La paciencia tiene límites




descargar 8.44 Kb.
títuloLa paciencia tiene límites
fecha de publicación02.01.2016
tamaño8.44 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Documentos > Documentos
LA PACIENCIA TIENE LÍMITES
Palabras clave: Chávez, Uribe, diplomacia, dignidad nacional, proyecto bolivariano
Número de palabras: 791
Mientras los analistas se devanan los sesos tratando de encontrar las lógicas por las que se guía Hugo Chávez Frías, el presidente venezolano se torna cada vez más agresivo e irrespetuoso contra Colombia, su presidente y sus dirigentes. Todo lo que se ha dicho acerca de sus intenciones cabe en el terreno de lo posible. Que está creando una cortina de humo para encubrir la pérdida interna de prestigio y apoyo, que busca un pretexto para militarizar la sociedad y profundizar su proyecto tardo-comunista, que quiere tomar el control político-militar de los estados del Táchira y Zulia donde gobiernan fuerzas opositoras, que quiere provocar un conflicto regional para ampliar el campo de acción de su proyecto bolivariano, que está desquiciado en la búsqueda de la gloria militar.
Pero, en tanto haya luz acerca de tanta especulación, la imagen del país, de nuestro estado y de nuestro presidente se expone en la picota pública internacional por cuenta de la lengua viperina de quien se cree la reencarnación del Libertador. Se le ha recomendado al presidente Uribe, por parte de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, donde tiene puesto un ex presidente carente de sentimientos patrios, que no se deje provocar y que evite trenzarse en un duelo de insultos y recriminaciones. En idéntico sentido se han expresado dirigentes de gremios, partidos afines al gobierno y uno que otro analista. Y a decir verdad, el presidente colombiano, que se destaca por su fuerte temperamento, ha dado muestras de una paciencia digna del santo Job y ha evitado con éxito entrar en el juego sucio que le propone casi a diario el energúmeno de al lado.
Chávez no sólo ha llamado y amenazado con la guerra, también ha usado su influencia para tratar de aislar a nuestro país en el concierto regional, ha violado todos los cánones de la diplomacia internacional, se refiere groseramente a nuestros problemas internos, insulta sin piedad (¡ con piedad!) a Uribe de una manera adrede y fastidiosa. En sus palabras se detecta el afán de ofender propio de los matones que esperan la reacción de la víctima para escalar el problema. En su cantinela anticolombiana y antiuribista se aprecia la influencia, directa o indirecta, de la lenguaraz oposición mamertoide del Polo y del sector chavista del liberalismo acaudillado por Samper y la senadora Córdoba, de opinadores de relumbrón como Molano y Cepeda y de periodistas obnubilados que no cesan en sus versiones apocalípticas sobre el país y que no ahorran en insultos contra Uribe. En el fondo de ese discurso chavo-mamerto se distingue sin dificultad un reclamo, un malestar, una nostalgia: ¿por qué no se reconoce que en Colombia hay un conflicto armado?, que se lee en la carta del inmaduro Canciller venezolano a la ONU.
Los enemigos de la seguridad democrática arrecian aquí y allá, braman contra la salida militarista de Uribe, magnifican cifras, sacan conclusiones que conducen a una “salida negociada”. Todas las fibras anti seguridad democrática están activadas. No es solamente contra la reelección de Uribe, además lo acusan de obstruir el intercambio, lo quieren llevar a los estrados internacionales, invitan misiones internacionales para dirimir asuntos internos. Estamos en campaña electoral. Y no cualquier campaña electoral, el año entrante los colombianos estaremos definiendo la continuidad de una política que nos sacó del abismo terrorista de las extremas, o un cambio de rumbo, darle una nueva oportunidad de negociación a quienes ni siquiera la han buscado, a quienes siguen haciendo atentados terroristas y a quienes siguen utilizando territorios de países vecinos para esconderse y descansar.
Pero no es el tema electoral el que me preocupa por ahora, es la permanente agresión de Chávez y de sus ministros, pues no me parece correcto que en aras de evitar la trampa de la provocación, dejemos que nuestra dignidad y autoestima, nuestro honor, sea vapuleado y mancillado impunemente. Es urgente que la cancillería y el presidente estudien un cambio de táctica. No se trata de hacerle eco a las burdas insinuaciones chavistas, pero si de buscar la forma y el tono para, en términos diplomáticos, darle un plantón a este bocón ordinario que se cree el amo y señor del vecindario. Es que no es Uribe el único ofendido, la infamia, aunque el Polo con su silencio no lo reconozca y la intelectualidad no se pellizque, nos afecta a todos los que tenemos un sentido de pertenencia con el terruño, a los que sufrimos cuando Colombia pierde en el fútbol a los que cantamos el himno nacional e izamos la tricolor con entusiasmo y con respeto. Hay que notificarle a ese vecino ramplón que tiene que respetarnos, que la paciencia tiene límites y no es debilidad y que no le vamos a poner la otra mejilla.
Darío Acevedo Carmona

Medellín, diciembre 7 de 2009

similar:

La paciencia tiene límites icon¿No tiene límites la libertad de expresión?

La paciencia tiene límites iconResumen : El presente artículo discute los límites y las posibilidades...

La paciencia tiene límites iconLa noticia es la pieza clave de cualquier informativo. En radio tiene...

La paciencia tiene límites iconAgradecemos a nuestro amigo Simon su paciencia al transcribir fielmente...

La paciencia tiene límites iconSoportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción

La paciencia tiene límites iconLa cooperación y el trabajo en equipo son valores que cuesta comprender...

La paciencia tiene límites iconGracias al ahínco de Antonio Bravo que ha conseguido la versión rusa,...

La paciencia tiene límites iconLos límites normativos de la prisión preventiva en el ecuador1

La paciencia tiene límites iconEfectividad y límites del derecho a crear medios de comunicación

La paciencia tiene límites iconEfectividad y límites del derecho a crear medios de comunicación




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com