Lección / Karina Macció / Inpresos




descargar 0.65 Mb.
títuloLección / Karina Macció / Inpresos
página1/11
fecha de publicación18.11.2015
tamaño0.65 Mb.
tipoLección
p.se-todo.com > Biología > Lección
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
Antología

delCorreo

Extremaficción

(1999-2004, tomos I al IV)



Selección a cargo de:

Martín Locarnini, Gabriel Yeannoteguy, David Wapner

Editor: David Wapner
INDICE DE LA SEGUNDA ENTREGA
/ Leonel Livchits / Miniaturas negras

/ Martín Locarniini / Patín y Combi (selección)

/ Karina Macció / Inpresos

/ Yanina Magrini / Cromosoma_en_jeans

/ Leopoldo Marechal / Capítulo quinto de "Adán

Buenosayres", en traducción aiutomática Google

(castellano-inglés, inglés-castellano)

/ Carlos Monastés / El repulgue y las huellas digitales que todos dejamos

/ Fernando Neo / SWINGER

/ Para conectar el Ellyssis

/ Falsaflor Parra / Parras Apócrifas

/ Gerardo Paz / DCO

/ Victor Hugo Pérez / El fin de la Historia (primera entrega)

/ Martín Rodríguez / VAPOR (fragmento)

/ Miguel Ruibal / Un poema con cita, y otros

/ Janos Sandor / Diario de Viajes de Janos Sándor

/ Daniel Soria / De "Sueña con mái"

/ Sorna (Martín Locarmini, Melina Dorfman, Máximo Tuja) / Un peinado de peluquería todos los días

/ Patricia Suárez / La leyenda plúmbea

/ Marcelo Tomé / últimasmágenes del naufragio

/ Cristian Turdera / Viajes

/ Una novela de mil páginas / Capítulo 2

/ Carlos Viggiano / La Pelota No Dobla / Cesare

Ricardo Villar/Vagón de tren (óleo sobre tabla)

/ Fabián Vique / Con las palabras contadas

/ Leonardo Watja / El Mudo

/ David Wapner / Ejercicios de nada poética

/ Gabriel Yeannoteguy / Siete señoritas en el biógrafo o sentadas en el biógrafo

Nota del editor:

El CorreoExtremaficción publica en forma excluyente obra inédita. Aún así, nos ha sucedido que un par de veces, tal el caso del relato "Marvin", de Gustavo Nielsen, hemos incluido algún texto que había sido publicado en libro, con anterioridad a su edición en el CEF. En su momento, el autor no nos lo especificó, o nosotros no fuimos claros el momento del intercambio. Qué le vamos a hacer: cualquiera que haya sido la causa del desliz , "Marvin", a pesar nuestro, no forma parte de esta antología. Pedimos, entonces, disculpas a Nielsen y a los lectores.

