Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez




descargar 258.17 Kb.
títuloPopulistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez
página7/11
fecha de publicación03.01.2016
tamaño258.17 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

José Enrique González Ruiz


joseramo@servidor.unam.mx
Parte sustancial del discurso de los neoliberales es el de la modernización del Estado. El advenimiento de las políticas de privatización de la vida pública, habría producido un ensanchamiento del ámbito de libertad de los gobernados. La democracia política sería consecuencia ineludible del debilitamiento de los poderes públicos. Sicartsa y Atenco demuestran que, al igual que el progreso prometido, la democratización de la nación sigue pendiente.

Proveniente del Partido Acción Nacional, el actual gobierno federal presentó al electorado una imagen de apertura y tolerancia a los puntos de vista divergentes. De hecho, buena parte de su crédito político lo ganó en jornadas contra el autoritarismo del régimen priísta. En la crítica a la represión de los crímenes históricos del priato, muchas veces la derecha se unió a sectores del pueblo. Hoy está claro que no difieren del antiguo régimen en lo esencial.

En Atenco vimos en toda su extensión el terrorismo de Estado. Nada tienen que envidiar los planificadores de esta represión con la de Acteal o la de Aguas Blancas. El sello es el mismo, como es el mismo el aparato represor del Estado que no cambió cuando el PAN ganó la Presidencia de la República, ni cambia cuando el PRD gana alcaldías o gubernaturas.

Los sucesos de Atenco dan cuenta de una acción planeada y estructurada para aterrorizar a la población, masacrando a un pueblo valiente. El capital, que ya contaba las ganancias que le iba a dejar el aeropuerto de Texcoco, vio frustrada su ambición debido a la defensa de su tierra por parte de un pueblo consciente y decidido. Decidió cobrarle la afrenta y masacrarlo de forma pública con fines atemorizantes.
Toda la fuerza del Estado
Llama la atención la simplicidad del origen del conflicto, o sea la ubicación de un grupo de vendedores de flores para venderlas un día especialmente favorable como es el 3 de mayo, de la Santa Cruz. Es cuestión de todos los días el forcejeo entre el comercio informal y las autoridades, dado el enorme desempleo que produce el modelo neoliberal. Por más esfuerzos que se hagan, mientras no se modifique lo estructural de la economía, seguirá siendo problemática la presencia de los ambulantes. Por eso, los funcionarios tienen que saber usar permanentemente el diálogo y la concertación.

No ocurrió así en Atenco. El presidente municipal perredista preparó una emboscada a los miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, para lo cual solicitó la participación de los agentes estatales y federales. El conjunto de la clase política se alió para provocar y masacrar a los atenquenses. Todo estaba previsto y calculado.

En una primera fase del conflicto, se dio un enfrentamiento en el que las “fuerzas del orden” salieron con la peor parte. La televisión reprodujo hasta la nausea escenas en las que civiles golpean a uniformados de forma por demás excesiva. Fueron los locutores de radio y televisión los que prepararon la revancha, que tomó formas de terrorismo de Estado. Con un discurso histérico, los lectores de noticias y propagadores de las “verdades” del capital y del Estado clamaron por la represión y se congratularon de poderla filmar y proyectar por la pantalla.

La jerarquía católica dejó constancia de su alineación con el poder. El obispo de Ecatepec, Onésimo Zepeda, de nuevo mostró sus tendencias fascistas al condenar a las ovejas pobres del rebaño y aplaudir la saña de los golpeadores y violadores.

La invasión de Atenco no fue durante la refriega, sino un día después. Como ejército invasor, el contingente policiaco invadió el pueblo con las armas ocultas en la ropa, destrozó puertas para allanar viviendas, destrozó los muebles de las humildes moradas, secuestró a ciudadanos que ahí se encontraban al detenerlos sin orden judicial, torturó sicológica y físicamente a los detenidos e incluso violó a casi todas las mujeres y a un hombre, para demostrarles quién manda y quién debe obedecer.
Se aplicaron las reglas de la guerra
Dicen que en la guerra y en el amor todo se vale. Así de literal lo tomaron los gobiernos federal, estatal y municipal, con sus respectivos cuerpos de policía. A éstos se les concedieron los privilegios de los ejércitos ocupantes: robar todo lo que hallaran a mano, destruir lo que encontraran a su paso, golpear sin misericordia a todo el que se atravesara y violar a las mujeres para escarmiento de todos.

