Ou le regard d’une femme peintre en Colombie *






descargar 97.08 Kb.
títuloOu le regard d’une femme peintre en Colombie *
página2/2
fecha de publicación27.03.2017
tamaño97.08 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2

13 de junio, vers 1953


Conclusion
Pour H. Arendt, la vie authentiquement humaine est celle qui vise à la compréhension : « La comprensión (…) es el modo específicamente humano de vivir, ya que cada persona necesita reconciliarse con el mundo en que ha nacido como extranjero y en cuyo seno siempre permanece extraño a causa de su irreducible unicidad ». (XXXX)
Débora Arango n’a pas réalisé une œuvre par goût du scandale. Sa quête est autrement profonde. Son œuvre la réconcilia avec le monde ; elle l’en écarta, aussi.
Débora connut quelques moments de gloire, mais ils furent rares. Sa mise au ban ne la rendit pas amère –dans les années 1990, à plus de 80 ans, elle se remémorait de ce premier prix obtenu en 1939 comme d’un « puissant stimulant ».
Debora sut faire de sa marginalité une arme. Elle est le regard dérobé qui s’introduit dans les interstices. Et si l’exil lui a été nié, elle le chercha ailleurs –la notion d’ « exil intérieur » retrouve tout son sens.
L’odyssée de réfléchir, cet énorme acte de liberté, est une denrée rare. Dans l’acte de liberté il y a, nécessairement, un regard neuf, un regard qui dévoile, qui s’interdit l’habitude. Enfant, Débora accompagnait son père à la messe très tôt le matin, avant l’aube. De retour vers leur maison, le paysage humain de la société s’offrait à elle. Alors, elle observait le traitement infligé par la police aux femmes qui sortaient des bars et des cantines. « Quand l’une d’elles était arrêtée, on la tirait par terre au milieu de cris, on la poussait en la faisant monter dans une voiture pour les bêtes ». Bien des années plus tard, alors qu’elle discutait avec son petit neveu Santiago Londoño sur sa vie, Debora était toujours aussi véhémente : jamais elle ne vit que ce type de traitement soit donné à un animal, et encore moins à un homme.
Le regard de cet enfant était net.
****


Este acto de libertad realiza la osadía de pensar –cf Arendt: se trata de algo raro en nuestros días, cuya ausencia tiene consecuencias: todo acto de libertad es atrevimiento, desafío, –esto se verá en su vida.
« Camino al colegio observaba los malos tratos que les daba la policía a las mujeres de bares y cantinas. Cuando alguna era detenida, la arrastraban a la fuerza por la calle en medio de gritos y la subían a empellones a un carro de bestias. Nunca vio que ese trato, que no se le daba a un animal, lo tuviera la fuerza pública con los hombres ». (Londoño, p. 26)

En dépit de son expropriation matérielle: cf. Los hnos consiguieron que Cástor firmara antes de su muerte cediendo el almacén a los hijos varones. Las hnas tenían que cocinar para vivir.

Elle maintient le nord :

Dans son œuvre :

Avec elle, le corps humain n’est pas ce mannequin fantasmé par les hommes. C’est le corps souffrant, malade, vivant, travailleur, jeune, désirant.

Dans sa curiosité : respirer par les interstices.

Cf le manicomio, la morgue, etc.
+ cita de las ptts.
***

Luego viene el ciclo de las mujeres :

Adolescencia, Clavel rojo, Maternidad y violencia, Pordiosera, La caída, Justicia, La bañera, Maternidad negra, Amargada.

Y de esos años es La lucha del destino… luego de una visita al Buen Pastor.

También pinta La bañera, para la que posa Carmelita Ceballos, la empleada doméstica de Casablanca. También Paternidad, Patrimonio, Voceadores, Justicia, El promesero.

La forma como pinta el cuerpo

Pedro Nel Gómez es el « pintor de la patria » o de la « raza antioqueña ».

¿Es Débora, la pintora de las expresiones humanas, del dolor, de las mujeres colombianas ?

***
1946: viaja a México vía NY, con su hna Elvira. Pintó El parque de los bohemios. Llevó su pintura Adolescencia al MOMA, pero al funcionario le interesaban más los aguacates.

En México, Cantú la recibe muy bien. Aprende la técnica del fresco. Hasta cuando Cantú se encierra para pintar a Elvira.
Aquí pretender pintar un mural es como querer coger la luna con las manos”.
Al parecer, según deduzco del libro de SLondoño, su primer cuadro explícitamente político es Gaitán, que realizó durante una manif en Medellín.

