Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta




descargar 0.53 Mb.
títuloAnálisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta
página1/10
fecha de publicación02.01.2016
tamaño0.53 Mb.
tipoEl plan de estudios
p.se-todo.com > Economía > El plan de estudios
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
ENSEÑANZA Y ENSAÑAMIENTO DEL NEOLIBERALISMO EN LA FCE-UBA:

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta.

ANDRÉS ASIAIN, RODRIGO LÓPEZ Y NICOLÁS ZEOLLA

CATEDRA NACIONAL DE ECONOMÍA ARTURO JAURETCHE

ENSEÑANZA Y ENSAÑAMIENTO DEL NEOLIBERALISMO EN LA FCE-UBA:

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía

Luego de décadas de hegemonía neoliberal a nivel mundial, la crisis económica, política, social y cultural en que terminaron las prácticas de libre mercado han instalado el debate sobre la enseñanza de la economía en todo el mundo.

En nuestro país, el pensamiento neoliberal está en crisis desde que el experimento de convertibilidad terminara en una de las perores crisis de la historia, dejando a más de la mitad de los argentinos bajo la línea de pobreza.

Sin embargo, y pese a los cambios positivos que se viene experimentando en el país desde entonces, - logrando revertir gran parte de los destrozos generados por las prácticas neoliberales de los gobiernos anteriores-, la enseñanza de la economía en la mayor parte de las universidades del país no ha sufrido mayores modificaciones.

El pensamiento neoclásico, tecnocrático, de un colonialismo travestido de universalismo científico, que niega el debate político, que oculta los poderes económicos y desconoce las particularidades nacionales, sigue generando profesionales disfuncionales para el desarrollo nacional y social.

Por eso, el presente trabajo busca ser un paso más en el necesario debate sobre la formación de los economistas que se viene dando en el ámbito local.

Para ello abordamos el estudio de la enseñanza de la economía de la FCE-UBA, entendiendo que su análisis puede contribuir a desarrollar el debate en las demás carreras y universidades del país y del exterior.

Sabemos que una reforma de los planes de estudios que permita la formación de profesionales para el desarrollo nacional y social, será el resultado de una tarea colectiva - que excede al ámbito exclusivamente universitario-, por lo que este trabajo pretende ser un aporte de esa tarea y está abierto a todo tipo de críticas y contribuciones. Todo escrito es incompleto por definición, pero este que presentamos lo es en forma intencional, porque nace con la voluntad de ser debatido y ampliado por todas y todos.

El trabajo consta de 4 partes centrales. La primera analiza la historia de los planes de estudio de economía en la UBA desde su prehistoria colonial hasta la última reforma, poniendo especial énfasis en las relaciones entre los planes y la historia nacional.

La segunda estudia el plan 1997, impuesto bajo el menemismo y que aún sigue vigente, debatiendo el colonialismo pedagógico funcional al proyecto neoliberal que impregna al mismo.

Luego se realiza una propuesta de reforma señalándose los principales ejes para construir una carrera de economía comprometida con la mejora de la sociedad argentina.

Por último se presenta un análisis cuantitativo de la importancia de la FCE-UBA al interior del sistema universitario nacional. Parte de esa información se presenta en forma más desagregada en el apéndice.

Historia de los planes de estudio de Economía en la UBA



El origen de la UBA y la educación superior en economía como proyecto del liberalismo unitario

A fines del siglo XVIII, el Iluminismo había penetrado en buena parte de España, ganando terreno en algunas universidades. Por ese entonces, se discutían reformas de los viejos planes de estudio escolásticos. Entre las nuevas ciencias, fue incorporada la economía política, ligada a la carrera de leyes. En la década del 80, Manuel Belgrano viajó a Europa, para completar sus estudios en la Universidad de Salamanca, siendo testigo privilegiado del inicio de la educación universitaria de economía en el mundo hispánico.1 En su autobiografía, reconocerá que ninguna disciplina lo había cautivado tanto como el estudio de la economía política.2

Ocupando el cargo de secretario del Consulado, en 1796 el prócer propuso crear una Escuela de Comercio en Buenos Aires. Luego, hizo lo propio con la escuela de dibujo, abriéndose en 1799, y finalmente, el 12 de septiembre de 1810, se abrió la Escuela de Matemáticas, no para cultivar el espíritu, sino para proveer de mejores herramientas a la ciencia de la economía política, con miras a potenciar el desarrollo de la industria local. Al juzgar por sus escritos, Belgrano tenía bien claro el rol que podía jugar la educación en la economía criolla, tanto en la difusión de técnicas productivas, el ejercicio profesional del comercio, como en el conocimiento profundo de la economía política.

