Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941






descargar 181.09 Kb.
títuloControlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941
página1/4
fecha de publicación27.11.2015
tamaño181.09 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4
CONTROLARON EL ESPACIO HOMBRES, MUJERES Y ALMAS. 1880-1941.

Dr. José Daniel Gil.

"Los países son expresiones geográficas y los estados son formas de equilibrio político."
José Ingenieros.

"La primera honda lección de patriotismo se recibe cuando se logra cobrar conciencia clara y arraigada del paisaje de la patria, después de haberlo hecho estado de conciencia, reflexionar sobre éste y elevarlo a idea."
Miguel de Unamuno.

*
Este artículo tiene dos partes. Ambas son apenas propuestas iniciales. La primera intenta reconstruir el proceso mediante el cual se llegó a controlar el espacio de lo que hoy conocemos como Costa Rica y la segunda trata de recrear como desde diferentes mecanismos de control se buscó consolidar una imagen territorial de nuestro país. Para hacer esto último será preciso centrarse en tres tipos de mecanismos: los de corte judicial y concretamente en la codificación penal; los de corte educativo y para esto se partirá de la enseñanza de la geografía, finalmente se hará referencia a los de corte religioso y habrá que sacar del baúl de los recuerdos a un viejo estudio, que hoy ubicamos en una dimensión mucho más amplia que ayer.