Leonel Livchits: Miniaturas negras

a Alfred Kubin
Un hombre camina desnudo con los ojos cerrados. Sus piernas están bien desarrolladas, pero tiene el pecho de un hambriento. Quizás porque lleva clavado en el brazo un moscardón del tamaño de un pájaro. O porque de su sexo y de sus manos cuelgan víboras que no podrían tragarlo, pero sí chuparle la sangre hasta convertir su cuerpo en un envase vacío.
* * *
Una mujer sin rostro está tirada en el piso con una mano abierta en tensión. Está embarazada, pero es poco probable que tenga un parto normal. Su vientre informe empieza casi en el cuello y se extiende hasta las rodillas. Bien podría guardar dentro suyo una docena de fetos, parecidos a esas manchas que caen del cielo como lluvia.
* * *
¿Qué le está diciendo ese hombre a la mujer que tiene al lado? ¿O son dos hombres los que hablan? Es imposible escucharlos en el murmullo ensordecedor de voces. Hay cientos de personas, todas hablando al mismo tiempo. No se sabe el motivo de la reunión ni por qué se dirigen con tranquilidad hacia la boca abierta con colmillos. A medida que se acercan al animal, las voces se pierden y se desdibujan los rasgos humanos de los cuerpos. Los que están más lejos parecen papilla blanca.
* * *
Antes de hundirse junto a los restos de las otras naves, el marinero del bote a vela alza la vista y observa al monstruo. Lo primero que llama su atención es la extensión del cuello, pero más que la longitud lo extraña la facilidad con la que el cuello se dobla, como si careciera de huesos o articulaciones. El marinero se fija también en las manos del monstruo, en las uñas recién cortadas, y piensa que si no hicieran sombra sobre la ladera de la montaña, parecerían de un ser humano.
* * *
Después de la batalla, las aves de carroña huelen la muerte y vuelan en bandada. Van a atravesar el lago con islotes y esos tres arbolitos resecos. Van a cruzar la cadena montañosa que tiene la forma de un cuerpo humano recostado. Van a disputarse la carne reseca, porque no saben cuándo va a ser la próxima vez en que vayan a comer, ni si quedan en el mundo especies a las que devorar aparte de las aves de carroña.

Volver a índice

Martín Locarnini: Patín y Combi (selección)

* Patín toma un medio de transporte
En las cercanías de una avenida, revisa sus bolsillos en búsqueda de una

moneda. Parece que hoy irá un poco más lejos que de costumbre. No halló

nada en su campera, tampoco en los bolsillos secretos del chaleco que le

regalaron el año pasado. Busca ahora en el pantalón. Mientras tanto, pasa

el colectivo de la línea 39, y Patín sigue buscando. Llegará tarde a la

cita, no hay dudas.

* Combi juega bien al tute
En el fin de semana, perfeccionó algunas jugadas maestras. Su gran

instructor fue un tío suyo, que no necesitaba trabajar para sostener a su

familia. En tiempos más que libres ambos compartieron la pasión por este

juego de cartas, caído ya en el olvido entre las nuevas generaciones.

* Patín coordina la visita de niños del extranjero
Con motivo del Congreso de Ciencias Naturales, la maestra pidió voluntarios

para hospedar a los niños que vendrían de países hermanos para participar

de tal evento. Algunos, más pronto que otros, brindaron nombre y apellido y

un teléfono donde contactar a sus padres. Patín, un tanto retraído, casi

mudo hasta ese momento, terminó ofreciéndose como organizador general.

* Combi capta hondas
A través de un método muy simple (ver gráfico más adelante), Combi está

pasando al frente en el arte de robar información privada: datos de cuentas

bancarias, vencimiento de próximas facturas, análisis de créditos

financieros son sólo algunos de los ejemplos de todo lo que Combi logra

interceptar. Trabaja tres (3) horas al día y con eso le alcanza para toda

la semana. Fuera de eso, podría decirse que Combi es un niño sumamente

normal, cariñoso y aplicado en sus estudios. Este es su tercer año en la

primaria.

* Patín aprende a tocar un instrumento
Ejecuta un extraño artefacto traído de Oriente. Lo más divertido es que

este instrumento se puede calificar dentro de los aerófonos y los

percusivos al mismo tiempo. Me pregunté una y mil veces si yo también

podría hacerlo. Pero mejor disfrutar de sus dóciles y románticas melodías;

cada una de ellas me retraen a un paisaje irrecuperable de mi memoria.

* Combi se sienta, corre y se sienta
Martes y jueves hay un entrenamiento de los chicos de la clase ´94. Combi,

un poco más chico, se queda en el patio viendo cómo los atléticos niñitos

fortalecen sus músculos aún en desarrollo. Él no puede hacer lo mismo, es

más bien regordete y no lo dejan participar... ni siquiera hay un día

especial para nenes de su tipo, que no son pocos y también se quieren

divertir.