La iniciativa de educación superior fue retomada por el grupo rivadaviano. A instancias del primer Triunvirato, el 7 de agosto de 1812 se anunció la creación de un “establecimiento literario”, en el cual se adelantaba una lista de asignaturas, entre ellas economía política. Según revista Fernández López3, el anuncio era medio vago, no establecía programas, régimen de organización, bibliografía, ni el lugar. Tampoco se daba el nombre de los profesores, pero el plan consistía en traerlos de Europa.

En 1815, Rivadavia y Belgrano viajaron a Inglaterra, justo cuando Ricardo comenzaba a dominar la escena pública a través de los debates periodísticos (controversias del oro en 1809-10, los granos en 1815). Las ideas de Belgrano eran bien distintas, años atrás había criticado ambas posturas ricardianas, pero no hizo escuela. En cambio, Rivadavia encontró allí el ambiente ideal para dar sustento al proyecto liberal en el Río de la Plata. Se entrevistó con Jeremy Bentham con quien debió consultar sus proyectos universitarios, pues Bentham era una figura central en la academia inglesa.4

Ya en Buenos Aires, en 1821, durante el gobierno unitario de Martín Rodríguez, Rivadavia funda la UBA. El 28 de noviembre de 1823, por Decreto del Poder Ejecutivo de la Provincia de Buenos Aires, se abrió la primer cátedra de economía política en el país5. Se desataca el llamado a crear teorías que se correspondan con la situación de “países tan nuevos”, las cuales no pueden ser las mismas que las teorías pensadas para los países del centro.
Mas crece la urgencia con que la situación de estos pueblos reclama la adquisición de tan importantes nociones y aún lo que importa más –el crearse la aplicación de la teoría de esta ciencia a la práctica correspondiente a países tan nuevos y que, por lo tanto, difieren en gran parte de los principios que rigen y que son adaptables a naciones en que la población ha subido al grado de embarazarse, en que la acumulación de capitales disminuye la cantidad de sus productos, en donde las necesidades, la moral y habitudes formadas por tantos siglos y tantos sucesos tienden al aumento del trabajo, y en donde la industria y las luces proporcionan una concurrencia que viene a ser más fecunda que ellas mismas.6
El curso duraba dos años. En el primero, se daba la teoría, para la cual se utilizaba el texto de James Mill, “Elementos de Economía Política”, que acababa de ser publicado -en castellano-, en Buenos Aires. En el segundo año, se veía una aplicación a la economía doméstica y comercial, estadística y administración de la hacienda pública. Como la bibliografía para la parte aplicada era inexistente, el decreto establecía que el docente debía escribir un texto para ir llenando ese vacío7.
Durante este período que va de 1823 a 1826, el plan de estudios fue sufriendo leves modificaciones en función del docente que tomaba el cargo, siempre dentro del Departamento de Estudios Preparatorios

El 25 de abril de 1826, el rector Valentín Gómez lanzó una reforma del plan de estudios, bajo influencia del nuevo docente, Dalmacio Vélez Sarsfield. La propuesta incluía trasladar el estudio de Economía Política al Departamento de Jurisprudencia. Esto se fundaba, no sólo por una cuestión de correlatividades, sino también, para imprimirle un sentido social a la disciplina, pues los impulsores de la reforma encontraban a “las materias que se versan en el estudio de la economía más análogas a las de la jurisprudencia que a las de ninguna otra facultad”8. Otro elemento pedagógico que se modificó fue la modalidad de cursada, pasando a darse instancias teórico y practicas a lo largo de todo el curso. Finalmente, es importante destacar la extensión de la cursada, que pasaba de dos a tres años. Por su parte, Vélez Sarsfield sugirió se reemplace el texto de Mill por el Say.

El gobierno tomó algunos elementos; otros los modificó y otros directamente los rechazó. Aceptó el requisito para Jurisprudencia, pero también permitió su cursada para los estudiantes del Departamento de estudios preparatorios9. En cambio, no aceptó el año adicional, ni incorporó la división entre clases teóricas y practicas, ni se especificó la bibliografía a seguir.