Masacre del 9 de abril fue realizada con la transmisión radial de los hechos. Pionera: De los hechos de Puerto Berrío, que vio con sus ojos, surgen El tren de la muerte, El vagón
Para una expo colectiva de la Sociedad de Amigos del Arte en 1948 envía, entre otros, Adolescencia y Clavel rojo. Su hno médico y profe de anatomía no se lo toleraba.Era muy semanasanto”.

***

1959: Con 52 años viaja a Inglaterra acompañando a su sobrina Cecilia Londoño, de 17. Se queda a vivir en la residencia de estudiantes. En París la albergan las Hns de la Presentación. Estudió cerámica en Inglaterra.
***
Hilos conductores:

1. Laureano. Su doctrina pseudo cristiana , su odio sectario, su forma de hacer política como en cruzada (investigar su relación con los cruzados de la fe de España medieval), su llamado directo a ejercer la violencia14, su poder de convencimiento y su poder ideológico (jefe del P Con). Esta es una poderosa matriz del campo político colombiano. Si su legado católico ha menguado (especialmente porque el sistema mafioso se ha encargado de borrar la línea divisoria entre liberales y conservadores, el catolicismo), su legado de cruzado se ha mantenido. Matar al opositor político, aniquilar al enemigo, negar su existencia. Imponer la Inquisición. El es el dueño de la moral.
 El “patrón conservador”: que expresa Laureano, los obispos, la censura, los dueños de la moral (Procurador, Gerlein, concejal XY…), que son fanáticos, que son abiertamente discriminadores:

-excluye a los negros, indios, a los no católicos….

-tiene una visión conservadora del lugar de la mujer
2. El machismo, la desvalorización de la mujer.
3. Ella siempre buscando, siempre haciendo. No por desafío, sino para respirar.

2. Otras anécdotas
El orden patriarcal:

-Sus hnos (financieramente)

-Las compañeras de pintura (que no quieren pintar desnudos)

-Periodistas

-En la calle, la atacan por usar pantalón, por montar a caballo

-Los críticos de arte

-Las autoridades que dan becas y diplomas

-La explotación material (sus hnos  les quitan su patrimonio, quizá su padre se devuelve para cuidarlo)
Argumentos:
 Desvalorización artística y profesional; descalificación moral ; la consideran « ida ».
-eso está mal, es inmoral

-pinta mal

-una mujer no debe pintar eso

-“más bien desnúdese Ud, Débora”

-Ud no es pintora profesional

-Es una loca, una Sta Teresa.


Le regard privilégié de l’opprimée (“El privilegio epistemológico del exilio interior”)

En dépit de cette exclusion

Elle lutta et lutta
Son regard privilégié :


Cf: Anécdota de cuando era chica sobre el tratamiento a las prostitutas:

« Camino al colegio observaba los malos tratos que les daba la policía a las mujeres de bares y cantinas. Cuando alguna era detenida, la arrastraban a la fuerza por la calle en medio de gritos y la subían a empellones a un carro de bestias. Nunca vio que ese trato, que no se le daba a un animal, lo tuviera la fuerza pública con los hombres ». (Londoño, p. 26)
Débora reflejó a la sociedad excluyente de Medellín y de Colombia.

Su conciencia de estar en el mundo siempre se mantuvo, pese a silenciamiento personal (sobre el que no me atardo aquí).

Por pensar:

No está tan alejado de nos: refuerza la sociedad capitalista y el narco.

La diferencia: la mujer no hace parte del mundo (LG), su lugar es encerrada en la casa al servicio de la familia. No tiene voz.

Mientras que en la sociedad liberada de hoy, la M sigue siendo explotada (cf salarios, etc), pero además es objeto.
La división ideológica colombiana en el s. XX se dio entre Estado católico y anticlericales. Esta partición signa la división partidista.

Lo que la mafia ha logrado borrar es esta división.
La mirada de Débora hoy: GG y Ana F
Lo que pinta Débora, es lo que vive Gloria Gaona, lo que vive Ana F.

Su obra pictórica contiene a Gloria G y a Ana F. Lo terrible, injusto de la sociedad.

Su mirada: combate contra los poderosos y su sistema de injusticias

Ellas son como resistentes de sus cuadros.

Marginales de la pintura, del cuadro, de la sociedad.

