No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras”




descargar 0.52 Mb.
títuloNo es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras”
página10/10
fecha de publicación06.02.2016
tamaño0.52 Mb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
Otros pensadores amplían la comparación relacionando el dardo del insecto -de manera metafórica, claro está- con el del Señor, cargado con el ministerio de Justicia. Símbolo de la espada que sanciona la ley y expresa la verdad, el aguijón quema y castiga, purifica a través del fuego, limpia y consagra la remisión. La miel del Cristo explícita el aspecto medicinal del alma salvadora, curativa, dulcificadora y misericordiosa del Hijo de Dios. De manera que el animal se convierte rápidamente en un símbolo de resurrección y de vida eterna. Los filósofos paganos y los pensadores cristianos introducen a la abeja en sus bestiarios metafóricos. Ella permite poéticamente resolver las antinomias propias de sus visiones del mundo. Entre lo individual y lo colectivo, lo espiritual y lo temporal, las abejas eligen la tribu y lo sagrado. El símbolo excita aún hoy la memoria genética de los hombres.”
De Teilhard de Chardin, el tomar en serio y con carácter universal y absoluto la Evolución. Todo el fenómeno espacio-temporal se desarrolla evolutivamente. De las partículas de átomo al átomo, del átomo a la molécula, de la molécula a la gran molécula, de ésta al virus, del virus a la célula, de la célula a los protozoarios, de éstos al hombre, a través de todas las ramificaciones del Árbol de la Vida, del hombre a la planetización humana, y de ésta a la Pleromización de Cristo, todo es un continuo proceso evolutivo. Es un proceso total de cosmogénesis, biogénesis, noogénesis y cristogénesis.

La humanidad se ve acercada a un punto de convergencia en que todo se une, se concentra, se consolida, se anima. Teilhard llama Omega a este punto y le asigna los caracteres de autonomía actualidad, irreversibilidad y trascendencia, de suerte que repetidas veces afirma que este Punto Omega es Dios e insinúa que su método nos proporciona una verdadera prueba —prueba de complejidad, la llama— de la existencia de Dios

Creo que el Universo es una Evolución. Creo que la Evolución va hacia el Espíritu.

Creo que el Espíritu se eleva a lo Personal. Creo que lo personal supremo es el Cristo Universal”.

Del Pbro. Julio Meienville su crítica a la cosmovisión de Teilhard de Chardin

De Carl Gustav Jung, arquetipos e imagos.

De Nietzsche, el caos del inconsciente.
De “Nueve ensayos dantescos” la sutileza con que Jorge Luis Borges señala la ambigüedad voluntaria del Dante sobre la suerte de Ugolino: Poscia, piú che´l dolor, poté il digiuno
En el tiempo real, en la historia, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas opta por una y elimina las otras; no así en el ambiguo tiempo del arte, que se parece al de la esperanza y al del olvido. Hamlet, en ese tiempo es cuerdo y es loco. En la tiniebla de su Torre del Hambre, Ugolino devora y no devora los amados cadáveres, y esa ondulante imprecisión, esa incertidumbre, es la extraña materia de que está hecho. Así, con dos posibles agonías, lo soñó Dante y así lo soñarán las generaciones.”
También de Borges la atrevida hipótesis que interpreta tras toda la creación literaria y esfuerzo dialéctico, el omnipresente anhelo del amor.
Yo sospecho que Dante edificó el mejor libro que la literatura ha alcanzado para intercalar algunos encuentros con la irrecuperable Beatriz (…) En el principio de la Vita nuova se lee que alguna vez enumeró en una epístola sesenta nombres de mujer para deslizar, entre ellos, secreto, el nombre de Beatriz. Pienso que en la Comedia repitió ese melancólico juego
La relectura necesaria de la Divina Comedia le deparó el reencuentro con antiguas emociones y versos que había saboreado en el idioma original de la versión de Ulrico Hoepli, Editore libraio de Milano, y en la vernácula de Bartolomé Mitre.

Incluyó en sus páginas “Dante y Beatriz”, del pintor prerrafaelista Henry Holiday, que imagina el encuentro en el Puente Santa Trinidad.
De William Shakespeare: Romeo y Julieta. Paradigma del amor y las improvisaciones adolescentes para conformarlo.
Romeo Señora, juro por esa bendita luna

Que pone puntas de plata en la copa de todos los frutales

Julieta No jures por la luna, por la inconstante luna

Que cambia mensualmente en su órbita circular,

No vaya a resultar tu amor igualmente variable.

Romeo ¿Por qué he de jurar?

Julieta No jures por nada

O si quieres, jura por tu graciosa persona,

Que es el dios de mi idolatría,

Y te creeré.