A pesar del consabido liberalismo de los unitarios, se estaba lejos de la autonomía universitaria y cualquier reforma progresista. La vida universitaria dependía muy estrechamente del gobierno de la Provincia. Ante las nuevas autoridades provinciales, el rector Gómez insistió con un nuevo proyecto. El 24 de noviembre de 1828, elevó un plan por el cual confería un año adicional, tanto a los estudios preparatorios como a la carrera de Jurisprudencia. A su vez, la primera recibiría un énfasis en matemática y física, mientras que economía política se vería en ese último año agregado, junto con Historia Moderna. En Jurisprudencia, economía política se vería en el segundo año.

Al existir una única cátedra, la ideología del docente era muy influyente sobre los estudiantes. El grupo rivadaviano adhería al liberalismo económico, y propagó desde las aulas la idea ricardiana de las ventajas comparativas. Mientras Vélez Sarsfield estuvo al frente del curso, las tesis tuvieron un marcado sesgo librecambista, llevando títulos como: “El comercio libre”, “Utilidad del comercio libre”. En el año 1825 se firmó el Tratado de libre comercio con Gran Bretaña.
Estudiar economía en los tiempos de Rosas

Una vez frustrado el proyecto político de los unitarios, en 1830, una comisión especial designada por el Gobierno de Rosas, entre los que se encontraban ilustres e ilustrados federales como Vicente López y Pedro De Angelis, presentó un proyecto de organización de la Instrucción Pública. A partir de allí se acordó un reglamento, que en materia de educación superior establecía, entre otras cosas, “La instrucción científica es libre y gratuita para todos los jóvenes”10. La comisión realizó un análisis de la organización de la UBA y encontró falta coherencia y plan, debido a que los profesores, “aislados en sus aulas, cada uno arreglaba su respectivo curso sin relacionarlo con los de las demás”11. Se organizaron Consejos por facultades o departamentos, nombrados por los catedráticos. Dicho órgano tenía entre sus facultades proponer métodos de enseñanza y examinar los programas de los cursos de los profesores, e indicar las obras más acreditadas para utilizar como bibliografía.

El 25 de febrero de 1831, el rector electo Santiago Figueredo comunicó al ministro de Gobierno las reformas proyectadas, y anunció suprimir aquellas ciencias que eran de “puro lujo”. Por el art. 34 sentenció: “Se suprime por ahora la Cátedra de Economía Política”.12 Cabe notar que los años anteriores, la universidad y el departamento de Jurisprudencia venía funcionando de manera errática. El mítico curso de Economía Política tenía apenas un puñado de estudiantes, a veces solo dos, y está probada la poca dedicación de los profesores asignados, a juzgar por la cantidad de faltas, debido, seguramente, a sus otras responsabilidades civiles, que llevaban a suspender los cursos.13 Ningún docente cumplió con la obligación de escribir el libro de economía aplicada para la segunda parte del curso. La cantidad de tesis presentadas para 1827, 1828, 1829 y 1830 habían sido 6, 3, 2 y 3 respectivamente. Para el año 1831, tras la reforma, ascienden a 11. 14
En 1834 se realizó una nueva reforma, a través del “Manual o Colección de los decretos orgánicos de la Universidad. En ella participó una comisión formada por Valentín Gómez, E. Zabaleta y Vicente López. En él, vemos restablecido el curso de “elementos de economía política”, esta vez en el tercer año de jurisprudencia.15
Ante los problemas económicos, desde 1835 algunas carreras cerraron cursos. En jurisprudencia, quedaron reducidos a tres cátedras: derecho civil, derecho de gentes y derecho canónico. Fueron suprimidas Derecho público eclesiástico y elementos de economía política.

A pesar haberse cerrado el curso, la reflexión sobre economía política continuó en reuniones por fuera de la universidad, siendo una práctica porteña que venía de los tiempos de la colonia.16

Los intelectuales de la generación del ´37 escucharon el Segundo discurso del Salón Literario a cargo de Esteban Echeverría. Además de presentar el proyecto económico de industrialización de las materias primas, el autor de “Apología del matambre” insistió en la importancia de observar la realidad, para construir una ciencia económica verdaderamente argentina, criticando los intentos de querer reproducir en el país, las teorías pensadas para otras sociedades. El juicio de Echeverría sobre este asunto merece la extensa reproducción:
Estos datos y otros muchos podrían engendrar con el tiempo una ciencia económica verdaderamente argentina, y estudiada nuestra industria, la ilustraría con sus consejos y le enseñaría la ley de la reproducción.