* Patín sirve a las fuerzas del bien
Como las fiestas fueron un momento donde no mucha gente salió de

vacaciones, Patín encargó un kit de bombero a domicilio. Con el correr de

los días de verano, los accidentes fueron aumentando y Patín llegó a

protagonizar el rescate de un par de personas que quedaron atrapadas en su

auto luego de que éste colisionara contra un quiosco de revistas.

* Combi habla como adulto
Su manera de dirigirse a sus pares de colegio, de club social y de familia

inclusive, son una copia exacta del léxico que estamos acostumbrados a oír

en conferencias y noticieros. Se puede ver cómo los medios, sobre todos los

de soporte audiovisual, influyen en las nuevas generaciones.

* Patín sintetiza las teorías
Nadie podría entenderlo, pero Patín se tomó un par de días lejos de sus

estudios y se puso a discutir una serie de postulados teóricos difíciles.

Los pudo escribir de manera más simple y ahora muchos de sus compañeritos

(creo que todos) pueden leer acerca de la evolución, el sistema

respiratorio y las leyes del mercado.

* Combi saluda
Desde un lugar muy lejano, Combi hace llegar sus mensajes. Además aprovecha

para pedir la tarea del día que faltó. Tiene poca y por suerte el lunes

podrá volver a ir. La fiebre ya bajó y pronto dejará de tomar el jarabe.

Volver a índice
Karina Macció: Inpresos


I (el palito abandonado)

1
Chupo la coca diluida, como una hoja: un bebé se chupa, refrescante en las burbujas que exploto, las voces del fast hacen sueño para la que espera, Oximorónica, dormitada en el calor buenos aires del centro, fm inglés, marca registrada: de él, siempre de él, hablan.

2
que veníamos en el auto caliente. acero, metalizada, el fuego parpadeaba entre los árboles, epilépticos, saliendo del olor eucalipto, como nunca, entre nosotros, melodrama mentolado.

3
Astronauta Manejo.

.la autopista de botones...cada vez más chicos.....los rocklets tirados.... ruedan. a rodar sin ser yo, viento que a piñas borra mi cara -la de todos- porque miro y somos iguales, en la autopista poceada, la cara pozo.

Sueño que soy él, la masculina.

4
él me toca. se cruza la palanca, justo cuando a más

Velocidad

podría ser. siempre así.

un toque

su mando, su Mano, Crece

pero no se come hasta el final de la siesta, al principio, del fresco

debo dormir, dice, el calor no se acaba
un perro parezco, con la lengua afuera

5
El parabrisas de la city tiene una mujer ejecutiva, algodón y lino, los ojos tapados para no morir.

Su panza me asusta como otra cabeza.

Calcula su comida, mientras cruza mi vidrio de nylon-se pega se pega-mi mano-mueve-mi mano-arranca-el sol vertical-en amarillo-

"Precaución"
no sé avanzar.loolvido.


6
si tuviera oxígeno. Espacial. Glas. Royal Translúcido, vidrial que mulle, la siesta van gogh o una gorda que ríe, plácida, Olímpica, cásika

Mi CásiKa

-defino-

Mi CásiKa

7
¿Dónde estás después de tanto? Estúpido decir que te conozco, que te conocí, siete años, catorce atrás, desde que nací, nunca te pude, nunca
La definición más rota: "vos sos vos" o no? y yo? No repitas lo mismo, nunca puedo
La maldición del semejante el gemelo el otro medio la otra parte::::la división inaudita del cuerpo en dos mil pedazos de partes parecidas.

Tu ojo, por ejemplo, podría ser mío de tanto mirar lo mismo que yo.

¿Es tu ojo o el mío el celestito ése que controlo con la luz?

Ahora qué vas a hacer, cuando enfoco así, con furia medusa:
Pero,

cómo ignorar que sos mi hermano y entonces besarte, Amado?

cómo escapar de ser mi hijo, Yo, tu hija de lengua, que te muerde y te lame?
Acaso lo hago por divertirme con lo aburrido de todo, como una gran familia.


