinión o interpretación, nos adentrábamos en el área de la interpretación. Con la entrevista de semblanza deseamos conocer al ser humano que está detrás de todo lo anterior. El hombre de carne y hueso con sus virtudes y defectos, sus éxitos y fracasos, sus momentos felices y sus desgracias, sus circunstancias: cómo es, qué piensa, por qué razona de esa forma y no de otra, cuál es las influencia del medio en el cual se desenvuelve, su experiencia, cuál su estado de animo?” Así lo plantea Zepeda.

El periodista debe tener muy buen conocimiento del personaje y de lo que ha hecho en el medio en el cual actúa y de eso depende el éxito de la entrevista. Al respecto, Hilliard recomienda: “Para preparar preguntas pertinentes, obtenga toda la información posible sobre los antecedentes de la personalidad entrevistada. Formule las preguntas y converse con su entrevistado antes del programa para preparar correctamente las preguntas y darles un orden lógico.”

La extensión, como la anterior, está en relación directa con el interés que pueda despertar en el público y del espacio que nos hayan concedido.

5. Entrevista indagatoria


Usualmente son programas semanales en los cuales participa un personaje invitado para someterlo a un interrogatorio exhaustivo sobre un tema de actualidad con el cual tiene directa relación. Cuando el tema es el personaje mismo, se enmarca en el tipo de entrevista anterior: de semblanza o carácter.

Caben preguntas polémicas, cuestionadoras, y de esto debe estar enterado previamente el entrevistado.

La entrevista indagatoria, como programa, suele durar media hora o más y se convierte a menudo en tribuna de opinión.

Para hacerla en directo, su éxito depende del personaje (dominio del tema) y de la habilidad del periodista para sortear todo tipo de situaciones imprevistas.

También es costumbre utilizar a más de un periodista. O puede entrevistarse a más de una persona, sobre un tema o hecho específicos.

López Vigil clasifica las entrevistas de acuerdo con los integrantes que la componen:

Entrevista individual: un entrevistador y un entrevistado.

Aquí hay que tener en cuenta varias cosas:

Preparar el equipo de grabación: en estudio, le corresponde al grabador. El periodista debe saber ubicar en cabina a su personaje, medir su distancia ante el micrófono (voz fuerte, voz suave). Si es fuera de cabina, hay que chequear la grabadora o la unidad móvil, el micrófono, casete limpio y pilas nuevas. Probar la voz del entrevistado y comprobar que todo está bien. Debe observar si el ruido ambiente es adecuado. Cuidarse del viento, si se esta al aire libre. Lo recomendable es ponerse de espaldas a él y tapar el micrófono con una esponja. Si es en interiores, hay que buscar que la voz se proyecte a espacios abiertos, para que no rebote en paredes o vidrios, que puedan distorsionar el sonido.

Entrevista colectiva: un entrevistador y varios entrevistados juntos.

Se busca una opinión colectiva, un mismo tema que se va completando y profundizando entre todos los participantes o mostrando las posiciones encontradas. Es necesaria mucha documentación y pocas preguntas.

De qué sirven: para mostrar problemas colectivos, las alegrías y realizaciones de un barrio, un carnaval, una fiesta patronal, de un sindicato...

Muchos deben opinar y no solamente unos tres o cuatro “brillantes”. Es mejor tener muchas intervenciones cortas que pocas largas. Debe buscarse un equilibrio en las intervenciones, para tratar de identificar el verdadero sentir de ese grupo de personas.

Encuesta: un entrevistador y varios entrevistados por separado.

Se utiliza para tomar el pulso a la opinión pública sobre algún tema de actualidad. Se puede realizar por teléfono o en la calle, en directo o grabada, con unidad móvil (remoto) o celular o con una simple grabadora de reportero. Son entrevistas cortas, de una o dos preguntas, hechas a varias personas por separado y elegidas al azar. De acuerdo con la intención, se hacen en el centro de la ciudad, en un barrio, en un teatro, en un espacio deportivo...o se invita a las personas para que llamen a un teléfono en la emisora para responder a una pregunta o dos.

Hay que tener cuidado con la forma como se presentan las conclusiones de una encuesta, porque se pueden prestar a manipulaciones. “Sería un grave error utilizar el formato para proclamar ganadora a una opinión sobre las otras. Las encuestas radiofónicas o televisivas no tienen ningún valor estadístico, ni siquiera pueden proponerse como suficientemente representativas”, dice López Vigil. Entonces, hay que darles un valor problematizador, que muestran los contrastes que se dan en una sociedad “y, eventualmente, algunas tendencias parciales de la opinión publica”, agrega él.