1. A Manera de introducción.
Era el año de 1891, concretamente a mediados del mes de setiembre, en Alajuela se celebraban festejos y se levantaba una estatua en memoria de quien fuera el soldado Juan. El país entero veía como se edificaba un héroe.(1) Veinte años antes se había dictado una nueva constitución y a mediados de la década anterior se habían aprobado por parte del Congreso nuevas leyes y en medio de toda esta situación había crecido la disputa entre la Iglesia y los gobernantes liberales. Todo esto sucedía si se veía la sociedad costarricense de arriba hacia abajo y tan sólo bajo el prisma de las acciones de quienes gobernaban.
Pero, no solo cambiaba la alta sociedad, toda la sociedad estaba cambiando. El último tercio del siglo XIX fue un período de ruptura dentro de la historia patria. Es el momento en donde la burguesía esta plenamente madura y crea mecanismos de control a través de los cuales transmite e impone su visión al resto de la sociedad. A unos en mucho, a algunos medianamente y a otros en nada. Los años que corren entre la segunda mitad del siglo XIX, propiamente entre 1869 y 1935, son años de profundas transformaciones, sobre todo en el ámbito de lo mental. Los costarricenses del período bajo la influencia ideológica de quienes ahora gobiernan el país recrean sus tradiciones y normas de comportamiento.
Nuevos valores impulsados por quienes gobiernan son convertidos por una intelectualidad a su servicio en códigos y leyes, que tratan de normar la cotidianidad de la ciudadanía en general. Viejas concepciones, antiguas formas de ver el mundo se trastocan y recubren ahora por el nuevo ropaje y en la mayoría de las veces chocan la costumbre y la tradición con el nuevo orden legal. El grueso de los costarricenses, sobre todo el campesinado se enfrenta a la disyuntiva: seguir la tradición o aceptar los nuevos valores.
En medio de esta situación los gobernantes de turno y la intelectualidad a su servicio, construyen un sistema de control, el cual facilitará la adopción de las nuevas normas y valores que ahora buscan imponerse. El período crucial transcurre entre los años de 1880 y 1920. Posiblemente podríamos alargar en el tiempo nuestro período, yendo más allá de 1850 y viniéndonos más hacia acá de 1920, pero lo cierto del caso es que los fenómenos estructurales a los que queremos referirnos quedan encerrados en ese período y se concretan a 40 años. Entre 1880 y 1920 es posible detectar una acción concertada, en que se mancomunaron los intereses de gobernantes y gobernados. Intereses diversos eso si. Pero que dieron por resultado la construcción de diferentes mecanismos de control, los cuales fueron creándose en una forma sistemática y con un alto grado de coherencia.
No quiero que se piense que creo en la teleología histórica, pero pienso que los historiadores costarricenses de hoy, en aras de un supuesto objetivismo hemos despojado de intereses y hemos convertido en inocentes criaturas a hombres y mujeres, grupos y clases sociales que en la Costa Rica del ayer, tuvieron una conciencia clara de lo que hacían y del tipo de sociedad que querían construir. Este comentario se refiere a quienes hemos denominado tradicionalmente la clase dominante, ya que la maduración de las clases trabajadores fue más lento. Al despojarlos de sus intereses, de su accionar político, fetichizamos, grupos, clases y procesos. Les convertimos en ejecutores de proyectos inmediatistas y otorgadores de palos de ciego. Cuando realmente aunque en medio de nuestros gobernantes hubo de aquellos, no podemos dejar de reconocer que hubo quienes tuvieron un proyecto político que plasmaron en un proyecto de sociedad bastante coherente.
¿Cómo se modelaron las mentalidades? ¿Mediante que mecanismos se transmitieron los nuevos valores y normas que ahora se deseaba imponer? ¿Cómo se unificó a la ciudadanía en torno al proyecto político que los gobernantes y sus intelectuales querían imponer? Pasada la segunda mitad del siglo XIX nuestros gobernantes se dieron a la tarea de construir una serie de mecanismos de control, pero no en forma aislada, más que construir mecanismos, construyeron todo un sistema de control. Dándose así el paso de una sociedad en donde existía un Poder sin Estado a una sociedad en donde el Poder se ejercería de ahora en adelante desde el Estado. Hasta aquí los historiadores costarricenses, hemos analizado desde diversos mecanismos como se controla a la población, pero cada quien lo ha hecho en forma aislada. Se ha abordado la temática de la educación (2), la religiosidad popular (3), las cuestiones judiciales (4), así como los estudios relativos al surgimiento de una identidad nacional (5) y a los grupos estigmatizados (6), pero salvo en un caso reciente nunca se ha abordado el problema del control tal y como se edificó por parte de sus creadores, es decir dentro de una dimensión de totalidad.(7)
¿Cómo se construyó dicho control? Antes de responder a esta pregunta es necesario plantear primero que estamos entendiendo por control social. Por control social entendemos:"... el conjunto de instituciones, estrategias y sanciones sociales que pretenden promover y garantizar dicho sometimiento del individuo a los modelos y normas comunitarias."(8) Cuando hablamos de control social nos estamos entonces refiriendo a numerosos medios o sistemas normativos, entre ellos la religión, la moral, la ética, la costumbre, la terapia, el Derecho y hacemos referencia a diversos órganos portadores del mismo, por ejemplo la familia, la iglesia, la ciencia, el legislador, los partidos, los sindicatos, las organizaciones sociales, la justicia. Cuando hablamos del control hacemos alusión a diferentes modalidades sancionadoras, las cuales pueden ser positivas (ascensos, recompensas, distinciones) negativas (tratamiento clínico, reparación del daño causado, sanciones de diverso tipo) y lógicamente cuando se habla de control se alude a elementos que ejercen y sobre los cuales se cierne el control.
En segundo lugar es necesario aclarar que no podemos plantearnos el problema del estudio del control, fuera de la relación que vincula el surgimiento y consolidación de cuatro fenómenos: Clase, Mercado, Estado y Nación. En la existencia de ellos, el problema de la construcción de los mecanismos de control es de vital importancia. No podemos entender el surgimiento del Estado y la Nacionalidad si antes no entendemos como se construyó el control, pero no podemos entender éste fuera del proceso, mediante el cual una clase, o mejor dicho una fracción de la clase dominante, unificó territorialmente una economía, creando así un mercado. Es en medio de la construcción de ese mercado, el estado y la nacionalidad, que se modelaron las mentalidades y se generaron las transformaciones culturales de fines del siglo pasado e inicios del presente.
Las páginas siguientes son una propuesta inicial para comenzar a estudiar esta problemática. Desde ya se acusa la ausencia de investigación en dos grandes temas: en primer lugar adolecemos de un estudio pormenorizado que nos permita indicar en forma concreta ¿quién era la clase o fracción de clase dominante que arribó al poder luego de los años sesenta del siglo pasado? La vieja afirmación de que era una burguesía conformada por liberales anti clericales, nacionales y extranjeros, cafetaleros y comerciantes quiere decir mucho y a su vez no dice nada. ¿Quienes eran en carne y hueso? ¿qué hacían? ¿cómo y cuales eran sus vínculos? Eso hay que planteárselo nuevamente yendo más allá del sugestivo y valioso aporte de Samuel Stone.(9) En segundo lugar se carece de un

