The china lobby ” : influences on u. S. China




descargar 70.93 Kb.
títuloThe china lobby ” : influences on u. S. China
fecha de publicación01.11.2015
tamaño70.93 Kb.
tipoDocumentos
p.se-todo.com > Derecho > Documentos
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

Facultad de Derecho y Ciencias Sociales

Licenciatura en Relaciones Internacionales

Política Exterior de Estados Unidos
Adán Corral Cossío

Erwin Yirad Sánchez Cabrera

Angeles Mendez Morantes

Diana García Tlapechco

Anahí Luna Cortés

Reporte de lectura

THE CHINA LOBBY: INFLUENCES ON U.S.-CHINA

FOREIGN POLICY IN THE POST WAR PERIOD, 1949-1954

Jeff Blackwell

El propósito de la presente lectura gira en torno al análisis de la influencia que ejerce el Lobby Chino en la política exterior de Estados Unidos durante el periodo de 1949 a 1954. La estructura del texto se organiza en una forma descriptiva para explicar en primer lugar el concepto de ‘Lobby’, posteriormente el término de ‘Lobby Chino’, para después seguir con la exposición de los miembros del Lobby de China. Siguiendo a lo anterior, el autor señala cómo y por qué se formó esta asociación, continuando con la identificación de los medios usados por el Lobby para ejercer presión sobre la política exterior de Estados Unidos hacia China. Por último, el autor, Jeff Blackwell, somete a consideración los esfuerzos del lobby para poder arrojar una conclusión acerca de su éxito o fracaso ejercido sobre la política exterior del Departamento de Estado concerniente a los asuntos del Lejano Oriente.
Usualmente, el término ‘Lobby’ se describe como un grupo privado que busca influenciar la política de una nación, en este caso, de Estados Unidos. Sin embargo, el Lobby Chino se considera una expresión menos convencional, ya que existió sin la coordinación de una organización central y sin la orientación de ningún líder en particular.
Blackwell denomina ‘Lobby de China’ o ‘Lobby Chino’, a la red compuesta por personas tanto extranjeras como nacionales de Estados Unidos, que comparten el interés común por derrocar el comunismo en China, mostrándose a favor del régimen de Chiang Kai-shek y en contra de las políticas comunistas de Mao Zedong.
El Lobby de China era conformado por chinos nacionalistas y por la élite política de ultra derecha en Estados Unidos. Ambos apoyaban a Chiang Kai-shek y sus esfuerzos por recuperar la China continental de las fuerzas comunistas de Mao Zedong. Con la ayuda del ambiente anticomunista, característico en la Norteamérica de la década de 1950, el Lobby ejercía una considerable presión sobre las decisiones en política exterior del Departamento de Estado, cuyos medios y resultados se van a desarrollar en los siguientes párrafos.
Hacia el final de la Guerra Civil China en 1949, las relaciones Estados Unidos - China habían llegado a un punto muerto. Los Comunistas, después de haber derrotado a las fuerzas de Chiang Kai-shek, mandaron a este último a la Isla de Taiwán como exiliado. Sin haber anticipado esta derrota, Estados Unidos temió que en el peor de los escenarios resultara una dominación comunista en la mayor parte de la región de Asia.
El Secretario de Estado Dean Acheson debía considerar defender a Chiang en Taiwan por un posible ataque comunista. Además, Acheson tenía por prioridad disolver en lo posible cualquier tipo de cooperación estratégica entre Mao y Stalin. Así, los senadores republicanos William Knowland y Robert Taft, seguidores del expresidente Hervert Hoover, demandaron una protección inmediata a Taiwán.
Para Enero de 1950, el Presidente Truman, declaró que mientras su gobierno asistiría a Taiwan económicamente, las fuerzas militares no intervendrían, pues se estaba entreabriendo una oportunidad para establecer relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y la República Popular China.
Es así como el Lobby Chino se origina, en medio de un clima anticomunista, cuando Mao Zedong toma control sobre China Continental, mientras la Guerra de Corea acentúa las fricciones entre Oriente y Occidente, sumando la eventual participación de China en el conflicto, además, la crisis de Berlín y la consumación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte son otros eventos que suceden mientras el Lobby de China está tomando fuerza. En este contexto es como esta asociación ve sus orígenes: en medio de la Guerra Fría, cuando el clima político en Estados Unidos se medía por el sentimiento anticomunista, que para entonces se percibía en sus niveles más altos.
Las personas que se unieron al Lobby Chino se agrupaban por diferentes motivos y distintos intereses por China. Conformado por líderes religiosos, hombres de negocios, políticos o periodistas, constituían un grupo diverso de personas que pertenecían tanto al sector público como aquellas que se desarrollaban profesionalmente en el sector privado. Independientemente de su origen o religión, los miembros del Lobby se identificaban bajo el estandarte del anticomunismo y a favor de la causa nacionalista China.
