Recursos estilísticos




descargar 79.72 Kb.
títuloRecursos estilísticos
fecha de publicación23.02.2016
tamaño79.72 Kb.
tipoCursos
p.se-todo.com > Documentos > Cursos
4º ESO. ACTIVIDADES DE VERANO. LENGUA Y LITERATURA

Nombre y apellidos...............................................................................

Curso………………….


  1. ANALISIS TEXTUAL




Texto 1



Y si la bondad nos eterniza, ¿qué mayor cordura que morirse? «Verdaderamente se muere y verdaderamente está cuerdo Alonso Quijano el Bueno»; muere a la locura de la vida, despierta de su sueño. Hizo Don Quijote su testamento y en él la mención de Sancho que éste merecía, pues si loco fue su amo parte a darle el gobierno de la ínsula, «pudiera estando cuerdo darle él de un reino, se le diera, porque la sencillez de su condición y fidelidad de su trato lo merece». Y volviéndose a Sancho, quiso quebrantarle la fe y persuadirle de que no había habido caballeros andantes en el mundo, a lo cual Sancho, henchido de fe y loco de remate cuando su amo se moría cuerdo, respondió llorando: «¡Ay, no se muera vuesa merced, señor mío, sino tome mi consejo y viva muchos años, porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más!» ¿La mayor locura, Sancho?

“Y consiento en mi morir/con voluntad placentera clara y pura;/que querer hombre vivir,/cuando Dios quiere que muera,/es locura”, pudo contestarte tu amo, con palabras del maestre don Rodrigo Manrique, tales cuales en su boca las pone su hijo don Jorge, el de las coplas inmortales.Y dicho lo de la locura de dejarse morir, volvió Sancho a las andadas, hablando a Don Quijote del desencanto de Dulcinea y de los libros de caballerías. ¡Oh, heroico Sancho, y cuán pocos advierten el que ganaste la cumbre de la locura cuando tu amo se despeñaba en el abismo de la sensatez y sobre su lecho de muerte irradiaba tu fe, tu fe, Sancho, la fe de ti, que ni has muerto ni morirás! Don Quijote perdió su fe y murióse; tú la cobraste y vives; era preciso que él muriera en desengaño para que en engaño vivificante vivas tú.

(Vida de Don Quijote y Sancho, Miguel de Unamuno)


    • Explicación del contenido



    • Tema y subtemas



    • Recursos estilísticos



    • Elementos temáticos y formales del ensayo de la Generación del 98

Texto 2



Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.

Tengo pena de ser en esta orilla
tronco sin ramas; y lo que más siento
es no tener la flor, pulpa o arcilla,
para el gusano de mi sufrimiento.

Si tú eres el tesoro oculto mío,
si eres mi cruz y mi dolor mojado,
si soy el perro de tu señorío,

no me dejes perder lo que he ganado
y decora las aguas de tu río
con hojas de mi otoño enajenado.

(Sonetos del amor oscuro, Federico García Lorca)

    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del ensayo de la Generación del 27

Texto 3


Lo que eres
me distrae de lo que dices.

Lanzas palabras veloces,
empavesadas de risas,
invitándome
a ir adonde ellas me lleven.
No te atiendo, no las sigo:
estoy mirando
los labios donde nacieron.

Miras de pronto a los lejos.
Clavas la mirada allí,
no sé en qué, y se te dispara
a buscarlo ya tu alma
afilada, de saeta.
Yo no miro adonde miras:
yo te estoy viendo mirar.

Y cuando deseas algo
no pienso en lo que tú quieres,
ni lo envidio: es lo de menos.
Lo quieres hoy, lo deseas;
mañana lo olvidarás
por una querencia nueva.
No. Te espero más allá
de los fines y los términos.

En lo que no ha de pasar
me quedo, en el puro acto
de tu deseo, queriéndote.
Y no quiero ya otra cosa
más que verte a ti querer.

(Pedro Salinas, La voz a ti debida)

    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del ensayo de la Generación del 27

Texto 4
El gobierno alemán considera que no podrá resistir la presión de la opinión pública alemana después del gravísimo accidente en Fukushima y cerrará las centrales nucleares antes de 2022. Se trata, fundamentalmente, de una decisión política, que demuestra las enormes dudas de Berlín sobre este tipo de energía y confirma la debilidad del Gabinete de Angela Merkel, dispuesto a entregar parcelas de decisión a cambio de votos aun a costa de castigar al socio liberal en su Ejecutivo, más proclive a la energía atómica. Las posiciones de la canciller sobre el tema se han caracterizado por su volubilidad. En contra del programa socialdemócrata, que preveía el apagón nuclear, decidió en 2010 ampliar la vida útil de las centrales en 12 años; pero el accidente japonés le ha obligado a volver sobre sus pasos y recuperar la desconexión nuclear en el próximo decenio.