La violencia que signa su vida es un producto del sistema social y político erigido por la mentalidad de Laureano. Cf fuero militar
Gloria Gaona, la justicia
« Sobre las 8:00 a. m. de este martes sonaron varios disparos en el centro de Saravena (Arauca). Cinco en total. El blanco fue la jueza Gloria Constanza Gaona, a quien se le acercó un hombre y sin decir nada comenzó a dispararle. Gaona murió en el mismo lugar del ataque »15.
Gloria Gaona trabajaba como jueza en la pequeña ciudad de Saravena, en el departamento de Arauca, una región rica en petróleo al oriente de Colombia y donde se disputan la ley y los recursos, desde hace varias décadas, las guerrillas ELN y Farc y donde también operan siniestros bloques paramilitares, además de una división del ejército.
Tenía a su cargo la investigación por el asesinato de tres hermanos, los niños Jefferson y Jimmi Torres, de 9 y 6 años, y la niña Jenni Torres, de 13 años, por parte de un subteniente del ejército que además había violado a dos de los menores y a otra niña vecina:

Los espeluznantes crímenes de los que es responsabilizado [el subteniente] Muñoz salieron a la luz pública cuando se desempeñaba como comandante de la patrulla Buitres, adscrita a la Brigada Móvil 5, en Arauca. El uniformado quedó en la mira de las autoridades cuando los cuerpos de tres pequeños fueron encontrados en una fosa común por la vereda Flor Amarillo (Tame), cerca del lugar recorrido por él y sus hombres. La violencia con la que fueron agredidos Jenny, Jefferson y Jimmy Torres Jaimes quedó grabada en sus cuerpos como huella indeleble de atrocidad, y la fosa fue encontrada por un grupo de campesinos que alertados por el padre de los niños iniciaron la búsqueda.

De acuerdo con las necropsias, los menores registraban múltiples heridas con arma cortopunzante. Su otra presunta víctima les había relatado a sus padres que mientras se encontraba sola en su finca, un soldado entró y luego de preguntarle por su padres, le pegó, la obligó a salir, la forzó a caminar hacia un matorral y la violó. Según varios uniformados de su patrulla, en los días en que se registraron las agresiones Muñoz se había alejado del grupo por varias horas y había regresado comportándose de manera extraña, “agitado y ansioso”. En una oportunidad no sólo pidió ser rapado totalmente, sino que también regresó un machete que había tomado sin informar a uno de sus compañeros16.

La jueza cumplía, obstinadamente, con su trabajo. Leer documentos, recopilar las pruebas periciales del Instituto de Medicina Legal, citar a los testigos, avisar a las autoridades de la cárcel de La Picota en Bogotá para que trasladaran al presunto asesino… Esto es, asegurarse por medio de la justicia que el o los militares culpables de este crimen purgarían una pena, y revertir de esta forma los elevadísimos índices de impunidad (del orden de 90%) a los que la sociedad está habituada.
La jueza Gloria Gaona no ignoraba que en los pasillos del poder se discutía una enésima reforma al sistema de justicia militar, un conjunto de normas que garantizarían la impunidad de los militares bajo el pretexto de la « lucha antisubversiva »17. Tampoco ignoraba el ardid de los « falsos positivos », las miles de ejecuciones de civiles realizadas por militares con el visto bueno de sus jerarquías, ejecuciones que luego serían presentadas como « positivos » en la lucha antisubversiva para obtener ascensos y permisos. La jueza Gloria Gaona sabía seguramente que hasta finales de 2011, de los 1 837 procesos abiertos por « homicidios atribuidos a agentes del Estado », sólo 72 casos habían llegado a juicio, es decir, menos del 4%18.
Acaso no ignoraba que, con 7 asesinatos de mujeres cada día, Colombia es uno de los países con mayores tasas de violencia homicida hacia las mujeres (es decir, feminicidios), y que el departamento de Arauca es, justamente, aquél donde se ejercen mayores violencias hacia el cuerpo de las mujeres.
Sabía que corría un riesgo, el mismo que han corrido otras mujeres jueces en Colombia que se han atrevido a enfrentarse con los militares, como la jueza María Stella Jara, en el exilio después de proferir una dura sentencia contra un coronel del ejército acusado de desaparición forzada durante la retoma del Palacio de Justicia, en 1985, y la jueza Cristina Trejos Salazar, amenazada tras una sentencia contra otro general acusado de la desaparición de once personas en los mismos hechos.
Había en ella algo de piedra, algo de bloque, una obra completa, un ser humano auténtico. Por eso, ante las múltiples dilaciones de los abogados y del equipo de asesoría privada que con fondos del Estado amedrentaba a los familiares y defensores de la familia Torres19, llamó firmemente la atención. Calificó su actuación de « temeraria, desleal e irrespetuosa » y les exigió cumplir con la cita con la justicia : la jueza Gloria Gaona notificó al equipo de abogados y al acusado la nueva fecha para la audiencia, el 31 de marzo de 2011.
Su asesinato, a sus 36 años, interrumpió esta cita con la justicia. Queda su gesto, hacer lo que tenía que hacer, restablecer la verdad de los hechos en una correlación de fuerzas totalmente desfavorable. A raíz de este asesinato, el caso fue trasladado a Bogotá. En agosto de 2012 una jueza emitió una sentencia de 30 años contra el subteniente acusado ; la condena definitiva se conocerá en septiembre de 2012.
Ana Fabricia Córdoba, la pugnacidad
La vida de Ana Fabricia Córdoba se parece a algunos colores entrevistos en los cuadros de Débora Arango. Es un tumulto de agitación y contrastes en un desplazamiento geográfico continuo –inicialmente de Tibú, en el nororiente colombiano, a la convulsionada zona de Urabá, en Antioquia, y luego a varias comunas no menos intensas en vida y muerte de la ciudad de Medellín.