II (el amiguito)


1
Ya.

Nunca hablamos más.

En los lugares exteriores nos tocamos o una mímica del habla.

Muchas veces te veo mover la boca y pienso que sé lo que decís porque sos:

Ése, el de siempre pero ese tiempo en el que pienso es el que pasa y perdí lo que decías que es otra cosa tan distinta de mí

AleMÁN

parece

que veo la película. dirijo.actúo, porque viste? me gusta variar

sale m u t a d a, que no es lo mismo

2
de afuera

es de afuera hacia adentro, sin adentro - bolsarrota - lo perdí -

no me repuse nunca

cuando perdí algo por primera vez

y si de golpe me viene, es la peor "pena" de lo que fue

que tuve una mano un cuerpo y se borró
lo que se ve a veces en la cabeza, que pasa ondeando, y como si no fuera su material, se rompe: esos pañuelos tan lindos que venden a dos pesos, de gasa parecen, rasados, esfumados, desueños

Regálame uno para que me envuelva la cabeza

una bolsa lujosa

sentir la tela fina, suave que transparenta, que borra

la cara

tapa

la cabeza

3
No pensar más.

¿Cómo sentir, entonces, sin "sentir"?

Envidia Animal.

La Diva Animal es la más potente de todas. No sabe nada de sí, o de no, o de nada.

¿Cómo sé que es dolor lo que duelo?

Por lo que sé, puede ser otra cosa

olor amor pudor calor

es como que quema ¿no?

arde adentro abajo

no tanto

ahí

qué sé yó

puede ser acidez.

4
Inpresos en el depto del medio, el sandwich de amor materno

para que no te falte nada, te reviento

Tomá-Comé-Moríte comiendo Mi cuerpo

qué? ¿No te diste cuenta cuenta que eran mis partes?

No sé dónde están cuando hablo (¿quién? me pregunto quién es el plural)

Te puse de todo para haserte:

mis ojos=tus ojos // mis manos=tus manos

¡hasta la lengua te dí! ¡la lengua!

Y ahora me decís esto.

Y ahora inventás palabras.

La señorita/El señorito está disconforme.

AAAaahhh pero te entiendo lo mismo:

Echáme nomás echáme

Ya vas a ver

5
Voy a ver ese pañuelo razado que nunca me compraste, como un baldío: arrazado la tierra removida. Acá en la esquina van a hacer una plaza, como vos querías. Ninguna metáfora: una plaza. Arrazaron la esquina, esas paredes que nunca se sabe qué hay atrás. Nada había. O vaciaron todo. La bomba atómica en mi costado. Ni se siente, te digo. Nada

pero desola
6
Ordeno lo que no tiene orden para ser "yo" = un orden.

Mi día se ocupa en eso, una gran labor. Hacer de mi yo algo no se consigue fácilmente. Lo tendrías que saber, ¿qué sos "vos", después de todo?

Por ejemplo, ¿blanco o negro? Si fuera un alfajor, me compro los dos.

El problema es que te gusta el negro, pero el blanco queda mejor no? Aunque ahora, dicen, se usa el negro.

BLANCO NEGRO

Doy una vuelta

Ni siquiera negro, negra en todo caso.

7
Todo es dramático, aunque te hagas el posmoderno.

Llorás como un bebé con Drácula, porque te sentís "identificado".

Quizás sos Drácula y ni te diste cuenta.

Eso es trágico..

III (tríptico)


1
Seguís con la plaza en la cabeza. Una tierra sin pasto aplanada. Ni verde. No veo el verde en tu cabeza, sólo esa idea de llevarme ahí, de dejarme? Como si hasta entonces no me pudiera mover, fuera algo que todavía no es...

Pero después miro y veo:

verde, pegadiza, musgosa, las venas me resaltan como caminos de césped inglés

parece que bordo un canesú

parece que no sé a dónde va, que no termina nunca, que es gran cuerpo aterciopelado, un campo de tapiz. uno. por. uno. cada. pun. ti. to.