La decisión alemana es una sorpresa relativa, pero no es ni consistente ni consecuente. Fukushima ha encarecido cualquier proyecto de producción atómica; los inversores privados no estarán en condiciones de financiar nuevas plantas durante los próximos años. Pero este no es el motivo del cierre. Si Merkel entiende que la energía nuclear es un riesgo potencial grave para los ciudadanos, incurre en una clara contradicción al decidir la clausura en un plazo tan dilatado. Debería hacerlo antes, como en el caso de las centrales más antiguas del país.

El problema se desplaza ahora a los programas energéticos y al coste de la producción eléctrica. Si Alemania pretende ser coherente en la lucha contra la emisión de CO2 (la Agencia Internacional de la Energía confirma que la crisis económica no ha reducido las emisiones), debería sustituir la producción nuclear por renovable. Pero la electricidad renovable es más cara y requerirá de una producción clásica de apoyo (para cuando no sople el viento o no brille el sol). Las exigencias de seguridad tras Fukushima implican que la electricidad nuclear será tan cara o más que la generada en ciclos combinados, pero todavía más barata que la renovable.

El apagón alemán tendrá un efecto arrastre, pero es poco probable que modifique las decisiones de inversión en Francia o EE UU, que disponen de tecnología propia. Tampoco es evidente que países con ambiciosos programas nucleares (aunque ahora en moratoria) como China vayan a renunciar a ellos.

(Editorial de El País, 31 de mayo de 2011)

    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del editorial y del lenguaje periodístico

Texto 5



DURANTE LA VISITA DE UN INSTITUTO A UN CUARTEL

Un militar muerto y 11 escolares con heridas graves al volcar un blindado en Zaragoza

· Defensa abre una investigación para determinar las causas del accidente y Alonso va a Zaragoza

· El militar fallecido tenía 19 años de edad y llevaba poco más de un año en el Ejército

ZARAGOZA.- Un militar ha muerto y 11 escolares han resultado heridos al volcar, tras un giro, un vehículo blindado del tipo BMR en el Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros Número 12 de Monzalbarba (Zaragoza). Una chica se encuentra ingresada en la UCI, con lesiones de pronóstico muy grave, y el resto presenta traumatismos y heridas de carácter también grave.

En el Hospital Clínico Universitario fueron ingresados otros tres jóvenes (dos chicos y una chica) con distintas fracturas y policontusiones.

Sus edades están comprendidas entre los 14 y los 16 años.

El accidente se ha registrado poco después del mediodía dentro de las instalaciones militares, cuando un grupo de tercero de ESO de la Fundación San Valero, un centro de enseñanzas medias de Zaragoza, visitaba el cuartel, que celebraba una jornada de puertas abiertas.

El soldado fallecido, J.M.C, de 19 años de edad y natural de Zaragoza, era uno de los tres militares que acompañaban a los escolares en la demostración. Entró en el Ejército en marzo de 2005 y en julio fue destinado al cuartel en el que ha fallecido. El cuerpo será trasladado al Instituto Anatómico Forense de Zaragoza, donde el viernes le será practicada la autopsia.

(El Mundo, 31 de mayo de 2009)

    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del ensayo de la noticia y del lenguaje periodístico

Texto 6



Los editores acaban de lanzar una campaña para fomentar la lectura. Hacen bien: al parecer, en este país sólo lee a diario un 18% de la población, mientras que todos los días se aceporran con la televisión el 84%. Y casi la mitad de los españoles mayores de 18 años jamás leen nada. Me pregunto sinceramente cómo se las arreglan para sobrevivir: sin los libros, la existencia se me antoja mucho más gris y más mezquina.

Este es un artículo apasionado. Una carta de amor a la literatura. Las novelas son como los sueños de la Humanidad: ponen palabras a lo que no tienen nombre, dan forma a ese rugiente magma que nos habita. No hay ningún libro, ningún autor imprescindible. Si Shakespeare, si Cervantes no hubieran existido, el devenir del mundo hubiera sido probablemente idéntico. Pero los libros, en su conjunto, sí son imprescindibles. Si se les impide soñar, las personas enloquecen: está comprobado. De la misma manera, si novelas, la Humanidad sería muchos más triste y más enferma.