El primer desplazamiento se produce debido a que sus padres « no soportaron las muertes que la guerra entre liberales y conservadores había ocasionado en Tibú »20. De esa fase de primeras violencias donde se puede distinguir claramente a los opositores, la familia sale hacia Urabá, región fronteriza con Panamá. Esta tierra de bosque húmedo había sido abierta a la “colonización” tan solo en los años 60. Gracias a un programa de asistencia de la United Fruit Brands, de la noche a la mañana 300 plantaciones de explotación del banano se habían instalado. El sector se convirtió así en uno de los polos de la agro-industria, con unos 13 000 trabajadores directos y 7 000 indirectos21. Al día de hoy, la región produce el 70% de los bananos de exportación, siendo Colombia uno de los principales países exportadores en el mundo.

Dice Ana Fabricia: « Yo creo que en ese momento nació el caos para mi familia, porque un hermano mío se metió en ese partido [la Unión Patriótica] y llegó a ser concejal de Apartadó ». La violencia ya era crónica en esos años 60 y 70, con escuadrones de la muerte ejerciendo la ley mientras las élites regionales desde Medellín vigilaban el buen desarrollo de sus negocios. El cambio de nivel de la violencia sobrevino en los años 80, con formas más organizadas empujadas por las guerrillas (Farc y EPL) y por la entrada del capital narcotraficante (los capos de la droga de Medellín invertían en la región y traficaban armas y drogas por allí). ¿Cuál de las cinco guerras locales22 que sucedieron entre el 78 y el 97 obligó a Ana Fabricia a abandonar ese territorio?

Tras el asesinato de su esposo, el año 2001 la encuentra en Medellín:

“Me asusté mucho cuando llegué porque vi una ciudad muy linda. Me parecía como el cielo. Me llamó la atención que la gente se mantenía muy aseada, diferente al campo, donde uno encuentra hombres barbados a toda hora y las manos se mantienen negras de trabajar la tierra. No sabía ni siquiera cuándo tenían que parar los carros en los semáforos y me tiraba cuando transitaban por ahí”23.

Llegó a la Comuna 13, a “esas laderas [donde] no hay religión posible”, como dice el poeta Víctor Gaviria24. En el año 2002, el recién posesionado presidente antisubversivo, Alvaro Uribe, libró allí la primera guerra urbana, la “retoma”, con armamento de artillería y gran despliegue mediático:

El corolario trágico de la Operación Orión [fue] la ejecución extrajudicial de una menor de edad, las heridas con armas de fuego a 38 pobladores, la desaparición forzada de 8 pobladores durante la Operación y de 60 personas más posteriormente, la detención arbitraria de 355 pobladores, de los cuales fueron judicializados 170, quienes después de un dispendioso proceso judicial fueron en su mayoría absueltos, y el desplazamiento de cientos de habitantes de la Comuna 1325.

Ana Fabricia salió con sus cinco hijos para el barrio La Cruz, en otras laderas de Medellín. Allí lideró denuncias de connivencias de la Policía con grupos ilegales, lo que le valió atentados en su propia casa. Estuvo en la cárcel acusada de pertenecer a las Farc. Luego asesinaron a dos de sus hijos, de 13 y 19 años.