Parte del éxito del Lobby se debió a la falta de una organización central. Aunque se refería a la configuración del Lobby como una de naturaleza misteriosa por no dar a conocer de forma pública sus miembros o los líderes de la organización, existían individuos de los que no se cuestionaba su involucramiento. Entre los más notables se encuentra Alfred Kohlberg, un empresario de Nueva York que se consideraba anticomunista y defensor de Chiang Kai-shek. Kohlberg sirvió como presidente de la junta de Asociación Americana para la Política hacia China, desde donde dirigió numerosos ataques hacia la política exterior de Estados Unidos referente a asuntos de China.
Henry R. Luce fue otro de los afiliados al Lobby Chino, editor de las revistas Time y Life. Sostuvo la convicción de que China habría de considerarse un modelo de inspiración para Estados Unidos en cuanto al desarrollo político y económico, así como un ejemplo en lo espiritual y religioso. Luce, creía en la obligación categórica que tenían los estadounidenses por participar en la realización del destino nacional de China. La presión y la influencia que ejercía se veía materializada, por ejemplo, en el uso de la historia de Chiang Kai-shek como artículo de primera plana en repetidas ediciones de las revistas anteriormente mencionadas. Así, este editor representaba la fuerza mediática del grupo, siendo sus medios masivos de comunicación una manera eficaz para difundir la propaganda del Lobby Chino, aspecto fundamental para el éxito del mismo.
En 1949, el Partido Comunista surgió victorioso después de la Guerra Civil China, fue en ese momento cuando los seguidores del Lobby temieron que las circunstancias permitieran la propagación del comunismo a lo largo de Asia. Los estadounidenses, asociaban al régimen de Chiang como la vía para el establecimiento de una democracia en China. De este modo, en la mente de sus seguidores, la victoria comunista era equivalente a una victoria de la Unión Soviética, opinión que trataban de implantar en la opinión pública.
El acercamiento entre Pekin y Moscú después de la victoria comunista, y el abandono de Chiang Kai-shek por el gobierno de Estados Unidos, levantó fuertes críticas al Departamento de Estado, por lo que éste publicó el Libro Blanco sobre el asunto de China (China White Paper), que comprendía documentos y explicaciones para justificar la política de no involucramiento a la causa nacionalista China.
Después de enfatizar que la caída del régimen nacionalista en China no era responsabilidad de Estados Unidos, el Departamento de Estado buscó calmar a sus oponentes, o al menos justificar sus políticas a la opinión pública. El esfuerzo fracasó, permitiendo que el Partido Republicano usara esa controversia política a su favor.
El Lobby Chino acusó al Departamento de Estado por abandonar a Chiang, representando de esta forma un abandono a un aliado militar. El Lobby realizó campañas para juzgar al gobierno estadounidense como responsable de la pérdida de China y de que ésta cayera bajo las fuerzas comunistas.
La acción del Lobby se incrementó en 1950, cuando las fuerzas militares en Corea del Norte cruzaron el paralelo 38. Fue en este momento cuando el Lobby dirigió sus mayores críticas al gobierno estadounidense, pues a pesar de haber abandonado a Chian Kai-shek en Taiwan, la administración de Truman sí decidió defender Corea del Sur. Además, al momento en que China se involucró en la guerra, los que se oponían a Mao, desde el Lobby establecieron su apoyo hacia el regreso de Chiang al poder.
Cuando la paranoia anticomunista se incrementaba, especialmente con las acusaciones de Joseph McCarthy, durante las Audiencias del Senado celebradas para investigar tales acusaciones, fue cuando se popularizo el término ‘China Lobbyya que se investigaba a conspiradores pro-comunistas dentro de la administración de Truman acusados por influenciar la política exterior hacia China.
El Senador Wayne Morse, seguidor de Acheson, entre la paranoia anticomunista acusó al Lobby Chino por la realización de campañas violentas en contra de las políticas americanas hacia China, y sostuvo que incluso existían miembros pro-comunistas pertenecientes al Lobby Chino dentro del Departamento de Estado. Sucediendo a estas acusaciones, los partidarios a favor de Chiang, demandaron que Acheson realizara una investigación para denunciar a los pro-comunistas que se encontraran entre los miembros oficiales de dicho Departamento.
Está claro que el Lobby Chino era controversial por su extraordinaria habilidad para desacreditar a los funcionarios oficiales del Departamento de Estado, juzgándolos por deslealtad y traición. Siendo una característica importante del Lobby la forma de propagar sus argumentos entre la opinión pública, es en esta sección cuando el autor Jeff Blackwell sugiere una primera conclusión: el éxito de la distribución de propaganda se debió a que el Lobby se valió de la ignorancia de pueblo estadounidense en asuntos de China para poder introducir sus posturas en el tema.