El autor citado dice que el vox pop (voz popular) es la hermana menor de este formato. De él nos ocupamos en otro documento2.

Conferencia de prensa o rueda de prensa3: varios entrevistadores y un entrevistado o varios entrevistados.

Generalmente está reservada para el gobierno, los políticos y las figuras publicas. El procedimiento es el mismo: se presenta al personaje o a los personajes, éste o éstos cuenta(n) lo que desea(n) y, a continuación, un nutrido número de periodistas hace las preguntas. Con frecuencia, las ruedas de prensa son desorganizadas: varios periodistas preguntan al mismo tiempo, cámaras y micrófonos no dejan hablar o ver al personaje de turno, etc.

Como variante de la rueda de prensa tradicional, en la radio se estila, en ocasiones, invitar a las instalaciones de la emisora a un funcionario ( o varios) del gobierno, a un político, a un miembro de alguna organización, a un artista, para que responda(n) a los oyentes y a los periodistas sus inquietudes sobre un tema que afecta o interesa al público.

Tipos de entrevistadores


José Zepeda hace la siguiente clasificación:

a) El periodista estrella: se siente superior al entrevistado, habla más que él, lo interrumpe, hace largas preguntas, utiliza un lenguaje rebuscado. Ante personas que no tienen mucha práctica con el micrófono, suele abrazarlas y decirles: “no tengas miedo, el micrófono no muerde”.

b) El periodista estrellado: se siente menos, se achica ante el entrevistado, es tímido, es ceremonioso, de voz baja, deja hablar largo rato a su interlocutor, no sabe cortar a tiempo, deja desviar el tema.

c) El improvisado: hace su trabajo desordenado y a la carrera. No prepara nada, pues confía en su capacidad de improvisador.

d) El nervioso: es inseguro en la voz, tiene un ligero temblor en las manos. Lo grave es que puede contagiar al entrevistado.

e) El sordo: se preocupa demasiado por su cuestionario o por lo que hay a su alrededor y olvida lo esencial: escuchar al entrevistado.

f) El enredado: le da muchas vueltas a un tema cuando formula una pregunta, busca palabras especiales y, finalmente, el interlocutor no le entiende lo que le pregunta.

g) El culto: usa palabras, difíciles, complejas, voz engolada.

h) El manipulador: buscar reconfirmar sus verdades, orienta las respuestas.

i) El velorio: “...se toma tan en serio su profesión que cree que está prohibido reir o pedir aclaraciones. Es más, adopta un tono menor y sin matices que genera la misma reacción en sus entrevistados. Al poco tiempo ambos están sumidos en una entrevista aburrida y densa”

j) El metralleta: el entrevistado no tiene tiempo de responder seriamente porque antes de comenzar ya le está sugiriendo la siguiente pregunta. Se parece a un interrogatorio policial.


José Zepada V. dice al respecto: “...olvida (el periodista) un principio esencial: el interés por un entrevistado comienza con la atención que le prestamos a sus declaraciones. El personaje importante en la entrevista es siempre el entrevistado.”

Técnicas de la entrevista


Una entrevista puede ser en vivo (en directo) y grabada.

En vivo, puede hacerse en cabina, telefónicamente y desde un remoto. Se considera que la entrevista en vivo, es, tal vez, la más difícil, pues se está al aire y el tiempo es limitado. Por lo tanto, hay que tener mucha experiencia para que el trabajo salga bien.

Si es grabada, también puede presentarse desde la cabina, telefónicamente y desde un remoto. La grabadora de mano, o “de reportero”, como se la conoce, es la herramienta auxiliar de la entrevista grabada.

Un reportero, cuando cumple su trabajo, lleva siempre consigo una grabadora.

a. La edición (Editar: “//4. Organizar las grabaciones originales para la emisión de un programa de radio o televisión”)4

Las entrevistas grabadas deben editarse, salvo que quiera pasarse al aire todo lo expresado por el entrevistado. Con la edición se busca “mejorar la comprensión del mensaje, sin alterar su espíritu. Para ello recurrimos al limpiado de la grabación eliminando bordones y reiteraciones innecesarias, y reacomodando pasajes para favorecer el orden lógico”. (Enciclopedia de Autoformación Radiofónica). En todo caso, debemos buscar máxima claridad en lo dicho por nuestro entrevistado, respetar la información suministrada por él y sus apreciaciones sobre el tema en cuestión.