estudio de la política económica que desarrolló el Estado Liberal. Esto sería fundamental para poder resolver la problemática anterior. Ya que es por medio de la política económica que se detecta cual es la fracción de clase que detenta el poder. Quien impone la política que a nivel económico desarrolla el estado es en realidad la clase dominante.
2. Delimitaron y ocuparon un espacio.
Construir un país es en un primer momento delimitarlo geográficamente, luego se procede a ocuparlo, se le unifica económicamente y en medio de este proceso se construyen mecanismos de control que conforman el estado. Desde estos mecanismos se crea una comunidad de intereses y valores que dan cabida a la nacionalidad. Ingenieros lo vio de esta manera: " Una patria es mucho más y es otra cosa: es sincronismo de espíritus y corazones, temple uniforme para el esfuerzo y homogénea disposición para el sacrificio, simultaneidad en la aspiración de la grandeza, en el pudor de la humillación y en el deseo de la gloria. Cuando falta esa comunidad de esperanzas no hay Patria, no puede haberla: hay que tener ensueños comunes anhelar juntos grandes cosas y sentirse decididos a realizarlas, con la seguridad de que al marchar todos en pos de un ideal, ninguno se quedará en mitad del camino contando sus talegas." (10)
En esta tarea de construir un país el dominio del espacio es vital.(11) ¿Cómo se dio esto en el caso costarricense? Primero que nada se reordenó el espacio. Esto se dio por dos vías: la económica (12) y la jurídico política. En cuanto a la primera hay que indicar que como ya se apuntó el dominio del espacio, no implica solamente la fragmentación territorial, significa sobre toda las cosas la re estructuración de la relaciones de propiedad, en este caso en relación a la tierra y en nuestro caso concreto la de la organización de la producción. Por factores de sobra conocidos en la parte oeste del Valle Central costarricense, el cultivo cafetalero no dio lugar a grandes latifundios, lo que no impidió que se generaran procesos de concentración de tierras (13) En el Valle Central costarricense co existieron la pequeña, la mediana y la gran propiedad. No así en otras partes del país donde la ganadería y el cultivo bananero si hicieron posible la presencia de grandes latifundios.
En torno a actividades como el café en el Valle Central, la ganadería en Guanacaste, el banano en el atlántico y luego las minas entrado el siglo XX, fueron creándose en un primer momento mercados regionales aislados. Fue el café el producto que articuló todos esos mercados regionales y el que posibilitó la integración de una economía nacional. El transporte y comercialización del café hizo posible que se fueran construyendo una serie de trochas que permitían sacar el café de las tierras en que se producía a los beneficios y de allí a pueblos del Valle y a lugares de embarque.
Pasada la segunda mitad del siglo XIX el café confirmó que era un producto de exportación rentable y en aras de su comercialización y transporte se hizo necesario construir una red de caminos que paulatinamente fue enlazando tierras productoras, beneficios, pueblos del Valle y hasta los mismos puertos habilitados para el comercio internacional. Si bien es cierto ya de desde 1843 se había fundado la sociedad itineraria y se había dado impulso a la construcción de vías de comunicación, esta tarea se acomete con más fuerza luego de 1860.(14) Para gobernantes y gobernados la tarea inicial fue construir caminos rústicos, eso para ellos fue de suma importancia ya que según se decía en un documento oficial emitido en 1886: "Las vías de comunicación son las arterias por donde circula la sabia que da la vida a las poblaciones trayéndoles en su riqueza bienestar y engrandecimiento; para que tan importante misión se cumpla con la debida propiedad, es necesario que esta sean de la mejor calidad y que una vez formadas no se descuide, ni por un momento, su entretenimiento." (15)
El dinamismo y el tráfico comercial que posibilitó el auge cafetero, hizo que los gobernantes de turno favorecieran la colonización de algunos territorios alejados del Valle Central. Ejemplo de ellos es el decreto de 21 de diciembre de 1885 en donde se concedían tierras en diversos lugares al sur de país como Nueva Santa María, Buenos Aires, Térraba y Boruca asignándose en cada comunidad una extensión de 1500 hectáreas las cuales serían distribuidas por el ejecutivo. En aras de fomentar la migración hacia dichos lugares el 16 de abril de 1887 año se ordenó realizar un estudio de cuales eran las mejores rutas hacia esos parajes. (16)
Este era un período en donde se estaba descubriendo el país. En 1892 Henri Pittier recorre por encargo del Secretario de Fomento, el Valle del Térraba y descubre sus riquezas potenciales.(17) El país había que poblarlo y encontrar en él sus riquezas. Poblado el punto se imponía entonces enlazarlo y tratar de que los productos que allí se producían llegaran a los principales poblados del Valle en donde la imposición del monocultivo los había erradicado. El café cumplía así un efecto integrador. Unos lugares quedaban comunicados por que eran las tierras en donde se producía el grano y otros por que eran los puntos que abastecían de alimentos básicos a los principales pueblos del Valle, de donde habían sido desplazados por el café.
