Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza.




descargar 101.09 Kb.
títuloResumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza.
página1/3
fecha de publicación18.11.2015
tamaño101.09 Kb.
tipoResumen
p.se-todo.com > Derecho > Resumen
  1   2   3







CUIDAR EL AGUA, ES CUIDAR LA VIDA”

Aportes de la Cultura Andina a la Nueva Cultura del Agua.


Marco Arana Zegarra1

GRUFIDES - PERÚ
Resumen
En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. Sin embargo, el lado más duro de estas luchas es por la defensa del agua y la tierra que en la actualidad constituyen el campo más sensible de disputa con las industrias extractivas que consumen ambos recursos de manera intensiva y extensiva.
Para quienes solo promueven el avance incontrolado de las actividades mineras como clave del éxito de la actual política económica neoliberal, el tema de la redistribución de la renta minera está prácticamente resuelto porque, a través del canon minero, alguna gota “chorrea” de la inmensa riqueza extraída.2 Lo que más les preocupa a las empresas y los gobiernos que las apoyan es el cuestionamiento de las luchas andinas a la lógica perversa de un sistema basado en las actividades extractivas que necesita apropiarse del agua y de la tierra de las comunidades desplazándolas de sus territorios o sometiéndolas a un conjunto de violaciones de derechos humanos como la vida, el agua, la salud. Las luchas de las comunidades contra la falta de control y la expansión de las actividades mineras están cobrando una dimensión más global. Cada vez más los pueblos del sur luchan por el derecho a la tierra y el agua, por la soberanía y control de sus recursos de manera que puedan ampliar sus oportunidades y ejercer plenamente sus derechos sociales, económicos, culturales y ambientales. Las luchas de las comunidades andinas por el agua y la tierra han de entenderse como la lucha por la globalización de los derechos sociales, económicos, culturales y ambientales (DESCA).
En Perú, como en el resto de América Latina, los defensores del agua y de la tierra están siendo acusados de defender formas de pensamiento opuestas al crecimiento económico el cual se identifica equívocamente con el desarrollo. El mismo presidente García y los voceros de las empresas han denunciado la conspiración de los “movimientos ecologistas internacionales” que se oponen al crecimiento económico del país y que están detrás de las protestas campesinas a través de ONGs o de la iglesia católica. Sin embargo, lo que más causa el enojo de los grupos de poder, es que las luchas andinas por salvar la tierra y el agua en realidad cuestionan en su raíz el modelo económico basado en el uso irracional de los recursos naturales para generar extraordinarias ganancias para cada vez más pequeños grupos de poder. Las inmensas riquezas provenientes de las industrias extractivas en el Perú están sirviendo para ahondar aún más la brecha de la exclusión social: De las 10 mil primeras empresas de Perú. 20 facturan el 24% del total. De las 20 ocho son mineras y 8 petroleras. De las 100 primeras empresas que concentran la riqueza casi la mitad son transnacionales. 20 empresas obtienen 46% de utilidades netas mientras que 6 mil empresas solo obtienen 1% de utilidades netas a pesar que facturaron el 14% del total”.3 Tales beneficios de las empresas mineras y petroleras no serían posibles sin el acceso al agua y la tierra de las comunidades campesinas y nativas, las cuales vienen luchando porque se respeten sus derechos fundamentales. Una reserva importante de esas luchas es la cultura andina del agua que a lo largo de más de 500 años de dominación ha sabido sobrevivir adaptándose, tomando nuevos elementos y afirmando sus elementos más consistentes en relación al cuidado de la tierra y quienes en ella habitan.

Pedro Arrojo ha sostenido que se precisa valorar los aportes de otras culturas para crear una nueva cultura del agua, superando un enfoque reduccionista que solo ha visto en ellas “animismo cultural” o “supersticiones cargadas de temores”, y llamaba la atención sobre la necesidad de valorar los aportes de otras culturas, en las que más que temor a la naturaleza, lo que existe es un respeto verdadero y profundo por la naturaleza, algo que tuvo que sacrificar la racionalidad mercantilista de los recursos naturales.
Considero que la creación de una Nueva Cultura del Agua no puede sustraerse del estudio y aprendizajes de otros horizontes culturales, sino que estos han de considerarse como auténticas formas de conocimiento y de sabiduría a partir de las cuales podemos enriquecer y profundizar nuevos enfoques teóricos y diseñar nuevas políticas hidrológicas. Aportes como los de la cultura andina del agua pueden ser inspiradores para nuevos estilos de vida, y nuevos marcos institucionales con auténtico contenido de solidaridad social y de responsabilidad ecológica, sin los cuales la paz y la sostenibilidad ecológica de las naciones y del planeta entero nunca estarán aseguradas.
En la presente conferencia se desarrollan tres aspectos:

a) Los impactos ambientales y culturales de las modernas actividades mineras sobre el agua y las comunidades de su entorno.

b) Los elementos centrales de la cultura andina del agua en las comunidades de Perú.

c) Los principales aportes de la cultura andina para el fortalecimiento de una nueva cultura del agua.