Romeo Si el querido amor de mi corazón…

Julieta Bueno, no jures. Aunque me regocijo contigo,

No tengo regocijo en el encuentro de esta noche:

Es demasiado apresurado, demasiado imprevisto, demasiado repentino,

Demasiado parecido al relámpago, que cesa de ser

Antes que pueda uno decir. “Relampaguea”. Amor buenas noches.

Este capullo de amor , con el aliento del verano que hace madurar,

Tal vez resultará una hermosa flor la próxima vez que nos veamos.

Buenas noches, buenas noches. Que tan dulce reposo y descanso

Venga a tu corazón como el que hay dentro de mi pecho.

Romeo Ay, ¿me vas a dejar tan insatisfecho?

Julieta ¿Qué insatisfacción puedes tener esta noche?

Romeo El trueque de tu juramento de amor fiel por el mío.

Julieta Te di el mío antes que me lo pidieras.

Y sin embargo quisiera que estuviera otra vez por darse.

Romeo ¿Quisieras retirarlo? ¿Con qué fin, mi amor?

Julieta Sólo por ser liberal y volvértelo a dar:

Y sin embargo deseo aquello que tengo.

Mi botín es tan ilimitado como el mar,

Mi amor igual de profundo: cuanto más te doy

Más tengo, pues ambos son infinitos.
¿Cómo no fascinarse con la pasión de una niña de catorce años, que la muerte transformará en tragedia y voto por una estatua de oro puro que la recuerde?
De “El cajón de Descartes” extrajo fragmentos de su “José Amadeo”

El beso” por Gustav Klimt, lo expresa todo

De su “El señor Parra y el normalista”, el suceso de Camila y el clérigo Gutiérrez, en voces de José Manuel de Rosas y Domingo Faustino Sarmiento.
Fueron otros.
Salvador de Madariaga

Harold Bloom

George Orwell

Joseph Losey

Gabriel García Márquez,

Lope de Vega

Miguel de Cervantes Saavedra

Darío Nicodemi

Carlos Llorens

Eduardo De Filippo

Benito Pérez Galdós

Sigmund Freud

Jaques Lacan

Arnaldo Rascovsky

RenéSpitz

Sófocles

Roff Carballo

G. L. Engel

Delgado-García

Martín Buber

La mil y una noches

Mujica Láinez

Eugenio O´Neil

De Virginia Woolf : “La muerte de una polilla”

Se es proclive a olvidarse de la vida, viéndola encorvada y dominada y aderezada y oprimida de modo tal que ha de moverse con la mayor circunspección y dignidad. Una vez más, la idea de todo lo que esa vida pudiera haber sido de nacer con cualquier otra forma, nos hace ver con una especie de piedad sus sencillas actividades.”

De Jacob Wasserman

J. Lacan

S. Freud

Werner Herzog

Herman Hesse

Jean Paul Sartre

Hegel

Martín Freud

Salvador Dalí

Thomas. Mann
Readers Digest

Holocaust Learning Center
De Johann Wolfgang von Goethe
Que lo Evolutivo que perpetuamente obra y vive, os circunde con dulces barreras de amor, y a lo que se cierne en el aire cual flotante aparición, dadle fijeza con pensamientos duraderos”
De Albert Camus, Marco Anneo Séneca, Platón, cuestiones sobre el suicidio



De Julia Cristeva: “Al comienzo era el amor. Psicoanálisis y fe”: [Creer es poner el corazón en alguna cosa (Darmesteter)]

Tennessee Williams

FedericoFellini

Lev Tolstói

Alain Bosquet

Benedicto XVI
Y muchos más, que la palabra viaja de comarca en comarca y es de todos…


1 Marta no se detiene ni un instante;

trajina del rescoldo hasta la artesa,

pone los candeleros en la mesa,

hiñe el pan, prende el sándalo fragante.
María está a los pies del visitante.

Sumergida en atónita extrañeza,

solo escucha con aire de posesa,

esa voz celestial y trasmutante.
Señor, en este tiempo tumultuoso,

el alma, como Marta preocupada,

ansiosa se dispersa y extravía.

Señor, que suene el toque del reposo

para escuchar tu voz. Que nos invada

el lúcido silencio de María.


2 Carlos Joaquín Delgado: “la periagogé del espectador cinematográfico.

3Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. Así que hago lo que me parece lo mejor que puedo hacer. Tú me has dado la máxima felicidad posible. Has sido en todos los sentidos todo lo que cualquiera podría ser. Creo que dos personas no pueden ser más felices hasta que vino esta terrible enfermedad. No puedo luchar más. Se que estoy arruinando tu vida, que sin mi tú podrás trabajar. Lo harás, lo sé. Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que debo toda la felicidad de mi vida a ti. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirlo — todo el mundo lo sabe. Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices que lo que hemos sido tú y yo.”