En 1895 Juan J. Ulloa en su calidad de Secretario de Fomento señalaba lo importante que era para la economía y el progreso nacional la apertura de nuevas vías de comunicación: "La trascendencia de estas disposiciones no se oculta a la penetración de todo o aquel que considere la riqueza que ha de desarrollarse en aquellas zonas de feracidad reconocida, proporcionando el fácil acceso a ellas mediante buenas carreteras. La ejecución de las obras comprendidas en el acuerdo a que me refiero, demandaran inversión de fuertes sumas; pero en cambio la riqueza pública aumentara de modo considerable con los productos de los nuevos centros de agricultura que nacerán al impulso de expeditas vías de comunicación." (18)
En ese mismo informe Ulloa refiriéndose a Puriscal decía lo siguiente: "Por lo que se refiere a la carretera de Puriscal, además de las consideraciones anteriores, entran otras de distinto género, pero no menos dignas de tomarse en cuenta. Me refiero al abasto de cereales y otros artículos de alimentación, cuya abundancia y precio influyen de modo poderoso en el bienestar de la clase pobre especialmente. El cantón de Puriscal constituye uno de los principales centros de producción de cereales y legumbres y abastece en gran parte a los principales mercados del interior (...) Las mejoras que se harán al camino de Puriscal contribuirán a aumentar la riqueza no sólo de aquel cantón sino de sus colindantes y facilitarán el transporte de los artículos de consumo cultivados en ellos, lo que traerá por consecuencia, abundancia en nuestros mercados y baratura en los precios." (19) Al igual que se dio en el caso de Puriscal, otras zonas del Valle y fuera de él, quedaron enlazadas con los pueblos principales del centro del país, ya que les abastecían de los productos básicos en la dieta de sus moradores. A fines del siglo pasado ya no sólo estaban unidos los pueblos del Valle, sino que había una vía férrea hacia Limón y en 1910 otra hacia Puntarenas, lo que implicaba que los puntos más habitados, con mayor desarrollo comercial y políticamente más importantes ya estaban comunicados entre sí.
Es preciso dejar claro que la construcción de esta red de caminos no se construyó por la imposición de quienes gobernaban. Aquí coincidieron los intereses de quienes querían construir una red de caminos, para comercializar los productos que se producían en los puntos poblados y que en medio de ese proceso construían un país, con los intereses del grueso del campesinado que había colonizado nuevas tierras y creado nuevos pueblos. La construcción de caminos y puentes contó con el apoyo decidido de quienes habitaban en las comunidades, que veían así la posibilidad de romper el aislamiento (20) y comercializar sus productos. En algunos casos eran los vecinos más acaudalados los que financiaban la obra (21), en otras ocasiones se levantaba un empréstito forzoso entre los usuarios de una vía (22)
A inicios del siglo XX los pueblos del valle central en medio de una sinfonía de ruidos de cascos, el crujir de las carretas y los pitos de la locomotora ya estaban enlazados con Puntarenas y Limón. Había una red de caminos que iban de las haciendas a los pueblos, de estos a la Capital y a los cruces del tren y de allí al mundo. Los flujos migratorios abrieron trochas, los cuales luego fueron caminos. Llegados a 1915 todos los pueblos principales estaban comunicados y a los puntos más recónditos llegaban los caminos, aunque aun quedaba mucho por hacer, había mucho terreno que cubrir tanto en las llanuras del norte, como en la costa atlántica y ni que decir en la zona sur. Pero caminos que llegaban hasta allá los había aunque no de muy buena calidad. (23) En 1920 ya había una gran cantidad de caminos que surcaban el territorio nacional. (24) Razón tenía un poeta herediano cuando año más tarde diría:"Pero volví a mirar la llanura, y a lo lejos surgían como franjas, las mil ondulaciones del camino que rayaban de luz el panorama, a modo de una red que fuera uniendo las fibras más recónditas del alma."(25) Por esos caminos pasaron hombres, mujeres, mercancías y avisos en procura del delincuente que se ha fugado de la cárcel y los pueblos y la economía del país quedaron unificados.
Pero Costa Rica no se unificó tan solo mediante la construcción de caminos. A esa unificación contribuyeron y mucho el correo y el telégrafo. Aquí al igual que en el caso de la construcción de caminos y puentes el Estado fomentó la presencia de ellos en los cuatro puntos cardinales del país. En 1885 había 27 poblaciones a las que llega el servicio de correo, los puntos más extremos a los que llegaba este servicio lo eran Térraba y Boruca por el Sur y Guápiles en la Costa Atlántica. En ese año había 34 carteros para cubrir todo el país.(26) Un año más tarde M.G. Escalante administrador de correos indicaba que el correo se había desarrollado muy rápidamente y que incluso había crecido mucho la correspondencia urbana.(27) Dato que resulta interesante y es fiel reflejo de como el correo contribuía a la comunicación entre los vecinos, pero que sobre todo ayudaba a agilizar las relaciones comerciales, políticas y las relativas al control.