La edición del material debe basarse en un criterio periodístico, de acuerdo con el enfoque definido por el periodista.

Es conveniente que la edición tenga como base de trabajo un guión, en el cual se definen los cortes y enlaces de las partes pertinentes. El guión puede tener este aspecto:

Edición de la entrevista con el gerente de la empresa X:

GRABADOR: ENTREVISTA #2 CON ING. ALBERTO ROSAS (casete 1, lado B)

Empieza: “Las decisiones que se tomaron no son las más adecuadas, pues se necesita un análisis de mayor fondo para tener un perfil…” (cuentavueltas No.48)

Cortar desde: “…para tener un perfil…”

Hasta: “…como lo habíamos manifestado anteriormente:”

Empata desde: “De esta manera, podemos definir unos nombres

que seguramente no tendrán objeción alguna.” 7
Si se trata de cintas magnetofónicas o carrete abierto, el equipo de grabación permite hacer el “pietaje”. Así, basta con anotar en qué punto hay que editar (cortar y empatar). Este procedimiento se denomina “edición electrónica”. Hay otro sistema -que en la práctica hoy no se usa- llamado “edición física”, en el cual la edición se hace con el corte físico de la cinta y luego se empata, con una cinta especial, utilizando una cuchilla diseñada para el efecto.

Finalmente, el computador permite realizar la “edición digital”, procedimiento que garantiza cortes y empates perfectos y en menor tiempo. Este es el trabajo que se hace en la Emisora Cultural.

b. El montaje: (Por analogía con el cine y el teatro, el montaje radiofónico es la ordenación del material grabado, de acuerdo con el criterio del periodista).

Cuando la entrevista es diferida (grabada), se procede -luego de la edición-, a realizar el montaje del material organizado, de acuerdo con las directrices trazadas por el reportero, el director o por el coordinador.

Puede optarse por varias modalidades:

1) Pregunta, respuesta. Es la forma “natural” de la entrevista. Generalmente es conveniente no alterar ese diálogo, aunque a veces hay expresiones, baches o afirmaciones del periodista o del entrevistado que no conviene dejarlas por alguna razón legal, ética o, simplemente, estética. O porque el entrevistado decide que algo que dijo que debe borrarse. Entonces, se acude a la edición o “corte” del material.

2) El montaje puede hacerse dejando escuchar solamente las respuestas del entrevistado. Y, entre una y otra, el periodista hace una breve exposición (o anuncio) de lo que va a decir a continuación su personaje.

3) Otras veces, el periodista graba las respuestas del entrevistado en una cinta “máster”, o en el computador, con un pequeño espacio de silencio entre ellas (debidamente editadas). El reportero elabora un guión o pauta de la entrevista, para saber cómo empieza y termina cada respuesta. Se limita, luego, cuando le corresponda el turno al aire, sentarse en cabina y formular las preguntas desde allí. El control de sonido va dejando escuchar las respuestas a medida que el periodista formula la respectiva pregunta desde cabina. Se atiene, para el efecto, a la pauta que le entregó el reportero. Por tanto, suelta y detiene la grabación, en donde se le indica en el guión.

En este montaje se corre el riesgo de que el control se equivoque y detenga la grabación en donde no es. Si detiene la respuesta después del punto indicado (es decir, se escucha parte de la respuesta que sigue), cuando el periodista hace la siguiente pregunta y el control de sonido suelta la respuesta, el entrevistado no aparece respondiendo desde el principio, pues entra “cortado”. O el control detiene la grabación antes de haber concluido la respuesta y, cuando el periodista hace la siguiente pregunta, el entrevistado comienza a responder desde la última parte de la pregunta anterior!

Este tipo de montaje es poco recomendable. Se justifica si hay algo en las preguntas que se deba corregir.

4) Finalmente, una entrevista puede convertirse simplemente en la emisión de un testimonio, en el cual el periodista edita el material y toma únicamente alguno o algunos conceptos importantes que le interesa publicar de su entrevistado. En los espacios noticiosos, como política del medio, no permiten que un concepto supere el minuto o minuto y medio.