Zaragoza, 07 de Agosto 2008


Los impactos ambientales y culturales de las actividades mineras sobre LAS COMUNIDADES ANDINAS
La acelerada expansión de las actividades mineras en todos los andes de Perú y el cambio climático que amenaza con la rápida destrucción de los glaciares andinos4 son los dos factores que mayores impactos negativos a nivel ecológico y social están produciendo sobre el acceso al agua de las comunidades altoandinas. Estos impactos no solo ponen en peligro el abastecimiento de la calidad y cantidad de agua para las comunidades y las ciudades sino que afectan también la cultura andina cuya existencia se basa en una forma de vida originariamente armónica con la naturaleza, de la cual el cuidado y respeto a la tierra y el agua han sido sus fundamentos centrales. Como escribía poéticamente Mons. Pedro Casaldáliga: “Eu era a Cultura em harmonia com a Mãe Natureza.../ Eu era a Paz comigo e com a Terra.../ Eu conhecia o ouro, o diamante, a prata,/ a nobre madeira das matas,/ mas eram para mim os enfeites sagrados/ do corpo da Terra Mãe./ Eu respeitava a Natureza/ como se respeita a propria esposa...”5
En la destrucción del agua y de las tierras andinas no solo se amenaza el sustento material de la vida humana de las comunidades, sino también se pone en riesgo la existencia de valores espirituales y culturales que consideran el agua y la tierra como elementos fundamentales de toda forma de vida. Las comunidades andinas no solo están luchando porque el Estado garantice el acceso humano al agua y tierra la sino también para el consumo de los animales y las plantas que hacen parte de una misma realidad vital y armónica. En la cosmovisión andina, los humanos forman parte de la misma realidad de los demás seres vivientes. Este es el sentido más profundo del cuidado de la Madre Tierra (Pachamama) y la Madre Agua (Yacumama). En la cultura andina del agua no hay una simple mirada mítica y antropomórfica de la naturaleza, sino ante todo una compleja visión de la trama de la vida que nos dice que “todo tiene que ver con el todo” y que “todo está profunda e íntimamente interrelacionado” y que ética y políticamente las comunidades se organizan para cuidarla.
Cuando las comunidades andinas se movilizan multitudinariamente al grito de: “¡Agua Sí, Oro No!”, no están rechazando la actividad económica minera en sí misma, sino las amenazas que ésta representa para el agua, para su vida misma: “Vida Si, Oro No” fueron los lemas con que en el 2004, en Cajamarca, más de 25 mil pobladores bajo el liderazgo de los líderes campesinos defendieron el Cerro Quilish. La razón era que esa montaña da origen a varios canales de riego, así como depende el 100% del abastecimiento de agua de las comunidades campesinas aledañas y el 70% del agua potable de la ciudad de Cajamarca.
En el Perú, la minería se halla en un acelerado proceso de expansión, debido a tres factores importantes: una legislación nacional favorable a los inversionistas privados; la importante riqueza de los depósitos minerales (polimetálicos), y debido a los bajos costos de producción en una coyuntura de altos precios en el mercado internacional.