En 1888 Salvador Girón por aquel entonces gobernador de Puntarenas decía "Golfo Dulce, que es una de las poblaciones más lejanas de esta comarca, se comunica con un correo mensual que es servido con regularidad." (28) Un año más tarde habían a lo largo de todo el país 201 oficinas postales y el correo llegaba hasta San Carlos (29) Incluso en aras de eliminar las frecuentes interrupciones que tenía el correo en la provincia de Guanacaste el cual se hacía a través del Golfo de Nicoya, mediante botes inseguros y sujetos a los contratiempos del viento y la marea se dispuso botar al agua los vapores que el gobierno tenía en el Pacífico, los cuales desde este año cubrían la ruta entre Puntarenas y Bebedero, transportando pasajeros, valijas y mercaderías, lo que permitió según se decía en dicha memoria que "... quedaran remediados los males indicados y restablecida sobre buen pie la frecuencia de comunicaciones entre aquella parte de la República y las secciones del centro." (30)
En 1910 existían 43 lugares que cuentan con dicho servicio y 108 personas entre carteros y postas.(31) Diez años después eran 22 los lugares a los que llegaba el correo y 116 los encargados de distribuir la correspondencia.(32) Lo interesante de notar detrás de todas estas cifras es que las áreas y provincias periféricas del Valle Central son las que ven crecer el número de carteros.
En cuanto a los telégrafos en 1885 hay puestos en 14 lugares, estando 5 en Alajuela y 4 en Guanacaste.(33) Al igual que en el caso del correo el Gobierno se esmeró por expandir el servicio. En 1886 Cleto González Víquez destaca el empeño que se ha puesto en esta tarea:"Seis nuevas oficinas se han abierto en tan corto tiempo; las de Pacaca, Puriscal, San Rafael, Santa Bárbara y Desamparados.- Se ha mandado abrir también la de Cañas.- Este hecho revela claramente el afán del gobierno por comunicar las poblaciones de la República por medio del telégrafo y ponerles así al habla inmediato; seguirá la misma conducta en los años venideros pues esta convencido de que la rápida comunicación favorece en mucho el desarrollo e importancia de las poblaciones." (34) Interesante la opinión de don Cleto, quien vio y señaló con claridad la importancia de un medio de comunicación como el telégrafo cuando dijo que éste y "... la rápida comunicación favorece en mucho el desarrollo e importancia de las poblaciones." En 1887 ya habían en el país 28 oficinas de telégrafos. (35)
El telégrafo fue visto como un sinónimo de progreso y en verdad que lo era. En 1886 Florentino Cortés autoridad de Santa Bárbara de Heredia decía al respecto "Esta oficina es pues una mejora notable que expresa el estado de civilización y de cultura que van alcanzando los pueblos." (36) Tal y como apuntaba el gobernador herediano Juan J. Florez en ese mismo año "... presta todos los días importante ayuda para el buen servicio público, además de ser de suma utilidad para los particulares." (37) En igual sentido opinó el Jefe Político de Barva Rogelio Pérez quien afirmó que " ... tenemos establecido aquí desde el año pasado el telégrafo que tan es necesario para los pueblos." En el año de 1888 se enviaron 112639 telegramas y al año siguiente 127291 (38) lo que demuestra como el telégrafo se había convertido en un medio de comunicación bastante utilizado. Queda por descubrir quienes lo frecuentaban y ¿por qué?. Es lógico deducir que sus funciones eran comerciales y político administrativas además del servicio que se brindaba a los particulares. En la actualidad un estudiante de la maestría en Historia en la Universidad de Costa Rica investiga este tema.
Por eso no debe extrañar que gobierno y gobernados se empeñaran en dotar a sus comunidades de este servicio. Cleto González al reportar las obras públicas del cantón de Desamparados anotó: "... se construyó por cuenta de los vecinos la línea telegráfica que pone en comunicación aquel lugar con la capital." (39) Igual hicieron los vecinos de San Antonio de Belén los cuales en aras de tener una oficina telegráfica se encargaron de colocar los postes en los cuales se colocaría el tendido, tocándole a la municipalidad proveer los fondos para la apertura de dicha oficina.(40) La aceptación y uso del telégrafo por parte de autoridades y ciudadanos queda expresado en el hecho de que en 1892 se enviaron 222231 telegramas. (41)
Llegados a 1910 habían oficinas telegráficas en 102 lugares a lo largo de toda la república. En 1920 el número subió a 110.(42) En otras palabras casi todo el país ya esta comunicado, ya fuera por tierra, por correo o por la vía telegráfica y aunque aun quedaban por cubrir algunos puntos en los extremos del país, ya se podía decir que en buena medida ya se había cumplido la tarea de enlazar el país. Aunque quedaba mucho por hacer, lo cierto del caso es que gracias una conjunción de necesidades (comerciales, de traslado, político administrativas) el país estaba bastante unido.