Así, desde la opinión del historiador Ross Koen, el Lobby Chino era tan exitoso en asegurar su aceptación entre la opinión pública, porque la propaganda que usaban para juzgar el rol de su gobierno en los asuntos del Lejano Oriente, explotaba la ausencia de un entendimiento informado acerca de los eventos en China, es decir, se aprovechaba del desconocimiento que tenía la población en el tema para que aceptaran su postura.
Una forma de influencia del Lobby Chino hacia la Política Exterior de los Estados Unidos respecto a China y hacia la opinión pública norteamericana respecto a Oriente, fue la formación de distintos comités. El primero de ellos, fue la Asociación Americana de Política China; esta se creó en 1940, y desde su fundación hasta 1953, se dedicó a crear un sinfín de literatura en distintos formatos: cartas, folletos, panfletos, reimpresiones, comunicados de prensa, reseñas, etc. Cabe destacar que Alfred Kolhberg (empresario y vocero del anti-comunismo) jugó un papel importante, pues su alta influencia, un gran número de propaganda se realizó desde su propia oficina. Otros comités importantes fueron: el Comité de Emergencia Chino y el Comité de Defensa Americana por la Ayuda Anticomunista. Todas las agrupaciones antes mencionadas, emitían en cada una de sus publicaciones propaganda a favor del gobierno nacionalista de Chiang y desacreditaban las ideas socialistas de Mao Tse Tung; el objetivo de ello, era manipular a la sociedad y política estadounidense para involucrarse en la defensa de ciertos valores atribuidos al mundo capitalista y democrático.
El comité más ofensivo fue presentado como el Comité de Un Millon. Este inició liderado por Marvin Liebman, el Senador Walter Judd y el conde Nicolas de Roche-fort en 1953 y su objetivo principal fue presentar ocho razones para oponerse a la entrada de la China comunista en las Naciones Unidas. Las acciones que se llevaron a cabo fueron dos esencialmente: la petición se presentaría a una amplia lista de gente importante en el Congreso y se harían publicaciones en el periódico para solicitar más firmas. La petición fue presentada al presidente Eisenhower, quien recibió a los firmantes iniciales en la Casa Blanca y permitió a Judd exponer su caso para negar la membresía a la China comunista en las Naciones Unidas.
Otra herramienta del Lobby Chino para influir en la política exterior de los Estados Unidos hacia China y para desacreditar al comunismo en el país mencionado, fue el manejo de los medios de comunicación. Nuevamente, el empresario Alfred Kohlberg tuvo gran influencia en el patrocinio informativo, pues sólo subsidió revistas con contenido a favor del nacionalismo y del gobierno de Chiang. Entre estas publicaciones, se encuentran las revistas The China Monthly, Plain Talk, Tiem y Life; los artículos de dichas revistas, fueron incluso citadas en las Actas del Congreso estadounidense. Otras publicaciones importantes fueron: Collier’s, The Saturday Evening Post, Readers Digest, U.S. News and World Report. También se utilize la propaganda de algunos periódicos; estos fueron: The Washington Times-Herald, Los angeles Examiner, San Francisco Examiner y Oakland Tribune.
Dentro de la burocracia de Estados Unidos, hubo personas con una gran influencia ante los asuntos internos y la disputa por el poder en China. Uno de ellos fue Henry Luce, era considerado un republicano voraz y uno de los mejores amigos norteamericanos de Chiang. Tal relación de amistad, llevó a que Luce y el partido republicano arremetieran contra los demócratas, culpándolos de la falta de ayuda al nacionalismo chino, visto como “defensor” de los ideales que perseguía el pueblo americano. Eventualmente, todas sus acciones, lo llevaron a ser uno de los miembros más influyentes del Lobby Chino.