Por más que digan los economistas europeos, lo que ellos dan por principio universal y leyes universales en el desarrollo de la riqueza y la industria, no son más que sistemas o teorías fundadas sobre hechos, es verdad, pero tomados de la vida industrial de las naciones europeas. Ninguno de ellos ha estudiado una sociedad cuasi primitiva como la nuestra, sino sociedades viejas que han sufrido mil transformaciones y revoluciones, donde el hombre ha ejercido la actividad de su fuerza, donde la industria ha hecho prodigios, donde sobreabundan los capitales y los hombres, y donde existen en pleno desarrollo todos los elementos de la civilización. Verdad es que ellos han descubierto porción de verdades económicas que son de todos los tiempos y climas; pero si se exceptúan estas verdades, de poco pueden servirnos sus teorías para establecer algo adecuado a nuestro estado y condición social. Además, cada economista tiene su sistema, y entre sistemas contradictorios fácil es escoger en abstracto, pero no cuando se trata de aplicarles a un país nuevo en donde nada hay estable, todo es imprevisto y dependiente de las circunstancias, de las localidades y de los sucesos; en donde es necesario obrar contra la corriente de las cosas por ajustarse a un principio cuya verdad no es absoluta. Hemos visto, sin embargo, en nuestras asambleas, como en política, disputar en economía, cuando se trataba de fundar un impuesto, de arbitrar medios para el erario, de establecer bancos, etc., a nombre de tal o cual economista; echar mano de la economía europea para deducir la economía argentina sin tener en consideración nuestra localidad, nuestra industria, nuestros medios de producción, ninguno de los elementos, en fin, que constituyen nuestra vida social. Así las providencias de nuestros legisladores a este respecto unas veces han sido ineficaces o ilusorias como en la contribución directa, otras han producido más mal que bien, como el banco y el papel moneda, y ninguno ha tenido en mira poner a cubierto al estado de insolvencia, y de que no pueda hacerse nada por falta de recursos pecuniarios en caso de bloqueo o guerra con alguna potencia extranjera, estableciendo un impuesto sobre bases sólidas, permanentes, y no sobre el recurso precario de las importaciones y exportaciones extranjeras.

Y en su fragmento de Economía Política continua con la idea:
No ignoráis que la Economía Política es la ciencia que enseña cómo se produce, consume y distribuye la riqueza entre las naciones. La producción de la riqueza está, sin duda, sujeta a leyes generales y de todos los tiempos como lo está en su desarrollo cada una de las facultades humanas. Pero también es cierto que la riqueza o la industria que la produce debe seguir leyes especiales en cada sociedad y estar subordinada en su desarrollo a las influencias locales, a las costumbres, a la organización social de cada pueblo. Adoptando y reconociendo esas leyes generales, inmutables en la producción de la riqueza que han descubierto los economistas filosóficos, debemos, pues, nosotros procurar descubrir, por medio de la observación de los hechos, las leyes locales que observa en su desenvolvimiento nuestra industria o nuestra riqueza nacional para fundar en ellas una ciencia económica verdaderamente argentina.
Los proteccionistas dan cátedra

Luego de Caseros, se escindió el Estado de Buenos Aires, contando para sí con los recursos de la Aduana. El 8 de mayo de 1854, la cátedra de Economía Política fue reincorporada al plan de estudios de Jurisprudencia. Se libró el primer cargo concursado, ganado por el italiano Pinoli, quien fuera el primer docente en redactar el texto exigido para la economía aplicada, llevando el curioso título: “Lecciones de Economía Política Ecléctica, dictadas en la Universidad de Buenos Aires”.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta iconEl Plan de Estudios del 2004 en el caso de danza junto al llamado...

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta iconPlan de estudios de grado en Economía

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta iconPlan de estudios de la carrera oratoria y liderazgo

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta iconPropuesta de plan de estudios teórico, humanista, práctica

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta iconPropuesta de plan de estudios teórico, humanista, práctica

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta iconPlan de estudios plan de estudios del licenciado en periodismo

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta iconPlan de estudios de la carrera o programa que cursó y aprobó en el...

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta iconElaborar como fase de Avance un borrador del Plan Especial en el que figurará una propuesta de

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta iconPlan Maestro Urbano para “Intervención y propuesta de proyectos en...

Análisis del plan de estudios de la carrera de economía. Historia y propuesta icon2014 University of Oxford, Inglaterra Estancia para el programa de...
«Poder, Sangre y Dinero: Olivares en su laberinto». Director: Dr. Ignacio Arellano. Calificación: apto Cum Laude por unanimidad....




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com