Hasta aquí se ha centrado el análisis en indicar como se unificó económicamente el país y como las vías y medios de comunicación dieron un valioso aporte en ese sentido. He aquí que ese proceso corrió paralelo al de el establecimiento de un sistema de control. Cuando se puebla un país y se le unifica a la vez se le controla y eso lo entendieron muy bien nuestros gobernantes y las autoridades locales. El correo y el telégrafo fueron de suma importancia a la hora de controlar a la población.
En un documento oficial Juan J. Flores Gobernador de Heredia hace alusión a los problemas que se tenían en 1886 para distribuir la correspondencia entre Heredia y algunos de los barrios del cantón central:"Esto causa una demora muy perjudicial al despacho de ordenes judiciales y demás que se ofrezca comunicar de urgencia ..."(43) Al margen de los problemas para entregar a tiempo la correspondencia, lo interesante es percibir que era a través del correo, que llegaban a las autoridades pueblerinas las ordenes judiciales.
Más claro lo establece S. Urbina gobernador de Guanacaste quien en ese mismo año dijo:"Notando que en la frontera con Nicaragua, donde esta la oficina telégrafica, se hacia preciso tener un Juez de Paz y un Comisario que vigilaran aquel punto y perseguir a los criminales que de esta huyen con tanta frecuencia para la vecina República, hice el nombramiento de dichos empleados en personas honradas que han desempeñado satisfactoriamente su cometido." (44) En otras palabras el correo y el telégrafo cumplieron funciones a la hora de controlar a la población. Eran si se quiere medios técnicos que permitían vigilar y estar al tanto de lo que sucedía en los confines habitados de la república.
Pero para crear un sistema de control no sólo se necesitó llenar el país de oficinas de correo y de cables telegráficos. Para hacerlo hubo que crear mecanismos de control. En este caso el análisis se centrará en los mecanismo formales. En medio de esta tarea los pueblos de la república indistintamente de su tamaño poco a poco se fueron convirtiendo en verdaderos centros de Poder. En la segunda mitad del siglo XIX, tanto los más importantes, como los pequeños caseríos adquirieron nuevas funciones ligadas al consumo y distribución de productos, pero sobre todo al control de la población que habitaba en ellos. Nuestro estudio de la delictividad herediana nos permite ubicar a hombres y mujeres alojados en las cercanías de los distritos centrales de cada cantón, lo que les hacía fácilmente controlables. Así vamos viendo como en ellos se fueron instaurando mecanismos de diversa índole con los cuales se intentó controlar a la población. Allí se instalaron las autoridades civiles, gobernadores y jefes políticos por ejemplo. Pero también se hicieron presentes maestros, curas, médicos, abogados, jueces, alcaldes y hombres de bien. El maestro desde el aula, el cura desde el púlpito, el juez desde la sala, unos intimidan con la coyunda, otros con la cruceta, o con la cárcel y no falta quien lo haga prometiendo las penas eternas del infierno.
En otras palabras el país y sus pueblos se fueron llenando de autoridades civiles y eclesiásticas. Cada mecanismo de control tenía sus funciones diferenciadas dentro del sistema que se estaba creando. En este proceso fue muy interesante observar como se fue subdividiendo el país. La subdivisión vino por un lado por el reparto de funciones pero también mediante la fragmentación del espacio lo que implicó que se re estructuró el país. Los esfuerzos en este sentido datan desde los primeros años de vida republicana. Una vez independientes una de las preocupaciones más grandes que tuvieron nuestros gobernantes fue el de la ocupación de los cuatro puntos cardinales del suelo nacional. De allí el fomento a la inmigración y la concesión de tierras baldías. Tal y como ha anotado Gudmundson el café, dispersó a la gente fuera del Valle Central, lo que facilitó la colonización de tierras y parajes lejanos del Valle. Como él diría el café ruralizó a Costa Rica (45)
En el transcurso de la segunda mitad del siglo XIX, se ligan una serie de factores: difícil acceso a la tierra en el Valle Central, crecimiento de población, una amplia frontera agrícola y desplazamientos de población hacia fuera del Valle. Esto forzó a que el país se deba estructurar política y administrativamente. Los migrantes crean nuevos poblados y así el país se subdivide. En 1883