Otra herramienta más del Lobby Chino para conseguir determinados objetivos, fue desacreditar a los expertos del Lejano Oriente. Al triunfo del comunismo en China, varios intelectuales dejaron de abrazar al nacionalismo. Ante esta circunstancia, el Lobby Chino argumentaba que los intelectuales habían contribuido a la causa de Mao Tse Tung y que incluso, habían servido de aparato ideológico al régimen comunista chino.
En este sentido, Owen Lattimore, especialista y escritor experto en China y Mongolia, fue afectado directamente. El Congreso estadounidense ordenó abrir una investigación en contra de Lattimore, por influir de manera negativa al nacionalismo. Al respecto, Kholberg inició su participación en este proceso, pues anteriormente él tenía intenciones de tomar el control del Institute for Pacific Relations, organismo a la que Lattimore pertenecía. La participación de Kholberg, se hizo mediante artículos redactados por él mismo en las revistas Plain Talk y The China Monthly. De la misma forma, Joseph McCarthy, presentó una recopilación completa de supuestas declaraciones de Lattimore, en contra de Estados Unidos. El proceso jurídico se llevó a cabo mediante un subcomité habilitado en el Congreso, en el que se analizaban todos los escritos de Lattimore, que lo vinculaban con la URSS. Dicho Comité recomendó al Ministerio de Justicia que pusiera cargos a Lattimore, sin embargo, el tribunal desechó la acusación, debido a que no había pruebas suficientes en su contra.
Haciendo una recapitulación del capítulo en su conjunto, los efectos del Lobby Chino sobre la política exterior de Estados Unidos hacia China, se hicieron sentir tras el clima por la lucha hacia el comunismo, lo que obviamente propició un apoyo general a las acciones del Lobby Chino. Así mismo, entre el pueblo norteamericano, estaba la cuestión moral de apoyo al gobierno de Chiang, pues su régimen apoyaba los valores defendidos por los Estados Unidos. El Lobby Chino influenció a una amplia cantidad de istamericanos en contra del gobierno de Estados Unidos y sus políticas hacia China, al usar efectivamente propaganda que identificaba el régimen de Chiang con los ideales americanos y la democracia, al mismo tiempo que reforzaba la creencia que dictaba que los estadounidenses tenían una responsabilidad especial por el desarrollo de china. Sin embargo, en este proceso, hubo daño a la reputación de intelectuales, que estaban totalmente desvirtuados del conflicto y que sólo publicaban y compartían información de la realidad internacional que acontecía. Además, es preciso destacar que se formó una cadena entre el Lobby Chino, los Republicanos y McCarthy para llevar todo el proceso de desacreditación del comunismo en China; los miembros de estas organizaciones, destacan por su influencia política y económica, así como su peso dentro de la opinión pública.
Para que Estados Unidos fuera capaz de tomar una postura o emprender una política lógica hacia el Lejano oriente, fue necesario examinar una serie de acciones. En primera instancia, la seguridad en la zona había prevalecido, pues Chiang Kai-Shek no había vuelto a tomar a la China Continental, ni Taiwán fue invadida por la República Popular China. Es evidente que Estados Unidos tiene que emprender una política doble en ambos regímenes, pues necesita mantener cierta influencia en la región. En cuestiones de seguridad, Taiwán, con ayuda de Estados Unidos, se integra a la Organización del Tratado del Sudeste Asiático, y se le ponen restricciones a la República Popular China, principalmente ante Naciones Unidas.
Finalmente, la pérdida de China era evidente y Estados Unidos tendría que reconocer su esfera ideológica y política. El Lobby Chino siguió apoyando a los nacionalistas, pero ahora desde Taiwán y el gobierno estadounidense puso ciertas barreras para que el Lobby Chino actuara de una manera más cautelosa entre la nueva era de las relaciones entre EEUU y China