Hay algo sustancial que nos une a la narrativa. Quizá sea, como dice Vargas Llosa, porque la novela pone un simulacro de orden en nuestras azarosas y caóticas existencias; porque restaña, por tanto, la herida del vivir, el mal oscuro. Pero no quiero ponerme trascendente: lo que sí sé es que las novelas me han dado muchas vidas. He visitado cientos de mundos, he sido dama victoriana, rey medieval y bucanero. He conocido el odio y el amor, la aventura y el vértigo.

Todos tenemos un libro que nos espera, de la misma manera que a todos nos aguarda un amor en algún sitio: la cosa es descubrirlo. Los que no disfrutan con la lectura son aquellos que no han encontrado aún ese libro, esa obra que les atraparía y les dejaría temblorosos y exhaustos, como siempre dejan las grandes pasiones. Lo siento por ellos.
Rosa Montero, en El País


    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del artículo de opinión, del ensayo y del lenguaje periodístico



Texto 7



Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan... Me prosterno ante ellas... Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito... Amo tanto las palabras... Las inesperadas... Las que glotonamente se esperan, se acechan, hasta que de pronto caen... Vocablos amados... Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío... Persigo algunas palabras... Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema... Las agarro al vuelo, cuando van zumbando, y las atrapo, las limpio, las pelo, me preparo frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes, ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas… Y entonces las revuelvo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto... Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de la ola... Todo está en la palabra... Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció... Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces... Son antiquísimas y recientísimas... Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada... Qué buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos... Éstos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo... Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas... Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra... Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, del los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes.... el idioma. Salimos perdiendo... Salimos ganando... Se llevaron el oro y nos dejaron el oro... Se lo llevaron todo y nos dejaron todo... Nos dejaron las palabras. (Pablo Neruda, Confieso que he vivido)


    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del ensayo



Texto 8



Lo fatal

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...

(Rubén Darío.)


    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del Modernismo


Texto 9



Carlos Ohando enfermó de cólera y de rabia. Su naturaleza, violenta y orgullosa, no podía soportar la humillación de ser vencido; sólo el pensarlo le mortificaba y le corroía el alma.

Al intentar seducir Carlos a la Ignacia, casi podía más en él su odio contra Martín que su inclinación por la chica. Deshonrarle a ella y hacerle a él la vida triste, era lo que le encantaba. En el fondo, el aplomo de Zalacaín, su contento por vivir, su facilidad para desenvolverse, ofendían a este hombre sombrío y fanático. Además, en Carlos la idea de orden, de categoría, de subordinación, era esencial, fundamental, y Martín intentaba marchar por la vida sin cuidarse gran cosa de las clasificaciones y de las categorías sociales. Esta audacia ofendía profundamente a Carlos y hubiese querido humillarle para siempre, hacerle reconocer su inferioridad. Por otra parte, el fracaso de su tentativa de seducción le hizo más malhumorado y sombrío.

Una noche, aún no convaleciente de su enfermedad, producida por el despecho y la cólera, se levantó de la cama, en donde no podía dormir, y bajó al comedor. Abrió una ventana y se asomó a ella. El cielo estaba sereno y puro. La luna blanqueaba las copas de los manzanos, cubiertos por la nieve de sus menudas flores. Los melocotoneros extendían a lo largo de las paredes sus ramas, abiertas en abanico, llenas de capullos. Carlos respiraba el aire tibio de la noche, cuando oyó un cuchicheo y prestó atención.

Estaba hablando su hermana Catalina, desde la ventana de su cuarto, con alguien que se encontraba en la huerta. Cuando Carlos comprendió que era con Martín con quien hablaba, sintió un dolor agudísimo y una impresión sofocante de ira.

Siempre se había de encontrar enfrente de Martín. Parecía que el destino de los dos era estorbarse y chocar el uno contra el otro.

Martín contaba bromeando a Catalina la boda de Bautista y de la Ignacia, en Zaro, el banquete celebrado en casa del padre del vasco francés, el discurso del alcalde del pueblecillo...

Carlos desfallecía de cólera. Martín le había impedido conquistar a la Ignacia y deshonraba, además, a los Ohandos siendo el novio de su hermana, hablando con ella de noche. Sobre todo, lo que más hería a Carlos, aunque no lo quisiera reconocer, lo que más le mortificaba en el fondo de su alma era la superioridad de Martín, que iba y venía sin reconocer categorías, aspirando a todo y conquistándolo todo.