Se dice que el Perú es un país minero,6 sin entrar en detalle en el hecho que la minería peruana solo se concentra en unas pocas empresas con inmensa capacidad de recursos financieros y tecnología para procesar grandes cantidades de suelo mineralizado. En el caso de la minería del oro, la moderna tecnología debe recuperar este metal de su estado diseminado o microscópico: el oro se encuentra en pequeñas cantidades de hasta 0.4 grs. por TM, por lo que solo para obtener un gramo de oro se necesita remover más de dos TM de suelo, utilizar aproximadamente 50 grs. de cianuro por TM en varios millones de metros cúbicos de agua/año.
Entre los años 1992 y 2001, en Perú, se invirtió US $ 6,154 millones de los cuales el 55 % se concentraron en dos grandes proyectos mineros transnacionales: Antamina en Ancash y Yanacocha en Cajamarca. Según la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo: “Entre 1996 y 2005 las inversiones mineras ascendieron a 9,200 millones de dólares... y para el periodo 2006-2007, se esperan 2,500 millones de dólares más”.7 Este flujo de inversiones mineras hizo que si en el año 1992 el área minera titulada era de 2.26 millones de hectáreas, el año 2004 llegara a ser de más de 8 millones de hectáreas las que comprometen a la mayoría de los departamentos del Perú (45 provincias y 500 distritos), y los territorios de aproximadamente 55% de las comunidades campesinas.8 La tendencia a incrementar la producción minera puede verse claramente en el flujo creciente de inversiones privadas en exploraciones las cuales pasaron de 147.7 millones de dólares en 1999 a 328,1 millones de dólares en el año 2006 9
Actualmente, el gobierno de García ha promulgado leyes anticonstitucionales que buscan la privatización de las tierras de las comunidades campesinas de la costa y sierra así como de las comunidades nativas de la selva. El argumento que sustenta la decisión del gobierno es que los campesinos y nativos deben ser sujetos de crédito sobre la base de sus títulos de propiedad individualizados para que puedan superar la pobreza y entrar en la modernidad, aunque lo que está detrás son los intereses de las grandes empresas mineras, forestales o petroleras para acceder a las tierras de las comunidades, ya que cada vez más las empresas están afrontando mayor oposición para ingresar sus territorios. Según la Defensoría del Pueblo, al 31 de diciembre de 2007, existían 26 conflictos activos, de los cuales siete eran por contaminación o control sobre el agua y afectaban a cinco de las 25 regiones del país (Ayacucho, Cajamarca, Huancavelica, Puno y Tacna).10
El acceso al agua y las tierras de las comunidades es fundamental para seguir consolidando el modelo de acumulación de capital en base a una mayor brecha de exclusión y desigualdad social en el Perú. Un reciente informe sobre el desempeño de las empresas en Perú muestra que entre las 10 empresas con mayores ganancias el año 2007 se encontraban dos empresas mineras: la mexicana Southern del Grupo Slim y la Compañía de Minas Buenaventura de origen peruano, como puede verse en la infografía del Diario La República (14.06.2008) siguiente:


Las grandes utilidades de las empresas mineras también se explican porque están externalizando sus costos ambientales y laborales a través de contratos de tercerización que permite explotar mano de obra barata sin afrontar las obligaciones de derechos laborales básicos.11 Los daños ambientales de las actividades mineras sobre el agua de las principales cuencas del Perú son inmensos. Un informe oficial de la Dirección General de Salud (DIGESA), mostró que los recursos hídricos de los ríos Santa en Ancash; Chillón y Rímac en Lima; San Juan en Cerro de Pasco; Mantaro a lo largo de su recorrido por los departamentos de los andes centrales como Pasco, Junín y Huancavelica se hallaban en situación de riesgo elevado (RE) por presencia de metales pesados y de sustancias químicas provenientes de diversas industrias, siendo éstas principalmente mineras.12 Igualmente, la autoridad de Saneamiento Básico de la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA) reveló en un informe público su preocupación por el hecho que 16 de los 53 ríos de la costa peruana están contaminados por los relaves mineros y vertederos de poblaciones adyacentes.13 La ciudad andina de La Oroya donde opera una planta metalúrgica de la compañía estadounidense Doe Run, tiene el 99% de los niños con plomo en la sangre debido a una emisión de más de 750 toneladas de dióxido de sulfuro/día, debido a ello se considera a La Oroya entre las seis ciudades más contaminadas del mundo.14 Es la maldición de los recursos naturales no como especulación conceptual sino como realidad perversa auspiciada por políticas gubernamentales neoliberales que calzan bien con una visión desarrollista de corto plazo: Exoneración del pago de regalías por extracción de minerales; menos del 1% de la PEA ocupada en minería; 67% de los trabajadores mineros en régimen de subcontratas temporales; más del 55% de los ingresos de las divisas; incremento del aporte del sector minero por pago del impuesto a la renta entre 2005-2006 de 24.8% a 27%, a la par que en el mismo periodo las utilidades de las mineras crecieron en 84% debido a la alza de los precios de los metales en el mercado internacional.15 Hay fundadas razones para asegurar que los beneficios económicos de la minería no serían tales si se contabilizaran los costos de la remediación de los pasivos ambientales que según el Ministerio de Energía y Minas son de 610 en todo el país y los costos para limpiarlos serían de más de mil millones de dólares.16
Las denuncias formales de las comunidades debido a restricciones al derecho al acceso al agua, en calidad y cantidad están siendo cada vez más frecuentes ante las diversas autoridades, pero el acceso a la justicia es sumamente limitado. La Nueva Ley General del Ambiente preveía, en su diseño original (2006), el que las comunidades, o los ciudadanos en particular, pudieran denunciar a quienes hubieran originado contaminación ambiental, debiendo ser los presuntos responsables los que remitían las pruebas. La Sociedad Nacional de Minería se opuso a esta innovación jurídica, prevista en legislaciones como la de Chile, pues los empresarios peruanos consideraban que esta norma podía restar competitividad al sector.
La minería en Perú, se está haciendo de manera territorialmente caótica. Prácticamente no hay lugar alguno del país que no pueda ser entregado bajo concesión minera. Zonas con suelos de aptitud agrícola o forestal, e incluso zonas urbanas habitadas pueden ser concesionadas al 100% sin que para ello haya que consultar previamente a las autoridades locales y a los propietarios del suelo superficial. Es más, incluso, en zonas de reserva natural protegida pueden hacerse actividades mineras con tal de que los EIAs sean aprobados. En más de 15 años consecutivos, el Ministerio de Energía y Minas nunca desaprobó un solo estudio y el actual gobierno ha reducido los plazos de 40 días que las autoridades o grupos de interés locales tenían para presentar sus observaciones (no vinculantes) a los EIAs a tan solo 20 días; y además ha quitado a los municipios locales la capacidad administrativa que tenían de inscribir zonas de reserva municipal protegida en el Sistema Nacional de Areas Protegidas (marzo 2007). Si a todo ello se suma que desde el gobierno de Fujimori se considera la minería como actividad económica de interés nacional ya puede comprenderse bien la situación de indefensión en que se hallan las comunidades andinas frente al proceso de expansión de las empresas mineras.
Frente a los límites existentes para acceder a la justicia formal, algunas comunidades afectadas por las operaciones mineras denunciaron el año 2006 ante el Tribunal Latinoamericano del Agua en el Foro Mundial del Agua reunido en esa ocasión en México. La denuncia fue presentada contra la Empresa Minera Yanacocha, el Ministerio de Energía y Minas, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Agricultura de Perú por las afectaciones ambientales y sanitarias ocasionadas a las comunidades de su entorno. Las pruebas presentadas ante este tribunal ético conllevaron a que esa instancia de la sociedad civil resolviera lo siguiente:17



  1. Declarar que la Empresa Minera Yanacocha SRL es responsable de realizar actividades nocivas para la salud y el ambiente en la región de Cajamarca y que el Estado Peruano ha incumplido sus obligaciones constitucionales y éticas de defender el medio ambiente y la salud de la población.

  2. Que la empresa suspenda inmediatamente todas las actividades susceptibles de provocar daños en el ambiente e impactos negativos en la salud de la población.

  3. Que el Estado Peruano tome las medidas necesarias para evitar lesiones al ambiente, a la salud pública y las comunidades en la región.

  4. Que la Empresa Minera Yanacocha SRL compense a las comunidades e individuos perjudicados por los daños ambientales a la salud.


Por cierto, aunque el Estado y la empresa minera cursaron información oficial a los miembros del Tribunal Latinoamericano del Agua, no acabaron admitiendo la importancia de sus recomendaciones.
Un tema a tener en cuenta es que no se trata de que las grandes empresas estén trabajando en Perú sin observar normas ambientales mínimas que pudieran poner en peligro la seguridad de sus propios trabajadores o la reputación de la empresa, sino que se trata de impactos inevitables que genera la propia naturaleza de la escala de las operaciones, la ubicación (en cabeceras de cuencas), la tecnología empleada (cianuración); los volúmenes de energía consumidos (en explosivos y combustibles) a todo lo cual se suma la debilidad de la institucionalidad ambiental y los altos niveles de corrupción o de cooptación de las instituciones. El agua, la tierra y las personas que habitan en las zonas aledañas a las operaciones terminan siendo las principales víctimas de las explotaciones mineras.
A continuación se presenta un cuadro de resumen de las principales características de la Minera Yanacocha, la mayor mina de oro de América Latina. A primera vista puede tenerse idea de la magnitud de las operaciones y de los impactos de la principal mina de oro de América Latina.18


CARACTERISTICAS DE LA MINERA AURIFERA DE YANACOCHA Y CONTROLES AMBIENTALES PUBLICOS – Perú 2008

Ubicación

Cabecera de tres cuencas: Llaucano, Jequetepeque, Cajamarquino

A 8 km. de la planta de tratamiento de agua que abastece a 170 mil hab.