Reporte de lectura.

THE ISRAEL LOBBY. JOHN MEARSHEIMER Y STEPHEN WALT
Durante las últimas décadas, y especialmente desde la Guerra de los Seis Días en 1967, la pieza central de la política estadounidense medio oriente ha sido su relación con Israel. El apoyo a Israel y los esfuerzos por difundir la democracia han significado no solo un peligro a la seguridad de EU sino también a la de todo el mundo, esto conlleva a preguntarse: ¿Por qué los EE.UU. han estado dispuestos a dejar de lado su propia seguridad y la de muchos de sus aliados con el fin de promover los intereses de otro estado? Se puede suponer que la razón más viable es por intereses estratégicos en la región y por amenazas en común como el terrorismo. Ningún grupo de presión como el Lobby israelí ha generado tanta atención por parte de EU.
Israel se convirtió en el mayor receptor de ayuda económica de EU, con una cantidad de 140 000 millones USD (de 2004), cada año recibe una quinta parte del total de la ayuda exterior que da EU. Esta extraordinaria generosidad podría ser comprensible si Israel fuera un activo estratégico vital o si hubiera un caso moral convincente para el apoyo de EEUU. Pero ninguna explicación es tan convincente. La relación entre ambos países complica las relaciones de Estados Unidos con el mundo árabe. Por ejemplo, la decisión de dar $ 2.2 mil millones en ayuda militar de emergencia durante la guerra de octubre provocó un embargo de petróleo de la OPEP que causó daños considerables en las economías occidentales.
La primera Guerra del Golfo reveló el grado en que Israel se estaba convirtiendo en una carga estratégica. EEUU tuvo que desviar recursos para no perjudicar la alianza contra Sadam Hussein, Bush no podía pedir ayuda para atacar Irak sin crear oposición árabe. A pesar de su neutralidad Israel es visto así como un aliado crucial en la guerra contra el terror, porque sus enemigos son enemigos de Estados Unidos. Israel y los EE.UU. están unidos por una amenaza terrorista compartida tiene la relación causal hacia atrás: los EE.UU. tiene un problema de terrorismo en buena parte debido a que está tan estrechamente aliada con Israel, no al revés. El apoyo a Israel no es la única fuente de terrorismo anti-estadounidense, pero es muy importante, y hace ganar la guerra contra el terror más difícil. No hay duda de que muchos de los líderes de Al-Qaeda, incluyendo a Osama Bin Laden, están motivados por la presencia de Israel en Jerusalén y la situación de los palestinos.
Una última razón para cuestionar el valor estratégico de Israel es que no se comporta como un aliado leal. En muchas ocasiones peticiones de EU han sido negadas por funcionarios israelís (por ejemplo detener asentamientos y asesinatos contra líderes palestinos), también de acuerdo con la Oficina de Contabilidad General Israel ha llevado operaciones de espionaje hacia EU, aunque el espionaje no sea algo nuevo en el escenario internacional se pone en duda la relación con Israel ya que es el mayor beneficiado de la ayuda de EU.