Costa Rica se dividía en 5 provincias, 2 comarcas, 29 cantones.(46) En 1920 el país tenía 7 provincias, 56 cantones y 266 distritos.(47) En el primer caso algunas de las unidades administrativas creadas tenían una gran extensión, en la medida que el país se fragmenta adimistrativamente ven reducido su territorio y la población que albergaban. Por ejemplo en 1883 el cantón central de San José, tenía 479.80 Km2 y una población de 30123 personas. En 1920 se extendía a lo largo de 60.62 Km2 y tenía una población de 51395 habitantes.(48) Esto implicaba simple y sencillamente un mayor control y una presencia real de los mecanismos de control dentro de los poblados.
Poblada y dividida Costa Rica, sus pueblos fueron llenándose de mecanismos y agentes de control, unos fueron civiles y otros eclesiásticos. Cada uno como ya se dijo, con su propia función, pero eso si todos con un mismo fin: controlar a la población y en esto se actúo sistemáticamente. Un artículo reproducido en Pandemonium, revista publicada en 1904, dejaba establecida la vinculación entre estos mecanismos de control:" La religión, la moral y el derecho, son tres partes esenciales de la legislación. Con la primera enseña la ley al ciudadano a tributar a Dios la adoración patria que se le debe y a vivir honestamente. Con la segunda se le inspiran máximas de virtud para que no dañe a sus semejantes; y con el tercero le prescribe el orden de dar a cada uno lo que le pertenece. Con estos tres objetos debe abrazarse de un golpe de ojo las tres bases esenciales de todo gobierno fundadas en la ley natural; a saber: la propiedad, la seguridad y las libertad de todo individuo, teniendo presente que conforme a un principio de derecho público el hombre es inviolable mientras no aparece delincuente ante la ley."(49)
A fines del siglo XIX los pueblos costarricenses se transformaron en centros de poder desde los cuales se controlaba a la población que vivía en ellos. Pero hay que aclarar que los mecanismos de control que se asentaron en ellos no lo hicieron tan sólo por que así lo decidieron quienes gobernaban. Fueron los mismos vecinos los que fueron pidiendo su presencia. En algunas ocasiones pedían que las jurisdicciones en que moraban, se instituyeran en jurisdicciones de mayor rango y en otras a que se les nombrara allí un cura para que oficiar los ritos religiosos,(50) no escasearon las ocasiones solicitaban la presencia de un maestro para que le instruyera a los niños en las letras(51) después pidieron un médico que les aliviara sus malestares(52) y claro está no faltó nunca la petición de vecinos pidiendo protección para sus vidas y posesiones.(53)
Y así petición tras petición, mancomunados los intereses de aquellos que deseaban controlar y los de quienes necesitaban de una serie de servicios que prestaban los agentes encargados de los mecanismos de control o que simplemente necesitaban de la mediación del gobierno en sus querellas pueblerinas, se fueron extendiendo los mecanismos de control, fue surgiendo el Estado y se fue controlando el país y sus moradores.
Poco a poco Costa Rica vio como hasta en el más pequeño de los pueblos apareció una autoridad ya fuera civil o eclesiástica.