(Zalacaín el aventurero, Pío Baroja)

    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales de la novela de la Generación del 98



Texto 10



" Dice el Eclesiastés que la risa, el habla y el andar del hombre muestran su corazón. Pues el ánimo del dueño de estas heredades se manifiesta en las ventanas; aquí, aun sin querer, pone su tono, sus resabios, sus cavilaciones, sus conceptos, singularmente el de la Interinidad de la vida. Crece el edificio; va quejándose su fisonomía con los rasgos de los balcones de las rejas... (Una ventana encima de un huerto, del mar, de las soledades de un monte, nos comunica las complacencias de los que están junto a la vidriera mirando.) Y apenas se acaban estas órbitas, el dueño les baja unos párpados de ladrillos. En la faz tapiada se endurece una mueca de avidez, como la de los tuertos y sordomudos. La ventana no es sólo la mirada, es también el grito, la ansiedad, la sonrisa hacia los senderos, las nubes, los caminantes, las aves, los rebaños, la lluvia, las estrellas.(...)

No; la señora no quiere cavilar ni desperdiciar dineros en una hacienda que sólo ha de tener mientras viva. ¡Y qué le queda de vivir a sus ochenta y seis años! Después, sin hija ya en el mundo, los bienes de don Pedro irán a poder de los de su sangre, y las heredades de ella, a los de la suya. Dejó el esposo sobrinos que esperan... le queda a la señora la sobrina. Todo el pan está ya rebanado y a punto que se lo repartan. A doña Elisa, con sus alpargatas, su toca y su hábito del Carmen, ya no le falta sino acostarse en la tierra, al lado de la niña y del marido... Y otra vez se le llenan los ojos de bruma inmóvil de eternidad: ¡Es la eternidad...!
(...)
Sigüenza se revuelve mirando la gota de lumbre de Venus, lumbre jugosa, de una sensación de desnudez. Ya baja por los hombros del Ponoch. Se lo avisa a la señora, que no puede levantar tanto su frente; y la sobrina busca el lucero por otro horizonte. Venus se hunde veloz, quebrándose en la humedad de la mirada... Se ha embebido el zumo de claridad, y el cielo se va desamparando.
"

(Años y leguas, Gabriel Miró)

    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del ensayo del Novecentismo


Texto 12



D. ÁLVARO. (Demudado y confuso.)

¿Qué es esto, qué, Leonor? ¿Te falta ahora

resolución?... ¡Ay yo desventurado!

DOÑA LEONOR.¡Don Álvaro! ¡Don Álvaro!

D. ÁLVARO. ¡Señora!

DOÑA LEONOR.¡Ay! me partís el alma...

D. ÁLVARO. Destrozado

tengo yo el corazón... ¿Dónde está, dónde,

vuestro amor, vuestro firme juramento?

Mal con vuestra palabra corresponde

tanta irresolución en tal momento.

Tan súbita mudanza...

No os conozco, Leonor. ¿Llevóse el viento

de mi delirio toda la esperanza?

Sí, he cegado en el punto

en que alboraba el más risueño día.

Me sacarán difunto

de aquí, cuando inmortal salir creía.

Hechicera engañosa,

¿la perspectiva hermosa

que falaz me ofreciste así deshaces?

¡Pérfida! ¿Te complaces

en levantarme al trono del Eterno,

para después hundirme en el infierno?

... ¿Sólo me resta ya?...

DOÑA LEONOR.(Echándose en sus brazos.) No, no, te adoro.

¡Don Álvaro!... ¡Mi bien!... vamos, sí, vamos,

D. ÁLVARO. ¡Oh mi Leonor!

CURRA. El tiempo no perdamos.


    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del Romanticismo


Texto 13



Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
esas... no volverán!.

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
esas... no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertar.

Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido...; desengáñate,
así... no te querrán!