Contrario a lo que se dice de Israel que es visto como un país débil que necesita de la ayuda de EU, los sionistas tenían fuerzas más grandes, mejor equipadas y mejor dirigidos durante el 1947-1949 Guerra de la Independencia, y las Fuerzas de Defensa de Israel ganaron victorias rápidas y fáciles contra Egipto en 1956 y contra Egipto, Jordania y Siria en 1967. Hoy en día, Israel es la mayor potencia militar en el Medio Oriente. Sus fuerzas convencionales son muy superiores a los de sus vecinos y es el único estado de la región con armas nucleares. De acuerdo con una evaluación realizada en 2005 por el Centro Jaffe de la Universidad de Tel Aviv de Estudios Estratégicos, "el equilibrio estratégico favorece decididamente a Israel, que ha seguido ampliándose la brecha cualitativa entre sus propias capacidades militares y de disuasión de poderes y los de sus vecinos." Si el respaldo del perdedor fuera un motivo convincente, los Estados Unidos estarían apoyando oponentes de Israel. Se dice que Israel es un país rodeado de dictaduras hostiles pero con lo mencionado anteriormente aún no se justifica la enorme ayuda de EEUU, aun siendo una democracia ambos países tienen grandes diferencias religiosas, de derechos de raza, distinción de clases, origen étnico etc. Israel es negligente y discriminatorio.
La larga historia de crímenes contra judíos también trajeron hostigamiento contra un tercero: Palestina. Los partidarios de Israel lo retratan como un país que ha buscado la paz en cada vuelta y muestra gran moderación, incluso cuando se le provoca. Los árabes, por el contrario, se dice que han actuado con gran maldad. La presión de la violencia extremista y crecimiento de la población palestina ha obligado posteriores líderes israelíes de retirarse de la Franja de Gaza y considerar otros compromisos territoriales, pero ni siquiera Yitzhak Rabin estaba dispuesto a ofrecer a los palestinos un estado viable. El complejo palestino con el terrorismo está mal, pero no es de extrañar. Los palestinos creen que no tienen otra manera de forzar concesiones israelíes. Como una vez admitido, Ehud Barak, si hubiera nacido palestino, él se habría unido a una organización terrorista".
La explicación hacia el apoyo estadounidense el poder sin igual del lobby de Israel Esto no pretende sugerir que "el lobby 'es un movimiento unificado con un liderazgo central ya que no toda la población pone su atención en él. Pero la política estadounidense ha llegado a tal grado de consultar hasta funcionarios israelíes, para asegurarse de que sus acciones avanzan objetivos israelíes. Como un activista de una organización judía importante escribió… es rutinario para nosotros decir: "Esta es nuestra política sobre un tema determinado, pero hay que comprobar lo que los israelíes piensan.". En sus operaciones básicas, el lobby de Israel no es diferente de los sindicatos de presión del sector agrícola, de acero o textiles de los trabajadores, o de otros grupos de presión étnicos. Los judíos estadounidenses han creado una impresionante variedad de organizaciones para influir en la política exterior de Estados Unidos, de los cuales el AIPAC (American Israel Public Affairs Committee) es el más poderoso y más conocido, forma el núcleo de influencia del lobby en el Congreso. Su éxito se debe a su capacidad para recompensar a los legisladores y candidatos al Congreso que apoyan su agenda, y para castigar a quienes la desafían. Gracias en parte a la influencia votantes judíos tienen en las elecciones presidenciales, el lobby también tiene influencia significativa sobre la rama ejecutiva. A pesar de que son menos del 3 por ciento de la población, hacen grandes donaciones de campaña a los candidatos de ambos partidos.
Para comenzar a entender lo que es el lobby de Israel se usa 'lobby' para llamar a la coalición de individuos y organizaciones que ejercen presión e influencia dentro del gobierno norteamericano para dirigir la política exterior estadounidense en una dirección pro-Israel. El artículo hace un acercamiento al Lobby Israelí y su presencia en Estados Unidos y como que es que a lo largo de los años su influencia ha sido tal que ha logrado redirigir la política exterior de EU de forma tal, que Israel es el más beneficiado. Desde la guerra de 1967 EEUU no ha dejado de mostrar un apoyo impresionante hacia el país judío de una manera tal que se puede vislumbrar una muy marcada diferencia de donación de recursos hacia esta nación que a otros países que también son aliados de EEUU y que no reciben la importante cantidad de recursos por parte de este último, además de resaltar que Israel prácticamente no es cuestionado en el gasto de los recursos que recibe y tampoco recibe críticas por parte de EU respecto a su adquisición de armas nucleares lo que ha representado la creciente impopularidad de la nación Norteamérica la región de Medio Oriente, en la media que Israel en esa zona en específico no es bien vista por todas las guerras que propiciado con sus países vecinos y por la ocupación de Cisjordania y los constantes ataques hacia campos de refugiados y asentamiento palestinos.
Aparte de la ayuda financiera, militar y de inteligencia que recibe Israel, EU ha demostrado una gran capacidad de proveer ayudar diplomática no solo en acuerdos o intentos de negociaciones en favor de Israel sino que también lo ha ayudado en un nivel más internacional vetando las resoluciones, que implican una mayor critica a las acciones de Israel es la Franja de Gaza, del Consejo de Seguridad de la ONU. Dentro de las principales hipótesis que se tienen para poder entender de mejor manera el respaldo norteamericano se piensa que por supuesto Israel es un aliado clave en esa región del mundo debido a que desde tiempos de la Guerra Fría ha proporcionado información referente a los alcances de la URSS y la influencia que puedo haber tenido en los países de la región. Sin embargo los hechos que se han ido suscitando a lo largo de la historia nos dicen que en realidad esta alianza no ha sido tan benéfica para EU como se podría pensar, debido a que por ejemplo las relaciones con los demás países de la zona, como ya se mencionó, no son muy cercanas, y también que cuando EU ha tenido que entrar en guerra con algún país de la región, prácticamente Israel no ha tenido la participación dentro de dicho conflicto que se esperaba que tuviera como paso en la Primera Guerra del Golfo o la guerra contra Irak, porque prácticamente Israel fue un aliado que ínsito a EEUU a entrar en guerra y que al final el estado judío se mantuvo “neutral” y represento un peso muerto para los norteamericanos.