Los gringos en Irak denominaron “terror infinito” a uno de sus operativos. Toda proporción guardada, lo de Atenco siguió el mismo patrón de conducta. Había que cometer abusos tan descomunales, que sirvieran de ejemplo a todo el que en lo sucesivo pretenda enfrentar a la derecha cavernaria que desgobierna al país.

En la guerra, la primera que cae es la verdad, dicen los estrategas. También en Atenco se propaló la mentira, cuando Televisa, Tv Azteca y los demás beneficiarios de la ley de medios recientemente aprobada por el PRI y el PAN se dieron, alegremente, a la tarea de difamar a los atenquenses. Los hicieron ver como unos auténticos monstruos, igual que a Saddam Hussein poco antes de los bombardeos contra el pueblo mártir de Irak.

La diferencia es que en este caso, la agresión fue contra familias mexicanas, a las que se castiga por tener dignidad y valor para enfrentar las arbitrariedades del poder. Se trata de una guerra del Estado contra su propio pueblo, en defensa de los intereses de los ricos y los políticos oficializados.

Igual que hicieron los norteamericanos con los soldados que torturaron y violaron en la cárcel de Abu Grahib, se organizarán algunas mascaradas de juicios. Unos cuantos policías irán a prisión para calmar a la opinión pública, pero Vicente Fox, Carlos Abascal, Eduardo Medina Mora y sus comandantes seguirán ejerciendo cargos públicos sin la menor vergüenza.

Fox no investigó los crímenes históricos del PRI-gobierno, porque tenía la intención de violar gravemente los derechos humanos. Es, junto con Echeverría y Moya Palencia, un delincuente de lesa humanidad

Los anima la impunidad. No se hacen justicia entre ellos, aunque en cuestiones secundarias (o relacionadas con sus negocios) tengan diferencias. Pueden llegar a matarse entre ellos por alguna posición política, pero se unirán cuando se trate de reprimir al pueblo. También se protegerán entre sí.

La lección está a la vista: no hay que confiar en los políticos que se comprometen con el capital. Pueden llegar a los puestos con buenas intenciones, pero se corrompen y terminan haciendo lo que criticaban.
Lo de Atenco aún no termina
Cuando denostaron a los jóvenes rebeldes del CGH de la UNAM, muchos se unieron al coro (o, en el mejor de los casos, guardaron silencio). Hoy se dan cuenta de que la derecha es una fiera, que tiene siempre afilados los colmillos y las garras.

Ya decidieron el PRI y el PAN (con la complicidad de sectores del PRD) que van a quedarse en la Presidencia para seguir haciendo negocios. Por eso, declararon la guerra al pueblo y “ganaron” su primera batalla en Atenco.

Pero el pueblo ya no está dormido. Defenderá su derecho a definir soberanamente el futuro.
Índice
Peña Nieto sin futuro político

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconTodo lo que esta a la derecha de la izquierda, es derecha

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconTodo lo que esta a la derecha de la izquierda, es derecha

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconDe izquierda a derecha de arriba abajo: tropas de la Commonwealth...

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconFigura 1: Distribución de la población en edad de trabajar en Andalucía...

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconMexico: Gabino Cué: “Quedé en medio de los duros de la izquierda...

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconPrologo
«casi testamentario»— como un hombre de izquierdas («por lo tanto siempre he dado al término izquierda una connotación positiva,...

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconAcuerdos, tareas y pronunciamientos emanados de la asamblea estatal...

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconAcuerdos, tareas y pronunciamientos emanados de la asamblea estatal...

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconAcuerdos, tareas, pronunciamientos y plan de acción emanados de la...

Populistas de izquierda a derecha Arturo Jiménez iconTaller de Lectura y Escritura
«imperio», como se lo llama ahora. Un imperio que mantiene el apellido «yanqui» y que, de la mano de algunos líderes populistas,...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com