Tomás Moro: el santo de Utopía




descargar 2.03 Mb.
títuloTomás Moro: el santo de Utopía
página5/10
fecha de publicación26.12.2015
tamaño2.03 Mb.
tipoUtopía
p.se-todo.com > Derecho > Utopía
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

El trabajo es un deber moral y base de la dignidad individual, pero nadie trabaja más de lo debido sólo de acuerdo a sus capacidades. “Cada hombre tiene derecho a vivir, de respirar, de pensar, nadie debe estar extenuado por un trabajo incesante”. (Hernández Arias)




“Todos los hombres sanos se dediquen al trabajo y de esa manera no existan hombres pobres o necesitados.” (Haiek)
“Por lo que todos esos desdichados, casados y célibes, viejos y jóvenes, junto con sus nutridas familias (el trabajo rural exige muchos brazos), deben partir sin rumbo cierto, tras malvender sus enseres domésticos, si tienen tiempo de hallar quien los compre. Cuando ese poco dinero se agota, y ello ocurre pronto, ¿qué les queda aparte de robar y, en consecuencia, ser ahorcados (sabe Dios con cuánta justicia), o entregarse a la mendicidad? Si optan por esto, dan en la cárcel por vagancia, y si buscan trabajo, por más voluntad que pongan no lo encuentran, pues donde ya no se aran campos nadie necesita las tareas de que esos infelices son capaces." (Moro, II)
“En la isla Utopía todos trabajan en cosas productivas y no inútiles, como en otros lugares, de modo tal, que lo que se produce es suficiente para la subsistencia, la comodidad y el placer”. (Haiek)
“Los únicos exentos del trabajo, son, además de los sifograntes , los que el pueblo, aconsejado por los sacerdotes y los sifograntes, ha elegido para concederles una dispensa perpetua del trabajo, para que se dediquen con toda tranquilidad al estudio. Estos, deberán responder a la confianza depositada, caso contrario, volverá al estamento de los artesanos. A veces, se dan casos contrarios, entre estos estudiosos se eligen los sacerdotes, embajadores y hasta el príncipe.” (Haiek)
Educación
“Uno de los problemas de la escuela a comienzos del siglo XVI era que los maestros carecían de formación. Moro estimaba que el Estado tenía la clara responsabilidad moral de organizar un sistema adecuado de formación de los maestros, pero también de organizar el sistema escolar”. (Watson)
Se fomenta la educación y el aprendizaje, aceptando incluso enseñanzas externas, siempre que sean beneficiosas para la comunidad y para el individuo. Se reconoce que la naturaleza humana está llena de defectos pero que es posible mejorarla mediante la educación y el trabajo. Los utópicos “...piensan que la felicidad no se halla en cualquier placer sino en los buenos y honestos. Nuestra naturaleza se inclina hacia esa felicidad como hacia el bien supremo...”, pero hay que dirigirla y fortalecerla para que se manifieste. (Hernández Arias)

“Tenían gran interés en aprender el latín y lo hicieron muy rápido. Así, pudieron leer las obras de Platón, Aristóteles, Plutarco, Homero, Aristófanes, Heródoto y otros.” (Haiek)
"La agricultura es, entre todas las ocupaciones, aquella en que más entendidos son todos, hombres y mujeres. Se los instruye en ella desde niños, en parte por lo que aprenden en la escuela y en parte mediante la práctica; se los lleva a los campos que rodean cada ciudad, y allí no sólo ven trabajar a otros, sino que ellos mismos se ejercitan. Pero aparte de la agricultura, arte que todos conocen, cada uno tiene su propio oficio, sea el de tejedor de lana o de lino, albañil, herrero o carpintero, que son los predilectos...” (Moro II)

“Todos adoptan casi siempre los oficios de sus padres por propensión natural. Pero, si alguien se siente atraído por otro oficio, pasa a formar parte de algunas de las familias que lo ejecutan. Su progenitor y los magistrados se encargan de que tenga como maestro a un honrado padre de familia. Por otra parte, si teniendo un oficio, uno desea aprender otro, se le ofrece idéntica posibilidad. Más tarde escogerá entre ambos oficios.” (Hopenhayn, 1941)
"Emplear el resto del tiempo, aparte del consagrado a trabajar, comer y dormir, queda a discreción de cada persona, si bien no se admite que lo aplique a excesos u holganzas, pues todos deben hacerlo en alguna actividad apropiada, que eligen de acuerdo con las inclinaciones individuales y, en la mayor parte de los casos, es la lectura. Allí celebran sesiones de lectura blicas todas las mañanas, antes de romper el día, a las que sólo tienen obligación de concurrir quienes han sido elegidos para las letras; empero, muchos hombres y mujeres, cualquiera que sea su profesión, asisten a una u otra de esas lecturas, de acuerdo con sus preferencias." (Moro II)
En Utopía se sabe que, si todos cuidan de que no haya penuria en los almacenes públicos, nadie carecerá de nada, pues distribuyéndose allí todo por igual, nadie es pobre y todos son ricos, aunque no posean nada... Pues, hombre tan sabio no pudo sino advertir que sólo dando lo mismo a todos podía hacerse feliz a una nación, lo que es imposible si hay propiedad privada... Pero esos mismos que llevados de insaciable codicia se han repartido entre sí lo que hubiese debido corresponder a todos, están lejos de disfrutar de la felicidad que poseen los utopianos, pues como entre éstos no se usa dinero ni se lo desea, muchísimas menos son las ocasiones de hacer el mal." (Moro II)
Virtud
“Discuten acerca de la virtud y del placer; pero su primera y principal controversia es saber en qué consiste la felicidad. Nunca discuten acerca de ella sin fundamentarse en los principios religiosos. tales principios son: El alma es inmortal y nació por bondad de Dios para ser feliz. Después de esta vida en la tierra, serán recompensadas las virtudes, y castigados los vicios.” (Hopenhayn)

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Tomás Moro: el santo de Utopía iconUniversidad Santo Tomás

Tomás Moro: el santo de Utopía iconModerna II marco Antonio Huesbe 06/10/05
«utopia» a su obra pensando en Erasmo y erasmo en su elogio a la locura piensa en moro

Tomás Moro: el santo de Utopía iconEl siglo XIII y Santo Tomás de Aquino

Tomás Moro: el santo de Utopía iconNota de prensa la Universidad de Santo Tomás otorga un importante...

Tomás Moro: el santo de Utopía iconUtopía tecnológica

Tomás Moro: el santo de Utopía iconUtopía arcaica

Tomás Moro: el santo de Utopía iconUtopía y el sueño

Tomás Moro: el santo de Utopía iconUtopíA-ANTIutopía-distopia

Tomás Moro: el santo de Utopía iconHistoria, leyenda y Utopía

Tomás Moro: el santo de Utopía iconLa utopía de la comunicación. Clemencia Correa




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
p.se-todo.com