Otro factor que ha influido la gran presencia del llamado Lobby israelí en la política de EU es que después de los atentados del 11 de Septiembre ambas naciones declararon al terrorismo como enemigo común intentando hacer ver a Israel es una democracia amiga rodeada de dictaduras hostiles que tienen conexiones peligrosas con grupos terroristas. Otra justificación del “trato especial” que casi casi por deber deben recibir los judíos por parte de EEUU fue el sufrimiento durante el Holocausto ya que muchos fueron perseguidos y que podría sentirse seguros sólo en una patria judía en respuesta a la larga historia de crímenes contra Judíos, sin embargo el nuevo estado judío trajo consigo nuevos crímenes contra los palestinos, lo cual a todas luces va en contra de lo que tanto predica EU sobre el respeto a los Derechos Humanos, la promoción de la Libertad y la Democracia en todo el mundo.
Hablando de una cuestión más interna el American Israel Public Affairs Committee (AIPAC) es la principal asociación dentro del Lobby israelí que ejerce presión para seguir influyendo en las relaciones EU- Israel. Para el Lobby israelí se mencionan dos objetivos primordiales el primero es la influencia significativa en Washington (tanto en el Congreso como el Poder Ejecutivo, en el primero se llevan a cabo apoyos económicos retratados en la financiación de campañas políticas o en su defecto si hay algún crítico de Israel en campaña el Lobby apoyo la campaña política de su contrario para no dejarlo entrar en el Congreso y también su influencia se refleja en que se aseguran de que los críticos no obtengan importantes puestos de trabajo de política exterior ) y el segundo es asegurar que dentro del discurso público se haga alusión a Israel como una causa positiva para evitar críticas en el plano político y así poder garantizar el apoyo de Estados Unidos.
Un aspecto que cuida mucho el Lobby es no caer en un debate abierto ya que la opinión pública cuestionaría el nivel de apoyo hacia Israel y por tanto las organizaciones pro-israelíes hacen todo lo posible para influir en las instituciones clave para dar forma a la opinión popular. Otro aspecto de su influencia se demuestra sobre el grupo de think thanks que creo en 1985 para que desempeñaran un papel importante en la conformación de un debate público y la política real.
Su influencia no se resume en esos aspectos también pues en las universidades también ha tratado de crear grupos que puedan influir sobre las críticas a las acciones de Israel, estableciendo redes de denuncia sobre algún profesor o alguien que pueda estar tomando actitudes anti-Israel y esto a su vez se ha convertido en una de sus armas más poderosas pues el hacer acusaciones de antisemitismo es algo por lo que muchos no quieren ser juzgados. Ahora bien, no solo hablamos de críticas dentro de EEUU solamente, Europa y en específico Francia han estado en el blanco del Lobby posiblemente debido a que en este país hay un gran cantidad de población musulmana, más que en cualquier otro país del continente lo que provoca un recelo judío hacia esta nación.
Cuando se habla de las relaciones entre los mandatarios judíos y norteamericanos poder decir que no siempre se ven tan “amistosas” no podríamos llegar a pensar, un ejemplo claro fueron las relaciones entre Bush y Ariel Sharon al tener ciertas discrepancias por la invasión de Israel a Cisjordania y los constantes ataques y la petición de EEUU de ser más “moderados” en dichos ataques, aunque al final fue Sharon y el Lobby los que lograron imponerse sobre lo que para ellos era “correcto” de hacer respecto a los ataques a Cisjordania. Otra victoria para los judíos fue influir de sobremanera dentro de la política para llevar a EU a la guerra contra Irak por su inminente uso y aplicación de armas nuclear, y