Recomendaciones:

  • Al planear su entrevista, el entrevistador debe elaborar una lista de preguntas posibles, “...no con una relación minuciosa e inamovible de preguntas, sino con algunas notas, temas o ideas generales para desarrollar”, como afirman Ortiz y Marchamalo.

  • López Vigil recuerda a Kaplún en su libro “Producción de programas de radio”:

  • “El entrevistador tiene que descubrir en cada respuesta algo que le de pie para hacer la pregunta siguiente. Por lo tanto, no debe sujetarse rígidamente al texto de las preguntas preparadas. El cuestionario sirve como guía y esquema, pero en el momento de realizar la entrevista, a medida que se oye cada respuesta, hay que ser hábil para modificar el enunciado de las preguntas, de modo que cada nueva pregunta aparezca como suscitada o sugerida por la respuesta anterior.”

  • Para José Zepeda, al “...realizar una entrevista se requiere cierta dosis de sentido común, utilización clara del lenguaje, experiencia y buena disposición a escuchar a nuestros interlocutores.”

  • El periodista debe identificar claramente el tema y la persona que va a hablar. Si la entrevista es extensa, conviene recordar con alguna frecuencia el nombre de la persona y el tema que se está tratando.

  • Hay que esperar que el entrevistado se tranquilice, si se pone nervioso. Debe haber un clima de confianza al iniciar la entrevista.

  • No ensaye la entrevista. Se pierde la soltura del diálogo.

  • En una entrevista, no se trata de “rajar” al personaje de turno. Se parte de la base de que la persona conoce el tema que se le propone y puede informar o conceptuar sobre él. Pero es válido anunciarle la entrevista con anticipación, para que la prepare.

  • Es recomendable que se busque a la persona más autorizada para hablar de un tema.

  • Las preguntas deben formularse con claridad, sin mezclar temas y evitando rodeos o planteamientos enrevesados.

  • No haga más de una pregunta al mismo tiempo. El entrevistado generalmente contesta una, la última, o la que recuerda o la que más le conviene y menos lo compromete.

  • No apruebe ni desapruebe lo que diga su interlocutor. Por eso no son aceptables, durante una entrevista, expresiones del periodista como: muy bien, por supuesto, así es, claro, exactamente, de acuerdo, anjá...).

  • Aprender a escuchar: Es común que, mientras el invitado responde a una pregunta, el entrevistador está preparando mentalmente la siguiente y no se percata de respuestas que podrían dar pie a otras preguntas. Además, es posible que pregunte lo que ya el entrevistado respondió.

  • No entregue el micrófono al entrevistado: usted es quien debe controlar el tiempo y la orientación de la entrevista. Además, la persona generalmente no conoce las técnicas del uso del micrófono, como distancia, posición, manipulación, etc. Esta recomendación se hace especialmente para las entrevistas rápidas, informativas. Pero cuando se trata de una semblanza o de una entrevista indagatoria (más extensas), se acostumbra que cada participante cuente con un micrófono.

  • Siempre debe darse el trato respetuoso entre ambas partes (entrevistado y entrevistador), especialmente el respeto por la vida privada (cuando ese tema no está autorizado).

  • La idea en una entrevista no es la de que el periodista polemice con su interlocutor. Su función es preguntar.

  • El interlocutor siempre debe saber cuándo el periodista le está grabando la conversación, bien sea por teléfono o personalmente. No es ético ni legal grabar sin consentimiento de la fuente, con el propósito de sacarla al aire.

  • Evite las entrevistas largas cuando va a utilizar apenas unas cuantas frases o ideas de lo que dice el personaje.

  • Detenga la grabación sólo cuando sea estrictamente necesario: problemas técnicos, ruidos molestos, acusaciones imprudentes, baches extensos. Si detiene con frecuencia la entrevista, se le pierde ritmo.

  • Al editar una entrevista, hay que cuidarse de no distorsionar las declaraciones del entrevistado. La intención es que el mensaje sea claro y pedagógico.

  • Hay que cuidar la diferencia en los ambientes y en los tonos de las preguntas y respuestas, lo mismo que dentro de cada una de ellas. Al editar y volver a grabar en estudio, a veces el sonido grabado no coincide con el del resto de la entrevista. O pueden quedar entonaciones o ritmos diferentes entre las frases al hacer el empate de ellas. Entonces, una exposición pausada que está haciendo el entrevistado sobre un tema, de pronto, sigue con un tono “arriba”, a un ritmo diferente, porque se empató a continuación una frase que correspondía a otro momento de la entrevista.