Ana Fabricia vivió en carne propia lo que suele presentarse como una estadística: la limpieza social de los jóvenes varones de estratos populares (en Medellín, hoy en día, hay 80 homicidios de hombres jóvenes cada mes). Desde el 7 de julio de 2010 se dedicó a denunciar el asesinato de su hijo Jonathan a manos de la Policía y a trabajar con la asociación Líderes Adelante por un Tejido Humano de Paz, Latepaz. Encabezaba manifestaciones contra la guerra.

Decía: “A mí me van a matar, pero lo que yo quiero es justicia”. Decía también:

“Me matan a mis dos pelados, me violan a mi hija, y me conseguí un argentino, mi media naranja, pero allá (a la casa) lo fueron a matar y como él era extranjero, tuvo que irse ahí mismo. (…) Me (tocó) hablar porque se metieron con mis dos hijos y uno entrega la vida por sus hijos. (…)  Mejor que me mataran a mí que a mis dos hijos. (…) Ya descubrí quiénes son mis enemigos y ya los conocí bien, para ellos yo soy su enemiga pero yo los veo con ojos de hermana. No le dan a uno una oportunidad en la vida, una persecución a una mujer indefensa”.

En México, Javier Sicilia, un padre adolorido por el asesinato a manos de la mafia de su hijo, emprendió una caminata que sacudió a su país. Ana Fabricia no era poeta, no tuvo auditorios ni redes de artistas que la secundaran. Luchó con todas sus fuerzas y con activistas sociales locales para intentar hacer justicia. El 7 de junio de 2011, fue asesinada en un bus en el barrio La Cruz.
Conc:
Por cierto, este trabajo es también una invitación a que se conozca mejor su pintura, y a que más ampliamente, recuperemos los actos de libertad.

Bibliographie
Guillaumin, Colette, « Pratique de pouvoir et idée de nature : (1) L’appropriation des femmes, Nouvelles questions féministes N° 2, 1978, p. 5 – 30.

Un hermano la deshereda. El hombre posee el cuerpo de la mujer. No tolera que ella posea su cuerpo, ni que represente el cuerpo de una mujer.
Cf: Laureano

LG (bajo anónimo), “Desafío al buen gusto”, El siglo, oct 10 de 1940 (S. Londoño, p. 111)

La serie de esperpentos que el MinEd ha iniciado bajo la denominación ‘extensión cultural’ acaba de ‘enriquecerse’ con la exposición de acuarelas presentada en el T Colón por la sta Débora Arango P. Después de contemplar uno a uno los cuadros que allí se exhiben, el visitante desprevenido no logra dilucidar si la sensación que experimenta es de ira o burla a que se lo ha querido someter o de compasión ante el desenfadado y ufano optimismo de la sta Arango P.

Que una joven sin gusto artístico, que demuestra no poseer siquiera nociones elementales de dibujo y que desconoce la técnica de la acuarela, se atreva desenfadadamente a declararse artista, así como así, es un caso sin importancia ante la gravedad que constituye el hecho de que sea el MinEdu el que patrocine la exhibición de los esperpentos artísticos de que es autora la mencionada sta.



* Cet article est dédié à la mémoire de Berenice Martínez, brûlée vivante dans le village de Santa Barbara, à Antioquia, Colombie, en septembre 2012.

** Sociologue, chercheure associée à l’Urmis, Université Paris Diderot. Email : olgalu@free.fr

1 “La vierge des tueurs » est le nom du roman publié par l’écrivain de Antioquia Fernando Vallejo en 19XX. C’est également le nom du film de Barbet Schroeder inspiré de ce livre et sorti en XXX.

2 Traditionnellement, dans les journaux colombiens la section « Sociales » renvoie aux commentaires et photographies des activités ludiques de la haute société.

3 Arendt: “El pensar, la voluntad y el juicio en la filosofía política »

4 Voir Religion, Culture and Society in Colombia : Medellin and Antioquia, 1850 – 1930, Patricia Londoño Vega, Oxford University Press, New York, 2002.

5 Magdala Velásquez, “Sí, tenemos derechos, pero...La condición jurídica y real de la mujer en Colombia”, Nueva Sociedadí, N° 78, julio-agosto 1985, p. 93 – 99.

6 Emma Reyes. Completar.

7 Il est punible uniquement s’il brise la monogynie, c’est à dire s’il s’approprie une autre femme dans une liaison établie.