    • Explicación del contenido


    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del Romanticismo


Texto 14



Se puso el sol. Tras el breve crepúsculo vino tranquila y oscura la noche, en cuyo negro seno murieron poco a poco los últimos rumores de la tierra soñolienta, y el viajero siguió adelante en su camino, apresurando su paso a medida que avanzaba la noche. Iba por angosta vereda, de esas que sobre el césped traza el constante pisar de hombres y brutos, y subía sin cansancio por un cerro en cuyas vertientes se alzaban pintorescos grupos de guinderos hayas y robles. (Ya se ve que estamos en el Norte de España. Era un hombre de mediana edad, de complexión recia, buena talla, ancho de espaldas, resuelto de ademanes, firme de andadura, basto de facciones, de mirar osado y vivo, ligero a pesar de su regular obesidad, y (dígase de una vez aunque sea prematuro) excelente persona por doquiera que se le mirara. Vestía el traje propio de los señores acomodados que viajan en verano, con el redondo sombrerete, que debe a su fealdad el nombre de hongo, gemelos de campo pendientes de una correa, y grueso bastón que, entre paso y paso, le servía para apalear las zarzas cuando extendían sus ramas llenas de afiladas uñas para atraparle la ropa.

Detúvose, y mirando a todo el círculo del horizonte, parecía impaciente y desasosegado. Sin duda no tenía gran confianza en la exactitud de su itinerario y aguardaba el paso de algún aldeano que le diese buenos informes topográficos para llegar pronto y derechamente a su destino.

(Marianela, Benito Pérez Galdós)


    • Explicación del contenido




    • Tema y subtemas


    • Recursos estilísticos


    • Elementos temáticos y formales del Realismo



  1. ANÁLISIS SINTÁCTICO




    • Beber alcohol es muy malo para la salud


    • Los exámenes que hizo el profesor de matemáticas son muy fáciles


    • El profesor dio a sus alumnos un examen que habían hecho en el aula


    • Su hermano, que es tan guapo, ganó la carrera del domingo


    • El circo que vino el año pasado ha vuelto a la ciudad


    • Los exámenes que hizo el profesor de matemáticas son muy fáciles


    • Los alumnos de este curso son trabajadores, así que aprobarán el curso fácilmente


    • Compró mi padre las entradas para que no hiciéramos cola en taquilla




    • Los animales salvajes realizan sus actividades cotidianas como les dicta su instinto



    • El análisis de la crisis actual es desesperanzador, pero hay que ser optimistas


    • La reunión se realizará donde estuvimos la semana pasada


    • Los estudiantes de segundo realizan los exámenes como les indican sus profesores


    • Los animales salvajes realizan sus actividades cotidianas como les dicta su instinto


    • El análisis de la crisis actual es desesperanzador, pero seamos optimistas


    • El profesor organizó la excursión como le había enseñado su viejo maestro


    • Este domingo iremos adonde haya poca gente


    • El hermano de mi padre es muy inteligente, pero no ha tenido suerte


    • Fuimos adonde nos dijeron tus padres


    • Compró mi padre las entradas del cine para que no hiciéramos cola en la taquilla


    • Juan lo llamó cuando se enteró de las últimas noticias



  1. ANÁLISIS SINTÁCTICO: TIPOS DE ORACIONES




  1. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada adjetiva, el antecedente, el nexo y la función de éste y cuál es la sustantiva, añadiendo la función de ésta.

    • Es un problema grave que llegues tarde todos los días

    • Ese chico cuya madre es tan rubia está en mi clase

    • Pepe creyó que los Reyes Magos serían más amables

    • Luisa está segura de que su novio le quiere

    • Todos los exámenes que realices con interés te saldrán bien.

    • Juan se arrepintió de tratarle tan mal.

    • Me pregunto quién sacará sobresaliente hoy.

    • Vente al parque donde estuvimos el otro día.

    • Quiero que me quieras más.

    • El profesor que se enfada en clase asusta a los pobres alumnos



  1. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada adjetiva, el antecedente, el nexo y la función de éste.



    • Luis fue a por los resultados por los cuales estaban tan preocupados

    • Sara subió las escaleras del modo como le habían dicho

    • El alpinista llegó a la cima a la que había ascendido el año anterior

    • La anciana siempre recordaba aquellos años cuando era joven

    • Este es el tipo de examen que entiendo perfectamente

  1. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada adjetiva, el antecedente, el nexo y la función de éste.

    • Los estudiantes recogieron las notas que habían esperado con ansiedad

    • Sara fue al lugar donde había quedado con sus amigas

    • El corredor que ganó la carrera fue muy veloz

    • Corta el pan con el cuchillo con el que cortaste el chorizo

    • Dime los motivos por los cuales te enfadaste

  2. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada adverbial, el tipo y el nexo.