Más de 30 comunidades campesinas utilizan agua sin tratamiento de potabilización

Dimensión de la Explotación

Actualmente solo el 3% de sus concesiones *

26000 Has. removidas

25000 Has nuevas solicitadas para confirmación de reservas.

Implica suelos removidos, cauces de ríos cambiados, lagunas drenadas, impermeabilización de superficies y botaderos.

Dimensión de la Concesión

411 concesiones *

Aprox. 282,079 Has. *

No necesariamente toda la concesión es área explotable, sin embargo marca la pauta de la frontera de expansión.

Tecnología

Lixiviación con cianuro

Yanacocha posee 04 canchas de lixiviación con capacidad de lixiviar 1090 mill. de TM de roca

Tecnología prohibida en Montana - EE.UU.,

Costa Rica,

Varias provincias de Argentina

Remoción de suelo Día

1994: 17 mil TM/día

1996: 23 mil TM/día

2003: 400 mil TM/día

2006: 600 mil TM/día

De cada TM se extrae 0.4 grs de oro. Seis TM de roca son necesarias para fabricar un solo anillo de bodas.

Canales de riego afectados (pérdida de sus fuentes naturales de agua y hoy reciben agua de bombeo.

Quishuar

Encajón-Collotán

Yanacocha-Llagamarca

San Martín-Túpac Amaru

Quilish-Porcón

La Ramada

333 familias

70 familias

43 familias

465 familias

143 familias

106 familias

Uso de agua**

17 millones de metros cúbicos/año

Aunque la empresa recicle agua, el proceso implica que a mayor producción de oro, mayor consumo de agua.

Uso de Cianuro

50 grs. por cada 1000 litros de agua

Aunque una parte es reciclado, otra se evapora en la atmósfera, otra queda en los cúmulos de material removido y hay evidencias de infiltraciones del mismo como falla de proceso.

Uso de Combustible

Tres millones de galones (4.5 litros c/u) por mes

Los combustibles quemados remanentes se emplean para quemar cal la que es necesaria para la neutralización de los drenajes de aguas ácidas

Control Ambiental

(Aprobación de EIA, EA, PAMA)

Realizado por el propio Ministerio de Energía y Minas que a su vez es el promotor de la inversión minera.

La fiscalización ambiental minera escapa al ámbito del recientemente creado Ministerio del Ambiente.

Con el gobierno de García, el plazo que tenían los ayuntamientos y poblaciones para hacer observaciones (no vinculantes) de los EIAs fue reducido de 40 a 20 días.

Los ayuntamientos también perdieron su capacidad de inscribir áreas de reserva protegida ante el sistema nacional de áreas protegidas

Normas ambientales

El Perú aún no tiene estándares de calidad ambiental, menos aún LMPs de metales pesados actualizados.

Tampoco hubo norma de transporte de sustancias tóxicas hasta el 2004.

La gestión ambiental es sectorializada.

La nueva ley General del ambiente preveía que en ausencia de éstos debería adoptarse los de la OMS, pero la Soc. Nac. de Minería se opuso porque afectaría su competitividad.
  1   2   3

similar:

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconLas luchas obreras en Chile

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconLa función del Sindicato tiene que ver con luchar por la dignidad...

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconResumen Hoy en día, se entiende por plagio académico al hecho de...

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconUn joven curioso camina hacia las luchas de Puerto Rico

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconResumen Hoy día estamos en una era en la que la pasividad por la...

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconPeru: Encuentro Regional “Defensores del Agua y Judicialización de...

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconLibrodot Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850 Karl Marx

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconLa trombocitopenia es una disminución en el número de plaquetas (también...

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconMatrimonio Civil Igualitario y las luchas de la comunidad Homosexual...

Resumen En el Perú de hoy, las luchas andinas de resistencia a la minería, son luchas por la defensa de la tierra y del agua, y también por una justa redistribución de la riqueza. iconResumen Las explicaciones sobre el atentado del 11-S, radican en...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com