claro que fueron esos los motivos de la preocupación israelí por que pare ellos el régimen de Sadam Husein debía de caer para instaurar uno más “democrático y libre”. Ahora bien en tiempos un poco más recientes esta gran burbuja de influencia judía no ha podido llevar a EU a un conflicto contra Siria o Irán que igualmente representan un peligro latente para Israel en la zona, siendo Irán el “centro del terror mundial” (declarado así por Ariel Sharon en una entrevista a la revista Times) y por tanto la mayor amenaza ante su posible adquisición de armamento nuclear sin embargo las ambiciones nucleares de Irán no suponen una amenaza directa a EU debido a que no sería el primero de sus “potenciales enemigos” que contara con este tipo de armamento.
Finalmente, se debe buscar un distanciamiento entre el lobby israelí y la política de Medio Oriente estadounidense para enfocarse en sus propios intereses y negociar una paz entre israelíes y palestinos para mejorar la democracia en la región, de lo contrario generaría mayor terrorismo tanto en Europa como en Asia, y no enfocaría contra al-Qaeda. Aunado a que gracias al lobby israelí, Estados Unidos ha podido tener mayor influencia en Medio Oriente y por lo tanto ha sido cómplice de Israel ante la masacre de los palestinos, lo que le quita credibilidad cuando trata de promover los derechos humanos al exterior al igual que limitar las armas nucleares.
La influencia del lobby no ha sido benéfica para Israel ya que al no cumplirse los acuerdos de Oslo entre Israel y la Organización para la liberación de Palestina (OLP) disminuyó la cooperación de líderes palestinos y por parte de Estados Unidos, éste debe promover un debate abierto en el Congreso que ponga límites estratégicos y morales de su apoyo al exterior de tal manera que sea más compatible con su interés nacional y que a largo plazo también beneficie a Israel.
Como hemos podido vislumbrar la influencia judía dentro de EEUU es tal que ha podido controlar totalmente la política exterior de éste último respecto a Israel, también lo ha presionado al punto de hacerlo entrar en conflictos que posiblemente pudieron haberse resuelto de otra manera. Otro aspecto a retomar es que si bien la AIPAC dentro del Lobby es el principal punto de presión y su influencia aún está presente a una escala significativa, esto posiblemente a la larga puede traer más repercusiones malas que buenas al estado israelí, debido a que cuando éste último tuvo la oportunidad de poder hacer negociaciones donde puedo haber obtenido muchos beneficios no tomo dichas oportunidades y se ha casada con la idea de “todo o nada”. El artículo mencionó la idea de “no estar en contra de la formación del estado de Israel, pero si estar en contra de las acciones del pueblo y principalmente de su gobierno contra el pueblo palestino” idea con la cual nosotros concordamos ampliamente.

similar:

The china lobby ” : influences on u. S. China iconEl Lobby de China: Influencias en la Política Exterior de eeuu hacia...

The china lobby ” : influences on u. S. China iconMemorias de China

The china lobby ” : influences on u. S. China iconChina Milenaria y Tibet

The china lobby ” : influences on u. S. China iconChina y Tibet al Completo

The china lobby ” : influences on u. S. China iconA uto China 2010

The china lobby ” : influences on u. S. China iconLa burguesía en la república popular de china

The china lobby ” : influences on u. S. China iconChina con tibet 2014

The china lobby ” : influences on u. S. China iconI mastering Business Diplomacy in China

The china lobby ” : influences on u. S. China iconElogios para el estudio de china

The china lobby ” : influences on u. S. China icon2. Historia de la enseñanza del español en China 16




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com