    • Me peguntó la lección porque quería que la repasáramos antes del examen

    • Si llegas tarde no te dejarán entrar

    • Este año ha llovido más que el año pasado

    • Aunque no me llame, seguirá siendo mi amiga

    • Este año he estudiado tanto que estoy agotado

    • Aprendí a analizar sintaxis como me enseñó la profesora

  3. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada adverbial, el tipo y el nexo.

    • Me peguntó la lección porque quería que la repasáramos antes del examen

    • Si llegas tarde no te dejarán entrar

    • Este año ha llovido más que el año pasado

    • Aunque no me llame, seguirá siendo mi amiga

    • Este año he estudiado tanto que estoy agotado

    • Aprendí a analizar sintaxis como me enseñó la profesora

  4. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada adverbial, el tipo y el nexo.

    • La tutora del grupo llamarán a los padres para informarles de todo

    • Lograras tus propósitos si te lo propones de verdad

    • Las montañas se ven azules porque están muy lejos

    • Aunque me dé miedo, veré esa película contigo

    • Ese chico le gusta tanto que se pone nerviosa en su presencia

    • Tu tarta está tan rica como la de mi madre

  5. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada y el tipo al que pertenece.

- Pepe es inteligente, aunque estudia muy poco

- Se estropeó la lavadora; hoy es un mal día

- El despertador no sonó, así que llegué tarde al examen

- Realizó un exhaustivo análisis de la obra que le mandaron en clase de lengua

- Las charlas de este coloquio internacional se realizaron para que los médicos aprendiesen más de su profesión

- A pesar de que nevó aquel fin de semana, no esquiaron nada

- Unos trabajan poco, otros se distrae.

- El meteorito pasará cerca de la Tierra y no lo notaremos

- Deseó con todas sus fuerzas que su sueño se hiciera realidad

- Que no venga mañana a clase es una pena

  1. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada y el tipo al que pertenece.

- Juan ha llegado tarde; lleva un mal día.

- Se estropeó la lavadora, así que me he quedado sin ropa

- Sus padres se marcharon de viaje porque les tocó la lotería

- Los niños que juegan en el tobogán son los más valientes

- Este fin de semana fueron a ese curso para aprender más técnicas de comunicación

- Aunque Luis ha estudiado mucho, no ha sacado una nota excelente

- A veces los estudiantes están muy interesados, pero otras se encuentran desmotivados

- Luisa compra la carne y nosotros llevamos las ensaladas

- Este alumno es tan alto que no cabe por las puertas

- Su jefe ha considerado que necesita unas vacaciones enseguida

  1. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada y el tipo al que pertenece.

- Pepe es inteligente, aunque estudia muy poco

- Se estropeó la lavadora; hoy es un mal día

- El despertador no sonó, así que llegué tarde al examen

- Realizó un exhaustivo análisis de la obra que le mandaron en clase de lengua

- Las charlas de este coloquio internacional se realizaron para que los médicos aprendiesen más de su profesión

- A pesar de que nevó aquel fin de semana, no esquiaron nada

- Unos trabajan poco, otros se distrae.

- El meteorito pasará cerca de la Tierra y no lo notaremos

- Deseó con todas sus fuerzas que su sueño se hiciera realidad

- Que no venga mañana a clase es una pena

  1. Indica, de las siguientes oraciones, cuál es la subordinada adjetiva, el antecedente, el nexo y la función de éste.

    • Los profesores hacen exámenes para que los alumnos suframos

    • Si eres constante, aprobarás la asignatura

    • Los árboles realizan la fotosíntesis porque les llega la luz solar

    • Aunque haya estudiado un montón no he logrado el notable

    • El chico de la clase de al lado es tan alto que no cabe por la puerta

    • Isabel es tan alta como su hermana

similar:

Recursos estilísticos iconEstructuras poeticas y recursos estilisticos

Recursos estilísticos iconRecursos gerenciales, recursos estratégicos, creatividad

Recursos estilísticos iconResumen, tipo de texto ya los vimos en clase Análisis de los aspectos...

Recursos estilísticos iconRecursos digitales, Evaluación de recursos digitales, Descripción, Metadatos

Recursos estilísticos iconRecursos humanos

Recursos estilísticos iconRecursos fechas

Recursos estilísticos iconRecursos Bibliografía

Recursos estilísticos iconRecursos procesos

Recursos estilísticos iconRecursos y materiales

Recursos estilísticos iconRecursos Financieros




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com