No puedo evitar el entierro, dar flores:

2
Insomnio, pienso, que vas a estar en Laminar. Me gusta ese nombre. Me animo a encontrarlo “poético”, “fatídico” y todas esas grandes cosas que hacen rompecabezas cuando sentís la flor de mi secreto en carne viva:

Imagino Laminar láminas, tu cuerpo en láminas, el salvapantalla de la vidarreal:

láminas que simulan ventanas y de afuera sólo un espejo fumado y entonces miro y veo mi cara y tampoco la ves porque ves un diseño de gotitas perfectas que llueven con deliciossa pereza. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Afuera hay sol: hace calor hace frío el tiempo pegotea y pica lana. Es el malaire que te agarra mientras caminás.

Vos entre Láminas europeas que parecen pintadas a lo vaca milka. Que se murió ¿sabías?

No podía cerrar los ojos.

3
Sin aliento y con ojos de perrito pekinés. Tus ojos grandes=rayados=

Agoto de verte. Me hacés tenerte para descansar un poco tu cuerpo pasado. Colgar la cabeza después del centrífugado a ver si se estira, si se alisa y no hay que plancharla. A lo lejos “no especificado” tirarte en patas “sin identificación”.
Te veo crecido. La creciente te molesta como un revestimiento. Quiero ponerte en el campo pero te aparecés con momias perfectas que pueden bailar. Te llevan: lo que todo el mundo quiere (casi bebés)

IV (solo)

Asombra la destrucción. Por oleadas avanza llevándose casas, en sombra, empaca el tacto y la boca. Adentro hace rato lo zombi. Lo único plancha, ni siquiera “desierto”

V (victoria alada)

1
Un día europeo ¿te acordás? El frío en los huesos, como sangre. Gotitas lánguidas, grises, que repegan y te aguan: parecemos de plástico.

Con luz sin luz el día anochado. Sintéticos y Eternos andar para siempre en el frío chiffon, fumée, famélico.

Postal sin forma: Lo verde, pintura mate; el oro, incrustado de sol artificial.

Unos androides acolchados con mapas, programa “de mirar”.

Y sin embargo, ya no llueve sin la cúpula de Los Inválidos y el paraguas perdido del Corte Inglés, si no camino con vos, peleado, amante, enfermos de hambre en ese hotel: tu mano caliente que te robaba.

2
Si no hubiera olvidado ese paraguas, ahora, ¿el tren, los dos calentándonos, la noche entrenada sin fin, las mil y una de las casitas, que pasaban, nevadas, los dos despertados, arrodillados en conjunto, mirando la ventanilla, apagada? ¿ahora?, ya? ¿si encuentro el paraguas y no lo abro?

Volver a índice

Yanina Magrini: cromosoma_en_jeans
Cada uno crea

de las astillas que recibe

la lengua a su manera

con las reglas de su pasión

-y de eso, ni Emanuel Kant estaba exento.
Juan José Saer.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Lección / Karina Macció / Inpresos iconNombres : Karina Belén apellidos

Lección / Karina Macció / Inpresos iconRepública bolívariana de venezuela ministerio del poder popular para...

Lección / Karina Macció / Inpresos iconGarcia Corona Aurora Acuahutla Garcia karina
«la mayoría de los aumentos observados en las temperaturas medias del globo desde la mitad del siglo XX son muy probablemente debidos...

Lección / Karina Macció / Inpresos iconLección en jerusaléN 17

Lección / Karina Macció / Inpresos iconLección 1Cultura

Lección / Karina Macció / Inpresos iconLa lección murdoch

Lección / Karina Macció / Inpresos iconLección de eventos

Lección / Karina Macció / Inpresos iconLa lección de la escritura

Lección / Karina Macció / Inpresos iconLección 2 En la Clase

Lección / Karina Macció / Inpresos iconSemana 22 leccion 16




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com