8 La peine (légale) de mort fut de mise en Colombie jusqu’en 1910.

9 Cette interview a été réalisée en 2003. Voir xx

10 Il n’existe pas de reproduction de ce tableau. Son triste sort -un de ses frères, hostile à l’égard des travaux de sa sœur, le rangea dans une débarras où il pourrit petit à petit- montre la violence dont sont capables des hommes, mêmes parmi les plus proches, dès qu’une femme se démarque de la « classe des femmes ».

11 Par ces paroles, il désignait et assignait la peintre à l’espace qui lui est « naturellement » dévolu, l’espace domestique, en opposition avec l’espace masculin, le vaste monde qui donne aux hommes titres et respectabilité.

12 Son meurtre en 1948 déclencha une longue guerre civile ; voir Olga L. González

13 Voir ses tableaux Amanecer, Friné, La lucha del destino...

14 Cf Henderson, p 269.

15 « Los delicados casos que llevaba la jueza asesinada en Arauca » Semana, marzo 22 de 2012.


16 « Es acusado de violación y asesinato », El Espectador, agosto 5 de 2012. El asesinato ocurrió el 14 de octubre de 2010.

17 Para tener una idea de la más reciente reforma a la justicia penal militar, se consultará el artículo de Michael Reed, « Justicia penal militar recargada », en Razón pública, abril 22 de 2012. URL : http://razonpublica.com/index.php/politica-y-gobierno-temas-27/2906-justicia-penal-militar-recargada.html. Reed recuerda que uno de los congresistas que litigan por el fuero de los militares es el nieto de Laureano Gómez, el representante Miguel Gómez.

18 Ver « Los procesos que pasan al olvido », Michael Reed, junio 12 de 2012, El Colombiano, URL : http://www.cjyiracastro.org.co/index.php?option=com_content&view=article&id=439:los-procesos-que-pasan-al-olvido&catid=23&Itemid=100023

19 Ver Daniel Coronell, La mano negra, marzo 26 de 2011, URL : http://www.semana.com/opinion/mano-negra/154001-3.aspx

20 « Ana F Córdoba : su vida fue una guerra », Semana, junio 11 de 2012. URL : http://www.semana.com/nacion/ana-fabricia-cordoba-su-vida-guerra/158316-3.aspx

21 Los datos sobre Urabá provienen de Gérard Martin , « Violences stratégiques et violences désorganisées dans la région de Urabá en Colombie », Cultures & Conflits, 24-25, hiver 1996- printemps 1997. URL: http://conflits.revues.org/index2166.html.

22 La guerra geoestratégica (1978-80), la guerra sindical (1985-86), la primera guerra antisubversiva (1986-1989), la guerra de la reinserción (1991-94), la segunda guerra antisubersiva (1995-97). Cf. G. Martin, Ibid.

23 « Ana F Córdoba : su vida fue una guerra », Ibid.

24 Víctor Gaviria, « Comuna nororiental », Sin poesía no podemos vivir, 1999.

25 « Cinco años de la Operación Orión: No más mentiras », dh, Red de defensores no institucionalizados, URL : http://www.dhcolombia.info/spip.php?article432 También se puede consultar el documental La Sierra, de Margarita Martínez y Scott Dalton para tener un registro de la comuna y de la operación militar.




1   2

similar:

Ou le regard d’une femme peintre en Colombie * iconDos palabras libro I ce livre est un essai de philosophie mondaine...

Ou le regard d’une femme peintre en Colombie * iconDos palabras libro I ce livre est un essai de philosophie mondaine...

Ou le regard d’une femme peintre en Colombie * iconFenavin: “El vino es el elemento común que une a los poetas”

Ou le regard d’une femme peintre en Colombie * iconChiapas: El ezln se une a la jornada del 22 en apoyo a Ayotzinapa y al pueblo Yaqui

Ou le regard d’une femme peintre en Colombie * iconQue les troupes partent et que cesse une fois pour toute l’occupation d’Haïti!

Ou le regard d’une femme peintre en Colombie * iconQue les troupes partent et que cesse une fois pour toute l’occupation d’Haïti!

Ou le regard d’une femme peintre en Colombie * iconQue les troupes partent et que cesse une fois pour toute l’occupation d’Haïti!

Ou le regard d’une femme peintre en Colombie * iconQue une se convierte en la primera compañía en ofrecer Colombia y...

Ou le regard d’une femme peintre en Colombie * icon1520 el portugués Fernando Magallanes navega por primera vez el estrecho...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com