  • Cuando aparece la voz del periodista, en un montaje, su función es la de complementar o resumir la información que entrega el entrevistado y no, como ocurre en ocasiones, la de repetir y repetir, con los mismos términos, lo que ya dijo o va a decir su interlocutor.

Vale la pena traer a cuento lo dicho por Joseph R. Dóminick en “Dinámica de la Comunicación Masiva”5, cuando se refiere a la honestidad que debe acompañar siempre al reportero: “Las historias deben ser tan confiables como sea posible. El periodismo de los medios impresos no debe inventar personajes o declaraciones y atribuirlas a quien no las dijo. Los periodistas de los medios electrónicos -la radio, entre ellos-, no deben montar acontecimientos informativos o modificar el orden de las preguntas y respuestas de las entrevistas grabadas.”

En una entrevista en Caracol, el 16 de noviembre de 2002, el mexicano-norteamericano Jorge Ramos, dijo que una de las mujeres que había influido en su decisión de ser periodista fue la Italiana Oriana Fallaci y su libro “Entrevista con la Historia”, cuya lectura le enseñó a entrevistar6. José Ignacio López Vigil, en “Radialistas Apasionados”, también hace alusión a este libro de la Fallaci, al referirse a las buenas entrevistas.

Puede complementarse este tema con otros textos de José Ignacio López Vigil7,

Walter O. Alves8 y Mario Kaplún9.

1 . Es una modalidad de entrevista que agregamos nosotros.

2. Mira V., Samuel, Producción Radial (documento), U.de A., 2003.

3. En algunas partes diferencian una conferencia de prensa (que trata sobre un tema) de una rueda de prensa (que trata de varios temas). Para nuestro caso, serán lo mismo.

4. Diccionario de la Lengua Española, Real Academia Española, Editorial Espasa Calpe S.A, Madrid, 2001.

5. Dóminick, Joseph R., “Dinámica de la Comunicación Masiva”, Mcgraw-Hill/Interamericana Editores S.A., 6ª. Edición, México, 2001.

6. La entrevista con Ramos se hizo en la radiorevista “Sabado Nuestro” y fue realizada por Alejandro Nieto, conductor del espacio.

7. López Vigil, José Ignacio “La Entrevista”, ALER (Asociació Latinoamericana de Educación Radiofónica, Quito, Ecuador, 1985.

8. Walter O.Alves, “La Cocina Electrónica”, Ediciones CIESPAL, Quito, Ecuador, 1994.

9. Ob.cit.



similar:

La entrevista (Edición y montaje) iconLa entrevista (Edición y montaje)

La entrevista (Edición y montaje) iconTraducción de J. Rodolfo Wilcock
«Contraseñas»: 1986 Primera edición en «Compactos»: enero 1993 Segunda edición en «Compactos»: noviembre 1994 Tercera edición en...

La entrevista (Edición y montaje) iconTraducción de J. Rodolfo Wilcock
«Contraseñas»: 1986 Primera edición en «Compactos»: enero 1993 Segunda edición en «Compactos»: noviembre 1994 Tercera edición en...

La entrevista (Edición y montaje) iconTraducción de J. Rodolfo Wilcock
«Contraseñas»: 1986 Primera edición en «Compactos»: enero 1993 Segunda edición en «Compactos»: noviembre 1994 Tercera edición en...

La entrevista (Edición y montaje) iconFactotum
«Compactos»: mayo 1989 Segunda edición en «Compactos»: enero 1993 Tercera edición en «Compactos»: febrero 1994 Cuarta edición en...

La entrevista (Edición y montaje) iconDel plagio de Troya al montaje lunar

La entrevista (Edición y montaje) iconEl propósito de este trabajo es desvelar el uso del montaje en

La entrevista (Edición y montaje) iconLista de diálogos versión f (con música de antesala) Fecha montaje:...

La entrevista (Edición y montaje) iconCara a cara con el miedo roberto álamo y raúl arévalo nos dan las...

La entrevista (Edición y montaje) iconRepaso II tercera evaluación. º Eso
«estos son mis poderes» hasta tal punto que, a finales de los noventa, el montaje de la gala se comía literalmente a los cantantes...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com