Las primeras fueron de muy diverso tipo. Aquí tan sólo se hará referencia a Jefes Políticos, policías, alcaldes, jueces y maestros. En relación a los Jefes Políticos hay que indicar que en 1885 habían en Costa Rica 20 (54) mientras que en 1920 el número ya subía a 49.(55) En cuanto a las agencias de policía (principales y auxiliares) en 1880 trabajaban en ellas 119 policías y en 1920 eran ya 158. Existiendo agencias en lugares tan alejados como El Pozo y Golfo Dulce. El cuadro # 1 indica el número de agencias esparcidas por todo el territorio nacional en los años de 1890, 1900.

CUADRO # 1.

AGENCIAS DE POLICIA EXISTENTES A NIVEL NACIONAL EN LOS AÑOS DE 1890-1900 Y 1920. SEGUN PROVINCIA Y TOTALES NACIONALES.


Provincia /Años

1890

1900

1920

San José

18

24

60

Alajuela

11

22

50

Cartago

5

8

20

Heredia

7

11

23

Puntarenas

4

8

25

Guanacaste

11

18

43

Limón

5

11

36

Total

61

102

257














Fuente: Presupuestos nacionales de República. Años de 1890-1900 y 1920.Imprenta Nacional. San José, Costa Rica.

Lo interesante no radica tanto en esas cifras, que de hecho demuestran como fue creciendo el número de agencias, sino el detectar donde se iban ubicando dichas agencias. Cuando se observa este aspecto se observa como estas fueron creciendo en número en la periferia del Valle es decir en las nuevas áreas de colonización. Lo que demuestra que en la medida que se fueron poblando nuevos territorios y creciendo los pueblos que allí se fundaron surgían agencias de policía. En otras palabras el surgimiento de instancias de control acompañó el proceso de migración y fundación de nuevos pueblos.
Entre 1885 y 1920 creció el número de juzgados. En el primer año habían 8 (56) los cuales en algunas ocasiones combinaban la materia civil y penal. En 1910 eran 14 juzgados en los cuales ya existían subdivisiones en cuanto a la materia que trataban. Para este año ya existían en el país 44 alcaldías.(57) Diez años más tarde habían en Costa Rica 15 juzgados y 40 alcaldías. En cuanto a la presencia de policías en los pueblos bastenos decir que en 1920 habían en Costa Rica 808 policías, de los cuales 390 se ubicaron en San José.(58)
Si creció el número de policías, alcaldías y Juzgados también lo hizo el de las escuelas. Los mecanismos de control educativo fueron vitales dentro de las tareas del control. Así lo entendieron quienes desde 1869 declararon la gratuidad de la enseñanza. Dictada la reforma educativa de don Mauro se dio un impulso a las escuelas de primeras letras, y a través de ellas se difundieron nuevos conocimientos y nuevas formas de ver y normar la vida.




En el año de 1885 ya habían en el país 96 lugares donde existía una escuela de primeras letras.(59) Lamentablemente no poseemos datos pormenorizados que nos permitan ubicar por provincias las escuelas existentes. El gráfico # 1 permite observar como creció el número de escuelas y maestros a nivel nacional entre los años de 1892 y 1920. Mientras que el número dos permite observar el incremento de estudiantes matriculados en primaria en ese mismo período.
Las tendencias presentes en dichos gráficos demuestran lo expandido que ya estaba para 1920 la red de escuelas y la amplitud de su cobertura. desafortunadamente no conocemos los puntos exactos donde estaban ubicadas esas escuelas, lo que habría ayudado a ubicar como se expandió geográficamente el control educativo, el cual lo hizo probablemente, similar al caso de las agencias de policia y las alcaldías y juzgados.








En cuanto a la instauración y presencia de nuevas parroquias y de curas en los pueblos del país, es claro que de 117 parroquias existentes en el año de 1966, un buen porcentaje de ellas (39%) se habían erigido entre 1850 y 1920. Existiendo ya en 1870 coadjutorías en lugares tan alejados como el Golfo Dulce. (60) Desafortunadamente aquí al igual que en el caso anterior no poseemos datos que nos permitan reconstruir en forma pormenorizada como se fueron creando las parroquias y templos a lo largo de la geografía nacional. Tal y como me comentó Patricia Vega, quien leyó los borradores de esta ponencia, resulta interesante observar que dicho incremento se da en un período anti clerical, lo que pone en entredicho la ruptura Iglesia - Estado, la cual en realidad no fue tal. Lo que si se dio fue el hecho de que la Iglesia vio redefinidas sus funciones e importancia como mecanismo de control.
Lo cierto del caso es que llegado a 1920 la mayor parte del territorio nacional ya estaba enlazado económicamente y controlado y dividido jurisdiccionalmente. La tarea ahora si estaba cumplida. El territorio nacional ya estaba delimitado y en los puntos habitados ya habían mecanismos y agentes de control que representaban en medio de las comunidades al Estado. A través de esos mecanismos y otros que no se han citado: la prensa, los médicos, los hombres de bien y otros mecanismos informales fue que se morigeraron costumbres, se modificaron valores, se recrearon nuevas visiones del mundo y se construyó una nacionalidad. En la medido que se fue poblando el país, se fueron creando los mecanismos que permitían ese cambio en las mentalidades. Construidos los mecanismos, estaban creados los canales de comunicación que sobre la base del consenso en unos casos y de represión y manipulación en otros permitieron, la transmisión de contenidos ideológicos y nuevas normas de valores y actitudes, las cuales llegado el fin del siglo XIX eran impulsadas desde quienes tenían el poder.
  1   2   3   4

similar:

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 iconM ontes debuta en la ficción con esta historia de mujeres en guerra...
«Los tacones rojos son un signo de seguridad en las mujeres para saltar los charcos de la vida», dice el autor en relación con el...

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 icon02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres...

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 iconNecesitamos hombres y mujeres con

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 iconEducación para la formación de personas, hombres y mujeres

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 iconRostros de hombres y mujeres se parecen cada vez mas

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 iconLo que las mujeres enseñaron a los hombres El trabajo no lo es todo en la vida

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 iconInforme sobre la igualdad entre hombres y mujeres en la Unión Europea 2010

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 iconMorelos: Lanzamiento de la Agenda para la promoción de la salud sexual...

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 iconUn año más las mujeres y hombres que ejercemos el periodismo en Europa...

Controlaron el espacio hombres, mujeres y almas. 1880-1941 iconLas mujeres llegamos al vino de forma más espontánea, con menos bajos...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com