4 Cierro los ojos y veo una bandada de pájaros. La visión dura un segundo o acaso menos; no sé cuántos pájaros vi. ¿Era definido o indefinido, su número? El problema involucra el de la existencia de Dios. Si Dios existe, el número es definido, porque Dios sabe cuántos pájaros vi. Si Dios no existe, el número es indefinido, porque nadie pudo llevar la cuenta. En tal caso, vi menos de diez pájaros (digamos) y más de uno, pero no vi nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres o dos pájaros. Vi un número entre diez y uno, que no es nueve, ocho, siete, seis, cinco, etcétera. Ese número entero es inconcebible; ergo, Dios existe”

El Hacedor, Buenos Aires, 1960, pág. 17.

5 Te he conducido con ingenio y arte,

desde aquí tu albedrío te conduce

por vías en que no has de fatigarte

No esperes que ya pueda aconsejarte;

tu sano juicio tu albedrío abona,

tu sabes por ti mismo gobernarte,

pues te enmitro y te pongo la corona.

6 Así imploré; y aquella tan lejana

Como parecía, se sonrió y me miró de nuevo;

Y después se volvió a la eterna fuente.”
Cosí orai: e quella, si lontana

come parea, sorrise e riguardommi;

poi si tornó all´etterna fontana”

7 Quiero morir cuando decline el día,
en alta mar y con la cara al cielo,
donde parezca sueño la agonía,
y el alma, un ave que remonta el vuelo.

No escuchar los últimos instantes,
ya con el cielo y con el mar a solas,
más voces ni plegarias sollozantes
que el majestuoso tumbo de las olas.

Morir cuando la luz, triste, retira
sus áureas redes de la onda verde,
y ser como ese sol que lento expira:
algo muy luminoso que se pierde.

Morir, y joven: antes que destruya
el tiempo aleve la gentil corona;
cuando la vida dice aún: soy tuya,
aunque sepamos bien que nos traiciona.


“Para entonces”, de Manuel Gitiérrez Nájera

8 En el año 381 el concilio de Constantinopla elaboró el primer Credo de la Iglesia Apostólica cuya traducción desde el griego es la que sigue a continuación:
Creemos en un Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y la tierra, de todas las cosas visibles e invisibles; y en un Señor Jesucristo, el Hijo único de Dios, engendrado del Padre antes de todos los siglos, luz de luz, verdadero Dios de verdadero Dios, engendrado, no creado, consustancial al Padre, por quien todo ha sido hecho; quien por nosotros, los hombres, y para nuestra salvación descendió de los cielos, por medio del Espíritu Santo se encarnó en la Virgen María se hizo hombre; fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilatos; sufrió; fue enterrado; resucitó el tercer día, según las Escrituras, ascendió a los cielos; se sienta a la derecha del Padre y volverá en gloria a juzgar a los vivos y a los muertos; su reino no tendrá fin; y en el Espíritu Santo, el Señor, que vivifica; que procede del Padre; que con el Padre y el Hijo es conjuntamente adorado y glorificado; que habló a través de los profetas. Y en una Iglesia santa, católica y apostólica. Confesamos un bautismo para la remisión de nuestros pecados. Esperamos la resurrección de los muertos y la vida del siglo por venir. Amén.”
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” iconEn nuestra vida utilizamos el dibujo constantemente. Lo utilizamos...

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” icon¿Cree que fue un error no haber formado una alianza con Perú Posible...

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” iconSinopsis: “Un grupo de personas de diferentes ámbitos se ven envueltas...

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” iconLa universidad debe fomentar la investigación de más alto nivel en...

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” iconExisten diferentes tipos de inteligencias las cuales todas las personas...

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” icon"Lo que tenemos hoy en México es una insurgencia criminal, una rebelión...

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” iconEs una corriente estética que supuso una ruptura con el
«invisible» que caracterice personajes, hechos y situaciones objetivamente sin llamar la atención sobre el escritor

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” iconEs un territorio desconocido, sobre todo porque ha funcionado como...

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” iconDirección Francesco Saponaro
«heredar». Sin embargo, hay otro personaje que gozaba en la familia del mismo tratamiento benéfico que el protagonista: una joven,...

No es posible comenzar un poema sin una parcela de error acerca de sí mismo y el mundo, sin una brizna de inocencia en las primeras palabras” iconLas 10 preguntas más comprometidas en una entrevista de trabajo
«por el dinero». La empresa quiere conocer tu orden de prioridades en la vida, a que distancia se encuentra la esfera privada de...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com